viernes, 29 de octubre de 2010

LOS VIENTOS DEL CRIMEN

Antes de comenzar con la disertación de hoy, quiero practicar con ustedes un casto ejercicio de asociación mental.
Les voy a nombrar una serie de hechos, ustedes tienen que situar geográficamente la comunidad autónoma en la que creen que han sucedido:

-Aparece muerta entre unos matorrales la joven de 16 años desaparecida el pasado martes.
-Una familia que vive sin electricidad ni apenas comunicación con el mundo ha mantenido escondida a una de sus hijas, que padece una minusvalía psiquica y es fruto del incesto entre el padre y la hija mayor.
-Un coche se ha empotrado en el salón de una vivienda, tras tomar una peligrosa curva con exceso de velocidad.
-Dos hombres mantienen secuestrada, y atada a la cama a una mujer durante una semana. Al parecer uno de los dos -ambos toxicómanos- es además el exnovio de la víctima.

Muy probablemente, en su pensamiento se hayan materializado dos comunidades autónomas: la valenciana y la gallega.
En efecto, seguro que muchos de ustedes se han percatado y preguntado por la enorme incidencia de crímenes en estos dos lugares sin demasiados parecidos orográficos.
La respuesta está en La Rosa de los Vientos. No el programa radiofónico, sino la estrella guía que allá por 1504 trazó un portugués...
Por cierto ¿Soy la única que piensa que los portugueses son tirando a guapos?
Los que vivimos en grandes urbes andamos algo idiotizados (y tenemos más dioptrías), pero los parroquianos rurales, amén de ver como linces de ducumental de la 2, saben de vientos.
De vientos sí. Diferencian entre Tramontana, Garbi o Nortes,
igual que nosotros distiguimos entre un starbucks, un Café y te y un Vip´s.
A lo que voy, que tiendo a la dispersión como Antonio David...: Hay un viento extremadamente nocivo. Un viento cargado de aniones (átomos atestaditos de electrones, partículas negativas).
A su paso, la violencia, la frustración y la rabia se hacen fuertes. En Valencia se llama Albornes, en Galicia Matacabras (aunque este nombre designa a varios vientos, según la zona). No es el mismo viento, pero sí las mismas consecuencias: Verán, se produce lo que se dice, una "lucha" entre vientos. Las tormentas suelen tener muchas veces la misma trayectoria y los vientos cambian de dirección según sea la altura. Y esto es lo que sucede, cuando colisionan entre el viento furioso de Galicia y el Albornes, pacífico viento de última hora de la tarde valenciana. Producen un efecto devastador, con forma de sonrisa, donde las "comisuras" estarían sutuadas en ambas comunidades. Y es precisamente en estos costeros extremos donde azota con virulencia un desajuste del ánimo de los seres vivos: La fecundidad, la energía y el movimiento son características directas... Y todo, siguiendo la trayectoria de la fulgurante Rosa de los Vientos: (Mestral-Levant).
De todos es sabido el gusto de los valencianos por las bestialidades: es todo magno, violento, salvaje... Las fallas, la ruta del bakalao, Alcasser... Y piensen en Galicia: Santa Compaña, desapariciones, Meigas, lluvia... oscurantismo al cuadrado.
A los gallegos les hace ser desconfiados y huraños, a los levantinos extrovertidos y alocados, pero todos acaban ocultando sus verdaderos y reprobables querencias.
Supongo que no interesa sacar esto a la luz. Son temas delicados en cualquier caso, aunque estoy convencida de que se oculta deliberadamente para que no tengamos prejuicios... ¡Qué manía con la corrección política!

Y para los que gustan de estar al día con mis vivencias, sepan que hoy (en la poética cola del paro) una llamada me ha anunciado que han robado mi portatil en la furgoneta del mensajero que lo llevaba a reparar. Toda una vida, millones de fotos, documentos... todo extraviado en manos de Dios sabe quién. Las desgracias pequeñas, viajan siempre juntas... (Por cierto, Carla Duval, inspiración equina donde las haya, está fatal)

Lo dice Diana Aller

25 comentarios :

Lulo dijo...

Por motivos de trabajo voy a Valencia de vez en cuando y doy fe de que los valencianos son tirando a peligrosísimos, son capaces de hacer potencialmente explosiva cualquier situación.

oh! rus! dijo...

será que como soy valenciana, no me doy cuenta, porque doy por normal cosas que quizá no lo sean...

aunque bien es cierto que yo por aquí veo cosas que cuando salgo por hay no veo.

tan chungos somos?

Crescent dijo...

¿Te robaron el portátil y te enteraste en la puta cola del paro? Pues jódete.

oligoqueto dijo...

A mí me da la sensación de que en parte también tienes algo personal con Valencia.
Y no lo digo por nada concreto, es que directamente cuando te has puesto a decir que tendríamos que adivinar la comunidad en la que sucedían los acontecimientos, directamente he pensado en Valencia, en que te pegaba estar hablando de Valencia.
Claro que también puede ser que quién tenga algo personal con Valencia sea yo...

Eso sí, luego, cuando he leído los hechos en cuestión, me ha dado por pensar en Galicia...

En cualquier caso, está claro que tenías razón. Y no sé si serán los vientos o la alimentación, pero es cierto que allí pasan cosas, sí...

Anónimo 7 dijo...

Yo pensé que hablabas de Ciudad Real, tierra árida y desolada, e infestada de cafres y catetos genuinamente castellanos.

Anónimo dijo...

Los catetos ciudarealeños, a los que debo soportar al menos una vez al mes, se llaman así mismos manchegos, no castellanos.

Anónimo dijo...

Eso, manchegos, pero catetos a más no poder, catetos de pata negra, vamos.

Gaster K dijo...

Puerto Urraco es en Ciudad Real, ¿no? Pues eso.

Moodst dijo...

Una tierra como La Mancha, sólo puede dar bestias pardas.

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=Wtxz4yV_-3g&p=EB3C4C2DB1429627&playnext=1&index=8

Alonso Quijano dijo...

Ah, La Mancha, tierra de hombres montaraces y mujeres robustas y bigotudas...

Anónimo dijo...

Dedicado a todos los hombres (y mujeres) de la provincia de Ciudad Real:
http://www.youtube.com/watch?v=w4tFzD13hmc

Breogán dijo...

Bueno, en cuanto a cafres oscuros y retorcidos, Galicia no se queda corta...

JH dijo...

¿Galicia? ¿Valencia? ¿La Mancha? No, queridos amigos, la región más rematadamente cateta de nuestra sufrida piel de toro no es otra que Andalucía. ¡Olé!

Juanchita dijo...

Siempre he pensado que en Valencia hay sectas satánicas.

Grandes Exitos de los 90 II dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=r8OipmKFDeM

aurelia dijo...

bla,bla,bla

Puestos a vilipendiar a galicia, hacedlo con algo mas truculento:

http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/10/31/00031288532044917711547.htm

Anónimo dijo...

no consigo ver el enlace sobre los horrores galaicos, carallo!

Anónimo dijo...

Lo de Carla Duval ha tenido muy poca gracia. Te creia mas ingeniosa.

Anónimo dijo...

Ostras Diana eres buenísima. Yo siempre he dicho que en la comunidad valenciana pasa siempre lo peor. Violan, matan, descuartizan y queman todo en el mismo suceso.... No hay más que ver el gente, cualquier noticia macabra siempre es allí. Fue repoblada con putas y ladrones tal vez eso influye también, pero lo de los vientos es superinteresante.
Lo del PC es una putada...que te indemnicen.

Anónimo dijo...

Soy Valenciana y para nada estoy de acuerdo contigo. Aquí pasan cosas que pasan en cualquier otro sitio del país o del mundo...y lo mismo digo de Galicia.
Me parece un poco chorrada todo esto..

Zea dijo...

Pues yo he pensado en Andalucía sin dudarlo.

amonino dijo...

esto de los vientos, galicia y valencia es una verdad como un templo. y en bélgica pasa lo mismo. lo de la catetez creo que pasa en muchos otros sitios, pero no tiene nada que ver.

Anónimo dijo...

Crimen en levante, crimen en levante!! Muertos en Valencia, en Castellón y en Alicante!!
Yeah

ostrukatxu dijo...

Los valencianos están como una cabra, se dan cuenta hasta ellos mismos!! y sí, es muy probable que sea en viento. Por octubre donde vivo hay mucho viento sur y no sabes cómo me afecta a la cabeza. Y en Catalunya, en la costa brava, hay mucha tramuntana y están todos como cabras también.

En cuanto a los manchegos, acabo de estar una semana en Moral de Calatrava y no es que sean catetos, es que de la gente que conocí, ninguno tenía el graduado escolar!! y tenían 24 años, aprox. así que los más mayores, ni te cuento.