martes, 7 de septiembre de 2010

UNA POSTAL PARA R.


Viajar sola produce un extrano placer, en palabras de Family Esa tonta sensación de libertad. En las mías propias, supervivencia pijil. No tengo esa letra tan espanola y tan risuena en este teclado, ni encuentro ciertos signos de puntuación (!) porque me encuentro en Amsterdam. Sólo estaré sola unas horas más, así que, con el permiso de todos ustedes, esta entrada es para R., así me ahorro contarle todo esto después. Les invito, eso sí, a que permanezcan como espectadores de mis primeras horas aquí:
.
Lo primero: Qué tal tu examen? Piensa que es el último. Tal vez el último de tu vida... Significará eso que ha terminado tu juventud? Espero que no... He llegado demasiado pronto a Barajas, nunca calculo bien. Estaba lleno de rumanos. El comentario que suelo hacer siempre, de que los aeropuertos últimamente parecen un zoco y han perdido el aire lujoso de antano; en absoluto es una apreciación clasista, como me has hecho ver alguna vez. Te aseguro que en unas horas comprobarás que es de un doloroso sentido común.


Al llegar a Schiphol, he caminado con la calma del desconocido, con la alegría buscada de saberse no esperado... Y todo el halo de autosuficiencia se ha roto cuando he comprobado, como me ocurre cuando viajo a lugares evolucionados, que la taza del wc estaba a una altura casi infranqueable para una persona como yo, de estatura media en un país en vías de desarrollo.Al comprar el ticket del tren, he conocido a David. No habla ningún idioma aparte del castellano, que lo pronuncia raro porque es de Málaga. Había perdido el avión de ayer donde iban sus amigos. Me ha dicho que se había quedado dormido y que venía a hacer lo mismo que hace en Espana, pero en Holanda.

Le he dado mi teléfono. Me ha dicho que igual me da un toque esta noche.

Amsterdam es muy tú. Mucho ladrillo. Lo recordaba más gris y menos rojo.

He cruzado el centro entero bajo la lluvia. Me he cubierto la cabeza con un panuelo para protegerme del frío (mucho) y la lluvia. Parecía que en lugar de Espana, venía de Cracovia.

Me ha llamado Dani García, que iba camino de Milán (Así, como quien va camino de Algete). Dani es el editor de moda y estilo (como título me encanta) de Vanity Fair Espana. Me ha propuesto una colaboración de esas que hago yo como eficiente mercenaria periodista que soy. El primer recuerdo que tengo de Dani es en la planta de arriba de la Vía Láctea, donde pinchaba yo con Borja el siglo pasado. Pedía canciones chulísimas y bailaba poco. Le recuerdo con un lacoste granate nada apropiado para la Vía Láctea. Dani en el fondo es un rebelde, a su manera, pero lo es. Por supuesto he aceptado, así que manana necesitaré un ratito para escribir , vale?

Por fin he llegado al Hotel, es uno de los cienes que hay por aquí, te va a encantar. No sé qué significará que en el suelo de la entrada esté dibujado esto. Igual es un escudo de armas posmoderno, seguro que tú desentranarás el enigma...

Mira, ésta es la habitación. Moqueta, pero amplia. La ventana da a un patio agradable, aunque, la verdad, me ha decepcionado un poco no tener vistas al canal.

He dejado las cosas y me he ido a pasear por Leidseplein. Es como estar en casa: HM, McDonalds... La principal diferencia es que hay bastante coffee shops.

Respeto tu negativa a consumir, pero me encantaría que al menos me acompanaras algún día antes de cenar. Aunque me da lástima que te pierdas esa inigualable sensación de que cualquier cosa es un manjar (pura ambrosía, que dirías tú).

He entrado a comer en un sitio y como me gusta hacer, he pedido algo que desconozco, y, como suele ocurrir, me ha encantado (y sin fumar ni un porro!). Eso sí, imposible acabármelo...

Me he dado un largo paseo en paralelo para no perder las coordenadas.

Te he echado de menos por lo bien que te orientas, he hecho un itinerario básico, mirando escaparates, y me he comprado unas gafas de sol por 5€. He estado a punto de comprarte otras, redonditas, como las que quieres. Pero eran más Lady Gaga que Azana, así que he desestimado la idea.

Me he echado una siesta y al despertar he pensado que estarías haciendo tu examen. Espero que a tu regreso veas esto y sirva como punto de partida de una nueva vida. Ya no eres estudiante, qué alivio para ti... Pero eso significa también que un doliente Carpe Diem se apoderará de la vida a partir de ahora. La juventud, que se escapa sin darse cuenta entre nuestras manos, transformando todo en recuerdos. Pero también nuevos horizontes y esperanzas. Las más cercanas, encontrarnos en la estación Centraal. A eso de las 9 de la manana, estaré por ahí.

Me gustas. Bastante.

Lo dice Diana Aller

24 comentarios :

Anónimo dijo...

Sin la jodida ñ española, la anodina "año" se transforma en la gloriosa "ano".

Ulises dijo...

Respecto del pañuelo deberías haber dicho que parecía que venías de Rumanía, en Cracovia/Polonia las chicas van 100.000.000 mejor que en España: No ves una puta manoletina tan siquiera, todas con taconazo y muy femeninas. Si a esto le sumas que son unos pivones de 1.75 para arriba pues imaginate.

Perdona el coñazo pero lo he leido y no me he podido aguantar :O)

NoamMorrissey dijo...

Me ha enamorado la postal, me han entrado unas ganas tremendas de ser R. por un fin de semana. Suerte.

Rocío Olmo dijo...

jo Diana, casi me haces llorar, soy así de boba, estas cosas me tocan siempre la fibra sensible, me ha gustado mucho todo lo que has escrito, os imagino a R. y a ti por Amsterdam disfrutando de todos los detalles guays y tontos (y no por eso peores, si no, al revés!) y es tan bonito!! ojalá R. haya aprobado, aunque yo recuerdo cuando terminé de estudiar que me sentí tan vacía, no me imaginaba una vida sin exámenes pero sobre todo sin aprender cosas, eso me amargaba un montón, así que por eso me hice profe ipso facto y luego me di cuenta de que no necesitas ir a clase para aprender, y no me refiero a algo tan típico como aprender cosas de la vida, me refiero literalmente a aprender cosas didácticas, así que espero que R. no se sienta raro, ahora todo va a ser más emocionante y más duro, pero más guay al final. Pasadlo genial, os echaremos de menos

Rocío Olmo dijo...

ah por cierto, me gusta mucho el papel o tela de la pared de vuestro hotel

Uno mismo dijo...

Cuando vas paseando por Amsterdam o por cualquier otra ciudad holandesa igual te fijas que en algunos lugares hay una mariquita en el suelo como la de la foto. En Holandés a este animal se le llama lieveheersbeestjes y espero que después de ver ese palabrón comprendáis la razón por la que llevo tanto tiempo con el idioma atravesado. Esas mariquitas a veces están en los andenes de alguna estación de tren, o en el vestíbulo de la estación de autobuses, o en una plaza o jardín. Tienen una razón muy específica y es la de recordarnos la violencia sin sentido. Las pone en esos lugares el Landelijke Stichting Tegen Zinloos Geweld, una organización creada para concienciarnos y combatir la violencia y particularmente esos actos sin sentido que suceden todos los días a nuestro alrededor. Puede ser un crimen como el cometido por un niño de quince años la semana pasada, el cual mató a otro chico de su edad por una rencilla por culpa de una chica de la que dos estaban enamorados, puede ser un sub-humano que se mete con otra persona por su color o su religión, por su aspecto físico o por alguna deficiencia, o por tu preferencia sexual.

Anónimo dijo...

ya solo te falta cantar Le port d'Amsterdam asi con las erres muy marcadas, la ñ es (AltGR é) al mismo tiempo y despues la n. Disfruta

Anónimo dijo...

Colega, eres fea de cojones...

Anónimo dijo...

La ano-dina "año"...

PaulMorrissey dijo...

Me ha enamorado la postal, me han entrado unas ganas tremendas de echarte un polvo por un fin de semana (si no cobras mucho, of course). Suerte.

Anónimo dijo...

Es preciosa...ME ENCANTA!! R. es una persona afortunada

Rebelde dijo...

Si R. existiese creo que podría ser yo.......ó no. De todas formas a mi nadoie me escribe esas postales tan bonitas.
Me hago fan de tu blog.

dandybrandy dijo...

farlopa pinta la mona por ahí?

Rebelde (sin causa) dijo...

Yo me hago pajas con tu blog.

Anónimo dijo...

ya solo te falta cantar Le port d'Amsterdam con liguero y en pelotas

Verfuck dijo...

Ni postales, ni siestas ni pollas: por mi podéis iros todas a tomar por el culo.

Anónimo dijo...

Kiss that Grrrl and i will shrink up
and i will die and i will think up
1.000 ways that i can hurt you and
YOU will never touch my hand!
Kiss that Grrl and I will shrink up
and i will die and i will think up
1.ooo ways that i can hurt you and
YOU will never touch my hand.

hola!

FBlack dijo...

Hacía tiempo que no visitaba este blog(quizás por alguna variable en mi estado de gilipollez, quien sabe)de cualquier forma siempre es grato una visita a este su ahora cuadriculado blog.
En cuanto al tema de la edad y el envejecimiento, ultimamente tengo una frase para esto:"me empiezo a dar cuenta de como envejezco por como envejecen mis coetáneos", uno se mira al espejo día a día pero apenas sí aprecia algún pequeño cambio de aspecto, pero en los demás es mucho mas fácil detectar el indefectible paso del tiempo...cest la vie!
En fin, saludos cordiales!

Brigitte dijo...

El malagueño seguro que era buena gente.

Besillos y disfruta de Amsterdam

Anónimo dijo...

Que folles mucho!

yosoyamsterdam dijo...

megustasmeegustasmegustasmegustas... desde hace tiempo, pero ahora más

yosoyamsterdam dijo...

megustasmegustasmegustasmegustas... desde hace tiempo, pero ahora más

Don Julito dijo...

No hagas caso, eres muy guapa, lo que pasa es que son ganas de molestar...una pregunta: el hotel estaba en el BArrio de los Museos?

nacho dijo...

Alguien está enamorada? Te envidio.
Y me encanta...

nachete686@gmail.com