lunes, 21 de junio de 2010

MUJERES FEAS

Mi padre decía que no había visto mujeres tan feas como las de Santander. Ni idea de por qué, la verdad...
Pero para esos días en que se mira al espejo y no encuentra nada bueno que resaltar; para esos momentos de ojeras, mal pelo y peor cara que le asaltan un sábado loco cuando más ganas tiene de ligar; para usted mujer del montón pero con un aire "único"; para las que se preocupan por una mecha mal dada, el lápiz de ojos o arrugarse mañana para broncearse hoy... Para usted, chica de hoy, van estas instantáneas. Porque la vida siempre, siempre... podría ser peor...
.




Por cierto, me hallo de vacaciones y apenas enciendo el ordenador. Me halaga que me echen de menos, en breve volveré con la constancia habitual.

Lo dice Diana Aller

25 comentarios :

patri-cia dijo...

Tu padre era un hombre sabio,sí. Pero eso era antes, cuando en Santander sólo vivían los santanderinos feos, tristes, aburridos(tipo las Botín) y muy probablente descendientes de Ciudad Real.
Pero llegamos los de pueblo a vivir en su extraradio y les mejoramos mucho.
Ahora somos guapísimas casi todas.Aunque tontas, claro.

Anónimo dijo...

Patri-cia,"guapa",ya te gustaría a ti ser como las de Ciudad Real...

Anónimo dijo...

En Santander hay un ganao de primera oiga.

Anónimo dijo...

Así como en la anterior faltaba Guille Mostaza, en ésta falta Leticia Sabater.

Anónimo dijo...

Cariño, la segunda no es una mujer, es un tío. Juraría que la 5 y la 6 también son travelos. Son mujeres completas, que diría Carmen de Mairena. Quedé trastornada desde que escuché sus declaraciones en Sálvame: "soy una mujer completa, tengo polla y tengo tetas". Aún no me he recuperao.

Muy bueno lo de Sarah J. Parker, jaja. Tiene cara de cabra y punto.

Jorge dijo...

Tu padre era un santanderino cornudo y malfollado.
El post es de una sensibilidad esquisita, propia de quien tiene un hijo leproso.
Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Sólo te falta ir hasta un centro de niños con síndrome de Down y bajar fotos suyas, hija de la gran puta.

Anónimo dijo...

Digamos que esto ya se está empezando a llenar de improperios era de esperar...
Algo me parece un poco grave, que a las mujeres "feas" se las considere "inteligentes" a la vez, como si las dos cosas fueran unidas, a la par que son unas "benditas".
Para muestra un botón, creo que hay "feas" resentidas que se dieron por aludidas y han contestado con mala baba(lo que demuestra que las feas no son buenas todas), también demuestra poca inteligencia una contestación con tan mala leche.
Aprended de Diana hijas de mordor, que es inteligente, DIVERTIDA y atracativa encima, ya que queridas (¡todo ello es posible!)

Anónimo dijo...

Hombre, aparte de ser una hija de la gran puta y de haber leído cuatro libros como mucho, Diana no es precisamente Ava Gardner...

Tiquismiquis dijo...

Una pena de improperios de forma anónima.
Es triste que haya gente que descargue con tanta rabia de esta manera, qué falta de sentido del humor, qué falta de educación, qué manera de mezclar las cosas para resultar populista e ignorante.
"Sólo te falta ir hasta un centro de niños con síndrome de Down y bajar fotos suyas, hija de la gran puta."
Es más o menos como esta gente que pone en el facebook esos mensajes tipo... "El Síndrome Down NO es una enfermedad. Las personas con el Síndrome Down NO buscan medicamentos para curarse, sólo buscan tener derecho a ser ACEPTADOS por la sociedad, IGUAL a los demás... El 93% de mis amigos seguro NO copiará esto. SÉ TÚ parte del 7% que SI lo va a copiar y lo va a dejar en su estado al menos por 1 hora. ¡GRACIAS!"
Lo de las mayúsculas es lamentable...
Y lo de tus improperios anónimos más aún.

Diana, me encanta como sacas de quicio a esta gente.
Enhorabuena, sólo puedo imaginarte con una gran sonrisa ante tan excelente resultado.

Aleandra dijo...

Madre mia cuanta falta de educación puede mostrar la gente,si no te gusta lo que se escribe entonces no lo leas, menos lo comentes, es cierto que la autora del blog se equivoca al poner la frase de su padre por más muejres feas que habria conocido, con tal mala suerte que solo vio dos o tres feas en Santander y generaliza por eso, en fin la idea no creo que haya sido el de insultar o demostrar las bellezas exoticas o extrañas para nuestra tierra, sino el de darnos un momento de ocio y entretenimiento, mostrandonos además que cuando alguien busca " mujeres" en la red no solo te salen aquellas que parecen hermosas por las enormes tetas, el culo de negra o el coño más grande que el agujero de ozono con lo que muchos de los maridos de las que insultan este blog o los mismos que la insultan sueñan en sus noches más humedad, tened un poco de educación y disculpadme mi expresión...
saludos...

Raúl dijo...

El Síndrome de Down sí es una enfermedad, que hace reír a hijos de puta como la Aller, y hace tomarse por tipos subversivos y políticamente incorrectos a soplapollas populistas e ignorantes como el anónimo que escribió el comentario anterior.
"Tiquismiquis", disculpa mi zafiedad, pero si me dices tu nombre igual voy y me follo a la zorra de tu novia (si la tienes), o a tu puta madre (si todavía está de buen ver).

Anónimo dijo...

A Diana Aller le huele el culo. Les pasa a todas las gordas, van, vienen, sudan un poco, se tiran un pedo. Y con la edad es peor, a los cuarenta y pico parecen abuelas, es como si hubieran saltado varias generaciones atrás.

Doktor Froiz dijo...

Este es el típico post escrito para dar la nota. Diana tiene un punto masoquista: cuatro gatos escriben que la autora es la rehostia no se sabe muy bien por qué (por decir las cosas claras, y toda esa vaina, supongo), y el resto de la peña se caga en su puta madre por activa y por pasiva. Es como si (a Diana) le gustara. Supongo que es debido a algún trauma infantil contra su vieja, que la lleva a desahogar su frustración haciendo que los lectores se caguen en la vieja, que igual hasta la palmó ya. El problema de toda esta historia es que Diana tiene hijos que dentro de unos años leerán esto y fliparán por colores, se preguntarán que clase de progenitora han tenido, y más adelante harán un blog (El blog de Polo, y tal), y la historia se repetirá. Y así ad nauseam, con perdón.

Anónimo dijo...

Dios, la que se ha formado. Hasta psicoanalizan a Diana e insultan a sus hijos. Alucinante.

Supongo a que se debe a lo de Santander. ¿Por qué no aceptar que es una verdad innegable que en el norte de España el porcentaje de mujeres feas es mayor que en el resto de la península?

Las gallegas son encantadoras, pero una mayoría son feíllas, digamos que entre monjas y pueblerinas (algo pacatas). Las vascas es aún peor, hay un alto porcentaje de tías pelonas feas que se niegan a arreglarse por sus principios, y que encima son antipáticas. La catalana gafipasta pelona, feílla, pedante, cateta sin gusto pero dándoselas de prototípica moderna también es un clásico. Por cierto que entre las portuguesas también existe un alto porcentaje de mujeres feas o sin gracia ninguna, qué se le va a hacer (a cambio son mucho más educadas).

En general, un elevado porcentaje de mujeres del norte no se arreglan mucho, no se preocupan por su aspecto y carecen de gusto y gracia natural (pero que no son todas ni mucho menos, eh). Eso sí, suelen ser mujeres más honradas, fuertes y trabajadoras, sobre todo las gallegas que a mí me caen muy bien. En otros sitios del norte es que las feas encima presumen de ser tías más inteligentes, menos superficiales y mas decentes. Miran a una mujer bien arreglada por encima del hombro, están llenas de prejuicios y topicazos sobre el físico, el sexo en la mujer y sobre todo la femineidad, por eso huyen de ella.

Los tópicos no son mentira casi nunca, sólo son características que se dan en un elevado porcentaje de personas de determinados grupos de población (nunca en el total).

Pija de extrarradio

Quique dijo...

Diana no les hagas caso a los que insultan.

Un fan.

Hustler dijo...

Hay dos clases de personas: las que follan y las que no. Vosotras no folláis.

Tiquismiquis dijo...

Creo que resulta mucho más fructífero poder debatir que sencillamente insultar.
No creo que se trate de mucho más, alguien habla de algo y tenemos la libertad de opinar tanto en contra como a favor.
Rectifico, me pone los pelos de punta ver cómo la gente se saca de quicio tan fácilmente.

Raúl querido, mi madre está entusiasmada con el revolcón, por supuesto que está buena. Ahora dicúlpame a mi la zafiedad, pero a mi novio le va a encantar que le comas la polla.

Kike dijo...

Diana, que te folle un burro.

Un flan.

Dr. Froiz dijo...

La Aller es un buen ejemplo de ese típico personajillo postmoderno que medró allá por los años noventa, con una cultura más bien escasa, un paso rápido por la universidad (diez a uno a que hizo filosofía, o sociología), adicta entonces a los conciertos de radio tres, y hoy madre enrrollada y al día, pero, eso sí, con un culo cada vez más gordo. Es un personaje sin futuro, su andadura se terminará dentro de diez o quince años, cuando, bien entrada en la cuarentena, vea que su itinerario hasta entonces no le ha servido de nada.
El post no sentó mal por lo de Santander, pues las pavas españolas están buenas en general tanto en una región como en otra, si bien es cierto que las del norte destacan sobre, por ejemplo, las andaluzas. Molestó sencillamente porque no es de buen gusto poner fotos de deficientes mentales para cachondearse de lo feos que son. Claro que no había por qué ponerse como se pusieron algunos, pero es mejor eso que esa frivolidad estupidilla de estar de vuelta de todo que tanto se lleva hoy.
Y poco más hay que decir de esta historia, a no ser que alguien necesita que le despeje alguna otra duda.
(He dicho)

Ramón dijo...

Yo llevo bastante tiempo siguiendo este blog, y nunca había visto tanta agitación. Eso mismo es lo que me ha animado a plasmar aquí y ahora mis impresiones sobre Diana:

a) Diana es tan pija que se vanagloria de recojer ropa de los contenedores. (es lo más, o sea, no?)

b) Anda muy justita con la literatura. Sus conocimientos valen para expresarse en un blog de poco calado, y poco más. (No tenéis más que fijaros en sus repetitivos recursos estilísticos, sus faltas de ortografía y sus expresiones que deliberadamente pretenden ser pedantes). Sin embargo, también queda claro que es muy inteligente, y que rebosa sentido del humor. A mí, me encanta.

c) Por alguna razón, laboralmente lo ne va tan bién como debería. Ella tiene talento suficiente como para trabajar la mitad y cobrar el doble.

d) Por las fotos que pone parece retaca y no muy guapa, aunque mona. Yo, me la follaba (si estuviera soltero)

e) Es una cachonda divertida y es muy lista, lo cual no deja lugar a dudas: DEBE SER MÁS MALA QUE UN VENENO. Típico, por otra parte, de la gente que es muy buen amigo de sus amigos (por ejemplo Iñaki de Juana Chaos, que es un hijo de la gran puta pero un padre muy cariñoso, a la vez)
Además, parece que Diana es pelirrojilla y tiene pequitas. Pelirroja=peligrosa.

- Esas son mis reflexiones sobre la guapa Diana Aller, la cual, pese a las críticas, tiene un blog entretenidísimo que a muchos nos encanta leer una vez al mes. Un saludo para ella y para todos los demás.

P.D: Los que la acusáis de ser cruel, (cosa que puede ser cierta) acabáis siendo aún más crueles que ella, así que haced examen de conciencia.

Anónimo dijo...

Todos insultándola y leyendo lo que escribe semana tras semana. Si tanto os molesta lo que Diana escribe, pues cerráis la ventana y punto. No entiendo que manía tenemos en este país de criticar tanto....Además una cosa es criticar y otra es llamarle hija de puta. Un poco de respeto por favor.
Yo le vi a Diana por la calle hace unas semanas y de culo gordo nada. Ojalá se haga lesbiana y me la presenten jejeje.

Andrés dijo...

Pues a mi la Diana me pone.
Y no creo que tenga mal gusto,
[morbo

hola!

Mariwave dijo...

Me encantan los comentarios ilustrados sobre la falta de cultura de la autora:
-Dr. Froiz: enRRollada
-Ramón: recoJer

Se conoce que vuestros vastos (¿o debería decir "bastos"?) estudios no pasaron por la ortografía...

Haciendo Amig@s dijo...

Hay que ver la belleza interior de las personas. No fijarse en lo externo. Como hacía Jack en Destripador.