domingo, 2 de mayo de 2010

INCOMPRENSIBLE


Lo dice Diana Aller

12 comentarios :

Anónimo dijo...

Misterios de la ciencia. Belén Esteban no es humana, es de otro planeta...

Qué jeto el de la segunda foto. Esta noche no duermo.

álex martí dijo...

Lo más increíble de todo es que cuatro meses después de operarse tiene otra vez el mismo jeto que antes. Bueno, y la aleta de la nariz torcida.

Anónimo dijo...

Espero que no me venga a la cabeza el segundo afoto cuando esté echando el próximo polvo...

Anónimo dijo...

¡Fuera Belén Esteban! Queremos fotos de coños, de anos, de comidas de polla, de tetas, de esas cosillas que le dan vida a este blog.

carmen dijo...

Es una pasada, es superincomprensible como cambió entre el principio que era guapita y justo antes de operarse (pq lo de después pues ya es simple bisturí). Pero lo de antes, como puedes crecer de ojos, ensanchar y aplanar nariz sola en casa...ay ay. igualmente todo mejor que lo último.

araceli forever dijo...

¿para cuándo otro post dedicado a la gran araceli?

txe dijo...

la civilzación avanza que es un primor..

Anónimo dijo...

Arriba la Esteban!

rai dijo...

Es la diabetes, joder, la diabetes!

Qué manía: que si esto, que si lo otro, que si se ha seguido metiendo caña a la tocha después de la operación, que si se le está derritiendo la cara...

No, no y no! La diabetes!

rai dijo...

Es la diabetes, joder, la diabetes!

Qué manía: que si esto, que si lo otro, que si se ha seguido metiendo caña a la tocha después de la operación, que si se le está derritiendo la cara...

No, no y no! La diabetes!

amonino dijo...

la culpa es del agua de ambiciones, la que mana del pozo que descubrió el cordobés. la realidad supera a la ficción.

marta dijo...

Qué aversión se le tiene, pobre mujer. Ni que fuera ella Bin Laden!

Cuando vi que según los lectores de RDL Belén Esteban (sí, Belén Esteban, ni Esperanza Aguirre, ni Josef Fritzl, ni Ratzinger, ni siquiera Carlos Goñi!), era una de las 10 personas más odiadas, me di cuenta de lo poco agudas que son nuestras dos últimas generaciones. Una pena...