martes, 23 de marzo de 2010

MÚSICA DE ESPAÑA 4: EL FENÓMENO FAN

Ahora que gracias a Facebook, nos hemos reconciliado con la palabra "Fan", que, no olvidemos, pertenece a la misma familia que "fanatismo"; ahora, sí, es el momento de abordar ese peliagudo momento en la historia de la música (Historia del Arte, al fin y al cabo) en el que la pulsión sexual prevalece sobre los valores academicistas.
Recordemos que éste era un país en transición. Se daba por hecho que meramente política, pero fue un cambio más profundo, donde la mentalidad pacata y reducida de los españoles, hubo de adecuarse al aperturismo internacional y a una economía todavía poco rodada, pero en efervescente movimiento.
Si bien en los 60, muchas jovencitas lubricaron al escuchar a los Beatles o ver a los Brincos, no se entendía la relación directa entre una y otra cosa (tal y como se explota hoy indecorosa y comercialmente).
Por eso, la evolución normal, impuso, de forma natural que en los 70 y 80, la música fuera del brazo de iconos sexuales que hoy podrían pasar por estandartes de la más salvaje homosexualidad.
Recordemos que, a la vez surgían combos del heavy más duro, para consumo prácticamente masculino, igualmente exagerados, pero mucho más básicos en sus formas (Asfalto, Bloque, Ñu, Topo, Leño, Cucharada o los mismísimos Barón Rojo).



El puente de unión entre la música comprometida y el fenómeno fan, sucedió con artistas como Pablo Abraira y su "Gavilán o paloma", a medio camino de nada... O el incomprendidísimo Tino Casal, que ya en los 60 apuntaba maneras formando "Los zafiros negros" primero y "Los Archiduques" después... Tino Casal fue el antecedente glam, el primer homosexual que hizo bandera de su condición, y un rara avis que tuvo que morir para ser reivindicado. Murió en un horrible accidente de tráfico, en el que, dicen, encontraron ingentes cantidades de cocaína.


Comenzaremos por Gonzalo, que vivió su momento de gloria en la desarrollista serie televisiva Verano Azul, haciendo de Bruno, una parodia de Bosé construído con trazos fáciles de mucha pose y poca hombría. En él se vislumbran ciertas características de estos sujetos idolatrados por las chicas de la época: ropa ajustada que marcaba músculos varios y óganos sexuales; contoneos maricas y caras de estar haciendo algo importante. Vean sino, sus dos actuaciones estelares en la serie:














Las letras como pueden comprobar, son insustanciales y hablan de idílicos amores y plenitud sentimental.
Y ya que le he nombrado, hablemos de Miguel Bosé, a quien ya dediqué unas líneas, y que vuelve a mi como un boomerang. Porque me atrae y me repele a partes iguales, no lo puedo evitar...
El problema de Bosé es que siempre ha ansiado ser un intelectual, pero aun teniendo de cara toda la absorción cultural del mundo, su intelecto está unos cuantos grados por debajo. Les dejo con un inenarrable documento videosónico, para el que -advierto- no todo el mundo está preparado: Siéntese, (si es con el estómago vacío, mejor) y pinche aquí. Poco más puedo añadir de este sujeto y de la ansiada intensidad que aun hoy persigue... ¿Saben ustedes que a su último disco le ha llamado "Cardio"? Este hombre consigue ofenderme sin que nos conozcamos... Todas las canciones de su primera época molan. To-das.

Iván fue el paradigma de hortera que arrastraba a las clases bajas, pero también el que mejor parado ha salido musicalmente. La diferencia económica entre el dolar y las (todavía variadas) monedas europeas, propició que se promocionara música alemana e italiana sobre todo... E Iván, fue uno de los primeros productos imbuídos de italo-, germano- y euro-disco. Así, su primera incursión musical, fue la adaptación al castellano de uno de los grandes éxitos de la música disco europea del momento: "Dschinghis Kahn" de los alemanes homónimos (sí, los del jitazo "Moskau") ésta:





A Iván le sobrevino el éxito con su jit "Fotonovela", que es insustancial y resultona. Parejo a su éxito, la cara le iba engordando, tal como sucedía a Rocío Durcal (de la que ya saben me he propuesto hablar en todos los capítulos de esta serie musical), tal vez por la ingesta de sustancias no recomendables. En cualquier caso, Iván vendió millones de discos incluyendo el surrealista mercado nipón. Para la posteridad dejó remixes como éste, donde, a todas luces, sobraba la voz de Iván (y para mi gusto, las trompetas):







Pedro Marín, fue otro exponente de calentón femenino, que hoy no provoca nada más allá de un sonrojo. Era joven y guapo, y cantaba canciones llenas de ritmo y sentimientos positivos. "Aire" debió sonar en todas las radios del momento, y dejó alegres actuaciones en platós como ésta (que para mi goza de un ncalculable estilazo):






No sé por qué extraña razón han eliminado de youtube uno de mis videos favoritos, en el que Pedro Marín, además de interpretar en riguroso playback "Que no", se rasga -literalmente- sus vestiduras frente a cienes de fans enloquecidas. El señor Marín, finalmente fue consecuente para con sus querencias sexuales y aun hoy se dedica a la música con imposibles estilismos, que tal vez rasga en sórdidos cuartos oscuros de mi barrio.

Pero el paradigma del fenómeno fan, fueron sin duda un duo: los Pecos. Nacieron en una familia de pocos posibles en la deprimida España de los 60, y el ganar un concurso radiofónico, les abrió las puertas al virginal mercado discográfico español, que les colocó como máximos triunfadores a principios de los 80... Yo recuerdo a mi madre escuchando a los Pecos en casa, mientras me vestía, porque como veinteañera que era, disfrutaba de sus tonadillas en sus ratos de asueto. Lo recuerdo con los tonos ocres de las fotos de la época: La luz amarillenta filtrándose por la ventana del salón, los tejidos ásperos de sofás y butacas... No sé si será por influjo materno o por reflujo hortera, pero a mí, hay canciones como "Háblame de ti", que me parecen insuperables. Lo más curioso de los hermanos Herrero Pozo, es su tono de voz: Mientras que el de Pedro (el moreno) era normal; el de Francisco Javier (el rubio) no era humano. Esto se explicaría por la labor de Juan Pardo, su primer productor musical, que, sumido todavía en su pacto con el Maligno, creó un ciborg capaz de cantar a 45rpm, con apariencia de repollo y movilidad absoluta. Sí, amigos, los Pecos eran un chico y su robot. Comprueben la calidad y el mimo con el que fue creado Francisco Javier y juzguen:





...Me resulta muy difícil contemplar como merece la trágica historia del arte musical en España. Está muy unida a mis filias y fobias, y sobre todo, a partir de esta época, comienza una dispersión difícil de seguir, pero que intentaré continuar desglosando.
Se les quiere.

Lo dice Diana Aller

18 comentarios :

Omega Man dijo...

Miguel Bosé iba para David Bowie español y no llegó ni a Baltimora.

Haviande dijo...

Bruno una parodia de Bosé? Bosé era (es) una parodia de una parodia.

Anónimo dijo...

Por favor, que alguien coincida conmigo en que Tino Casal era muy muy grande.
Qué fue de las pavas de Blue Summer?
El video de Bosé lo veré luego, ahora no puedo que estoy en el curro, pero me voy preparando...

rai dijo...

fotonovela de ivan es increible, no creo que pueda ponerse en el mismo saco que los pecos o bosé

miguel bosé, el intelectual, llevó a sonic youth a su programa séptimo de caballería en el 99, y tocaron en directo.

Anónimo dijo...

Ya vi el video de Bosé: qué fuerte.
Pedro Marin me ha puesto, lo confieso.

Anónimo dijo...

Sabias que Bruno se dedica al managent musical y que entre otros, lleva a EBS?

Anónimo dijo...

Ne ha encantado/repugnado el video de Karmele con Miguel Bosé. Miguel estaba jovencísimo y guapísimo hace 24 años, pero, ¿alguien se ha dado cuenta de que Karmele ya era vieja? ¿Será una mutante?
Ahí queda dicho...

yo,lamiss dijo...

Te dooy, te dooy... te doy lo más, de mí a tí, al borde del abismo. Yotedooy... Pobre... tocó el cielo y ahora está enterrado en la profundidad más absoluta...

Anónimo dijo...

Por qué no criticamos al Pedro Marín de ahora? Por qué no criticamos a los cantantes de ahora??? El Pedro Marín de antes era joven, fresco, con un cierto aire tímido que le proporcionaba cierta personalidad y le hacía diferente y distinto, sus canciones eran divertidas, alegres, distintas, era otra forma diferente de ahcer música, en cambio ahora ha intentado inútilmente reinventarse de nuevo y lo único que ha conseguido ha sido convertirse en un hortera a más no poder, porque no se puede ser más hortera que el Pedro Marín actual ni más hortera que la "ola Bisbal" o la "ola Bustamante", o la "ola triunfitos venidos a menos" eso sí es hortera, eso sí es criticable, pero... por favor, no critiquemos a figuras como Tino Casal, Rocío Durcal o fenómenos como Los Pecos que ya forman parte de la historia de la música de este país, creo que el respeto por las figuras de antaño debe estar por encima de todo.

...nita! dijo...

sólo yo veo a mika en la actuación de pedro marin "aire"???
gracias por el post
muy grande "fotonovela"!

Anónimo dijo...

Tino Casal fue el mas grande.

Anónimo dijo...

Yo lubriqué con Vero... ¡yo lubriqué con Diana!
O.

Mr.Winston dijo...

el probe miguel

Mr.Winston dijo...

el probe miguel

jordim dijo...

La insustancialidad lo peta..

Miguel Bosé iba para cantante mediocre, y se ha quedado en personaje mediatico pesado..

dandybrandy dijo...

en el ovillo anterior pinché, y regurgité, no por el albornoz que también

Víctor dijo...

Me encanta esta serie de música de España, aprendo bastante y toca todos los palos (está muy bien que cites a gente como los enormes cucharada o a Barón Rojo)

De acuerdo con lo de Tino Casal, todos los migueles bosés quieren ser Tino Casal.

Por otra parte, tengo el recuerdo vago de que a Iván se lo cargó comercialmente la mili (en los 80 no se libraba ni Dios y eso dio al traste con más de un grupo). Hizo una versión de Starman: http://www.youtube.com/watch?v=um1GW9OH7z8

toXicboy dijo...

Bruno!! mi capítulo favorito de verano azul...

http://territoriotoxico.blogspot.com/2007/12/que-verano-azul-es-una-de-las-mejores_15.html