martes, 16 de marzo de 2010

MÉTODO DIANA ALLER PARA DEJAR DE FUMAR


Como exfumadora, y sobre todo, como estudiosa de fenómenos sociales que no llevan a nada, llevo años barruntando un método eficaz para terminar con la adicción al tabaco.
Parto de la base de que depende de la fuerza de voluntad, que, como todo, se puede trabajar. Somos muy acomodaticios; pero tenga en cuenta que el secreto del éxito es solo uno: el esfuerzo. No estoy muy de acuerdo en que el tabaquismo sea una patología, pero me dispongo tratarlo como tal, para, en primer lugar, diagnosticar qué tipo de enfermo es usted.

Si quiere dejar de fumar, haga este test. No es un pasatiempo. Les advierto que es serio y aburrido. Es necesario que no juzgue, que conteste sin pensar el porqué de la pregunta y concentrándose solo en la respuesta. Sume las opciones que más se acerquen a la realidad.


1. He intentado dejar de fumar:
a) Nunca. Ni me lo planteo (1)
b) En una ocasión estuve sin fumar más de un mes (2)
c) De dos a cinco veces, pero en serio en serio... muy pocas (3)
d) Bastantes veces. En el fondo sé que nunca lo conseguiré (4)

2. En mi entorno:
a) Fuma muy poca gente (1)
b) Hay gente que fuma y que no por igual (2)
c) No sabría decir qué porcentaje fuma, no me fijo en esas cosas (3)
d) Casi todos fuman (4)

3. Mis padres:
a) Nunca han fumado (1)
b) Fumaba uno de los dos, pero lo dejó (2)
c) Fuma/ba uno de los dos (3)
d) Fuman/fumaban los dos (4)


4. A lo largo de mi vida:
a) Nunca me he "enganchado" a nada (1)
b) Alguna temporada me ha dado por comerme las uñas / tocarme el pelo compulsivamente / tragaperras / ... (2)
c) Desde siempre he tenido manías como pisar sólo las rayas blancas del paso de cebra, no comer nada impar, o revisar los grifos antes de dormir (3)
d) Me he enganchado a cada vicio que he tenido delante (4)

5. Me defino:
a) Creo que soy fácil de engañar (1)
b) Aun con mis cosillas, soy muy normal (2)
c) Confío en mi más que en los demás (3)
d) Como una persona responsable (4)

6. En pareja...
a) Creo que soy insoportable! (1)
b) Siempre quiero lo que no tengo: Cuando tengo pareja, me gustaría ser libre; y cuando lo soy, echo de menos tener a alguien (2)
c) Tengo más estabilidad que si no tengo (3)
d) Rara vez he tenido pareja estable (4)
.
7. Gasto mi tiempo libre
a) Prácticamente, no tengo tiempo libre (1)
b) Tengo una o dos aficiones que me llenan bastante... (2)
c) Salgo bastante por ahí... (3)
d) Soy capaz de quedarme mirando una pared más de un cuarto de hora sin pensar absolutamente nada... (4)
.
8. Soy:
a) Lesbiana. (1)
b) Heterosexual convencido/a (2)
c) Tengo mis dudas (3)
d) Homosexual (4)

9.Me gusta:
a) El color azul (1)
b) Tener mi casa ordenada (2)
c) Charlar con colegas (3)
d) Conducir, beber, salir... (4)

10. Mi primera comunión fue:
a) No hice la comunión /ns/nc (1)
b) El segundo día más feliz de mi vida (2)
c) Un tostón (3)
d) Una obligación impuesta por estamentos a los que hoy no me uniría (4)

Resultados:

De 30 a 40 puntos:
No puedo con usted. Lo siento pero el método Diana Aller no le va a funcionar. Trabaje su autocontrol y consulte a su médico de cabecera si de verdad quiere dejar de fumar. Tanto por su personalidad como por el hábito mismo que tiene con el tabaco, no le puedo ofrecer una mínima garantía de resultado. Hasta que no tenga un "susto" con este tema, usted no reaccionará. Y tal vez ni por esas...

De 20 a 30 puntos:
Usted necesita apurar sus últimos días como fumador. Aun no está preparado para abandonar el hábito; así que le recomiendo continúe fumando como si nada... Hasta que elija una fecha en la que sepa que va a consumir más tabaco de lo habitual: un viaje, una boda... Aprovisiónese de todo el tabaco que va a fumar hasta entonces y haga el cálculo de cuánto gasta al día, a la semana y al mes en este vicio.
Un día antes de la fecha elegida, busque este texto y siga el Método Diana Aller. Hasta entonces, no le de más vueltas al tema.

De 10 a 20 puntos:
Es usted un firme candidato a cumplir con éxito el método Diana Aller. No tiene nada de especial, no está basado en pociones mágicas ni encantamientos, sino en la lógica y la experiencia basta con su convencimiento. Siga estos pasos:

1-Siéntese y relaje la musculatura. Si no cuenta con 5 minutos de tranquilidad, vuelva a este texto cuando disponga de tiempo.

2- Imagine a la persona/s que más quiere, en el momento más feliz que haya vivido. Si puede y tiene acceso, escuche una canción bonita, de esas que le emocionan... Y continúe imaginando a esa persona que quiere tanto. No es necesario que esté enamorado/a de esa persona... Basta con que sienta un amor sincero. Recuerde su piel, el tacto especial de su piel... Deléitese en su sonrisa y su olor... Un buen rato... Lo que dure la canción.

3- Imagine los pulmones de esa persona que tanto quiere. Imagínelos por dentro, sonrosados y con el constante latido y fluir de la sangre alrededor... Y ahora imagine cómo se ennegrecen, tal y como han empezado ya a oscurecerse los suyos. Son unos pulmones gastados, feos y con poco tiempo de vida.

4- Compre un paquete de tabaco. De su marca favorita. Lo suyo es que sea de 20 cigarrillos. Este será su último paquete de tabaco. Reserve el último para un momento especial. Fume en soledad.

5- Encienda él último cigarro de su vida y disfrútelo. Mucho.

6- Usted es ya un no fumador. Considere que a partir de aquí empieza su nueva vida. Apunte esta fecha en su agenda o calendario. Es preferible que no sea 1 de enero, su cumpleaños o una fecha redonda.

7- Durante los primeros 10 días no puede salir de copas, ni ver películas en las que se fume, y en general, debe obviar situaciones que le inciten a ello.

8- Consuma chicles. Cuando tenga hambre o ganas de fumar beba agua muy fría y mastique chicles de sabores fuertes. Le recomiendo de canela.

9- Pasados esos 10 primeros días, habrá pasado también lo más duro, pero el riesgo de recaída continuará siempre. Durante el primer mes no fume porros; después minimice su consumo. Antes de encender un cigarro, cuente los días que lleva siendo un no fumador. Si lo enciende, aunque sea uno, aunque sea una calada... vuelve a ser fumador, y tendrá que empezar de cero.

10- Enhorabuena. Incluso quienes consiguen dejar la heroína, rara vez se desenganchan del tabaco. Usted lo ha conseguido. Usted ha podido. Ha vencido. Le admiro. Piense en la persona que más quiere... Estará orgullosa de usted.

Lo dice Diana Aller

9 comentarios :

Anónimo dijo...

Qué asco de fotos, hija mía!

Anónimo dijo...

Lo de la fuerza de voluntad es absurdo.Cambiar algo que no quieres es sumamente difícil e irreal,porque ese hábito que quieres cambiar está enraizado a toda una cadena de hábitos que nos llevan a repetir ese pernicioso.Aunque no nos demos cuenta, los hábitos perniciosos que tenemos y que queremos cambiar, dependen de una cadena de hábitos que repetimos inconscientemente.Es decir es muy difícil cambiar simplemente el "dejar de fumar" o "hacer dieta" si no somos conscientes de que desde que nos levantamos cada cosa que hacemos,y repetimos cada día, nos lleva irremediablemente a repetir esa conducta.Si lo piensas te das cuenta de que es cierto.Te levantas,vas al baño,desayunas,me fumo un cigarro...Y así con todo.Sólo atacando esa cadena de hábitos desde el principio se pueden obtener cambios.Con cosas tan sencillas como ir a trabajar por otro camino, hacer algo nuevo cada día,apagar la tele un día...Una serie de conductas que nos llevan a romper con los hábitos que hemos adquirido y del mismo modo cambiar aquellos que nos perjudican.

Miguel Álvaro dijo...

¿Donde puedo comprar chicles de canela? No los veo desde hace mas de 25 años

simon dijo...

23 puntos. Todavía hay esperanza. Respecto a las fotos, has hecho bien en ponerlas e ir acostumbrándonos a ellas, porque de aquí a nada ilustrarán los paquetes.

Anónimo dijo...

30 puntos...me has asustado con lo de que no puedes hacer nada conmigo...
Tengo 22 años y no quiero unos pulmones así...intentaré bajar mi puntuación y poder hacer tu método,que no leeré hasta que no pueda hacerlo.

Anónimo dijo...

"no comer nada impar", qué grande, voy a seguir esa táctica a partir de ahora.

Por cierto, ¿alguien sabe dónde comprar caramelos selz?, ¿tengo que pedirlos de importación, quizá?, ¿todavía se fabrican acaso?

Omega Man dijo...

Nada empobrece más el efecto de un buen polvo que fumarse una truja después.

rai dijo...

Intento evitar contradecirte, pero el concepto del último paquete de tabaco es completamente erróneo para dejar de fumar. Es como darse un ultimo capricho, y precisamente para dejar algo realmente hay que superar la autocomplacencia y la autoindulgencia y plantarse.
Ese ultimo paquete es como ponerse hasta las trancas un sábado y decir aquello de "el lunes empiezo dieta", y comerse un cordero; pues no, jódete y no te comas ese corderaco grasiento.
O como el ultimo chute de un heroinómano, "uno más y lo dejo, éste es el último", pero nunca es el último, siempre hay uno más, y otro.

Anónimo dijo...

A mí me has animado, 18 puntitos, biennn!! seguiré tu método, muchas gracias, y joer con las fotitos.