domingo, 22 de noviembre de 2009

PARAFILIAS RARAS

He hablado bastante de filias sexuales de todo orden; siempre aclarando que no es lo mismo que nos guste practicar ciertas cosas de vez en cuando, que el poder alcanzar placer sexual sólo mediante concretas prácticas. Y esto, amiguitos es una parafilia, que responde siempre a una sexualidad no muy bien construída. Porque no hay nada malo en abrazarse a los árboles; lo mismo hasta les viene bien a nuestros congéneres vegetales... Pero si sólo se disfruta así, (dendrofilia) es que algo no funciona todo lo bien que debería.

Dicho todo lo cual, últimamente me he enterado de varias parafilias no muy agradables, que me han sorprendido, tal vez por creerme más avanzada y desinhibida de lo que soy en realidad. Son éstas:

Criptoscopofilia: Excitación al contemplar la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar. Cualquiera de nosotros puede ser un objeto sexual en potencia al poner la lavadora o lavarse los dientes. El morbo reside sobre todo en no saberse observado. El criptoscopófilo disfruta únicamente "invadiendo" la intimidad ajena.


Blumpy: Esta perversión se da tanto en varones como en mujeres. Consiste en manipular los genitales en el momento mismode la defecación. No se trata sólo de masturbarse en el inodoro (que también); sino que esta práctica incluye sexo en pareja, generalmente oral.
Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.

Stuffing: Parece ser que se trata de una técnica sobre todo popular entre los gays. El stuffing consiste en insertar cosas finas y cilíndricas (termómetros, alambres, limpiapipas y artículos similares) por el agujerito del pene para aumentar gradualmente el tamaño de la uretra con el paso del tiempo. (Algo así como las barbaridades que se hacen ciertos insensatos en las perforaciónes de sus orejas) Según dicen, el compañero podrá en su momento meter su miembro por este nuevo agujero agrandado.

Con este pesar y mal rollo, les dejo sintiéndose, sin duda, sencillos, normales y felices.

Lo dice Diana Aller

6 comentarios :

observer dijo...

mmmm no estoy de acuerdo en la patologización que estableces al principio. más patológico es el sexo "normal", que está trayendo una superpoblación apocalíptica.
si la gente gustase más de fornicar con botes vacíos de Nenuco y menos con vaginas, el mundo sería un lugar más espacioso.
Si te enrolla el psicoanálisis, todo esto tiene que ver con lo que el Lacan llamaba "objeto petit a", que viene a ser el sueño último de nuestras fantasías cerdas y menos cerdas.

YoMisma dijo...

El último me ha matado...

Pero eso tiene que doler mucho... y necesitar mucho tiempo... pero por favor... y luego eso se pliega para un uso mas convencional...?¿?

Saludines,
YoMisma

P.D: Me encanta este apartado.

PEM dijo...

QUé dolor... creo que no dormiré tras leer del "stuffing"... Ahhhhhh!!!!!!! Diana, gracias por ilustrarnos y recordarnos lo aburridos que somos algunos... Aunque viendo lo visto...

Geminix07 dijo...

Dios!!! Por qué dejaste el Stufing para ultimo, ya no quiero beber café

tuilla dijo...

por dior! es horroroso, poner el bujero del tamaño del ortopusy es un espanto!!

rai dijo...

Arguiñano no hizo algun chiste famoso con lo de meterse un tallo de alguna hierba por la uretra y masturbarse con ello?