miércoles, 4 de noviembre de 2009

LO BUENO ES DIVERTIDO, LO MALO (A LA LARGA) ABURRIDO


Me molesta la extendidísima creencia de que la maldad va asociada a la inteligencia. Pobres aspirantes a criminales de fama, creen ser listísimos por planificar un asesinato o algo similar... Son cosas distintas, no asociadas entre sí. El crimen tiene más que ver con un desajuste moral -cuando no psicológico- que a la capacidad intelectual.

José Antonio Marina, filósofo para marujas y progresía de poco fondo (gente como yo, al fin y al cabo) , comienza su libro "Elogio y refutación del ingenio" con verdades como puños; exponiendo las motivaciones que han unido en el mismo campo semántico palabras como: chiste, irreverente, timo, pícaro, broma, infidelidad, aventura, demonio o pecado.
Por otro lado estaría: Serio, sensato, formal, cordialidad, Dios, coherencia, discreto, sobrio, prudencia... términos sindicados al bien.
¿Verdad que el primer grupo -de palabras- suena divertido y el segundo aburrido?

Sí, mentes inquietas y avezadas. Como ustedes habrán comprobado, se tiende a creer que la bondad es aburrida y la maldad divertida.

Es más bien lo contrario, pero tampoco del todo. Voy a intentar exponerlo sin mezclar ética y estética, es decir, a nivel usuario, muy por debajo de lo que ustedes pueden digerir, por supuesto. (Como si fueran lectores de Marina, en lugar de Diana Aller, vamos).

El listo, el inteligente (aunque es difícil de medir, es evidente que existe gente muy inteligente, y no siempre se nota "a la primera") se decanta de forma natural por la bondad. Los listos son buenos. Y cuanto mejores son, mayor capacidad para el humor tienen. El humor, que no deja de ser una ruptura con la realidad, es el claro e inequívoco distintivo del intelecto.

Los inteligentes "juegan" con la realidad mucho más, travisten sus ideas y llevan más a extremo su comportamiento sexual. Desconozco el caso femenino, pero mi experiencia me dice que en la intimidad se nota enseguida cuando un chico es inteligente... Y es muchísimo más divertido. Abro aquí un femenino paréntesis y apelo a mis congéneres portadoras de trompas de falopio: ¿Su experiencia no responde a este aserto?

Los malvados (históricos, conocidos, compañeros de trabajo... gentes desagradables o plagados de malos sentimientos) no suelen ser listos. Como mucho listillos. Se consumen y consagran en el aquí y ahora, no ven más allá ni se compadecen de la desgracia ajena, más al contrario, a veces se alegran (lo que no les reporta además ningún beneficio). Su vida es una carrera ahogada donde prima el "yo", nada divertida. Sus ideas son cómodas y sirven para justificar sus actos. No saben pedir perdón, echan la culpa de lo malo (propio y ajeno) a los demás, y sexualmente son un desastre.

Hablo en líneas generales, y diría incluso que en lo sexual, hablo por intuición (He follado mucho "de oídas"). No hay forma empírica de demostrar que la inteligencia es divertida, me temo.

Lo dice Diana Aller

21 comentarios :

banshee beat dijo...

Estoy muy de acuerdo, sobre todo con lo que dices de los listillos: "Su vida es una carrera ahogada donde prima el "yo", nada divertida. Sus ideas son cómodas y sirven para justificar sus actos. No saben pedir perdón, echan la culpa de lo malo (propio y ajeno) a los demás".

Josep dijo...

¡Pues claro que el humor y la bondad son señales de inteligencia! ¿O es que los monos hacen chistes!??? E incluso iría más allá y doblaría la apuesta: la belleza también és un síntoma de inteligencia. Y la fealdad... de lo contrario. Vaya que si...

jotajota dijo...

Pues yo de trompas de falopio ando escaso pero te puedo decir que mi experiencia es equiparable. Donde esté una chica inteligente que se quiten las guapas/cuerpazos etc.

Anónimo dijo...

tía, esta vez te has pasao tres pueblos con el afoto.

Hydra Hyde dijo...

Sí que existen investigaciones en el campo de la psicopatología y de la criminalidad que constatan tus hipótesis.

Existe, en efecto, la creencia popular de que lo bueno es aburrido y lo malo es divertido, en tanto que lo bueno, lo permitido, resulta previsible, y sin embargo, la maldad no obedece a ningún límite o censura. No obstante, como tú dices, la inteligencia o la diversión van ligadas a la bondad o a la ética, puesto que no se concibe la inteligencia como raciocionio lógico (inteligencia cognitiva) sino también como el conjunto de habilidades sociales de asertividad, empatía, altruismo,etc. (inteligencia emocional)

La gente verdaderamente inteligente, lo es en ambos sentidos, y tienden hacia la bondad, lo cual no está reñido con la curiosidad o la actividad, si bien es cierto que su tendencia a diversificar intereses los hace más proclives a la felicidad, mientras que los malos, definidos psicopatológicamente como "sociópatas,psicópatas y antisociales" tienen un perfil denominado "buscador de sensaciones". Precisamente porque son capaces de disfrutar de una forma más superficial y egoísta, tienden a buscar gratificación en formas más extremas y arriesgadas, entre ellas, los delitos.

Total, que te he metido todo este rollo para afirmar que rotundamente son IDIOTAS esas mujeres que se sienten atraídas por el malote, el rebelde, el chulo incomprendido, o mejor dicho, son masoquistas. He dicho xD

Anónimo dijo...

Diana dianilla, tu post no se sostiene por una sencilla razon: ser bueno no es lo mismo para unos que para otros. Por ejemplo, tu probablemente te creas Bambi, y sin embargo en este blog vemos que para un punto de vista que no sea el tuyo en realidad eres un mal bicho. Y encima por lo que leo mas atras el enano va y te sale rana, que, aunque la justicia poetica y esas cosas no existen, es como si la vida te pasara factura por todas las que habras hecho: lo pones en una pelicula tal cual y nadie se lo cree, es demasiado perfecto... Asi que ya sabes, a ser buena y disfrutar de la vida hasta que el pequeno Leopoldo vaya al insti, que ya sabemos lo que le espera entonces("Leopoldo", encima...) Antonio "el leproso" ("Antonio, que se te ha caido una oreja", y tal) debe estar escojonandose de risa.

Anónimo dijo...

Modestia aparte, yo soy bueno, con todo lo que ello conlleva, mal que me pese. Me pesa porque es una carga difícil de llevar.

Y salvando la fantasmada, me voy a leer algo de Marina, que hacía tiempo que tenía ganas de hacerlo.

Un saludo.
Birrólogo.

observer dijo...

Aunque no viene mucho a cuento, recuerdo un comentario que hizo el cantante de Talking Heads en una RDL del año del catapún. El tío aseguraba que no le gsutaba su país porque allí, en la cultur popular el inteligente era malo y peligroso, y el héroe siempre lo era por sus valores y su tesón, nunca por su inteligencia. Si nos fijamos, en las pelis yankis "de buenos y malos", el protagonista nunca es inteligente, pero el malo siempre tiene un cerebro privilegiado. Eso sirve para La jungla de cristal, El silencio de los corderos, todas las de Nicholas Cage... en fín, para todo el cine americano.
Bueno, y el tópico de que el extrangero siempre es idiota. En "Las chicas de oro", la tonta era de origen extrangero. En Primos lejanos, tambien. Hasta en Los Simpson. Siempre. Bueno pero eso es otra historia...

rargi dijo...

he follado mucho de oídas, jojojo. Frase de la década (por los pelos)

Anónimo dijo...

Ostras la foto que fuerte...

nuria dijo...

Diana, tía, con todos los buenos libros que te recomendaron atrás y escoges las lecturas más insulsas y simplonas que existen, que no llevan a ninguna parte porque no profundizan, como éste, que encima dice la chorrada del siglo: la de que en la ciencia no cabe el ingenio porque es una disciplina cuadriculada. El que no tiene ingenio para escribir libros es este señor. Me acuerdo de aquél de la Inteligencia Fracasada, que se cae por su propio peso de evidente y carente de contenido. Aunque he de reconocer que, aunque le falte ingenio, su inteligencia no ha fracasado si es capaz de escribir libros de la nada y vender humo y, encima, vivir de ello.

Shere Hite dijo...

No creo que el CI influya en la habilidad sexual. He conocido verdaderos mendrugos con una intuición sobrenatural para el sexo, y brillantes hombres cuya conversación, sentido del humor y proyección profesional jamás harían presagiar la griseza de un mecánico metesaca.

Es más, muchos hombres arruinan su vida sexual empeñándose en pensar con el cerebro en lugar de pensar con la polla. Esto es automáticamente aplicable a las mujeres también. Creo que la gente buena en la cama es la intuitiva, no la inteligente.

Ya sé que el Cosmo dice que el sexo está en la cabeza y no en la entrepierna, pero es al revés. Hay que hacer el esfuerzo de bajarse el cerebro a la entrepierna, y dejar de pensar.

Baseinfantíl. dijo...

Hola Diana, me pasé de nuevo por aquí y me encuentro un post sobre un libro del que nos habló Marina en 1º de carrera!!!
Tu blog mola, sigues igual.
Ciao!

marcela dijo...

Totalmente de acuerdo Diana, así ocurre, y eso es porque el personal une pillería a inteligencia, y así nos va, lleno de pillos que son malos, porque definitivamente es muy fácil ser malo, pero para ser bueno hay que ser muy inteligente, porque el que es inteligente distingue, y el que distingue tiene criterio y el que tiene criterio es bueno.
Gracias, creo que voy a copiar tu entrada porque me ha fascinado cómo lo dices y lo voy a poner en mi blog,citándote por supuesto...
¿Puedo?
El humor en la inteligencia se supone....

Violeta dijo...

Se puede ser inteligente (es decir buena y divertida) además de guapa y tipazo, Diana y yo somos muestras vivientes de ello, por ejemplo, jaja

Anónimo dijo...

precioso post. me iba a extender sobre este tema pero creo que las palabras bastan. estoy totalmente de acuerdo.

Anónimo dijo...

yo discrepo un poco, creo q los inteligentes de verdad son tan inteligentes que son malos y parecen buenos, sin embargo "los malos" que se les nota, es q no son tan inteligentes, porq si fuesen inteligentes de verdad serian malos y parecerian buenos quedando genial.

ademas "los malos" son siempre malos, lo demuestran todo el dia. los inteligentes son malos cuando quieren y cuando no son buenos, pero siempre parecen buenos.

o no?

Adrián

Tamara dijo...

Totalmente de acuerdo con Adrián, como siempre o casi...

Anónimo dijo...

Hola a tod@s…
Casi totalmente de acuerdo… Marcela lo explica perfectamente en cuatro líneas… Y Violeta también tiene mucha razón en la primera parte… En la segunda…, seguro que también…
Amor, humor, paz y respeto. Viva los sabados en el despachoooo..., yeeepaaaa!!!!!!
EPV.

Anónimo dijo...

my personal experience me dice que contra más buenos e inteligentes son los hombres, mejores y más apasionados son en la cama. En realidad, no tengo un muestreo muy amplio, yo también follo de oídas, pero me arriesgo a la extrapolación.


Propongo un nuevo test de IQ, en plan: "échame un polvo y yo te digo cuán listo eres, chato"

C

Urbek dijo...

Me parece injusta su catalogación de Marina como filósofo de marujas y progresía de poco fondo. Es la típica apreciación de esos culturetas que sólo tienen consideración por los filósofos oscuros a los que no hay quien entienda o que elogian el pesimismo intelectual. Marina es un dignísimo heredero de la escuela fenomenológica que le hace a usted el trabajo de traducir las categorías de Husserl, Kierkegard, Sartre y Heidegger al román paladino. Marina es quizá el único pensador riguroso (no como esos miopes sicólogos o los chamanes de la autoayuda) que existe en el terreno de la sentimentalidad humana, la gran olvidada de la tradición occidental.