lunes, 30 de noviembre de 2009

VOY A HABLAR DE ESTÉTICA SIN CITAR A ADORNO

La cirugía estética me parece un gran invento. Sobre todo cuando es correctiva, para quemaduras, cicatrices y esas cosas. Que la gente mejore está muy bien, y que se cuide y se arreglen es sano e incluso divertido (y no tan frívolo como suele parecer). Lo que no entiendo es el mal gusto. Si yo hiciera una inversión de ese tipo, no querría parecer una vieja operada, querría estar guapa...
Me hiere especialmente la hipocresía que hay en torno a este tema. Se oculta, como si fuera una vergüenza no tener un físico adecuado a nuestro tiempo, como si los demás tuvieran que sentirse feos... Y cuando preguntan a la famosa de turno, por sus secretos de belleza e indefectiblemente responde "Beber mucha agua". ¿Beber mucha agua? ¿Qué embuste es este? ¿Pretenden que nos creamos que con ocho litros diarios del líquido elemento se te hinchan las tetas, se reduce la nariz, y salen pómulos?

Hay mejoras espectaculares, como la de Letizia Ortiz, que ya siendo princesa de Asturias y a costa de un dinero destinado a no se sabe qué (pero que sale del pueblo llano, seguro) modificó su rostro. Justificando absurda e impunemente un problema respiratorio, Letizia cambió su perfil y ahora luce una nariz más armónica y una barbilla más reducida, con la que seguro, respira divinamente. A veces se la ha comparado con Rania de Jordania, que también se "retoca" quirúrgicamente de vez en cuando y tampoco come. Por ahora ambas están muy bien... Si no caen en el absurdo de hincharse los labios, una intervención que tiene siempre resultados antinaturales y desastrosos, y si no terminan pareciendo impersonales maduras peliteñidas y artificiales...

El caso que más me preocupa en este sentido es el de Eugenia Martínez de Irujo. Ella, con más posibles y posibilidades que nadie, ha optado siempre por la naturalidad. Su estilo me agrede las retinas; sin embargo, me guste o no, tiene estilo, el suyo propio, con sus chalecos, sus kaftanes y su biutería jipi y de Tous... Nunca ha sido un bellezón, y en líneas geneales, ha mejorado mucho, pero sin demasiado gusto...

Se redondeó las posaderas,una operación que ,dicen, duele mucho y cuyos resultados son más que discutibles... Y en esta instantánea se aprecia un pecho impropio y desafiante para una mujer de su edad...

No entiendo hacia dónde se dirige con las últimas operaciones y tratamientos rejuvenecedores. ¿Qué pretende? Tal vez parecerse a su madre, puenteando la genética y aspirando a tener la misma cara que Ana Obregón o la -cada vez más "vieja operada"- Lara Dibildos. De verdad que no lo entiendo. Supongo que debe ser cuestión de gustos. La única vez que hablé con ella (con Eugenia) me pareció exageradamente cabal y educada; no me cuadran estos cambios tan agresivos...

Yo, claro que me operaría (de hecho, nunca he ocultado que ya lo hice) pero sólo en el caso de asegurarme una gran mejora, y sobre todo, no parecerme a nada de esto:

Lo dice Diana Aller

13 comentarios :

Anónimo dijo...

Lara Dibildos es la cosa más fea que he visto en mi vida, sin coñas ni exageraciones. Está más avejentada que su madre, quien, por cierto, está mucho más mona.

L C dijo...

pues yo sueño con tener la cara de pícaro de Micky Rourke con 50, cirugía o no mediante...

Noe dijo...

No se, sinceramente, si Theodor se tomaría la molestia de opinar sobre la mayoria de quienes pretenden "arreglarse" cirugia "estética"...

carmen dijo...

Leticia Ortiz para mi está cada vez peor.
Antes con su nariz y barbilla tenía cierta frescura, a mi me parecía guapa. Lo que pasa es que con su anorexia galopante al final sólo era ya una mujer nariz-barbilla y por eso se las operó. Y ahora es rara, tiene aspecto alienado. Demasiado plana de perfil.
Lo que debería es nunca haber dejado de COMER. Que acabará siendo sólo un nervio, en todos los sentidos.

Lara dibildos mal, al resto las veo majas, Irujo y Obregón incluidas.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo: Letizia Ortiz, que ya era delgada -mucho, pero dentro de lo normal- adelgazó dramáticamente desde que pertenece a la familia real. Es un mal ejemplo: por padecer anorexia y ocultarlo, por convertirse en una especie de alienígena a modo de ejemplo para el pueblo (para eso está la monarquía ¿no?) Deleznable...

amonino dijo...

si todos los bichos comen, es que comer debe ser bueno. alguien debería proponerles a la obregón y al rourke hacer la secuela de nueve semanas y media, y eso sí que daría grima. la dibildos también da lo suyo. "lara bidildos" sería un gran nombre para una estrella porno-chacha.

Anónimo dijo...

Diana, un articulo que te va a encantar:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/hora/orgullo/gordo/elpepisoc/20091130elpepisoc_1/Tes

Anónimo dijo...

De la duquesa de Alba, Lara Dibildos y Mickey Rourke no vamos ni a hablar, pero antes que tirarme a Leticia Ortiz, prefiero tirarme a una oveja, y disculpen la crudeza o la ordinariez.

Rous dijo...

Madre mía, qué envidias genera la delgadez de nuestra futura reina....
A mi lo que me interesa realmente saber es de que se ha operado la Aller :D

Tamara dijo...

Ay quien tuviera pasta para operarse...
Me arreglaba enteretica.Señorita Diana: de que esta usted operada?

Shere Hite dijo...

Si me operara no lo diría, es un contrasentido. Al fin y al cabo operarse es falsear, y cuando uno falsea (miente) no lo hace para que le pillen, lo hace para que le crean. Si me opero es para que me crean guapa, no para que sepan que no lo era. Si no, vaya tontería de inversión.

Simón dijo...

Yo creo que la Aller no necesita ningún tipo de retoques ni arreglos. Sólo lo creo, por ahora.

Unknown dijo...

Saç ekimiVoglio avere l'estetica del seno. Mi chiedo se conoscete un bravo chirurgo plastico hanno?
meme estetiği