domingo, 4 de octubre de 2009

VASCOS INSOMNES

Existe una de las denominadas "enfermedades raras", que se da con inusual incidencia en el País Vasco. Se trata de "Insomnio familiar letal" (IFL). Probablemente sea así porque se originaría en aquélla -bastante autónoma- área geográfica.
Se sabe que las víctimas de este transtorno, tienen afectada la misma región del cromosoma 20 en sus vascuences cerebros.
El principal síntoma de esta horrible agonía es un pertinaz insomnio, que va provocando cada vez mayor agotamiento.

Se intuye que el sueño es una especie de válvula de escape de la vida, una forma de insuflar energía, gracias al descanso. Dormir (y sobre todo soñar) es recargar nuestra batería vital.
La ausencia de sueño altera la psique y el cuerpo. Prácticamente todos ustedes habrán padecido insomnio alguna vez: Se está irascible, cansado y con falta de atención.

Imaginen dormir cada vez menos, estar agotado/a día y noche y que los somníferos no hagan efecto alguno. No se puede vivir mucho tiempo sin dormir, a los pocos meses sobreviene la muerte por agotamiento.

Igual que a Galicia le ha tocado en suerte la gaita y la muñeira; a Madrid la chulería y los callos a la madrileña, los vascos tienen estigmas propios, acaso más absurdos que los demás, pero llevados con una sobresaliente dignidad: aizkora (corte de troncos); Eta; el Guggenheim y ahora, el insomnio familiar letal.

Ofrezco mi apoyo total y absoluto a tan grandes males. Hay causas que merecen estudios, militancia y solidaridad. ¡Ayudemos a los vascuences a superar estos problemas!

Lo dice Diana Aller

32 comentarios :

nuria dijo...

No pienso perderme los comentarios de esta entrada.

Anónimo dijo...

Si te pones a hablar de política en plan metafórico, como que no.

Anónimo dijo...

Parecerá una tontería pero yo conozco a más de un vasco que sufre de este tipo de insomnio. Eso si, tan letal tan letal no es. Siempre nos quedará la siesta.

Anónimo dijo...

Creo que este es el post más estípido que has escrito nunca.

Lo dice Diana Aller dijo...

Sirá estípido, peri mi encantin, los comintarios...

Abel dijo...

Sí, este tipo de enfermedades son la mar de divertidas, yo me río mucho con ellas y de los que las sufren. Como la piel atópica, cada vez que veo a uno le llamo leproso y le hago quedar en ridículo con mis geniales rasgos de ingenio. Seguro que tú haces lo mismo. Es que es tan divertido...

Madrileño dijo...

lo de los callos imagino que irá por gente como tú, ¿no?

CocoyLola dijo...

No es estípido, es estupindo.

Anónimo dijo...

¡Qué bajeza arremeter así con la enfermedad -por ahora incurable- de los hijos de Diana!
Yo sé todo lo q ha llorado ella por todo esto, y supongo, q precisamente por eso, hace como si no tuviera importancia. Diana, tus hijos están ahora superbien, que no te afecte tanta maldad...

Anónimo dijo...

el problema vasco es que no follan, eso se sabe aquí y en la china popular (ese carod!!)

Anónimo dijo...

No acabo de entender el significado de este post, o es que igual no lo tiene, que no hay más que lo que se ve. Lo que sí, creo que una de las peores cosas que le cayeron en suerte a las Vascongadas fue ese ser de otra galaxia llamado Juan José Ibarretxe.

De2en2 dijo...

Pues sí, el IFL es una enfermedad con especial incidencia en el País Vasco. Yo lo acabo de descubrir. Pero lo que me llama la atención es como la mayoría de los comentarios buscan una segunda intención a las palabras de Diana(cómo supongo que ella ya esperaba y que será el motivo de su post, amos, digo yo). Resulta curioso como en cuanto alguien habla de Euskadi, inconscientemente, ponemos en "on" la alerta antipolitiqueo. En fin, felices sueños.

Anónimo dijo...

A mí no me parece ni de mal gusto ni cruel ni nada... Simplemente, me parece que no tiene ni gracia ni interés.
Pero bueno, debe ser un post postmoderno.

la bauhaus me da pereza dijo...

No sabía yo que los copos de nieve formasen parte de la iconografía popular del País Vasco...

Álvaro dijo...

¡Coño, por fin he entendido el background de Carmelo Gómez en Días Contados!

Anónimo dijo...

Al viejo Carod lo vi en persona en la recepción de un hotel donde trabajé en París. Mi compañero era catalán, y después de saludarlo yo lo hizo él en su lengua. Desde ese momento, Carod pasó completamente de mi y siguió hablando con él en catalán, y cuando al fin se largó a su habitación ni me dio las buenas noches. El viejo Carod.

Joseandrés el Estípido dijo...

Hablando de Días contados, ¿cómo carajo le dan un premio en San Sebastián a Imanol Uribe? Será por los bodrios que ha hecho: esa, Plenilunio, Bwana... Y el Carmelo Gómez un actorazo, vamos.

Anónimo dijo...

La cuestión es que todos los vascos con la enfermedad son descendientes del mismo pariente que es quien tenía el gen, y que les ha dejado de herencia. Qué majo! Eh? Por lo menos es una forma de descubrir si somos primos!jaja
Ya se sabe de los vascos: nacemos donde nos da la gana, tenemos las mejores instalaciones de metro del mundo entero y ahora también, enfermedades exclusivas.

amonino dijo...

pero por encima de todo los vascos son seres privilegiados, son el único pueblo del universo mundo capaz de cantar "a txapela", y ahí radica verdaderamente la fuerza de su cultura ancestral

Anónimo dijo...

Reiros, pero es un putadón.
Un euskoputadón, mejor dicho.

Anónimo dijo...

yo amo a amonimo, un par de entrdasa ntes

Anónimo dijo...

Vascuence es euskera, nombre de lengua, no gentilicio. Pero por lo demás, el post es impredecible, que es uno de los mejores puntos de este blog.

Yo el otro día padecí insomnio y me acordé de que mi apellido es navarro, originario del siglo XIII, propiedad de agricultores (de la tierra del sol según algunos o de la tierra de la chistorra según otros) que no de terratenientes y esta mañana después de leer tu post me he dicho a mí mismo: ¡Ostia, patxi, que sí que voy a ser algo euskaldún!

Agur.
Birrólogo.

Anónimo dijo...

esto es divulgación, gracias Diana

Anónimo dijo...

Es que el speed de Bilbao es la leche...

Anónimo dijo...

Pues yo lo que puedo comentar es que la falta de sueño es horrible.

Nunca he probado drogas(quitando el alcohol,soy así de excéntrica), así que la experiencia más extrema de falta de sueño que he tenido fue durante un viaje a Barcelona en el que dormí unas 3 horas en 3 días y no pienso repetir la experiencia. Primero viene una fase de mala ostia al cubo, en la que me despaché a gusto con la mayoría de compañeros de viaje,en mi defensa diré que fueron los culpables en gran medida de mi falta de sueño.

Después de esta fase viene la fase conocida como "infierno mental".En el viaje de vuelta tenía tal agotamiento que era incapaz de dormirme(que ironía),daba cabezadas de estas de partirte el cuello e instantaneamente me despertaba de nuevo,era un bucle interminable de "descansus interruptus". Se me encajaban las manos y se me quedaban rígidas, y por supuesto mi estado mental era cercano al encefalograma plano y con un grado de infelicidad desconocido para mi.Cuando pude pillar mi cama creo que dormí 14 horas del tirón.

Esa es mi experiencia, probablemente nada reseñable ya que he oido a gente decir que han estado 4 o 5 días sin dormir,con dopaje eso sí, pero asombroso de todas maneras.

V-gan

Abel dijo...

¿Me has censurado? Caramba, cuanto honor...

Anónimo dijo...

Lo mejor contra el insomnio es una buena paja. Aunque en un viaje en coche cama es complicado, claro.

Anónimo dijo...

Oye, censura sí que no. No vayas a joder el blog a estas alturas.

Anónimo dijo...

pues aquí estoy yo leyendo este blog por culpa del puto insomnio.

Anónimo dijo...

qué interesante y además yo soy un vasco insomne (aunque por suerte mi insomnio no es letal). Un saludo y enhorabuena por el blog Diana Aller.

Violetera dijo...

Este post me fascina, al igual que todo tu blog. Justo ahora ando muy inmersa en la cultura vasca y todo lo que la rodea. Yo, que soy andaluza, me siento super excéntrica y superchachi en mis clases de euskera. Tal vez en mi comunidad natal ocurra el efecto onírico contrario, o al menos eso aseguraba una profesora (justamente vasca) que tuve en el colegio: "Es bajar aquí y me entra un sueño aterrador. Por eso los andaluces debéis de ser tan vagos". Y puede que tuviese razón. Los cambios de presión en cada una de mis vueltas a la tierra natal me producen un cataclismo de sueño inexplicable, a mí, la insomne de la familia.

Hay un libro que por lo visto quiere explicar antropológicamente algo así como la connaturalidad de la violencia en el País Vasco. Yo no lo he leído, pero tendré que hacerlo en breve: "Violencia vasca: metáfora y sacramento", de Joseba Zulaika. Ya te contaré.

Anubis dijo...

Hola! Aquí un vasco de pro perteneciente al Club de la legaña.
Solo decir que es la primera noticia que tengo acerca de estos insomnios vascos porque yo duermo más que una manta.
Acabo de descubrir el blog y espero pasar buenos momentos leyéndolo.
Un saludo a todos y en especial a Diana!