martes, 1 de septiembre de 2009

NUEVAS FILIAS

Ya dediqué una entrada a las filias sexuales que mayor predicamento tienen en nuestra perversa y materialista sociedad. Sin embargo, éstas crecen y se reproducen cual Urdangarines en libertad. Hasta tal punto así sucede, que no da tiempo a catalogarlas, entre otras cosas porque muchas son efímeras y otras que de tan personales, no se puede tener constancia.
Voy a intentar hacer un repaso de las que voy teniendo noticia. Algunas de ellas deben tener contados practicantes. Veamos...

-Bursofilia: La practica (o padece) quien gusta de mantener relaciones sexuales con bolsos o bolsas de deporte. Existen variantes de distinta índole. Desde quienes practican sexo sólo con bolsos Fendi (¿Fendiflia?) hasta quien se restriega usadas y malolientes bolsas de gimnasio contra sus más pudendas partes.

-Speculofilia: Pasión por los espejos retrovisores (generalmente de coches y camiones). Quienes se excitan sólo mirando a través del retrovisor, amén de ser unos degenerados, sufren de un enrevesado cuadro de parafilias, ya que es dificilísimo encontrar una escena sexual digna a través del mencionado espejito.

-Mangafilia: No tiene nada que ver con cómics japoneses ni dibujos de ojos grandes. La mangafilia es la pasión por mangas y manguitos, aunque también por perneras y cuellos vueltos. Dejo a su vasta imaginación la praxis de tales inclinaciones.

-Butacafilia: Los butacafílicos son los que utilizan los recovecos de sofás y sillones para ejercer su natural derecho al placer sexual. Para ello sirven tanto las partes cóncavas como las convexas, según el uso que que se le quiera dar. En EEUU se puso de moda algo así como "follarse al sofá", por parte de jóvenes bebidos que en las fiestas introducían sus semierectos penes por entre las hendiduras del mullido mobiliario. Algunos incluso conseguían eyacular. Desconozco si este entretenimiento sigue practicándose en algún lugar del mundo.


-Cotidianismo: Aunque suene a corriente religiosa o pasajera moda, el cotidianismo consiste en convertir en fetiches sexuales artículos tan habituales como exprimidores, escurridores, pinzas de la ropa y botellas de sprite.

-Puorexia: Esta extraña filia la padecen los que practican sexo con cepillos de pelo, de limpieza y erizos de mar. También con peines y cepillos de uñas, pero me consta que éstos son los menos.

-Nokiafilia: Es lo quie se imaginan, si: utilizar móviles para alcanzar el clímax, es mucho más habitual de lo que puedan pansar. El uso va desde el modo "vibrador" hasta mirar con embeleso las rayitas de la batería.

-Powderphilia: Se trata de experimentar con polvos de talco. No tengo muy claro cuál es el uso exacto, supongo que se esparcirán previamente, o que se untará algo... Ni idea.

-Cognatufilia: Dícese del avezamiento sexual provocado al saberse espiado por un cuñado o cuñada. Esta práctica no incluye mantener relaciones con el mencionado pariente, sino sólamente saber que nos está observando mientras nos ejercitamos sexualmente (en soledad o compañía).

-Regefilia: La excitación sexual se produce sólo al mantener relaciones con algún miembro de la familia real.

Espero no haberles dado ninguna idea. Hasta más ver.

Lo dice Diana Aller

5 comentarios :

Luis dijo...

Bueno, a mí que me vea mi cuñada no sé, pero saber que al otro lado del tabique no está escuchando debo reconocer que le da su puntito. Soy un enfermo, o al menos lo estoy, porque el caso es que ella es y me resulta asexuada la pobre, es sólo por molestar.

Anónimo dijo...

jajajaja pero te las inventas o existen de verdad??

excitado por cuñadas dijo...

Si, yo también estoy en el punto de las cuñadas... vamos... que yo tengo dos y llevo años imaginando que me pegan un polvo que me dejan seco.

Anónimo dijo...

Te falta el rollo "zapapolla".

Contradicto dijo...

¿La regefilia especifica si ha de ser con la familia real propia, o puede ser con la de otro país? Porque a mí la princesa sueca me pone, para ser sinceros...