miércoles, 10 de junio de 2009

TRISTEZA

He estado mirando una revista gratuíta. Una cualquiera, da igual cuál, porque son todas muy parecidas. El caso es que me he puesto triste. Salía un montón de gente deseosa de figurar en ese marasmo extraño de gratuidad de papel. Fotógrafos que quieren ser retratados, ilustradores sin trayectoria, músicos sin talento, diseñadores sin formación, estilistas merecedores de carcel ... Todos allí, pujando por una inmerecida fama. A lo mejor alguno tenía algo de genialidad, no lo sé, pero en ese espacio pequeño, en ese universo de hoja caduca, no lo ha demostrado.
Pareciera al hojear una de estas publicaciones que el éxito y la modernidad dependen de una chaqueta extraña y una foto de anormal composición. Pareciera también que hay que resumir en una prosa mal hilvanada las experiencias artísticas a modo de refrendable currículo. Pareciera, al fin y al cabo que el talento ha muerto, que el periodista se percibe como creador y que la publicidad apenas se distingue de la noticia.
No pasa nada, también me pone triste ver gatitos callejeros o Enrique Ponce. Me sobrepondré.

Lo dice Diana Aller

14 comentarios :

Anónimo dijo...

Ánimo, Diana. El viernes va Antonio David al DEC. La vida tiene estas pequeñas alegrías...
Petronia

Anónimo dijo...

Qué bien escribes, jodía...

Millana dijo...

snif

Anónimo dijo...

"Pareciera, al fin y al cabo que el talento ha muerto, que el periodista se percibe como creador y que la publicidad apenas se distingue de la noticia."

GRANDIOSA FRASE, DIANA.

Por mi parte, comentar que mi muy personal opinión es que la profesión de "periodista" debería desaparecer. Debería ser simplemente alguien con una formación específica en algún tema concreto, que supiera de lo que habla, y que no tuviera mas intención que informar honradamente.

Actualmente hay un montón de mediocres acomplejados, que se llaman "periodistas" (absurda, superficial e inútil licenciatura), que quisieran destacar por encima de los que saben que tienen verdadero talento (a los que odian secretamente), gente sin escrúpulos dispuesta a manejar a las masas usando o bien estrategias de márketing psicológico, o bien simplemente mentiras (eso no es informar), a cambio de poder, fama o dinero, y siempre sucios perros esclavos del poder político. Los políticos, otra sucia casta aún mas baja que la casta periodística.

Lamento esta opinión, pero es que no consigo tener otra. Aunque siempre hay contados casos especiales de honradez, talento e independencia, claro.

Saludos de carnívora.

PD.: no estés triste por ir viendo el mundo como es. Y sí, Ponce y Palomita deprimen hasta a los que les gustan los toros.

Javi dijo...

Siempre habrá quienes confundan "fama" con "éxito".

Jorge dijo...

Diana, igual estabas triste desde antes de hojear la revista. Yo no te había visto en la vida (te conozco del blog) pero en la última semana me he cruzado contigo tres veces y tenías aspecto de estar muy cansada/agobiada/enfadada.

Con el tiempo la manera en la que miramos las cosas cambia, pero las cosas no cambian. Eso de lo que hablas ya existía cuando tú tenías veinte años. Entonces habría gente a la que seguro le pondría triste verte a ti en las revistas haciendo el chorras y siendo la más moderna (eso pensarían ellos, no sé si eso pensabas o querías conseguir tú)..

raquel dijo...

Me ha gustado mucho este post Diana,
Y ¿qué piensas del aumento de publicidad sexista y prostitución en la prensa escrita? me parece que los debates sobre la explotación sexual de la mujer, están cada vez más lejos de plantearse.

Igual te he bajado el ánimo más todavía. Nooooo, es bueno cultivar el espíritu crítico.
Un saludo.

Noe dijo...

Querida Diana:

No recuerdo exactamente que andaba buscando en Internet una madrugada de agosto hace dos años cuando tropece, incidentalmente, con tu blog. Como tengo el desafortunado hábito de leer hasta las etiquetas del dentífrico, leí la entrada, y retrocedí luego algunas más; Entonces decidí que esta iba a ser uno de los vínculos que inaugurase la sección que lleva ese nombre en el explorer, y desde entonces curioseo por si hay una entrada antes de irme a dormir.
Te he leido divertida, enfadada, disgustada, agobiada y desencantada -sería extraño no estarlo nunca- con este mundo. Te he leido recién levantada de una noche de fiesta, y en las reflexiones más peregrinas imaginables,... Pero nunca te había leido tan triste. Y lo siento de veras, querida Diana, por tí sobre todo, y porque, como puedes comprobar, somos muchos a los que se nos contagia...

Una sugerencia: teniendo en cuenta tu extraordinaria capacidad de expresión, hecha un vistazo al mundo el turismo, creo que te iria bien.

Y cuidate mucho...

Anónimo dijo...

Muy bien, Jorge tu comentario. Supongo que es como ver una fiesta desde fuera cuando tu no tienes ganas de divertirte. Que te parece que la gente hace el ridículo y el gilipollas.

Anónimo dijo...

No te pongas triste tú, que nos entristeces a todos, wapaa!!!
¿por qué te pone triste Enrique Ponce? jejeje
Un besazo

Anónimo dijo...

32, hoy cumplo 32 años o añazos segun se mire, y mañana 12 de junio de 2009 hara un mes de la muerte Antonio Vega Talles. El compositor e interprete de "La chica de ayer" y de muchas otras buenisimas y quizas mejores canciones, a mi juicio y al de muchos. ¿Y todo esto que tiene que ver con tu texto?... ya respondo yo, pues no lo se. Quizas que hace un mes yo sentia tristeza por otra razon distinta a la tuya, a la que expones aqui. Se agradece que no hicieras mencion alguna, los silencios son respeto cuando vienen de personas que no tienen simpatia por otras, esta en cuestion. Gracias, gracias Diana Aller.

ecda

Anónimo dijo...

ecda ha vuelto!!!! :D
se te hechaba de menos...
ay lady di, you are so adorable, don't be sad

diego dijo...

Me pregunto donde esta la dignidad de aquellas personas...que actuan de tal manera.

esta triste , pero vas a estar alegre nuevamente sn lapsos.

que estes muy bien y tengas un lindo fin de semana, un abrazo.

au revoir.

Anónimo dijo...

¿A usted también le ponen triste los gatitos callejeros? Lógico.