lunes, 22 de junio de 2009

QUÉ PODERÍO TENGO EN EL COÑO METÍO

Como algunas me han preguntado qué dispositivo me inhibe de menstruar, me he decidido a contarles la historia entera, porque es de esas tan comunes en las que se acaba diciendo "Esto sólo me pasa a mi". Como no puedo excluir de la lectura a los varones, advierto a las féminas -a quienes va dirigida esta columna- de que pertenece a mi intimidad más rigurosa, por lo que, seguro entenderán el trago que para mi supone.
Cierto día, recién estrenado mi seguro médico, tuve que dirigirme a urgencias ginecológicas. No había hecho nada raro... Simplemente, se me había quedado un tampax dentro de mi anatomía, algo que, dado lo acelerado de mi vida, no era la primera vez que ocurría. Confiada en lo sencillo del procedimiento, esperé paciente mi turno en la Clínica de la Milagrosa.

Me atendió un médico moreno y alto, con una voz radiofónica y unos modales exquisitos. Apurada, le expliqué el problema. Me pidió que me desnudara de cintura para abajo y me tumbara en la camilla con los pies en los estribos. Él adoptó una posición inmejorable con respecto a mi vagina, aunque, eso sí, yo estaba cubierta con esa absurda sabanita que te dan para que no te vean ¿una deficiente depilación de piernas?, muy pudorosa y tímida.

Me miró en silencio y me dijo "Esto es muy feo".

Y antes de que le partiera la cara, me comentó que tenía un quiste por ahí. Le dije que lo sabía y mi ginecóloga no le había dado importancia "Pues la tiene" dijo mientras me extraía el momificado tampax. "Esto hay que retirarlo; puede ir a más, infectarse..." y antes de que continuara con los pormenores le dije que perfecto, que me ponía literalmente en sus manos.

Miró su agenda y dijo "Tengo quirófano el día tal ¿Te va bien? Dije que sí y me emplazó en su consulta para hacerme pruebas preoperatorias.

Convencida de que la extirpación de mi quiste significaría un decisivo cambio de ginecólogo, acudí a su consulta, en una pija localidad cercana a Madrid. En la sala de espera siempre había embarazadas cuarentañeras, con joyas verdaderas y tinte de pelo opuesto al color de sus cejas.
Mi encuentro con el doctor fue agradablemente surrealista. Comenzó diciendo que me parecía a Bjork, continuó contándome que estaba separado de la madre de su hija y acabó por convencerme de que tenía que ponerme un "Mirena" aprovechando la operación. Básicamente, es un método anticonceptivo, que se coloca entre el útero y las paredes vaginales y "funciona" durante 5 años. Lo atractivo del producto, es que la menstruación se va retirando poco a poco, pero no la ovulación. Los ciclos continúan pero estériles y sin manchado. Y la fertilidad se recupera en el mismo momento en el que se retira el invento, sin cirugía ni operaciones...

Como gusto de experimentar con todo y soy bastante lanzada, me pareció buena idea probar. El doctor me advirtió que no mirara en internet más que la web de bayer (el fabricante del dispositivo) porque "la competencia se metía en los foros para difundir mentiras". Esto, lejos de amedrentarme, me animó más; y por supuesto lo primero que hice al llegar a casa fue leer las experiencias de usuarias, y no las de la web de bayer, que era promocionalmente horrible. Algunas decían que retenían líquidos, otras que se deprimían y las menos, que no habían aguantado más de tres meses. Algunas estaban encantadas, y me convencí de que yo sería una de ellas. Alparecer la líbido puede bajar con el uso del Mirena, pero no me importó lo más mínimo...
Mi nuevo ginecólogo me había convencido de que era mi método anticonceptivo ideal: por edad, por tendencia a tener quistes (?) y por mi carácter olvidadizo para con mi higiene femenina. Ni siquiera me preguntó si tenía una vida sexual activa o si deseaba tener más hijos... Era evidente que Bayer le trataba muy bien y él correspondía.
Me operaron poniéndome un sedante muy agradable primero y una anestesia lisérgica después. Desperté ciega perdida en un box blanco. Al lado oía a otra chica a la que no veía, porque nos separaba un cortinaje, pero a juzgar por la conversación y las risas, debía estar más colocada que yo. Decidimos, -atención- que seríamos "amigas para siempre".
Cuando llegó mi ginecólogo, no se me ocurrió decirle otra cosa más que "Qué bien te queda esa camisa, estás guapísimo". Me dijo que todo había ido bien, que ya no tenía quiste y que el famoso "Mirena" estaba perfectamente alojado en mi interior.

Pasé una noche en el hospital y me fui recuperando poco a poco en los días sucesivos. Daba una imagen muy poco seria, sentada sobre un flotador de Mickey Mouse de mis hijos en el trabajo, pero nadie se atrevía a preguntar, así que perfecto. (Doy por hecho que mis compañeros pensaban que yo sufría de hemorroides).

Fui a la consulta de mi médico para que me revisara. Cuando pregunté por él en la recepción, las chicas que atendían se miraron con cara de interrogante. Una de ellas, seria casi borde, me dijo "El doctor Tal ha desaparecido"

-¿Cómo que ha desaparecido?

-"Pues que no sabemos nada de él desde hace unos días, no coge el móvil y no viene por aquí. Si quieres te puede atender otra doctora..."

El hombre que más horas (¡cuatro y media!) ha dedicado a mis genitales, y que me ha metido lo más raro del mundo vaginalmente... a lo mejor es un extraterrestre que me ha implantado un objeto de precisión nanométrica para estudiarme, a lo mejor es un loco o el Arcangel San Gabriel, que se aburría... Nunca lo sabré.

Y esta es la historia. Hoy no tengo ni la regla ni ginecólogo. Y, por cierto, soy fanísima de Carnívora.

Lo dice Diana Aller

30 comentarios :

Anónimo dijo...

"Esto es muy feo" Me ha encantado.
Helena

Anónimo dijo...

"qué bien te queda esa camisa, estás guapísimo"JAJAJAJAJ

Cristina

Anónimo dijo...

Ay, ahora no sé qué decir, estoy sinceramente flipada y trastornada al leer que Diana es fanísima de mis carnívoras tonterías (siendo yo fiel fanísima de Diana desde que la encontré, y odiando Diana los comentarios largos), y ponerme blandita se me da fatal. Lo diré en mi estilo bruto: Gracias, Diana, yo también te quiero, y el poderío lo tienes en el coño, en el cerebro y en el alma. Esto si es FEEDBACK del grande.

Tu post, impactante, lo que me he podido reir con el médico, que bien escribes, jodía. Yo confesaré que en épocas de estrés y por tanto de despistes, mas de una vez se me olvidó el tampax (súper) dentro, pero lo espeluznante es que una de las veces me puse otro súper y no me dí cuenta hasta que no me saqué los dos. Después de los años, ahora les he cogido manía a los tampones, no sé porqué, odio eso dentro, y me incomoda mancharme las manos al ponerlo y sobre todo al quitarlo (perdón por la guarrería).

Me ha impactado tu relato ginecológico, como lo has llenado de de tensión, misterio y aventuras. Yo creo que tu ginecólogo era como dices el arcángel San Gabriel, que fue un extraterrestre adelantado que fecundó con una paloma a la Virgen María sin que conociera varón, o sea sin polla, o sea, inseminación o fecundación in vitro.

Fdo.: Carnívora

Anónimo dijo...

jaja tu siempre tan audaz

Anónimo dijo...

Me parece muy fuerte toda la historia, y, efectivamente, muy íntima. Gracias por compartirla (y de esta forma tan divertida, pero es muy fuerte, si). Voy a comentarle a mi gine lo del Mirena... Me interesa. Gracias.

Anónimo dijo...

q GUAY!! Me encanta que desapareciera ... Seguro que se fue unos días, pero ya ha vuelto, has probado?? Y la líbido que tal??
Muchos besos

Milena ;)

Anónimo dijo...

Soy varon y lo he leido. Y mi escueto mensaje de hoy se resume en: Diana ahora te conozco un poco mas.

PD: Propongo que este foro cambie de nombre seria lo justo.

"Lo dice Diana Aller & Carnivora"

ecda

Anónimo dijo...

Y eso es seguro? No tiene contraindicaciones? No has pensado Diana que seguramente tu gine, se fue de vacaciones a Cancun como plus de las ventas realizadas de Milena? Tanto interes en ponerte uno rápidamente, es que le debia quedar uno para el plus.

Anónimo dijo...

Te puede interesar, como que no. Yo te lo dejo ahi, es que me acorde de ti.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/crisis/peor/l/s/segund/s/espos/s/elpepusoc/20090623elpepisoc_1/Tes

ecda

Anónimo dijo...

Eso que dice ecda me alarma, aún en broma, ese protagonismo no lo veo ya normal, yo soy un accidente temporal y Diana un hecho artístico atemporal confirmado.

Un saludo a ecda que creo es aquí un comentarista fiel e imprescindible.

Por cierto, eso que dices, Diana, "por mi carácter olvidadizo para con mi higiene femenina", es muy gracioso, pero no, no, no, no es una expresión cierta, eres despistada, pero estoy segura de que tu higiene es perfecta y te duchas o te lavas tus cositas, y te cambias, a diario. Y que nadie diga otra cosa.

Fdo.: Carnívora

Anónimo dijo...

Me acabo de poner un Mirena, que casualidad.., Espero que mi libido no se entere de puede afectarle, tengo yo una libido muy especial, que sube y baja sin motivos aparentes.

Anónimo dijo...

¿Has probado a poner el nombre del susodicho ginécologo en Google? igual está buscado en más de 30 países

Anónimo dijo...

Hubiera sido peor aún si te llegan a decir: "doctor Muerte? no hay nadie con ese nombre en esta consulta... debe de estar usted equivocada..."

o

"¿Doctor Mireno? lamento decirle que murió hace un año..."

o

"¿Doctor Alberto? Soy yo... (con voz grave y falsamente suavizada) pero puede llamarme doctora Verónica..."

placida dijo...

muy buena la historia! mi parte favorita es cuando tu compañera y tu box os prometeis ser amigas siempre :D
quisiera aportar un par de enlaces al tema de la regla del post anterior.
No sé si mucha gente aquí ha oído hablar del "mooncup". Es un tampón de latex reutilizable y que mejora la higiene con respecto a los tampones de algodón:
http://www.mooncup.co.uk/menstrual_cup_la_copa_menstrual_en_espanol_espana.htm
Algunas amigas que lo han usado no pueden vivir sin él; a otras no les convence por lo que sea.
Otro enlace, el museo de la menstruación:
http://www.mum.org/
Ah! y para terminar una película fundamental sobre el tema: Carrie, comentada por ana elena pena:
http://anaelenapena.blogspot.com/2005/12/carrie-la-maldicin-de-la-sangre.html
xxxxxx

Anónimo dijo...

De la web de Mirena:
"...(el)cilindro está a su vez recubierto por una membrana que regula la liberación a un ritmo constante y en cantidades muy pequeñas (20 microgramos cada 24 horas) -hasta por 5 años-"

Oye...qué ocurre si se rompe y libera toda su carga nuclear en un instante?

yo,lamiss dijo...

Ese tío te ha implantando un microchip. Lo que no se es por qué motivo... Pensaré en ello. Bueno no, que, irremediablemente, me vienes a la cabeza con las piernas abiertas en los estribos xDD

Anónimo dijo...

un post chulísimo, didáctico y misterioso. Por donde andará Dtr. implante????

Anónimo dijo...

Las mujeres y los hombres que te leemos nos estamos preguntando por los temidos efectos secundarios. ¿Retienes líquidos? ¿Te bajó la libido? Dime que no, que no quiero hacerme la vasectomía, que soy hemofílico.

Anónimo dijo...

Otro modelo de similares caracteristicas.

www.educima.com/ancla-t10093.jpg

Diana da señales de vida por favor, estamos pensando lo peor. Si, por supuesto, me refiero a que te has ido voluntariosamente con el doctor a un lugar idilico donde poder disfrutar de los mas primitivos placeres que puede ofrecer el cuerpo humano.

ecda

Aurelia dijo...

Yo llevo tiempo leyendo sobre la mooncup desde que vi un documental sobre no se que, me gustaria probarla pero me imagino saliendo del aseo de la oficina con la copa llena de sangre para limpiarla en el lavabo y volver a ponermela y no lo veo claro....o en el baño de un restaurante o peor aún en un festival!!
Me lo pensaría si trabajara en casa o fuera ama de idem.

Marcos dijo...

Lo mejor lo mejor lo mejor, el título de la entrada. Para mí, antológico.

Eres lo más, ansío tus entradas con locura.

Un abrazote,

chiri dijo...

Y tú queriéndote ligar al fantasma.

Harry Sonfór dijo...

Ah, qué bonita entrada. No le quepa duda de que el doctor desaparecido era un extraterrestre. ¿Y el avance ginecológico que van a tener las extraterrestres gracias a usted?
Gracias

Anónimo dijo...

yo estoy empezando a pensar que uno de los efectos secundarios a corto plazo del "bicho" en cuestion, es la desinhibicion de la practica de actualizacion de blog, eso o que Diana esta secuestrada en una clinica e incomunicada.

ecda

Anónimo dijo...

"mi carácter olvidadizo para con mi higiene femenina."????
El doctor no ha desaparecido, eso era una excusa para no tener que examinarte otra vez!

...y si a ti ta ha bajado la libido no te digo lo que se nos ha bajado a los demás leyendolo.

Anónimo dijo...

Yo, pensando en positivo, imagino que a Diana la están llamando para trabajar en otro programa, no sé, podría ser "el desayuno" (los invitados prepararían sus propios churros o pan tumaca), o "la merendilla" (unas perrunillas o prestiños con café o colacao). Lo que fuera, sé que lo haría bien.

Aunque igual Diana está sólo en plan zen. Elucubraciones. Diana, sin tus actualizaciones estamos como vaca sin cencerro. Lost.

Fdo.: Carnívora

Ramón dijo...

Para mi que no era ginecólogo, es muy habitual en las clínicas privadas, donde hay intrusismo o como dicen ahora, usurpación de funciones.
O son médicos generales o A.T.S. o incluso auxiliares de enfermería, o de países latinos donde se han quedado a mitad de carrera.

Yo de tí... investigaría

girl dijo...

Es verdad!!!! Eres igual a Bjork!!!!
Qué buenas tus historias!
beso

dianamc dijo...

:)
Gracias por compartir tu historia! Y felicidades por tu blog!! Saludos, Diana.

Eva María Bernal dijo...

Jolines, Diana, qué post, me parto, vaya historia!