miércoles, 27 de mayo de 2009

UNA NUEVA ECONOMÍA

Como no tengo trabajo, voy a recoger a mi hijo al colegio, algo que para él es una novedad y para mi un interesante estudio de campo. La mamá de Jose Antonio va todas las tardes a por su hijo, y hablamos de nuestras cosas. Ella tiene 24 años, y me cuenta que va a cambiar a Jose Antonio de colegio, porque vive lejos y prefiere ahorrarse el abono-transporte del niño. Me dice que su marido, maquinista de obra y ecuatoriano, está en paro. Sin querer ofender, pero realmente muy intrigada, le pregunto si ella no se ha planteado trabajar. Me dice que ni hablar; que recibe un subsidio de 600 euros, por ser madre menor de 25 años, y que para ganar lo mismo trabajando, pues prefiere no trabajar, claro. Así que los papás de Jose Antonio están todo el día en casa, y el curso que viene su niño cambiará de compañeritos de pupitre, para no gastar en abono transporte, porque no parece que vayan a cambiar las cosas.
La palabra crisis vende. Interesa, porque a todos nos afecta en alguna medida. Y el gobierno, -y por gobierno no me refiero al estatal, sino al conjunto de poderes políticos regionales, de Ayuntamientos y locales- crea medidas "anti-crisis" para velar por nosotros.
Y todos encantados, nos agarramos a "papá-Estado", para que nos solucione nuestros problemas, dando carta blanca a la banca, la principal culpable de la situación, que lejos de mejorar, sigue actuando con ilimitado poder, dinamitando su propio sistema (el más descarnado de los capitalismos).
¿Y así hasta cuando? Es más cómodo llorar, cobrar subsidios para ir viviendo, comprarnos un iphone, y que solucionen esto los políticos y los bancos...
No hay redes para apoyarse, los sindicatos son como pequeñas empresas pervertidas que miran sólo por sus sectores, y las iniciativas privadas persiguen el lucro como principal objetivo.
Miles de inútiles -de esos que se vanaglorian de escaquearse del trabajo, de cobrar bajas ficticias y defraudar hacienda- ocupan puestos de trabajo que podrían ser útiles. A muchos, sale más caro echarlos que mantenerlos... Pero confío, de corazón, que la razón se imponga sobre el politiqueo, que la rentabilidad se mida de forma justa y que el trabajo no sea "cubrir un expediente" o tener una nómina, sino el esfuerzo por sacar adelante empresas, ideas e ilusiones.
Disculpen la redundancia, pero nunca pensé que pensaría así: Hay que organizarse, hay que crear nuevos sistemas, hay que luchar, hay que autoabastecerse... Porque nadie lo va a hacer por nosotros.
Sigo pensando que esto no es una crisis, es un cambio de sistema económico, y cuanto antes nos demos cuenta, mayor capacidad de reacción tendremos.
Espero que Jose Antonio, mis hijos y sus coetáneos, crezcan rodeados de valores, que aprecien el esfuerzo como único camino viable al éxito, que sean combativos y críticos y que el mundo deje de ser un "Sálvese quien pueda" egoista y amoral. Es lo bueno de una economía decadente...
Por el bien de todos.

Lo dice Diana Aller

19 comentarios :

Anónimo dijo...

No puedo estar más de acuerdo. ¡Basta ya de tanto chupóptero! Algunos queremos trabajar e inclusocrear empleo. Es increíble que haya tanta gente que presuma de escaquearse, que cobre primas injustificadas, que se suba el sueldo porque si... Muchos están intentando "llevarse" todo lo que pueden, porque se imaginan lo que se nos va a venir encima después... Yo también espero que se haga justicia y que la gente que vale -como tú- trabaje con dignidad. Ánimo, Diana

Pablus

Anónimo dijo...

meritorcariarrrrrrrrrrrrrrr!!!

Anónimo dijo...

Sí, hay más gente cobrando ayudas y subsidios que personas trabajando. Si vives con el padre de tus hijos pero no te has casado puedes optar a mil ayudas-subsidios, pisos-alquileres-guarderías baratos, etc. sólo tienes que decir que eres madre soltera y empadronarte con tus padres...¿un poco triste no? pero cuela que es lo que importa…
Yo creo que la crisis es relativa. Están los que no gastan pq realmente están apurados y los que no lo estamos en cuestión de dinero estamos tan deprimidos del provecho que se sacan algunos que al oirlo compramos más que nunca para animarnos... En internet todo se agota antes de que pueda comprarlo, miedis!...jeje

Javi dijo...

La palabra "crisis", como tu bien dices, sirve para vender y excusarse. Un compañero de trabajo con el que vuelvo en su coche comentaba ayer mismo. "Un vecino quiere que instalemos una rampa en la entrada de casa porque su mujer está impedida. Pues lo lleva claro, que eso es casi 6000 euros y para una sola persona" Como me quedé clavado y callado continuó, "Bueno, al final se hablará en una reunión, pero lo lleva claro (ahora viene lo mejor) que se cambió la antena hace poco y fue una dinero, no tanto pero claro, la antena la disfrutamos todos, no sólo su mujer" Luego continuó hablando de la crisis y de lo mal que está la COSA. A lo que yo le conteste

-"Y yo también estoy muy mal, no te jode" Diana dixit.

Javi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, llevas razón hay que intentar trabajar, y salir adelante. Todo es posible con nuestro esfuerzo, si solo nos lamentamos, no conseguiremos nada.
Así se habla Diana!!!

Anónimo dijo...

Yo si que estoy puteada. Estoy trabajando en una empresa pequeña, que siempe ha ido mal.Ahora a sobre con la crisis va peor. El jefe, está de deudas hasta el cuello. Debe cinco meses de alquileres, mas de un año de seguridad social, miles de euros a proveedores y a los trabajadores mas de tres meses de nominas. Y yo continuo trabajando... Debo ser gilipollas, creo que cuando empieze junio le denuncio. Como es normal él no quiere ponerme al paro.

Anónimo dijo...

Ya tampoco puedo estar más de acuerdo contigo, aunque al leer tu post he sentido un poco de desánimo, no veo fácil cambiar las cosas.
En fin, yo todavía estoy trabajando,realizo un trabajo que considero valioso, pero mi salario da risa. Lo dicho, estoy desanimada.

M0M0 dijo...

Me siento raro comentando en un blog pero como lo que voy a contar era algo que tenía que poner en palabras algún día aprovecho para hacerlo.

¿Nunca os habéis preguntado por qué, a pesar de la crisis, los resultados de las grandes empresas no empeoran tanto? La explicación corta es que las empresas grandes saben mejor que el resto que el futuro es impredecible. La explicación larga requiere paciencia y ganas de leer. Voy a ser aburrido.

Suponed que sois el director general de una gran multinacional que tiene el monopolio mundial de los churros. Vuestra finalidad principal es como mínimo mantener la situación de mercado y aumentar el margen de beneficios. Pero para conseguirlo debes predecir el futuro. Este futuro puede venir en forma de crisis mundiales, mejor competencia, problemas con el inventario... Todo eso se puede predecir en menor o mayor medida, el problema es lo que no se puede predecir. Lo impredecible tiene siempre un gran impacto sobre tu empresa por naturaleza, si no puedes predecirlo tampoco sabrás como reaccionar y cuando uno improvisa lo puede hacer bien o mal.

Volvamos a la piel del director general. Has estimado que el 99% de sucesos son predecibles mientras que sólo un 1% es predecible con métodos de estimación robustos. Caben dos estrategias. La primera es saber más de tu mercado para conocer más posibilidades y convertir ese 1% en un 0.01%. La segunda es más interesante: hacer que sucedan menos cosas. ¿Cómo se consigue? Liquidando sucesos sin parar, mermando la creatividad, estableciendo malos entornos para el desarrollo, influyendo negativamente en la política de subvenciones, etc.

El problema es que, si suponemos cierta la teoría de las colas anchas (también llamada por Nassim Taleb, la Teoría del Cisne Negro) el primer método nunca es efectivo porque en realidad no tenemos ninguna manera realmente adecuada ni para estimar ese 1% ni para reducirlo porque es imposible establecer la frontera de lo impredecible. Los asesores listos lo saben así que aplican la segunda y ahí viene el problema ante la crisis.

Cuando la situación de tu empresa dominante se hace complicada te vuelves agresivo e intentas lapidar cualquier conato de suceso. Los bancos mejoran las cuentas corrientes pero no dan crédito, Microsoft sube el precio de las licencias pero las regala a los colegios para captar a los niños, dos multinacionales se fusionan para reventar un nicho de mercado y reducir sueldos... Las estrategias posibles son casi infinitas.

El resultado es que de la crisis no cabe esperar una nueva economía sino una terrible profundización de las estrategias nocivas para el mercado. No es magia sino las matemáticas de la reducción de riesgos.

Aunque parezca paradójico no hay demasiados economistas que sepan de reducción de riesgos. Nos lo dejan a ingenieros más avezados a mover sistemas dinámicos fuertemente no lineales como la turbulencia (mi gremio) o la estabilidad hidrodinámica. Hay que saber de correlaciones, espectros, intermitencia y demás cosas aún más aburridas.

Hala, ya me he quedado a gusto.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que no hay que ser un aprovechado, pero esta situacion se corregiría si los salarios mínimos no fueran tan irrisorios. No es justo ni de muy lejos tener trabajando a una persona por 600 euros al mes. Que no somos esclavos o si no esto va a acabar pareciendo Germinal. Además, la gente que acepta trabajos con sueldos tan bajos revienta el mercado laboral y no nos beneficia a ninguno.

Un saludo.
Birrólogo.

Anónimo dijo...

Grandísimo post Diana. Veo que eres capaz de modificar el pensamiento sobre determinados temas a medida que cambia la realidad. Eso se llama inteligencia obtenida a través de la experiencia. Los idiotas nunca cambian su forma de pensar. Creen que así son "fieles a sí mismos" y sólo son unos estrechos puritanos con su catecismo, de izquierdas, o de derechas.

Como dices, hay que cambiar de mentalidad. La necesidad nos lleva a alejarnos de los mundos ideales de los subsidios y las prestaciones y a preguntarnos que si nadie cotiza quien los pagará.

Me cansa tanta gente de treintaitantos que se niega a madurar y siguen reivindicando izquierdas utópicas sin conexión con el mundo. "Vamos a cambiar el mundo". Pues empieza aportando alguna solución coño, aparte de reivindicar, que es muy cómodo y juvenil. Crea, suda y esfuérzate.

Y sé honrado y decente. Ese concepto siempre fue de izquierdas y ahora parece que es de derechas. Para leer lo que tú dices aquí me tengo que ir ahora a páginas o periódicos de derechas. Pues vale. Esto es un concepto universal para el progreso y para una sociedad justa. Esfuerzo y honradez. Y antes de repartir, hay que generar, y para recibir, hay que merecerlo.

Me parece super guay lo que dice el BIRRÓLOGO. No podemos aceptar sueldos de 600 euros, hay protestar contra la patronal. Vale, y cuando la patronal, o sea, los que tienen dinero, decidan no moverlo, porque no ganan lo que esperan, y dejarlo en el banco sin crear empleo ¿a quien vas a protestar? Cuando esa gente se lleva las fábricas a Marruecos porque allí cobran 300 euros y tú ya no cobras nada ¿a quien vas a protestar?

El empleo se crea en gran medida con las pymes y con los autónomos, yo no lo soy, pero admiro a los que lo son porque tienen gran valor, están dejados de la mano de Dios y del Estado. ¿Por qué coño cree la gente que tanto taxista oye la COPE? No tienen un defecto mental, como creen los guays de izquierdas, es que el socialismo los abandonó. Montar hoy una empresa requiere Dios y ayuda. Y no la hay. En vez de ayudar a las pequeñas empresas que intentan levantar cabeza, subsidian gente y crean empleo de duración limitada relacionada con obras de contrucción del Estado. Pan para hoy y hambre para mañana, para el trabajador, y para todos, pues el Estado cada vez se irá debilitando y menos gente podrá recibir cobertura social.

Ah, y lo dicho, al que no le gusten los comentarios largos, que no los lea. Todos los sensibles somos susceptibles. Y a mucha honra.

Carnívora

Raba De Calamar dijo...

Tiene usted razón, ¿pero por qué pretender encajar en un sistema que no funciona? Explotarlo es una forma de boicoteo servil, pero boicoteo, o eso me gustaría pensar.

Vayamos guardando provisiones.

Anónimo dijo...

Y todos encantados, nos agarramos a "papá-Estado"? que el susdidio del paro es para vagos? desde luégo yo tampoco pensé que ibas a pensar como un facha del Barrio de Salamanca que vota a Aznar. Que fuerte!
Quiers decir que llevo años trabajando y pagando a hacienda y a la seguridad social una parte enorme de mi sueldo para que luego me paguen un subsidio de paro y resulta que para ti eso es un 'regalo para los vagos chupòpteros'?
Pues mira segun tu forma de pensar (que se llama neoliberalismo) si no tienes trabajo es PORQUE NO VALES, NO SIRVES, NO ERES UTIL PARA EL MERCADO LABORAL
Háztelo mirar Diana o lo próximo será ¿el aborto es una asesinato? ¿la homosexualidad es una enfermedad? o peor: "Comentario suprimido El autor ha eliminado esta entrada"

Anónimo dijo...

El subsidio del paro es como su nombre indica, para el que está parado porque ha trabajado. Y un colchón necesario para que mientras busques otro empleo.

No entiendo que te den 600 euros al mes, como a la chica que cuenta Diana, porque te fuiste de fiesta, se te rompió el condón (o ni te lo pusiste), no pusiste interés ni tan siquiera en pedir en un consultorio la píldora del día después, y trajiste una criatura al mundo a tontas y a locas y sin interés. Y ahora no te merece la pena ni trabajar. No me jodas. Y otras y otros cobran eso mismo ahora trabajando 10 o 12 horas diarias y hasta sábados. Si eso es justicia yo soy monja. Decir esto no es de derechas, es de sentido común.

A mi me retienen un 21% y mira, estoy tan contenta, siempre sepa que mis impuestos se utilizan con cabeza, no en determinados subsidios injustos, que generarán mas pobreza futura, ni en coches, comidas y hotelazos para determinados paletos en cargos autonómicos que no saben hacer ni la o con un canuto. Pero aquí no se te ocurra pensar o ser sincero, no vayas a decir nada con sentido común que critique a la izquierda, ni seas centrada, que vendrán los nuevos curas espabilados de la izquierda y te acusarán de seguir a los curas rancios de derechas. Y sacan a Franco y al doberman de paseo. Asco de pais. Así nos va.

Carnívora

Anónimo dijo...

Es que cuando ha dejado de ser esta juli una pija facha del barrio de Salamanca?

Anónimo dijo...

Carnívora, creo que tu régimen alimenticio es más bien omnívoro, le pegas a todos los palos... capitalista, de derechas, de izquierdas, socialista... Menudo cóctel de ideologías. Bueno, bueno, está bien pensar por uno mismo, pero al final lo que queda es que hay que hacer un esfuerzo por todas las partes implicadas, no sólo del empresario, sino también de los trabajadores y de los gobiernos.
Yo no soy un zángano que va al trabajo a escaquearse a la mínima. Mi trabajo es de calidad y es justo que espere una recompensa. ¿Utópico? Tal vez, pero todos tenemos una idea de lo que es justo y de lo que no.
Creo que en este país, y me imagino que en los demás será igual, no existe una ética del empresario en cuanto a la generación del empleo de calidad, y eso se echa en falta. A veces parece que si un empresario hace contratos dignos a sus empleados va a quedar como un idiota. Y es una pena que sea así, porque a largo plazo al aumentar el número de salarios dignos se fomenta que la gente consuma más al disponer de mayor poder adquisitivo, lo cual es un empuje más para solucionar la crisis, lo cual repercute indirectamente en el aumento de beneficios de todas las empresas. (Hasta aquí es relativo porque hay sueldos y sueldos).

Si todos nos ponemos en plan mezquino, va a ser peor. ¿600 euros al mes por estar 40 horas semanales trabajando?. Esto sí qué es una vergüenza. Así ya se puede crear una empresa. Habrá que estirarse un poco, digo yo.

Reconozco que no soy empresario y lo veo desde la óptica de un trabajador, pero por lo menos en algunas multinacionales se exprime bien a los empleados y sin embargo sus márgenes de beneficios no se han recortado y menos las pérdidas. Por lo menos en el sector de las telecomunicaciones sucede así en ciertas firmas, que es el entorno que conozco un poco más.

Un saludo catecumenal.
Birrólogo.

Anónimo dijo...

Un saludo de carnívora, birrólogo. Cierto que como de todo y tengo un cóctel de ideologías. Rehuyo de ellas como de la peste. Una ideología o una religión, que vienen a ser parecidas, tienen unas normas que te dicen cómo debes pensar ante cualquier circunstancia, e impiden adaptar el pensamiento a la realidad. Y cuando lo adaptan, siempre acaba siendo de forma corrupta y en beneficio de unos pocos. Sólo me interesan el beneficio común y el mío propio, y una gestión que procure una mejora social a largo plazo. Para eso hay que tomar cosas de la izquierda y cosas de la derecha. No hay otra fórmula.

Lo que me atraganta es que me metan fórmulas de derechas, y para beneficio de unos pocos, con márketing de izquierdas como hace el PSOE. Y otras muchas cosas mas que no detallaré. Y de la derecha me atragantan esas imposiciones morales y que sigan con la iglesia a cuestas y obviando que hay que intentar una igualdad social. Eso sí, igualdad con esfuerzo, sin regalitos, ni subvenciones como gusta el PSOE, que entorpecen la libre competencia, la creatividad y el esfuerzo personal.

En fin, se trata de conocer cómo funciona la gente y dar las condiciones para que mejor se desarrolle. No de darles lo que piden como hace el PSOE, todos pediríamos sueldo Nescafé, no te jode. La izquierda parte en política y educación de un ser humano fantasioso. En general, izquierda y derecha parten de una concepción previa del ser humano, y no cambian sus tácticas aunque la realidad les diga que unas medidas no funcionan.

Y sí, hay que ponerse en la piel de autónomos, trabajadores por cuenta ajena, funcionarios,... Y controlar qué pasa en esas grandes empresas y multinacionales, agujeros de dinero permitidos por este y otros gobiernos.

Merkel ha castigado a los empresarios que por culpa de su gestión hayan llevado a la empresa y a sus trabajadores por mal camino. Tendrán que pagar con su propio salario. Además, sus ayudas monetarias se dirigen a los alemanes de a pie, no a los bancos ni a empresas multinacionales, como se ha hecho aquí. Qué socialismo ni que obrero es eso, hombre. Y dicen que Merkel es de derechas. Si sería todo tan fácil como ser honrado.

Un saludo, gracias por contestar y perdón a Diana por el tochazo.

Saludos.

Armas pal pueblo dijo...

Ay, qué ingenuos son algunos... ¡Que a Aznar no le votaban sólo en el barrio de Salamanca, qué gano en Vallecas, o es que ya no os acordáis? Lo mismo se puede decir de la Tatcher o de Le Pen. Os habéis tragado un discurso político que parece una caricatura guerracivilista. Sólo os falta hablar de Franco.

Anónimo dijo...

Me gustan en la misma medida los comentarios de la carnívora como los textos de Diana. ¿Será algo platónico en el sentido filosófico del término?
Y siempre pienso que Diana tiene mucha guasa. No me creo lo del ginecólogo, pero para localizar a alguien así, puede que una llamada al Colegio de Médicos podría darte alguna pista de su paradero.

A la de una, a la de dos, un saludo birrólogo.
Hip!