lunes, 30 de marzo de 2009

CUANDO CHINA CONQUISTÓ VALENCIA



En los primeros asentamientos humanos de la hoy Comunidad Valenciana, una raza más avanzada (aunque en apariencia no demasiado) penetró por la costa y habitó aquellas tierras celtibéricas aun. Durante décadas tomaron el territorio sin mezclarse con los asilvestrados nativos de la zona. Dejaron una indeleble impronta cultural, pero no se sabe porqué, no hubo "colonización" genética. A los colonizadores les llamaremos "chinos". A los colonizados "valencianos".

El profesor Haskmain, especuló sobre el tema, descartando la incopatibilidad de ambas razas y asegurando que los niños nacidos de los ayuntamientos interraciales eran sistemáticamente asesinados. Como ambos pueblos, han sido siempre conocidos por su sanguinaria crueldad (Acuérdense de Mao Zedong, o de Anglés, según el caso) tiene cierta credibilidad esta teoría.
El caso es que los chinos dejaron en aquella tierra fértil cultivos de naranjas que crecieron y se multiplicaron como las de la China: jugosas y con un un dulce sabor que aun hoy sigue encandilando a medio mundo. Los orientales, menos empáticos que los oriundos valencianos, se adaptaron a la perfección a esas tierras fértles, hasta el punto de crear las primeras manofacturas en cadena, algo -es de todos sabido- chiflante para los chinos. Crearon florecientes industrias de calzado y muebles, tal y como aun siguen haciendo chinos y valencianos...
En gastronomía impusieron (por la fuerza además) el arroz como elemento principal de la dieta. De ahí nació lo que hoy conocemos como paella valenciana (no de la que hablé aquí)

Pero donde mejor se entendieron ambos pueblos, fue a la hora de abandonar el trabajo y dedicarse a la fiesta; unos y otros se emplearon a fondo en absorber las influencias de aquéllos sobre éstos: los bordados y telas abigarradas de los tradicionales kimonos, han ido mutando hasta convertirse en el traje de fallera que hoy conocemos, con visibles moños recogidos con agujas, tal y como los chinos enseñaron a los valencianos.

Caló muy hondo también el uso de la pólvora, (a unos y a otros les sigue encantando el "ruidaco")y los primeros ninots (también según Haskmain) podrían haber sido dragones de variado colorido.

Una vez que los chinos "desaparecieron" de tierras valencianas, lo hicieron limpiamente, borrando todo rastro del "Minimperio" que habían creado en la costa peninsular.

El pueblo valenciano, conformado como reino primero y como comunidad después, fue explotando y haciendo crecer todo cuanto los chinos les enseñaron, de tal forma que lo adaptaron y adoptaron como seña de identidad.

Incluso las sombrillas de las protagonistas de los cuadros de Sorolla, son un vago recuerdo de los quitasoles orientales.

Las pruebas de carbono 14 y los estudios sobre el tema, no concluyen sobre nada concreto y los hallazgos al respecto son tan sutiles que nada prueban de esta profunda relación que desde hace siglos se deja sentir en los países valencianos.

Sin embargo, mola creérselo ¿no?

Lo dice Diana Aller

14 comentarios :

lavidaexagerada dijo...

Y que de decir de las porcelanas: Pamesa, Porcelanosa,...
O ese gusto por el absolutismo "rollo Camps".
A favor, totalmente a favor.

Anónimo dijo...

Al habla un valenciano. No habia caido en tantas similitudes como nombras pero ya puestos a crear conjeturas varias dire. La bandera de la C. Valenciana (a partir de ahora: CV ) tiene por colores rojo, amarillo y azul, la republica china (a partir de ahora: RC ) es roja y amarilla. La CV tuvo la ruta del bakalao, RC tiene la muralla china que puede ser tambien una ruta. CV tiene como plato culinario por excelencia la paella, ingrediente base el arroz. En la RC se nutren del arroz continuamente. La CV ha estado experimentando un crecimiento demografico considerable, RC tambien crece demograficamente bastante. Srta. Aller vengase a vivir aqui pasaria tan inadvertida como la china Beatriz Montañez.

;-) aqui yo poniendo cara de chino, ecda

Contradicto dijo...

No lo diga usted muy alto que me conozco a un par de blaveros que estarían encantados de estar más emparentados genéticamente con los chinos que con los catalanes...

P.D.: Por cierto, ¿en esa teoría donde entran los bosques de palmeras?

Álvaro dijo...

Por no hablar de Chino Bayo o los caramelos Chinos

tan solo una cerilla dijo...

muy bueno...aunque habra alguno que este que trine...pero...

Anónimo dijo...

Querida Diana, queridos/as todos/as.
Me sorprendo a mi mismo viendo lo fácil que entro al trapo, pero usted lo merece.
La cuestión es que en mi familia que somos de ADN valençia, somos lo mas parecidos a los chuchos “mil leches”, de un total de 6 miembros y “miembras”, tenemos pelos rubio, castaño, moreno, liso, ondulado, súper-afro…, ojos grises-verdes, marrones, negros…, pieles lechosas, morenas, negras…, ojos rasgados, grandes, pequeños…, narices árabes, judías, afro, arias, etc., Y el aspecto va desde el árabe, al ario, pasando por la belleza griega mas autentica (que no soy yo), y algún rasgo afro. Además nos parecemos todos lo suficiente a los Papis como para no pensar en butaneros, lecheros, fontaneros y otros profesionales de “servicio” a domicilio. No crea usted bonitas historias que nos hacen soñar con antepasados exóticos, no entre al trapo en luchas de blaveros y catalanistas… Aquí en el reino somos así…, siempre que nos han venido a invadir por tierra, mar o aire (easyjet, airberlin), el buen valenciano, el autentico, en vez de coger las armas y revelarse.., a dicho: “ Heee.., nano/teta…, “nem” a ferse algo, i esta nit festa” “Heee.., tío/a…, vamos a tomar algo, y esta noche fiesta”…, hay algo mejor????..., se puede pedir mas????.., y así desde la noche de los tiempos. Aldaia califat independent…, EPV.

carlota. dijo...

Hay Diana como me ha gustado la entrada, me he reido , ha estado muy bien .

Saludos!!

raquel dijo...

Pues no vas mal encaminada
La conexión entre Valencia y China, se remonta a la relación que ambos crearon a partir del comercio del la seda,en aquellos tiempos que el puerto de Valencia era uno de los más importantes del Mediterráneo: se compartió iconografía, gastronomía, pólvora y sí, supongo que alguna mezcla genética debió de haber.
Un saludo, te sigo desde hace tiempo, es la primera vez que escribo y me admira sobre todo,tu maestría al centrar y llamar la atención sobre cuestiones de género como el ser madre.

rai dijo...

háblanos de tu paso por la ruta del bakalo, Di.

(o luta del bakalao, si lo plefieles)

Anónimo dijo...

Me da igual que sea verdad o mentira, simplemente el texto es sumamente ingenioso, directo y divertido. Tu estilo es diferente a casi todos. Un placer leerte.
Un saludo de la carnívora.

amonino dijo...

anda, añade "circuncidófila", no seas tímida! :-)

Anónimo dijo...

Jaja, vale, pues firmo carnívora circuncidófila. Aunque todo junto suena fatal, parece que yo misma las devoro... Aaarg, que impresión.
Saludos.

Maria Jose dijo...

Al Comprar naranjas valencianas va a recibir mayor calidad y podrá disfrutar del auténtico sabor de las naranjas frescas y naturales de Valencia.

Anónimo dijo...

Pues la conexión existe, no directamente, sino a través de los árabes que si que ocuparon las tierras levantinas durante mucho tiempo. También introdujeron el cultivo del plátano chino en Canarias.