jueves, 28 de agosto de 2008

ESTADÍSTICAS II

A finales del año pasado les comenté cómo era el perfil del usuario de "Lo dice Diana Aller".
Bien, pues, les pongo al día de cómo está la cosa a día de hoy, o lo que es lo mismo, a usted que está leyendo, le someteré a una radiografía, espero, acertar en más de un 50%.

El 57% llegan hasta aquí por medio de la omnipoderosa Google. El 15% de forma "directa"; y de nuevo, sigue siendo "Mi mesa cojea" el lugar de referencia que más usuarios me "envía" (el 5.89%). Aprovecho para recomendar este blog, y anunciar que próximamente hablaré de su autor, que se está ganando a pulso una entrada bien polémica y jugosa (Prepárate, vasco...)

El perfil psicológico del lector es el de una persona sensible e inteligente, con gusto por el arte y el sexo creativo, ávido de sapiencia, sin compromiso ni militancia política y con un punto de rebeldía. La gran mayoría de los lectores me conoce personalmente y más del 60% son mujeres.

Las entradas más leídas son (por este orden):
Gordos de Mierda
El tamaño importa
Suicidio

En cuanto a las palabras clave, es decir, lo que escriben en un buscador para llegar aquí, en el último mes, lo que más "Diana Aller", "Lo dice Diana Aller" y en tercer lugar "Yolanda Saldívar" (El público latinoamericano, básicamente) En el 6º puesto "Ninja Squirt" y en el 7º "Hermanas Kendall".

Y aquí les copio las búsquedas del último mes que más me han llamado la atención. (Muchas no entiendo cómo les redireccionan aquí, la verdad)

NOMBRES PROPIOS/PERSONAS:
-Gerardo Cartón (15 búsquedas)
-Araceli Segura (9 búsquedas)
-J Planetas (8 búsquedas)
-Silvia Munich (7 búsquedas)
-Verónica Meteosat (6 búsquedas)
-Lucas Arraut (5 búsquedas)
-Ana Anguita (5 búsquedas)
-Didac Nitsa (4 búsquedas)
-Patricia Colao (4 búsquedas)
-Natalia Ferviu (3 búsquedas)
-Clara Barral (2 búsquedas)
-Arancha Domenech (2 búsquedas)
-Ana Muntaner
-Ángela Peña
-Borja Prieto
-Enrique Grandía
-Ferrán Terés

COSAS SOBRE MI PERSONA:
-Diana Aller (2895 búsquedas)
-Lo dice Diana Aller (1634 búsquedas)
-Lo dice Diana (93 búsquedas)
-Suicidio Diana Aller (21 búsquedas)
-Diana Aller lo dice (16 búsquedas)
-Diana Aller qué buena estás (13 búsquedas)
-Diana dice (10 búsquedas)
-Diana de meteosat (5 búsquedas)
-Diana Aller gordos (3 búsquedas)
-Diana Aller polo (3 búsquedas)
-Lo dice Diana Allen (3 búsquedas)
-Diana meteosat en bragas (2 búsquedas)
-Lo dice Lara Aller (2 búsquedas)
-Diana Aller en tanga

COÑOS:
-Coños con pelo (8 búsquedas)
-Coños blancos (4 búsquedas)
-Coño carnoso (3 búsquedas)
-Coños con vello (3 búsquedas)
-Coños de todo tipo (3 búsquedas)
-Coños gorditos (3 búsquedas)
-Coños con mucho labio (2 búsquedas)
-Coños pelos (2 búsquedas)
-Fotos de coños con mucho vello (2 búsquedas)
-Coño bonito
-Coño ole

INCATALOGABLES:
-Canción para una chica molesta
-Braga-faja varones
-Bilderberg masones
-Bea enfermera Meritxell Andorra
-Autorretratos de Francisco de Goya
-Aspecto bakala
-Atiquifobia Valencia
-Armas de bolas para niños de 10 años
-Arancha de Benito coca
-Anas y Mías diarrea
-Métodos de inhalar coca
-Frases hirónicas
-Paz Vega es fea
-Ariadne Artiles es fea
-Peret 19 años
-Anécdotas Green day
-Doctor Calvete picadura serpiente

GUARRERÍAS:
-Buscar chicas que desean ser inseminadas
-Blog de coñitos rasurados
-Benidorm gay maduros
-Bagdad squirt
-Asfixia por placer erotica videos
-Aprender método Ninja Squirt
-Ama sado Murcia lluvia
-Africanos follando
-Micropenes follando
-Fotos de desgarros
-Caperucita follando
-Cómo conseguir squirt
-Ventosidad vaginal
-Indígenas follando
-Clítoris grandes
-Clítoris peludos

Y obvio los dos grandes temas que más búsquedas suscitan: Ane Igartiburu y su sexualidad y métodos de suicidio... porque son miles. Da que pensar ¿no?

Esta foto aparece al poner "Doctor Calvete" en google.

Lo dice Diana Aller

lunes, 25 de agosto de 2008

MI PADRE

Mi padre no es especialmente simpático; es más bien huraño. Apenas tiene amigos, y dice no necesitarlos. Tal vez por eso se casó con mi madre, que es un animal social, amén de resolutiva y apañada como ella sola.

Mi padre se llama Luis Aller, existió un Luis Aller, hermano suyo anterior a él, pero murió, así que heredó el nombre de su antecesor. Me parece muy tétrico hacer algo así, y no sé si habrá determinado en algo su forma de ser.

Es gallego, y calvo desde que lo conozco. Y muy serio.

Yo le quiero mucho, y aunque no sea especialmente amable, le agradezco enormemente el legado genético que ha depositado en mis hermanas y en mí. De él hemos heredado cierto ingenio, facilidad para el lenguaje, y mis hermanas la estatura, don éste que a mí me ha sido negado.

Mi padre desciende de una noble familia de juristas, mi abuelo, otro Luis Aller al que no conocí, era juez, por lo visto encantador y muy humilde. Eran muchos hermanos, no sé ni cuantos, porque han ido muriendo y no he conocido a todos. Debían ser la clásica "familia bien" de la época, de esas con derecho a abusar de las criadas y obligación de estudiar.
Mi padre nos contaba que cuando salían con su madre por entre el verde paisaje galaico, mi abuela Elvira blandía una vara de nogal, y si alguno de sus hijos se cruzaba por delante, les atizaba sin remedio. Me resulta raro imaginar así a mi abuela, a la que recuerdo ciega y en una mecedora, como una anciana cariñosa y espectacularmente guapa. Era alta y delgada, con unos impresionantes ojos verdes. Para la época debía resultar desgarbada.


En los Aller reside un gen residual de locura que afecta en distintas formas a muchos de ellos. En la familia se han dado todo tipo de psicopatías y dolencias mentales, algunas muy divertidas. Unas antepasadas mías (Creo que tías abuelas) hibernaban de octubre a marzo. Se recluían en su habitación y se levantaban sólo para tomar sopa y hacer sus necesidades. Sus constantes vitales bajaban a mínimos hasta que llegaba el buen tiempo y volvían a la vida. Ha habido casos de manías persecutorias, aversión al agua, suicidios, doble personalidad... Mi tía Marisa, que no dio una sola muestra de normalidad en su vida, compró una mesa para montarla en casa. Así lo hizo, y al ver que era muy grande y que prefería deshacerse de ella, como no cabía por la puerta, en lugar de desmontarla, la buena mujer (ya de la tercera edad) compró un hacha y se lió a hachazos hasta hacer astillas el mueble. Mi tía Isabelita, que era igualita a Sofía Loren, con sesentaypico años se declaraba superfan de las pelis de "Superdetective en Holliwood"; sólo se callaba cuando dormía y era encantadora. Otra antepasada, una tal "tía Rosa de Viduedo" sufría el mismo síndrome que Amy Winehouse, el cardado de su pelo nunca le parecía suficiente, y como las anoréxicas, percibía distorsionada la realidad (en su caso capilar); por lo que acabó como la madre de los Simpson, con un torreón de pelo de 40 cms coronando su cabeza. Otro ancestro de los Aller, Ramon María, era sacerdote y matemático. Pues bien, éste empezó a obsesionarse con mirar al cielo, compulsivamente, cada vez con más detenimiento y curiosidad, hasta el punto de convertirse en un astrónomo ilustre. Descubrió las estrellas dobles, gracias a él, existe un cráter en la luna que se llama "Aller" y su casa-observatorio es hoy un museo de lo más recomendable. Mi prima Cinta (llamada así por la Virgen de la Cinta) es un genio de la pintura, y, como curiosidad, por las noches encoge. Utiliza distinto tallaje de ropa y zapatos según sean para la mañana o la noche.

Mi padre muy normal tampoco es. De pequeño prohibía pronunciar ciertas palabras -perfectamente normales- en su casa, sólo porque le daba vergüenza su sonoridad. Lo increíble es que le hacían caso.
Recuerdo las mañanas de domingo de mi niñez, con él sentado en un sillón, con un libro abierto delante, pero sin leer, sujetándose la cara con las manos, gesto de pesadumbre, y sonando a un volumen ilegal unas sonatas de piano. Aborrezco la música clásica, no sé si será por eso.

Le gusta Beethoven en música, Spinoza en filosofía, Unamuno en literatura y Durero en pintura. Colecciona "historias de España", "Historias de la literatura universal y española" e "Historias de la Filosofía". Ha escrito libros de derecho civil, (era profesor de mi madre de esta soporífera materia). Creo que aun hoy alberga cierta ilusión por que me guste la filosofía, carrera que cursé porque no me daba la nota para otra cosa, y a menudo me regala volúmenes que no leo.
Sin embargo -y esto es algo que hemos comentado alguna vez entre sus hijas- tengo la sensación de que se siente defraudado con nosotras. Supongo que esperaba algo más, o mejor, o sólo algo distinto. El primer año que fui a Benicassim estuvo sin hablarme una temporada.

Los allegados a mi familia dicen que qué suerte tener un padre como él, porque es terriblemente ingenioso, rápido y divertido; certero y malicioso con sus críticas y muy bueno caricaturizando. Mi hermana María es genial como imitadora, aunque su timidez le impide hacerlo público. Isabel es una voraz lectora, como él; y yo creo que he heredado la fluidez verbal al escribir. Las tres dibujamos muy bien, aunque a ninguna nos gusta especialmente la pintura. Y las tres hemos salido míopes, como él.


Pero mi padre no es precisamente divertido en familia. Habla poco y se queja mucho. En el carné del BOE (último sitio donde trabajó antes de jubilarse) cambió su foto por un dibujo de sí mismo vestido de preso, arrastrando una enorme bola negra con las siglas de su "empresa".


Luis Aller teme a la tecnología, desconoce cómo funciona un móvil o un ordenador, no sabe conducir, y es renacentista y vago por naturaleza. Es un maniático de la limpieza y el orden (tal vez, como decía Freud, porque tiene una mente sucia y desordenada) y le encantan los gatos, animales con los que se identifica a la perfección. Da por hecho que el género humano es mediocre por definición, así que no ofrece alternativa a ningún congénere para cambiar de idea. De pequeñas nos llevaba al cole, y hasta bien mayores, nos hacía las camas. Se le da bien hacer tortilla de patata, aunque es incapaz de, por ejemplo, ir al Corte Inglés a cambiar una cosa, o hacer una gestión del tipo que sea.

Vive en su mundo, un mundo cada vez más pequeño y vacío, porque se está dejando morir. Envejece muy rápido y no me gusta nada, sobre todo porque es por vagancia y desidia.

Hace unos años (pocos) estando yo casada ya, me preguntó: "¿Qué? ¿Cómo van esos estudios?". Le dije "Bien, bien..." y me aguanté las ganas de anunciarle "¿Sabes que tengo novio?". No sabe en qué trabajo, nunca me lo ha preguntado. Claro que yo me enteré hace unos meses que él era de La Coruña, aunque al menos yo sí le pregunté.

Mi familia ha sido siempre un matriarcado, un gineceo más bien. No sé... Me gusta mi familia... Aunque no compartamos ideología política, ni aficiones, ni conversación relevante. Les admiro a todos, aunque, por supuesto, nunca se lo he dicho.

Lo dice Diana Aller

domingo, 17 de agosto de 2008

10 RUMORES

Lo que menos importa es si son ciertos... Les cuento unos cuántos que he oído:

- María Patiño estuvo enrollada con Fran Rivera y la gente del mundo del corazón lo sabe.

- Constantino Romero es coprófilo. Dicen que de ahí lo cavernoso de su voz.

-En el pasado FIB, Jesús Ordovás, mientras veía a Siouxsie junto a su mujer le comenta "¿Sabes que Alaska va a salir a cantar con Siouxsie?" A lo que su esposa se sorprende: "¿Si?". Y responde él "Ya le gustaría".

- Suri no es hija de Tom Cruise, sino del anterior novio de Katie Holmes.

- Josep Borrell y Ortega Cano fueron pareja.

- Las hermanas Hurtado pertenecen a la asociación del rifle.

-Isabel Gemio ocasionalmente, usa peluca.

-Los niños de High School Musical son algo alcohólicos y montan orgías entre ellos. Les tienen tan apartados del mundo, que no pueden hacer otra cosa.

- Lourdes, la Russian Red, anda colgada de El Guincho, que, al parecer, pasa de ella.

- Hilario Pino practica Cruising por las estaciones de Cercanías de Madrid.

Lo dice Diana Aller

jueves, 14 de agosto de 2008

COSAS QUE MOLAN

*Congelados la Sirena: Un basiquísimo establecimiento para los que no nos manejamos demasiado bien en la cocina. Recomiendo especialmente las tortillas de camarón, el pulpo laminado y las tartas heladas individuales.

*La juventud: Huelga cualquier explicación.

*Los flashes: Los de las fotos no, los de hielo.

*El punk: Como base ideológica, como iconografía, como actitud. El punk es rebeldía (incluso "ñoña" a veces), es atemporal, es bonito.

*Los listados de cosas. El último gran listado que he leído es éste de horrores estéticos del verano, de Borja Prieto, maestro de la enumeración.

*Perderse por las calles, emborracharse, apreciar los olores, interaccionar con los lugareños... al hacer turismo.

*El móvil: Gran invento, ¡vive Dios! Espero que llegue el día en que no lo necesite ni desee, pero por ahora colma gran parte de mis míseros intereses vitales.

*Cuando, después de muchos años tarareando una canción de una determinada manera que no terminaba de encajar, descubres lo que en realidad dice la letra.

*Sacarse un moco húmedo y seco, denso, de esos que taponan.

*Presentar amigos, unir gente, crear parejas... el alcahuetismo.

*Los maricas jóvenes. Son una apreciable fuente de creatividad y sorpresas.

*Tener hijos: El saldo es siempre positivo, por duro que sea. A mí me sorprendía antes de ser madre que todo el mundo lo viviera con tanta intensidad y lo recomendara. Pensaba que lo hacían para autoconvencerse de lo bueno de su "marronazo".

*Hacer la compra en el Corte Inglés. Tienen de todo.

*El spot de Flex chic & chic: Pijazas impresionantemente guapas, convertidas en iracundas fieras por hacerse con un colchón. Chulísimo.

*Los chicles de canela BigRed. En Madrid sigue siendo difícil conseguirlos, pero no imposible; en sitios como "Taste of America" los tienen.

*Las esdrújulas. Su musical sonoridad, la rima restante, que son palabras largas, a veces cacofónicas, enrevesadas siempre.

*Las tormentas de verano y la calma posterior.

*Todas las cosas salvo las que no molan. Siempre hay más de positivo que de negativo en la vida

Lo dice Diana Aller

viernes, 8 de agosto de 2008

ENTREVISTA A UN SUPERHÉROE: NINJA SQUIRT



Verán ustedes, para abordar esta entrevista, necesito ponerles en antecedentes. Empiezo desde el principio…:
Aunque no soy partidaria de poner vídeos en un blog de lectura, es necesario que vean éste, para entender el primer contacto (meramente visual) que tuve con Ninja Squirt. Esto es lo que ví en “¿Dónde estás corazón?”: (Bueno, creo que han censurado lo mejor)



Por supuesto, quedé impresionada.

Días después me envía un mensaje vía myspace. Un mensaje absurdo, un mero saludo. Y claro, como me intriga sobremanera, comienzo a “hablar” con él. Tras unos cuantos desencuentros, mensajes y comentarios, coincidimos en el Messenger, y comenzamos a hablar. Accede a que le haga una entrevista.

N.S. dice:
hola Diana.
N.S. dice:
estás??
D.A. dice:
¿Te puedo hacer la entrevista?
N.S. dice:
dime qué quieres hacer con ella…
N.S. dice:
?
D.A. dice:
jaja ¿puedo?
N.S. dice:
si me dices para qué la quieres
N.S. dice:
y qué es lo que te llama la atención de lo que hago?
N.S. dice:
¿por qué quieres hacerme la entrevista
N.S. dice:
?
D.A. dice:
para mi blog (http://lo-dice-diana-aller.blogspot.com/)
N.S. dice:
ok
N.S. dice:
Escribes muy bien
D.A. dice:
Me dedico a eso. Tu también eres bueno en lo tuyo ¿no?
N.S. dice:
si

“Lo suyo” no tengo muy claro qué es, pero lo que he averiguado leyendo otras entrevistas suyas es que lo del Ninja no lo vive como un trabajo, es una forma de vida. En un principio pienso que es un loco, luego que es un pringado, y finalmente descubro que lo que cuenta es verdad. Ninja Squirt es un superhéroe. De los de verdad, al más puro estilo de la Marvel.
Pero yo, como soy escéptica por naturaleza y racional hasta el infinito y más allá, en un principio, no me creo nada…

D.A. dice:
A ver... te soy sincera...
N.S. dice:
Si, por favor
D.A. dice:
Me parece que hay algo de mentira y mucho de verdad en tu historia...
N.S. dice:
No esperaba menos de ti.

Les cuento la historia “oficial” de Ninja Squirt:
Él era un chico perfectamente normal… Bueno, no normal del todo. Era un chico tímido y muy inseguro, consumidor compulsivo de porno, con una juventud tirando a triste.
Ninja lo cuenta así en una entrevista (para la revista Lib):

“…Al nacer me llamaron Pedro José Pacheco. (…)Pedro José es el pasado, mi antiguo yo, hoy prácticamente no queda nada de él… Pedro siempre fue un chico introvertido, solitario y con muchos complejos absurdos que no le permitían desarrollar su verdadera personalidad. Trabajaba en una fábrica por las noches y dormía por el día para no tener que relacionarse con la gente. Realmente vivía enclaustrado en su particular mundo y sólo salía de él para irse “de putas”. A eso se limitaba su vida sexual.
Era un devorador compulsivo de pornografía, así que ya sabía lo que era el Squirt gracias a esas películas; tratan de mujeres que eyaculan al tener un orgasmo, algunas mas, otras menos, pero de todas formas me resultaba increíble pensar que una mujer también podía eyacular, la verdad es que siempre creí que se trababa de lluvia dorada o que había algún truco para que pareciese real. Eso es algo muy común en el ser humano… desconfiamos de todo aquello que no entendemos. Es el miedo natural a lo desconocido”

Pedro José Pacheco tuvo un accidente laboral que le produjo un coma profundo. Durante ese coma, asegura que estuvo en el “Monasterio Squirting” y pudo disfrutar durante ese tiempo de las enseñanzas del “Gran Maestro”.


N.S. dice:
¿Quieres llamarme?
D.A. dice:
Yo estoy cómoda así ¿tu?
N.S. dice:
Me gusta escuchar la voz de con quien hablo
D.A. dice:
¿te has rayado o algo?
N.S. dice:
no
N.S. dice:
para nada
D.A. dice:
ah, vale...
N.S. dice:
Pero por aquí se contesta con monosílabos…
D.A. dice:
Tengo el fijo roto
N.S. dice:
…o con frases que se suelen malinterpretar
N.S. dice:
y eso no me gusta
D.A. dice:
mmmm...
N.S. dice:
Me gusta ser claro
D.A. dice:
Es que con el móvil no puedo grabar la conversación...
N.S. dice:
Ok, no te preocupes
N.S. dice:
lo hacemos por aquí.
D.A. dice:
pero si quieres oír mi voz, te llamo...
D.A. dice:
jaja
N.S. dice:
Ok

Me da su teléfono, le llamo. Tiene una voz templada y oscura, muy bonita. Charlamos un poquito, cogemos confianza y me cuenta parte de su vida, de su historia…

En la citada entrevista de Lib, él lo cuenta así: “Cuando salí del coma estuve un tiempo desorientado, los médicos pensaron que me había vuelto loco y me declararon inútil para mi antiguo trabajo, así que tras pasar un tribunal médico me concedieron una pensión vitalicia; gracias a eso ya no necesito trabajar. El porno es para mí la mejor manera de dar a conocer mis técnicas. Un día me presenté a un casting en la sala Bagdad y allí empecé a poner en práctica todo lo aprendido”.

N.S. dice:
Tu voz me gusta
D.A. dice:
Tienes una voz preciosa
N.S. dice:
…me da confianza
D.A. dice:
jajaja
N.S. dice:
jajajajaja
N.S. dice:
Buen comienzo…
N.S. dice:
Pedro Jose Pacheco nace un 17-de mayo a las 5 de la tarde en el barrio de Badalona.
N.S. dice:
en el 75
D.A. dice:
¿Pedro José lo pasó muy mal en la vida?

N.S. dice:
…Cada cual es libre de sacar sus conclusiones de mi historia

N.S. dice:
se puede decir que si.
N.S. dice:
lo pasó mal… cuando era pequeño se quedó huérfano
D.A. dice:
¿No crees que es necesario sufrir para aprender?
N.S. dice:
…y vivió con su tío que regentaba un parking en Barcelona. Así que su infancia transcurre allí dentro.
D.A. dice:

Si has alcanzado altas cotas de sufrimiento, habrás aprendido mucho ¿no?
N.S. dice:
jajajaja
N.S. dice:
Paso a pasoooooooo
N.S. dice:
si
N.S. dice:
El sufrimiento es un camino para acercarse a la luz
N.S. dice:

Por eso se medita.
D.A. dice:
Sin embargo tuviste una especie de "revelación" ¿no?
N.S. dice:
asi fue
N.S. dice:
hay quien dice que estuve en coma ese tiempo…
N.S. dice:
que todo fue un sueño en mi cabeza.

N.S. dice:
Yo sé que tuve un viaje astral y que pude disfrutar de las enseñanzas del gran maestro en un templo taoísta…
D.A. dice:
tu filosofía sintetiza un poco la occidental y la oriental ¿no?
N.S. dice:
Soy occidental de nacimiento y educación
N.S. dice:
En la cultura oriental se encierran muchas de las respuestas a las preguntas que los occidentales nos hacemos…
D.A. dice:
¿y no crees que el sexo a la “manera oriental” es más aburrido?
N.S. dice:

aburrido?? noooooooooooooooooooooooooooo
N.S. dice:
estamos locos??
N.S. dice:
Imagina por un segundo:
D.A. dice:
¿?

N.S. dice:
Un orgasmo sin fin, que recorre todas las células de tu cuerpo... que te equilibra tu energía
N.S. dice:
te revitaliza,
N.S. dice:
y te une a tu pareja y al resto del universo.
D.A. dice:
Pero eso lo puedo conseguir a la manera "tradicional" ¿no?
N.S. dice:
Llámalo tao, llámalo tantra...

N.S. dice:
¿Ahora parece que los españoles tienen un método que se llama “tradicional”?
N.S. dice:
En mi cultura tradicional nadie me enseño ni a tocarme el pene…
N.S. dice:
Vivimos bajo la influencia de la cultura católica
N.S. dice:
destructiva, castigadora, penitente
D.A. dice:
No creo que sea un método ni que sea español, el sexo es de las cosas más universales que hay...
N.S. dice:

ufffffff
N.S. dice:
pero en el sexo hay reglas
N.S. dice:
igual que en la salud
D.A. dice:
¿Tu crees?
N.S. dice:
Por supuesto… ¿de qué árbol te has caído?
N.S. dice:

…te pregunto yo:
N.S. dice:
…según el método tradicional del que tú hablas…
D.A. dice:
Yo creo que no, que en el sexo hay una libertad absoluta, y por ejemplo se asumen roles que en la vida cotidiana no practicamos…
N.S. dice:
¿Cómo ayudamos a un hombre que padece de impotencia?
N.S. dice:
…o a una mujer que sufre un bloqueo y ni siquiera lubrica?

D.A. dice:
Jaja…, yo por ahora no tengo intención de ayudar a ningún impotente...
N.S. dice:
¿Qué opinas del reiki?
N.S. dice:
¿Crees en tu energía?

D.A. dice:
Lo desconozco bastante...
N.S. dice:
Normal
N.S. dice:
…como la mayor parte de la sociedad.
D.A. dice:
Sí, creo en mi energía y creo en la energía sexual...
N.S. dice:
ok

N.S. dice:
Entonces… ¿tú sabes como conducir tu energía sexual por tu cuerpo?
N.S. dice:
¿Sabes como elevarla hasta tu cabeza?
N.S. dice:
…si nadie te enseña te llevará siglos aprender sola.
D.A. dice:
No pero… ¿para qué voy a querer?

N.S. dice:
Tienes razon…
D.A. dice:
jaja
N.S. dice:
Hazte una paja…
N.S. dice:
acabarás antes y es menos complicado
D.A. dice:
No... a ver... me refiero a qué ventajas tiene el sexo tántrico...
N.S. dice:

Esa energía que sirve para regenerar tu organismo:
N.S. dice:
si la dejas estancada en tus genitales no harás nada con ella
N.S. dice:
Si la mueves por tu cuerpo, te limpias
N.S. dice:
…te curas
D.A. dice:

¿Y qué se puede hacer con esa energía? ¿Para qué sirve?
N.S. dice:
Tu sonrisa será mejor.
D.A. dice:
Pero eso ya ocurre, después de un buen polvo "tradicional"…
D.A. dice:
te levantas con cara de "bienfollad@"
N.S. dice:
¿Y cómo es la cara de supermegabienfollada?

D.A. dice:
bua! Se te abren los poros, sonríes, estás radiante...
N.S. dice:
Si ves mi show verás que de tantra hay poco…
N.S. dice:
…sólo intento llamar la atención
N.S. dice:
jajajaja
D.A. dice:
jajaja

N.S. dice:
…desdramatizar todos los problemas sexuales
D.A. dice:
No, pero quiero que me expliques lo de la energía...
N.S. dice:
¿Qué quieres saber?
N.S. dice:
Mira,
N.S. dice:
te explico el caso del hombre
N.S. dice:

…es muy concreto
D.A. dice:
ok
N.S. dice:
Un hombre tira 250.000 de espermatozoides cada vez que eyacula.
N.S. dice:
Despues de hacerlo, sólo pensamos en dormir.
N.S. dice:
…y en alejarnos del sexo
D.A. dice:
¿si?

N.S. dice:
¿eres lesbiana?
N.S. dice:
jajajaja
D.A. dice:
¿Por qué preguntas eso?
N.S. dice:
Si te cuestionas eso…
N.S. dice:
es porque no has follado con muchos hombres.


(Supongo que aquí me ha pillado…)


N.S. dice:
o sabían disimular muy bien después de correrse.
N.S. dice:
Sigo : cuando el hombre llega a ese punto
N.S. dice:
toda perspectiva sexual desaparece de su cabeza
D.A. dice:
claro...
N.S. dice:

se siente agotado
D.A. dice:
si, somnoliento
N.S. dice:
y mentalmente se distancia del sexo
N.S. dice:
Bueno… aquí empieza una de las grandes sorpresas de las que nos habla el tao.
N.S. dice:
TODOS LOS HOMBRES SOMOS POR NATURALEZA MULTIORGÁSMICOS.

N.S. dice:
…sólo debemos aprender a separar orgasmo de eyaculación.
N.S. dice:
Son dos procesos diferentes que se unen en el tiempo
N.S. dice:
…nada más
N.S. dice:
si practica el kungfu sexual
N.S. dice:
en 6 meses garantizo a cualquier hombre

N.S. dice:
que será capaz de controlar su eyaculación, osea, a no correrse por mucho que él sienta que se va.

En mitad de la conversación, Ninja Squirt me dice "Me gustan tus pecas". Y de pronto me asusto mogollón. No hay ninguna foto mía publicada en la que se me vean las pecas... Le pregunto cómo sabe que tengo pecas y me responde "Lo sé". Empiezo a creer que tiene algún superpoder...
Y continuamos hablando...

D.A. dice:
A ver, me surgen 2 dudas:
D.A. dice:
la 1a:
N.S. dice:
dime
D.A. dice:
…osea ¿Se puede tener un orgasmo sin eyacular ¿no??
N.S. dice:
siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
N.S. dice:
y 2
N.S. dice:
y 3
N.S. dice:
y 4
D.A. dice:
jaja
N.S. dice:
y 5
N.S. dice:
y 6
N.S. dice:
En el tantra dicen que eyacules al 7.
D.A. dice:
2 ¿Para qué queréis tener varios orgasmos seguidos?
D.A. dice:
jajaja
N.S. dice:
jajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaajajajajajajajaja
N.S. dice:
Niña, ¿estas preguntas???
N.S. dice:
Eres demasiado irónica, satírica, uhmmm no sé cómo definirte…
D.A. dice:
No... a ver, supongo que quiero ir a la raíz de todo...
N.S. dice:
¿Porqué te bebes 5 cubatas si con el primero ya no tienes sed?
D.A. dice:
Porque bebo para emborracharme.
N.S. dice:
Vale
N.S. dice:
Pues yo follo para sentir.
D.A. dice:
¿Cuál es el fin de correrse varias veces?
N.S. dice:
… y ¿Porqué sentir un orgasmo durante unos escasos 4 segundos
N.S. dice:
si puedo sentir 7 de 30 segundos cada uno?
N.S. dice:
¿Porqué conducir un 600 ¿si puedo llevar un ferrari?
N.S. dice:
…Cada cual, que elija
D.A. dice:
Ah, vale, si dura más, pues me imagino que molará más... ¿no?
N.S. dice:
Imaginas bien.
N.S. dice:
Es como si cada día te tocase la lotería por primera vez.
D.A. dice:
En el caso de las mujeres, cuando encadenas varios orgasmos, el que mola es el primero…
D.A. dice:
... los demás son meras "descargas" eléctricas...
N.S. dice:
Eso no es siempre así, para nada.
N.S. dice:
Hay diferentes tipos de orgasmo…
D.A. dice:
Cuéntame…
N.S. dice:
…y por lo tanto múltiples combinaciones de ellos.
N.S. dice:
Si tienes un orgasmo en el clítoris y sigues estimulándolo
N.S. dice:
…lo que vas a conseguir es insensibilizarlo.
N.S. dice:
Cuando haces una caricia en una parte de tu cuerpo, sientes un escalofrío
N.S. dice:
Y si sigues pasando tu dedo por esa zona, dejas de sentir.
N.S. dice:
El sexo ha de ser como una montaña rusa
D.A. dice:
Estoy de acuerdo...
N.S. dice:
Ahora subes hasta la cima para bajar de golpe.
N.S. dice:
…y volver a subir dándote cuenta de que has tocado el cielo
N.S. dice:
Pero si tienes un orgasmo en el clítoris y luego uno vaginal
D.A. dice:
si?
N.S. dice:
y mas tarde uno de cada, a la vez, seguramente dejes de pensar así.
N.S. dice:
Los orgasmos en el punto g son cada vez mas intensos.
D.A. dice:
Pero entonces, en el sexo tántrico o taoista o como se llame...
D.A. dice:
el fin es el orgasmo...
N.S. dice:
No, el fin es sentir muchos orgasmos, no uno solo
D.A. dice:
Ya, pero... a ver, que es largo de explicar… los últimos estudios sobre el placer...
N.S. dice:
A ver qué estudioso te ha contado eso…
D.A. dice:
…vienen a decir que el placer es mayor cuando "anticipamos" el propio placer... es decir, un plato de comida está más rico cuando tenemos hambre,
N.S. dice:
…osea, ¿que no follemos en unos meses para sentir mas?
D.A. dice:
No… jajaja
D.A. dice:
…cuando nos deleitamos deseándolo antes de comerlo.
N.S. dice:
Por supuesto: los preliminares, las caricias…
D.A. dice:
Nooo… el 1er orgasmo es el más guay porque el deseo es mayor...
N.S. dice:
no
N.S. dice:
cada orgasmo es distinto
N.S. dice:
En mi caso, puedo decirte que es una pirámide: El primero sería la cima e iríamos bajando.
D.A. dice:
A ver, lo guay no es correrse, es el momento inmediatamente anterior ¿no crees?
N.S. dice:
Nunca me lo había descrito así una mujer.
N.S. dice:
…pero has dado en la clave
N.S. dice:
Piensa por un segundo en ese instante del que hablas
D.A. dice:
si
N.S. dice:
Del microsegundo que precede al estallido.
D.A. dice:
si
N.S. dice:
Ese momento en el que agarras la almohada, a tu compañero o a tu consolador y sueltas un...
N.S. dice:
que me corrooooooooooooooo
N.S. dice:
Imagina que esa sensación continúa
N.S. dice:
2 segundos
N.S. dice:
3
N.S. dice:
4
N.S. dice:
5
N.S. dice:
y sigues agarrándote a la cama con más fuerza, pensando “por favor que llegue ya, no puedo masssss”.
D.A. dice:
jaja
N.S. dice:
…y la sensación sigue.
N.S. dice:
Y sigue.
N.S. dice:
Y cuando crees que es imposible que continúe.
N.S. dice:
…cuando crees que vas a eyacular (en el caso del hombre)
N.S. dice:
la sensación desaparece.
N.S. dice:
pero tu polla sigue dura, firme, con ganas de mucho más
N.S. dice:
…lo que acabas de vivir ha sido un orgasmo. Aunque no eyacules.
D.A. dice:
¿Y se te pasa, así, de pronto?
N.S. dice:
jajajaj
N.S. dice:
espera

(Ninja dibuja un tosco gráfico ascendente que no puedo copiar aquí.)

N.S. dice:
sería algo así
D.A. dice:
¿ein?
D.A. dice:
Hacia arriba todo el rato...
N.S. dice:
ok
D.A. dice:
Osea, que el fin último del sexo tántrico es disfrutar más…
D.A. dice:
¿Más de cantidad y de calidad...?
N.S. dice:
Disfrutar más, tener una vida más sana, armonizar nuestro cuerpo, deshacernos de tabúes, bloqueos
D.A. dice:
Pues me parece más emocionante aunar el sexo a los sentimientos que al goze personal... no sé...
N.S. dice:
…de eso es de lo que te hablo.
D.A. dice:
¿Y no crees que la naturaleza femenina está más predispuesta para el placer?
N.S. dice:
Los dos lo estamos, pero desconocemos nuestras posibilidades. Al igual que vosotras, nosotros también tenemos un punto g.

(Y yo aquí pienso para mis adentros “Menudo descubrimiento...”).

D.A. dice:
Verás, muchas veces se nos olvida que la sexualidad femenina es mucho más amplia
D.A. dice:
que la meramente coital...
D.A. dice:
No, a ver... como te lo explico... Todo está en el cerebro ¿no?
N.S. dice:
Perdona, feminista de los cojones…
D.A. dice:
soy ultrafeminista, si
N.S. dice:
ya lo veo.
N.S. dice:
jajajaja
D.A. dice:
jajaa
N.S. dice:
Escucha, lesbiana intransigente…
D.A. dice:
jajaja
N.S. dice:
La sexualidad no se centra en los genitales… ni en la mujer
ni en el hombre. Hay mil zonas erógenas ¿o te crees que sólo a ti te gusta que te chupen los pezones?
D.A. dice:
¿Ein? espera, a lo que voy...
D.A. dice:
El caso es que se excluye de la sexualidad femenina las actividades en las que no "entra" el hombre...
N.S. dice:
ein??
N.S. dice:
¿De qué me hablas ahora?
D.A. dice:
La menstruación (lo ordena el cerebro); la lactancia (lo ordena el cerebro); el parto (lo ordena el cerebro);... todo lo que implica el proceso reproductivo, es sexualidad.
D.A. dice:
…Pero como los varones no intervienen, se consideran procesos de otra índole
D.A. dice:
…y pertenecen a la esfera sexual...
N.S. dice:
si y?
D.A. dice:
Pues que la sexualidad que tú propones, me parece muy guay y lo que quieras, pero creo que no es una visión completa...
N.S. dice:
¿Qué pretendes? ¿Que por aquí te hable del 100% de los mensajes y las prácticas taoistas?
N.S. dice:
Solo te he hablado de un 0,5 % de lo q el tao dice.
D.A. dice:
vale...
N.S. dice:
No vuelvas a sacar conclusiones por mi.
D.A. dice:
Verás... es que quiero que me expliques…
N.S. dice:
te gusta demasiado hacerlo
N.S. dice:
pues pregunta
D.A. dice:
¿Que me gusta hacer el qué?
N.S. dice:
Pero te repito no pongas palabras o conclusiones en mi boca cuando no las he dicho…
N.S. dice:
Eso te gusta.
D.A. dice:
Vale, no te ofendas...
N.S. dice:
No me ofendo
N.S. dice:
…pero te aviso
N.S. dice:
Conmigo, con feminismos no. Y machismos menos. No soporto ninguna de las posturas. Todos somos personas sin más.
D.A. dice:
Ya te contaré lo que me gusta...
D.A. dice:
no, a lo q voy...
N.S. dice:
Soy un defensor de la mujer…
D.A. dice:
Yo tengo dos hijos: cuando me puse de parto, mi cerebro generó contracciones (duelen que te mueres!!!) Y sin epidural, sin intervenciones... simplemente escuchando a mi cuerpo y a mi naturaleza...
D.A. dice:
y resulta, que es tan jevi el dolor, (supongo que es por eso) que el cerebro segrega lo que se llama cóctel de drogas del amor:
D.A. dice:
Dopamina, oxitocina, epinefrina, endorfinas... lo mismo que en un orgasmo...
N.S. dice:
Qué rico, ¿y no te sacaste muestras? Podíamos subastarlas en ebay
D.A. dice:
Es un acto reflejo...
N.S. dice:
Asi es
D.A. dice:
Pero mucho más fuerte.
D.A. dice:
Es el mejor orgasmo de tu vida. De hecho estás tan ciega que el "enamoramiento" hacia tu hijo dura toda la vida.
N.S. dice:
Ajá, asi es.
N.S. dice:
Algunas de esas sustancias se segregan mientras te chupan los pezones
N.S. dice:
…con ese simple gesto
N.S. dice:
Qué sabia es la naturaleza.
N.S. dice:
Si no quieres engancharte a alguien, nunca le dejes chuparte las tetas.
D.A. dice:
Ja, ja… Y hay quien dice que lo que provoca el reflejo de eyección del parto es el punto g…

(Aquí hay un momento de conversación privada y absurda. Les garantizo que no se pierden nada emocionante).

D.A. dice:
Mi pregunta es si el orgasmo femenino existe para la procreación, para pasarlo bien o para qué???
N.S. dice:
¿Para qué hemos nacido?

(Aquí hay otro momento absurdo que omito, en el que hablamos de experiencias personales…)

D.A. dice:
En serio. Los tíos eyaculáis esperma, para asegurar la procreación pero... ¿Para qué sirve el orgasmo femenino?
N.S. dice:
Al igual que el del hombre… Es una manera de reconducir tu energía.

(Claro, ahora lo entiendo: Yo pensaba que el hecho de tener un orgasmo no aseguraba la continuidad de la especie en la mujer, pero sí en el hombre… Pero claro, si eyacular es una cosa distinta de un orgasmo masculino…)

D.A. dice:
Eres un freak...
N.S. dice:
No preguntes tanto.
D.A. dice:
Soy una entrevistadora, pregunto mucho...
N.S. dice:
Jajajajaja, ya lo veo
N.S. dice:
Escucha:
N.S. dice:
Las mujeres que han dado a luz tienen más probabilidades de identificar este tipo de orgasmo.
N.S. dice:
que quienes no han tenido hijos… Muchas sólo adquieren una clara conciencia sensorial de su útero después de haber dado a luz.

Les resumo, que charlamos sobre la providencia y el destino… Y terminamos charlando del humor, de qué tipo de personaje es Ninja Squirt, y si es un portento sexual:

(…) N.S. dice:
saldría a la calle bien ancho y pensando
N.S. dice:
“soy el mejor follador del mundo”
N.S. dice:
pero no lo soy. Soy solamente un aprendiz más…
N.S. dice:
…que quiere transmitir a los demás algo que a él le cambio la vida.
N.S. dice:
Pero nunca me he tomado en serio a mi mismo…
D.A. dice:
Muchas gracias por la entrevista… ¿Te veré alguna vez?
N.S. dice:
Si gritas 3 veces mi nombre aparezco por la ventana.
D.A. dice:
¡Uy, qué miedo! Quita, quita...
D.A. dice:
Jaja… no lo haré
N.S. dice:
jajajajajajaja
D.A. dice:
¿Quieres decir alguna conclusión o algo para finalizar la entrevista?
N.S. dice:
Que todo esto es teoría
D.A. dice:
y?
N.S. dice:
Que no soy el camino correcto… o puede que si.
N.S. dice:
Todo depende de ti
N.S. dice:
de dónde quieras llegar
D.A. dice:
Eres un superhéroe. Eso mola…
N.S. dice:
Si estas content@ con tu sexo, con tu vida, sigue adelante
N.S. dice:
ríete de mi y olvídame
N.S. dice:
pero si quieres aprender, si quieres ir mas allá… Entonces te aconsejo que también me olvides.
D.A. dice:
jaja...
N.S. dice:
Y que leas a alguien con más conocimiento, con más sabiduría…
N.S. dice:
Una frase que digo siempre (no es mía); no recuerdo de quién es.
D.A. dice:
¿Cuál?
N.S. dice:
pero dice algo asi:
N.S. dice:
El sexo es lo único que nos hace disfrutar sin la necesidad de sonreir.
D.A. dice:
Es de Woody Allen
N.S. dice:
Vaya
D.A. dice:
la frase
N.S. dice:
…y yo no trago sus películas
N.S. dice:
Tendré que empezar a mirarlas algún día.

A estas alturas, ya no creo que Ninja Squirt sea un pringado o un loco. Me doy cuenta de que en esta civilización atea, donde hemos matado a todos los dioses sólo nos quedan los superhéroes. Seres semihumanos, cargados de defectos y virtudes, capaces de hacer algo más allá que los demás.
Lo mejor de Ninja Squirt, son sin duda sus superpoderes, y ahora mismo, sigo creyendo en él.

Lo dice Diana Aller

martes, 5 de agosto de 2008

VENDIENDO ENCICLOPEDIAS


Durante varios veranos de mi época de estudiante, trabajaba en lo que podía para pagarme la autoescuela, que suspendía una y otra vez. Una de las veces di con una empresa acaso más cruel y desalmada que la mayoría.

El puesto que yo desempeñaba era "promotora de ventas editoriales", aunque en realidad lo que hacía, era vender enciclopedias "puerta a puerta".

Es el peor trabajo que he tenido que encarar jamás, pero también en el que más aprendí. Sobre todo mecanismos de reducción psicológica, algo que se estila mucho en publicidad, en el maltrato machista o en instancias muy estratificadas como los cuarteles.

Todas las mañanas, una legión de chicas nos personábamos en la sede de la empresa en cuestión. Durante una hora practicábamos en pareja las técnicas de persuasión que después pondríamos en práctica. Una hacía de ama de casa y la otra de vendedora. El supervisor corregía las frases y hasta las posturas de la que hacía de vendedora hasta pulir la pérfida técnica de venta.

Después nos llevaban en coche a lugares bastante deprimidos social y económicamente. Barrios periféricos y localidades como Talavera de la Reina.

Todas las trabajadoras éramos chicas de 18 a 25 años, universitarias o ex-universitarias. Sólo podíamos vestir de blanco, negro, azul marino y marrón. Por lo visto para dar imagen "seria". Debíamos maquillarnos de forma casi imperceptible; y la razón de ser todas mujeres es porque al parecer estamos más dotadas para la comunicación. Con las mujeres empatizábamos y con los hombres seducíamos.

El trabajo consistía en llamar a la puerta con nuestro portafolios en la mano y decir (primera gran mentira) que veníamos haciendo la encuesta anual del Ministerio de Educación. Si quien abría la puerta decía que ahí no vivían niños, educadamente, teníamos que responder "¿Ah, no? Vaya, me habrán pasado mal los datos... ¿En qué puerta viven?", hasta dar con una víctima propicia, casi siempre mujer.

La primera pregunta después de presentarnos era un amable "Eres muy joven, te puedo tutear ¿verdad?". Teníamos que conseguir pasar al salón y sentarnos frente a la pobre mujer, situando nuestra mirada un poco por encima de la altura de sus ojos. Eso reforzaba nuestra supuesta posición de superioridad.

Lo primero era preguntar los nombres de los hijos. Recuerdo que apuntaba "María" y "Pedro", y ya nunca más hablaba de los niños. A partir de ese momento mentaba a María y Pedro una y otra vez, personificando en ellos mis horribles objetivos.

Les hacíamos una encuesta absurdísima, en la que había dos preguntas clave. La primera: "¿Desearías que María y Pedro te superen económica y profesionalmente en el futuro?" Por supuesto, todas las mamás decían que sí, a lo que yo debía añadir alguna frase que reforzara esta idea, del tipo "Sí, es básico que tengan la mejor formación a su alcance, porque les espera un mundo muy competitivo, donde sólo los mejor preparados podrán aspirar a un buen trabajo bien remunerado".

La siguiente pregunta clave era "¿Ayudas a María y Pedro con sus tareas escolares?", a lo que unánimemente, los padres decían que sí. Y aquí yo daba la vuelta a la hoja de la encuesta y decía "No..., me refiero a si -por ejemplo- a María le ponen esta división (ponía en el modelo "caja" de división de toda la vida un 10 entre 2 con su resultado de 5 y todo) y tú le enseñas a hacerla así, no se la van a dar por válida, porque como sabrás, con los nuevos planes de estudios, la didáctica ha cambiado y ahora les enseñan así (hacía un diagrama absurdo de división de 10 entre 2 que ni recuerdo cómo era); así que, si María lleva "esto" a clase, le van a poner un cero".

Entoces yo dibujaba un cero bien grande y lo "metía" en un círculo para reforzarlo.

Sin perder la sonrisa, daba la vuelta a la hoja y decía "Osea, que no puedes ayudar a María y Pedro en sus tareas escolares ¿no?" y marcaba la casilla "NO".

Si se hace con la suficiente convicción y/o práctica, con esto era suficiente para anularla y generar la necesidad de mejorar esa desastrosa situación. Entonces ofrecía la fantástica solución: Una enciclopedia adaptada a los nuevos planes de estudio que ahora estaba en promoción.

Invariablemente, ponían una de estas dos excusas (o ambas):

1. Es que no ando muy bien de dinero/ es muy caro.

2. Lo tendría que consultar con mi marido.

Para la primera, la respuesta que yo debía dar era "¿Tú fumas?" No sé porqué, pero todas las mujeres amas de casa, con lóbregos hogares y limitadas posibilidades de cambiar de vida, fumaban. Cuando decían "sí", casi avergonzadas y bajando la mirada, yo tenía que ponerme seria, rozando el enfado y detentando una auto otorgada responsabilidad, decía "¿Y no crees que con lo que te gastas en estropearte la salud, podrías dar un futuro digno a María y a Pedro?"

Para la opción 2, mi respuesta era "Bueno, pero tu marido no es ningún ogro ¿no?", a lo que respondían con un escaso "no", porque, al parecer, los maridos solían ser bastante ogros y ellas se sentían abochornadas.

La enciclopedia en cuestión se pagaba en plazos comodísimos, y los intereses crecían en función de la comodidad, claro. Había que avalar el pago con una nómina, propiedad o algo. Costaba unas 100.000 ptas, de las que yo me embolsaba 25.000, y mi supervisor otras 25.000.

Por supuesto duré unos días nada más. Los primeros no era capaz de vender nada. En los últimos me convertí en una máquina, y en cuanto vendía una, ya no trabajaba más ese día.

Lo que más me sorprendía no era la ductilidad de las pobres amas-exclavas de casa, ni sus casas oscuras llenas de goteras y niños lloriqueando. Lo que más me llamaba la atención, era la falta de escrúpulos de mis compañeras, que se referían a sus víctimas con términos despectivos y ninguna compresión; que estaban acostumbradas a engañar, a ganar auténticos dinerales sin importarles a costa de qué o quién. Me asusté al descubrir cómo pesa el dinero frente a la ética, lo indulgentes que somos (yo la primera) con nuestros propios actos...

Busqué en el código civil, y efectivamente se consideraba delito aprovecharse de una situación de "minusvalía"... (algo que yo asociaba con pobreza o depresión social) para favorecer las ventas de lo que fuere (máxime si era con mentiras). Algunas de las mujeres que abordábamos eran semianalfabetas, apenas sabían firmar el contrato que les ofrecía.

Nada más "vender" una enciclopedia a una de estas pobres señoras, en Villaverde Bajo, me puse a llorar. No podía más. Tenía unas raíces mal teñidas, el pelo corto y ropa como de los chinos, pero gastada. Era una mujer prematuramente arrugada, de mirada sincera, con las cejas extradepiladas, la espalda corva y muchas verrugas mal dispuestas.

Me agobié un montón. Tomé conciencia de algo, sin saber muy bien de qué. Me dí media vuelta, llamé a su casa de nuevo y le dije que rompíamos el contrato, que no se metiera en líos. La pobre tenía la casa embargada y no podía hacer frente al pago de un curso de inglés que había comprado hacía dos años a mi misma empresa. Lo fuerte es que ella me decía "No te apures, mujer, que ya buscaré yo el dinero, tú trabaja, que tú si que te ganas la vida, no pasa nada". Y yo allí, llorando como una magdalena, convenciéndola de que su vida no iba a ser mejor por tener 25 tomos de una enciclopedia absurda. Me costó "desconvencerla".

Ese mismo día dejé el trabajo.

...Y a día de hoy sigo sin carné de conducir.

Lo dice Diana Aller

domingo, 3 de agosto de 2008

EDIE SEDGWICK

Comparto con mi amiga Silvia Varela la afición por las lecturas trúculis. Estamos aun impactadas por el novelón "Sin tetas no hay paraíso", y en estos días me ha comentado que se acababa de leer la biografía de Edie Sedgwick. A mí en su día me encantó.
Buscando información de la musa warholiana, he encontrado un escrito fantástico de "El blog de Plácida"; una bitácora que me influyó muchísimo cuando empecé a escribir públicamente. Nunca he conocido ni hablado con Plácida, pero tiene un estilo claro y didáctico, y una forma de exponer la parte más animada de la teoría femenina, alucinante. Y es vasca, que también cuenta positivamente... De ella y su extinto blog (éste), copio este estracto sobre Edie Sedgwick. Que lo disfruten...


Me interesé en Edie Sedgwick porque me dijeron que fue una persona que convirtió en arte su propia autodestrucción.

Repasando la bigrafía de George Plimpton y Jean Stein editada en castellano por Circe, un@ llega a la conclusión de que ella, en todo caso, no era consciente de eso. Fueron otr@s l@s que filmaron, fotografiaron y se lucraron con su autodestrucción.34 años después de su muerte, la “pobre niña rica” se nos antoja un personaje novelesco, que vivió en un ambiente histórico, social y cultural particular, y que como dice Truman Capote (una de las voces con más solera de cuantas componen el libro) fue una víctima total de todo ello.

Edie Sedgwick es conocida como icono pop de los 60’s, actriz, modelo, “party girl” y la patochada de “superstar” de Andy Warhol. Varias generaciones han admirado sus fabulosas piernas y su aniñada belleza.

Hay fotos y documentos suficientes para l@s adorador@s fans, pero su paso por la vida fue corto, y más bien penoso. Tras la adorable sonrisa y las maneras pop ocultaba todo un drama personal.

Primeros años

Su proceso autodestructivo, y también el de algunos de sus hermanos, se inició pronto. Edie nació en una más que acomodada familia wasp (white anglo-saxon protestant) de Massachussets. El primer antepasado Sedgwick fue un juez que participó en la declaración de independencia de estados unidos y que era aliado político de Alexander Hamilton y George Washington. La madre pertenecía a una multimillonaria familia de Nueva York. Edie y sus 7 herman@s crecieron aislados del mundo en 3 ranchos californianos, en un ambiente carcelario y violento. L@s niñ@s apenas salían de la enorme extensión de tierra del padre, y eran educad@s allí mismo “de acuerdo a su clase”. El padre aparece como un personaje narcisista y sádico que se oponía a la personalidad de sus hijos, y Edie dice en más de una ocasión que intentó acostarse con ella desde que tenía 7 años.Los hijos varones fueron objeto de la represión paterna, hasta el punto de que dos de los hermanos, Minty y Bobby, tuvieron problemas en la universidad y acabaron suicidándose tras ser encerrados sucesivas veces en distintos centros psiquiátricos. Cuando esto sucedió, Edie ya había avanzado en su propia carrera autodestructiva. Desde pequeña comía de forma compulsiva, y lo vomitaba todo. Una forma, quizá, de oponerse a la madre. Como sus padres no sabían qué hacer con ella, la enviaron a un internado, y como allí se puso peor, la encerraron en varios centros psiquiátricos.
El mito de Edie Sedgwick se inició en Cambridge, Massachussets, cuando se trasladó allí para estudiar arte. Fiestas, fiestas y más fiestas. Los primeros amigos maricas. Hij@s de ric@s que querían desafiar a sus familias. Todo el mundo la llamaba, todo el mundo quería estar con ella: “No me importaba lo que hacía o si estaba equivocada. Era un catalizador. Lo que entre los iniciados se conoce como un shakti. La energía femenina que dinamiza: por el mero hecho de estar en contacto con ella todo se agudizaba. Una velada con Edie sólo podía acabar cuando Edie llegaba al punto de agotamiento, lo que ocurría al cabo de dos o tres días. Hay un viejo axioma yogui: cuanto más alto subas, mayor será la caída. Todos lo sabemos. Le gustaba pasear al borde del abismo en todo momento.” (1)

Nueva York, época pop

Cambridge y los estudios de arte se le quedaron pequeños. Edie necesitaba espacios abiertos donde “desmelenarse” y quería probar suerte como actriz, así que Nueva York fue su destino natural.

El desafío a los padres continuó: “Edie llegó en un momento en que se producía una destrucción de todas las normas (…) La gente empezó a chutarse en los lavabos. Los freaks empezaban a estar muy solicitados (…) Cuanto más raro fueras en lo que hacías o decías, mejor. Fíjese en Edie. O en Tiger Morse, que era una chica de buena familia y de pronto se transformó en una freak anfetamínica con el pelo de alambre, vestidos eléctricos y gafas verdes (…) Estos locos se revolcaban en la autodestrucción… era casi como si quisieran castigar a sus padres y al mundo de normas rígidas que les habían hecho tanto daño en los años de su educación.” (2)

Para Edie, una forma de hacerlo era gastar el dinero de sus padres. Pisó el metro por primera vez cumplidos los 25, y no se conformaba con el taxi: iba a todas partes en limusina. Invitaba a gente que no conocía a grandes comilonas en el Ritz. Gastaba miles de dólares en ropa, pieles, maquillaje, y por supuesto, drogas. “Era un chollo para muchos. No conocía ni a la mitad de la gente que invitaba a esas comidas. Quince o veinte personas (…) No me sentía como si la estuviera exprimiendo. Me sentía como si estuviéramos redistribuyendo la riqueza.” (3)


Bob Dylan oyó hablar de ella y la llamó para conocerla. Se hicieron “íntimos”. Todo ello la llevó a conocer a Andy Warhol. Y con él inició una extraña relación, en la que ella se convirtió en él y él se convirtió en ella. Edie introdujo a Warhol en el mundo de la “alta sociedad” que hasta entonces le había sido vedado, mientras que Warhol tenía el poder de convertir a Edie en “una estrella”. El aspecto físico de ambos se mimetizó: Edie se cortó el pelo y se lo tiñó de plateado, y vestía las mismas camisetas a rayas que su partenaire. Roy Lichtenstein cuenta que su mujer y él fueron disfrazados de Andy y Edie a una fiesta de carnaval…Edie ya era una "superstar underground". Quizá haya que aclarar que Andy Warhol acostumbraba a estar rodeado de adulador@s que simplemente querían estar con él, salir en sus películas o ser fotografíad@s. L@s más carismátic@s se convertían en “superstars”, palabra que empezó a utilizarse en la época: “La superstar era una forma primitiva de liberación femenina. Eran muy listas, guapas, aristocráticas e independientes. Edie, Nico, Viva y las demás (…) Eran las mujeres que queríamos adorar, las vírgenes marías. Al mismo tiempo, eran muy destructivas; se destruían a sí mismas y a otras personas.” (4)A lo largo de 1965, Edie y Andy iban junt@s a todas partes, y su popularidad era brutal. En una ocasión viajaron a Filadelfia para inaugurar una exposición de Warhol, y fueron recibid@s como estrellas de rock, con fans gritando y desmayos. Había tanta gente en el lugar de la exposición que tuvieron que quitar los cuadros para que no se estropearan. A la gente no le importó demasiado.


Sin embargo, Edie no tenía ninguna influencia en los proyectos de la Factory, el estudio de Warhol. Participaba como actriz o modelo, pero ni siquiera sabía de qué trataban las películas, ni lo que pretendían. Simplemente estaba con sus amig@s y se divertía. Lo que más le preocupaba era su propia imagen, y en ella gastaba gran parte de su energía: “Ella estaba totalmente ocupada en su auto-imagen… o en su visión de su auto-imagen.” (5) Algo que a muchas chicas nos ha pasado de jovencitas, por cierto!En la Factory la gente utilizaba drogas a discreción, y también había orgías. Warhol no participaba en ellas, pero las dirigía y alentaba: “Andy era como el Marqués de Sade; su presencia era el agente liberador que hacía que la gente viviera sus fantasías y se desnudara o en algunos casos, hicieran cosas muy violentas para conseguir que Andy les mirase”. Él l@s miraba con su cámara de 16 mm, y Truman Capote, que lo conocía bien, lo define simplemente como “un mirón”. (6)

Las películas de la Factory pretendían no significar nada. Los guionistas se esforzaban en escribir diálogos que no tuvieran ningún sentido. Por ejemplo, en Beauty part #2, toda la película está filmada en un plano fijo sobre una cama, donde Edie se debate entre atender las demandas sexuales de su acompañante, o responder a las inquietantes preguntas que alguien le hace desde fuera de plano. Kitchen se desarrolla íntegra en una cocina, y es un completo aburrimiento: “Creo que las películas de Warhol son documentos históricos. Dentro de cien años contemplaran Kitchen y verán ese pequeño decorado atiborrado de cosas que, desde luego, era una cocina auténtica (…) Era algo horroroso de ver. Captaba la esencia del aburrimiento de cualquier día muerto en la ciudad, cuando todo está imbuido de olor a ropa húmeda y desagüe.” (7)


Lady anfetamina

La colaboración Andy-Edie duró un año o un año y medio, hasta que sus relaciones se enfriaron. Edie ya era adicta a las anfetaminas, y empezaba a necesitar atención permanente. Alguien tenía que ocuparse de que se levante por la mañana y estuviera en el estudio a la hora del rodaje. La gente de la Factory se cansó de ella, y con la intención de herirla, rodaron películas con otra “superstar” llamada Ingrid, que era “como Edie pero en feo”. “Se consideraba como una hija más en una familia grande y bastante desgraciada, que de pronto es iluminada por los focos y tratada como si fuera algo muy, pero que muy especial, pero por dentro se sentía como un montón de basura. Luego, cuando la dejaron un poco de lado, no sabía quién era. Esa posibilidad de destrucción estaba dentro de su débil personalidad. Tenemos que acostumbrarnos a la realidad de que estamos solos. Si no lo consigues, te vuelves loco. Y Edie empezó a trastornarse.” (8)

A partir de aquí llega la parte más triste de la historia, si bien hay momentos en que aún hay espacio para la risa y la ironía. Cuando Edie abandona la Factory, recibe ofertas de otros directores “underground”. Albert Grossman, el manager de Bob Dylan, promete a Edie una película con Dylan y ella como protagonistas. Edie, además, estaba locamente enamorada de Dylan, y creía que era su novia. Él le escribió la preciosa “Just like a woman”, y también “Leopard-skin pill box hat”. Hasta que ella descubrió, de boca del viperino Andy Warhol, que Dylan se había casado con otra mujer unos meses antes, y que probablemente no tenía la intención de hacer ninguna película con ella.En 1967, cuando rodó parte de la película Ciao Manhattan! (David Weisman, John Palmer, 1972), Edie ya hablaba de la Factory en pasado: “En realidad Warhol jodió la vida de muchísima gente, gente joven. Mis contactos con la droga se iniciaron en la Factory. Me gustó mi introducción a la droga. Yo era un buen blanco. Me convertí en una joven y saludable adicta.” (9)

Los “médicos del ácido” eran una cosa muy de moda en la época y lugar que nos ocupan. Tenían exclusivas consultas por todo Manhattan, y se dedicaban a inyectar anfetaminas, heroína y ácido a todo el que pagara por ello, incluid@s niñ@s o mujeres embarazadas. Influenciad@s por Timothy Leary, realmente creían que hacían bien a la gente, y ell@s mism@s eran adictos.

Edie iba a la consulta del doctor Roberts, que cobraba entre 15 y 25 dólares el “chute”. Una persona que también iba cuenta que al principio acudía a por su dosis una vez por semana. Después un par de veces; luego 3 ó 4 veces por semana. Al final iba 3 veces al día. El doctor Roberts tenía una lista de VIPs o pacientes/clientes preferentes que no tenían que esperar para recibir el chute. La gente que no tenía ese privilegio miraba a los VIPs con odio, porque el síndrome de abstinencia empezaba a destrozar sus nervios en la sala de espera. La madre de Edie llegó a visitar al famoso doctor, y éste la convenció de que el tratamiento era beneficioso para su hija, de modo que los padres pagaban la factura.Edie estaba tan delgada que no podían pincharla de pie, y se tumbaba boca abajo para que el doctor Roberts le inyectara en el culo un cóctel de drogas cada vez más potente. Todo eso aparece en Ciao Manhattan! Y en esa misma película, Edie habla de los horrores del speed, o sea, de la paranoia y la locura, de los zumbidos y las alucinaciones, y al mismo tiempo, de cómo le gusta el momento álgido, de lo difícil que es elegir entre el speed más puro, la cocaína más pura, y el sexo. De cómo le gusta ponerse hasta arriba de speed y alcohol y hablar sin parar, o follar sin parar. Del speedball, speed y heroína, y de la primera vez que le metieron un pico de speedball en cada brazo... La gente que trabajaba en la película también eran adict@s, y de hecho tardaron 5 años en terminarla. Pretendían retratar toda una época, los 60’s, a través de una actriz underground. En realidad Edie se interpretaba a sí misma. Era como si dejara a la cámara de cine entrar en su intimidad, sin importarle que luego hicieran una película con ella.
Así que convertida en una joven y saludable adicta, pero sola, Edie intentaba trabajar. La revista Vogue era consciente de su potencial, y la contrató como modelo. En 1965 ya había sido protagonista de algunas páginas, en la que la definían como una “youthquaker”, y hablaban con admiración sobre sus películas, que seguramente no habían visto. Edie no era una modelo al uso, y por ello tenían que esforzarse con ella. Le iluminaban sólo la mitad de la cara para esconder las imperfecciones del rostro, y le ponían pelucas porque su pelo estaba destrozado. “Le pusimos un poco de carmín, montones de rimel y un poco de brillo en los labios para darle algo de vida. El resto era ella. Era una personalidad posando. Era la chica personalidad. No era como si fuese verdaderamente una modelo o una estrella de cine auténtica: era una encantadora y extraordinaria criatura del momento.” (10) Sin embargo estaba marcada con el estigma de la adicción a la droga, y Vogue decidió prescindir de ella para salvaguardar la imagen de la revista.

Chelsea Hotel

Para bajar las anfetas, Edie tomaba decenas de tranquilizantes, y como fumaba todo el rato, se quedaba dormida con el cigarrillo en la mano. Tras el incendio de su apartamento se fue a vivir al Hotel Chelsea , donde antes habían vivido Tennessee Williams, Dylan Thomas o Gore Vidal. Una revista canadiense le hizo un reportaje en su habitación del Chelsea, y ella aseguraba que lo que más le interesaba en aquel momento era su gato Smoke, hijo del gato de Bob Dylan.

Leonard Cohen vivía en el otro lado del pasillo, y cuando conoció a Edie, la advirtió sobre las velas que tenía en su habitación. Él estudiaba el uso budista del incienso y las velas, y estaba convencido de que las de Edie encima de la chimenea tenían un influjo maligno.
En la Navidad de 1966 Edie se sentía sola en Nueva York y decidió ir a California a visitar a su familia. No tardaron en encerrarla en un psiquiátrico. Los padres le pusieron un termómetro en la boca, le dijeron que estaba enferma, que tenía 40 de fiebre, le administraron potentes somníferos y la metieron en un coche de la policía. Edie no entendía por qué ella iba en el coche de la policía y su madre detrás con su Mercedes, si es que realmente iban al hospital. Unos días más tarde, cuando consiguió hablar por teléfono con su novio de entonces, Bob Neuwirth, le gritó: “¡Sácame de aquí! ¡Me tienen prisionera!”.Tras el mal trago, Edie regresa al Chelsea y a su “estilo de vida” no exento de puritanismo, ya que hacía como si nada hubiera pasado, y se esforzaba en ocultar todo lo doloroso que había en su vida. Era adicta al amor y al sexo. Sólo los amores y amantes eran capaces de distraerla de las drogas. Algun@s de sus compañer@s intentaron apartarla de las drogas, pero entonces l@s volvía loc@s hasta que la abandonaban o ella se iba con otr@. Cuando terminó con Bob Neuwirth, se dedicó a la droga aún con más encono, y empezó a engancharse a la heroína: “Si estás obsesionado con una persona e indefenso, hay una escapatoria: enamorarte de la heroína. La otra persona no puede controlarte. Tienes un nuevo amante y otra luna de miel. Te sientes hermoso, es como una ilusión, como esos minutos después de haber follado como un loco.” (11) Nunca se chutaba ella sola. Consideraba que era un paso más en el proceso de la adicción y no estaba dispuesta a darlo. Pedía a alguien que la “despellejara”, esto es, que la pinchara en el culo, y a menudo terminaba teniendo relaciones sexuales con él o con ella.

Edie seguía con la idea de trabajar como actriz en películas comerciales. Estaba harta de oír que su presencia ante la cámara era tan arrebatadora como la de cualquier actriz antigua de Hollywood, pero las oportunidades no llegaban. Y cuando lo hacían ella no era capaz de adaptarse a la disciplina de un rodaje ni de aguantar a gente que no fueran sus amig@s. Así llegó Ciao Manhattan!, y Edie siguió con las orgías y los médicos del ácido.

Los fatales pronósticos de Leonard Cohen se cumplieron y la habitación del Chelsea se incendió. El gato Smoke se convirtió en humo. A Edie la encontraron tirada en el pasillo, desnuda y cubierta por una manta. Nadie quería acercarse a ella, como si estuviera hechizada. Robert Margouleff, el productor de Ciao Manhattan! se la llevó a su casa y contrató a Bobby Andersen, un gay buscavidas del East Village, para que cuidara de ella y compartiera sus “trips”. Así estuvo otra temporada.
Su siguiente compañero, apodado en el libro como “L.M. Kit Carson”, se la llevó a vivir al Hotel Warwick, y cuenta que estuvieron una semana entera haciendo el amor, hasta que él descubrió las agujas en el baño. Se las quitó y observó su desintegración. Se pelearon violentamente, hasta que alguien le aconsejó que se marchara y que la abandonara. Llamó a la Factory y tres esbirros aparecieron para hacerse cargo de ella. Al cabo de unos días le llamaron del Hotel Warwick para decirle que su mujer estaba en el hospital.

California girl

Siguió un penoso recorrido de hospitales y psiquiátricos, fugas con otr@s pacientes y vuelta a las andadas rozando la muerte, hasta que la devolvieron a casa de sus padres, incapaz de andar ni de hablar. Cuando se recuperó un poco, se fue a vivir a Isla Vista, en Santa Barbara, y allí siguió con el speed y los barbitúricos para bajar. Ella estaba convencida de que tomando un montón de anfetaminas y tranquilizantes podía poner en orden su sistema nervioso. Se encontró a su hermano en la calle y le exigió que hiciera el amor con ella. Otro día que caminaba colocada por la calle, montó un numerito para darle una buena patada en el culo a un policía (le apetecería), y por eso la condenaron a 5 años de libertad vigilada y a ingresar en otro hospital psiquiátrico.

Los hospitales eran la segunda casa de Edie. Los probó todos en Nueva York y California. Ella los defendía y creía en ellos. Se acostumbró a convivir en hospitales con otr@s adict@s, hacía amig@s y conseguía drogas en cualquier parte. Pasó una temporada viviendo con unos moteros de Los Angeles y acudiendo con ell@s a sus concentraciones, borracheras y orgías.

Se dejó el pelo largo y moreno y se operó las tetas al “estilo California”. Entonces la llamaron para acabar Ciao Manhattan!, y le dieron un poco más de vida. La frase promocional de la película dice que se trata de un film que “se escribió a sí mismo”, y es cierto: el guión definitivo se escribió 4 años después del inicio del rodaje. Para subsanar errores de continuidad, decidieron que Edie sería una actriz underground drogadicta venida a menos, que recuerda sus días de gloria desde una piscina vacía de California. Las nuevas escenas se rodarían a color, y las secuencias de Nueva York, filmadas en blanco y negro, serían flash-backs. Algo que se parecía bastante a la realidad.

Hacia el final del rodaje, al igual que en Nueva York, el equipo acabó hasta el moño de la diva. Cuentan que cuando estaba llena de drogas era increíblemente hermosa y angelical, y todo el mundo se quedaba extasiado. Pero no era así siempre. “Se escapaba. Convencía a alguien (no le costaba demasiado porque su encanto seguía intacto) para que le trajera bebidas con las que poder emborracharse hasta casi perder el sentido y hacer todas esas cosas raras. Se desnudaba, hacía autostop enseñando las tetas. Algunas veces se negaba a dormir a menos que alguien fuera a dormir con ella (…) Yo intentaba respetarla, pero había momentos en que era difícil hacerlo. Una noche, Dave me dijo: “Tienes que hacerlo por mi. Edie tiene que follar. Por favor, depende de ti, Wes.” (12)

En el set de rodaje tenía mil formas de equivocarse, y tardaban horas en filmar sus párrafos de guión. En la escena del tratamiento de shock, Edie daba consejos al director para hacerlo más real, porque había pasado por ello en más de una ocasión.

Cuando terminaron el rodaje, Edie se fue a Malibú con Roger Vadim, que había actuado en Ciao Manhattan!. Vadim le prometió convertirla en la próxima Jane Fonda o Brigitte Bardot, le decía que lo que ella necesitaba era amor y no broncas de los directores. Pero Edie se puso muy enferma y tuvo que volver al hospital y pasar por el auténtico tratamiento de shock.

Michael Post se hizo cargo de ella. Era un buen amigo que había conocido en el hospital, y que había acudido en su rescate más de una vez. Siempre se negó a acostarse con ella, a pesar de que estaba enamorado, y por eso mantenía intacto su interés. Se casaron el 24 de julio de 1971, y Edie fue feliz con la parafernalia de la boda.

4 meses más tarde, su marido se la encontró muerta en la cama al despertar por la mañana. Unas semanas antes, un fan la reconoció en la playa y le habló:

- Hace tantísimo que quería conocerte.
- Oh, gracias. No serás marica, verdad?
- Bueno…
- Estoy tan cansada de los maricas. Es lo único que conocí en Nueva York. Maricas. Maricas. Maricas.
- ¿De verdad?
- Sí. No quiero conocer a ninguno más en toda mi vida. Todos los chicos eran muy guapos pero les gustaban otros chicos…=================

NOTA: Todas las citas pertenecen al libro: “Edie”, de Jean Stein y George Plimpton (Ed. Circe, 1988), y recogen testimonios de distintas personas:

(1) John Anthony Walter
(2) Joel Schumacher
(3) Danny Fields
(4) Danny Fields
(5) Tom Goodwin
(6) Emile de Antonio
(7) Norman Mailer
(8) Henry Geldzahler
(9) Edie Sedgwick en Ciao! Manhattan
(10) Gloria Schiff
(11) Rutherford Jonson
(12) Wesley Hayes

Lo dice Diana Aller