lunes, 17 de noviembre de 2008

CRISIS, CRISIS, CRISIS


Parece ser que hay una crisis. Parece además que es de orden mundial. Los informativos, la prensa y los compañeros de trabajo, se ocupan de recordárnoslo. Infiero además que es una crisis económica; es decir, que es global, totalizante, asoladora... Alemania ha entrado recesión; un negro será presidente de los EEUU y el cambio climático es un hecho.

De pronto, me siento bombardeada por consejos "low cost", o lo que es lo mismo, como gastar, consumir y dejar dinero en causas baratas. En el País semanal de ayer, nombraban a algunos millonarios listados en Forbes que han hecho fortuna a costa de los precios bajos, entre ellos el creador de Ikea y el español Amancio Ortega.

Me parece muy raro todo esto de la crisis, la verdad. Sé que es real, porque mi hipoteca ha subido un montón, los alimentos también, y en 10 años apenas ha variado mi sueldo... Y también sé que es real porque en televisión (sector en el que trabajo bastante convencida) se demandan más formatos banales y positivos. En época de crisis la gente no quiere ver desgracias...

Hasta ahí entiendo que hay crisis, y como tal, nos afecta a todos. Pero yo, que gasto 2 horas al día en transporte público, me dedico al estudio pormenorizado del individuo como ser social. (Ya saben: qué porcentaje calza bolsos Tous, qué leen las mujeres mayores de 40 años o cuántos miopes hay por vagón de metro). Les decía que en esas dos horas diarias, veo muchos iPods, iPhones, cachivaches modernos y digitales de los que desconozco sus funciones pero admiro sus formas limpias y futuristas... cosas que, supongo, deben costar muy caras. Me siento como una marciana ¿Soy la única que no se puede permitir un gasto así? ¿O es que mi orden de prioridades difiere del de la masa (que lo dudo)?

Claro que hay crisis, pero intuyo que afecta a los que tienen poco o nada y a los que tienen mucho. A esa masa informe de clase media mimada, universitaria que vivimos al día... sólo como un "accidente" económico-social: somos principalmente espectadores y padecemos ciertas consecuencias.

Los inmigrantes y los que tienen pocos recursos, son, como siempre, las indoctas víctimas directas de un sistema económico enfermo y opresor. Los que acumulan fortunas millonarias, han sentido también la merma de sus negocios, y supongo que tiene que dar quebraderos de cabeza el despedir a un montón de trabajadores o ver cómo se devalúa el patrimonio.

Quede bien claro que no quiero hacer la maniquea separación de ricos-malos, pobres-buenos (que con tanto salero refleja Fernando León en su cine). No se trata de eso...

De hecho si aquí hubiera malos, serían los gobiernos, las macroempresas multinacionales, la descarnada privatización, o el feroz capitalismo, asimilado demasiado rápido.

Los gobiernos piden confianza en los bancos y mercados... ¿Confianza? ¿Para perpetuar un sistema viciado que ahonda el desfase entre el riesgo público y la recompensa privada? ¡No, gracias!

No tengo ni idea de economía, pero gracias a mi herencia materna (genética y patrimonial) sí muchísimo sentido común. Y aunque pertenezco a esa masa (que en el fondo desprecio) de clase media, mentalidad rala y cultura consumista, algo me dice que los vaticinios más agoreros pueden tener visos de realidad. Si nadie previó el alcance de la crisis, es que nadie es capaz de calibrar sus consecuencias... Así que, escudándome en mi ignorancia, les anuncio que simplemente "intuyo" que la cosa irá a peor.

Por otro lado, las crisis tienen ese punto de emoción artística, de obscenidad vanguardista... y confío plenamente en que el arte nos salvará a todos. Me dejo para otro día el desglose de este apunte positivo de la crisis... Por ahora, continuemos como si nada, que a buen seguro se nos da fenomenal a todos. (Y ruego disculpen lo desordenado de mi discurso, mañana, ya si eso, escribo con coherencia...)


Lo dice Diana Aller

9 comentarios :

Anónimo dijo...

Tienes más razón que una santa... Aunque pertenezcas a esa pestilente clase media.

Anónimo dijo...

¿ESTAMOS EN CRISIS? NO LO SABIA. NO SERA ACASO UNA CAMPAÑA PUBLICITARIA DE ESAS ENCUBIERTAS CON SEGUNDA PARTE DONDE ENTONCES SI SALE LA MARCA DEL ANUNCIANTE. PERO ESTE ANUNCIO QUE POR LO QUE VEO Y OIGO, YA HACE TIEMPO ESTA PRESENTE EN LOS MASS MEDIA, DEBE DE ESTAR COSTANDO UN BUEN FAJO DE BILLETES, ME PREGUNTO QUE GRAN MULTINACIONAL ESTARA DETRAS DE EL. LA COCA COLA, EL NUEVO DISCO DE MICHAEL JACKSON, NIKE, EL NUEVO WINDOWS 7... EL CREADOR DE LA IDEA ES UN CRACK DEL TEMA. YO CREO E INCLUSO AFIRMARIA QUE DETRAS PODRIA ESTAR LA SANTA IGLESIA PARA METERNO YUYU Y VAYAMOS A MISA. NO SE, NO QUIERO SEGUIR DIVAGANDO, PERO TENGO GANAS DE QUE DIGAN QUIEN ESTA DETRAS DE ESTA MEGA CAMPAÑA. SALVASE QUIEN PUEDE EN ESTOS DOS PROXIMOS AÑOS CUANTO MENOS. EL CHICO DE AYER.POSTDATA: ATENCION A LA SERIE NUEVA DE ANTENA TREK.

Adrastea_Quiesce dijo...

no vuelva a tardar tanto en pasarse por aquí, maldita arpía.

Rocio dijo...

jo Diana, te estaba leyendo y estaba pensando ya en loq ue te iba a poner sobre la crisis, no tengo ninguna opinión formada sobre este tema, sólo sé, que justo siempre pienso que a nosotros, a nuestro entorno no le afecta directamente la crisis, precisamente porque vivimos al día, nos compramos lo que nos apetece dentro de nuestras posibilidades y tenemos los mismos caprichos de los que podríamos prescindir porque no son vitalmente necesarios, por lo tanto la crisis nos da un poco igual egoístamente hablando. Y siempre tengo la gran esperanza y confianza en que en momentos de crisis el arte es mucho más interesante y vanguardista que nunca, por lo tanto vamos a entrar en un periodo muy interesante (al fin) que ojalá se parezca o nos recuerde a todas las vanguardias del siglo xx, porque estoy harta de estar viviendo en un siglo tan soso y aburrido como el xxi

Anónimo dijo...

Es necesaria la existencia de seres humanos (??) que escriban en mayúsculas? Por que? POR QUE?

Anónimo dijo...

Tal vez la clase media sea pestilente, pero es una posición cómoda. Uno se alegra de no ser pobre al mismo tiempo que no se siente culpable por ser asquerosamente rico. ¿Qué estoy diciendo? Seguro que si yo fuera asquerosamente rico no me sentía culpable de absolutamente nada...

Yo tampoco me he enterado demasiado de la crisis. Soy un joven parásito que cohabita con sus padres y la estabilidad me ha hecho un pestilente conformista, así que supongo que bien.

Un saludo, Diana Aller. Enhorabuena por el blog.

Concha dijo...

Comentaba este finde con dos amigos tuyos (David Simancas y Fernando Vacas) lo del arte y la crisis.
Escribe sobre ello, anda, guapa, porfa.MUA.

Anónimo dijo...

para el anónimo de las 5:56 PM.: Sigue durmiendo, esto no va contigo. Hay problemas, gente que juega con tu dinero y con el mío, y que está poniendo y va a poner las cosas muy serias. Tú mientras tanto sigue sigue viendo la tele y sigue poniéndote hasta las trancas de jueves a sábado.

Es cierto, la crisis es una campaña publicitaria, pero igual que cuando salieron los móviles muchos pensaban que no tendrían uno, ahora vas a ver una realidad que pensarías que nunca te iba a tocar. Pero qué más da, seguramente será divertido.

oligoqueto dijo...

Sí, es verdad que la crisis se ve poco ahí fuera. Lo cual no quiere decir que no exista, claro, ni que no tengas razón en tu percepción de que irá a peor. Y lo peor vendrá con paro, dentro de no mucho, y empezará a tocar a gente de más en medio.

Nada, a esperar toca, confiando en que no nos toquen el empleo, que es lo que nos mantendrá ajenos a todo.

Saludos.