martes, 18 de noviembre de 2008

COSAS QUE HE LLEGADO A PENSAR DE FORMA CONSCIENTE (¡PERO EN LAS QUE NO CREO!)

Estos son algunos de mis pensamientos conscientes (algunos de ellos recurrentes) catalogables como "burradas". No quiero ni pensar cómo serán los inconscientes. Les ruego no juzguen el contenido, como hicieron en mi artículo de "Prejuicios", les advierto que necesito creer que no creo en mis propias formulaciones; y que ustedes fabulan de forma análoga, no me digan que no:

-La gente de ciencias es más lista que la de letras, es un hecho puramente empírico, pero como se expresan peor, los "humanistas" disimulamos y pasamos por más inteligentes.

-Las mujeres son (somos) todas unas putas. No existe la amistad, sólo una suerte de "ley de la jungla", donde aprovecharnos de nuestra condición femenina, con alianzas y emblemas entre nosotras sólo en pro de nuestro objetivo: la caza del macho.

-Yo no he padecido en ningún modo complejo de Electra; en cualquier caso, de Edipo: Me follaría antes a mi madre que a mi padre. Aquí se dan 3 conflictos-tabúes: lesbianismo reprimido, incesto y gerontofilia ¡Dios bendito, ¿Cómo puedo ser tan degenerada?!

-En los grupos humanos a los que estoy/he estado adscrita (instituto, universidad, trabajo, amigos, familia) suelo percibirme notablemente más inteligente que el resto. Por mi condición de mujer (Una chica inteligente es una "listilla"; una tonta, es fascinante) tiendo a disimular mi intelecto.

-El solipsismo trascendental es el único paradigma ontológico con visos de realidad. Nada existe mientras no tengamos certeza racional de su propia existencia. La vida es mera experiencia solitaria. Este ordenador no existe, ustedes no existen. Tengo, empero, una vaga conciencia (Lo que Ortega y Gasset llamó "realidad virtual") de las nociones físicas que pueblan mi universo, aunque son precisamente eso, meras proyecciones de mi conciencia, único parámetro que sé que existe.

-Los varones son más resolutivos, atrayentes y simpáticos, pero el deleite que ejercen sobre nosotras es finito (en todas las acepciones posibles de "finito").

-La penetración anal es a todas luces más cómoda que la "tradicional": se minimiza el riesgo de embarazo, la sensación postcoital es de unas rotundas y placenteras "ganas de cagar", y el orificio en sí no se abre tanto como para no sentir nada, como puede llegar a ocurrir con la vagina.

-Los negros no huelen mal, pero sí "distinto".

-Si me atiborro a laxantes, disminuye el efecto "bola de grasa" en el que me veo reflejada después de una comilona bulímica, y apaciguo a la par, mi latente culpabilidad por comer con desaforo.

Lo dice Diana Aller

16 comentarios :

Anónimo dijo...

¡Pero qué bestia! ¡Cómo me he reído! Tranquila. Todos pensamos cosas así. E incluso peores...

Álvaro dijo...

Pero mujer, no se disculpe usted, quie cosas más burras ha dicho otras veces sin necesidad de advertencias... Además, no son tan insensatas las que ahora nos cuenta; hasta podría suscribirlas, mire usted. Pasada media hora podría subscribir lo contrario, por otra parte.

Lo de que los negros huelen distinto (y, por lo tanto, huelen "a negro") es un pensamiento milenario de la sabiduría popular, pero no está muy bien visto, no señor.

Al sexo anal, sin embargo, le encuentro unas incomodidades propias muy marcadas, relacionadas con la higiene, más que nada, pero supongo que eso también forma parte del juego.

Anónimo dijo...

Yo tambien tengo pensamientos parecidos, pero no pienso que por ello este enfermo, mas bien que utilizo un poco mas las neuronas de lo que lo hacen algunos/as, diversifico el funcionamiento de estas. No lo hago publico entre mi entorno porque son pensamientos personales e intransferibles, sino siento que pueden tener alguna utilidad.
He de decirte que cuando te leo, me sorprendes, y eso me atrae a seguir leyendote. Esto es una certeza. En tus textos veo humanidad explicita, desnudez intelectual y tiene visos de ser honesta. Gracias por existir. Por cierto; y punto y aparte. Uno de tus pensamientos me recuerda a la peli "matrix".
el chico de ayer

Anónimo dijo...

Diana, adoro tu sinceridad, y además estás buenísima... ¿Cómo podría tener una cita contigo? Me gustaría evitar engorrosos riesgos de embarazo, y molestas dilataciones vaginales, eso sí...

oligoqueto dijo...

"Soy superdotada, pero me hago la mema".
Muy L-Kan te ha quedado ese pensamiento sobre tu inteligencia.
Sin poder evitar juzgarte, no me pareces mema en absoluto...

Saludos.

Anónimo dijo...

Pues yo muchas de ellas las he pensado de forma consciente (¡PERO SI LAS CREO!)"

Anónimo dijo...

los portugueses tb huelen distinto, prefiero el sexo tradicional...pq ganas de cagar ya tengo las justas jajaja

Enrikín dijo...

jaja... notable, deberías dedicarte al stand up comedy, seguro ganarías má dinero y follones que como intelectual.

saludos desde la Patagonia Chilena.

Paloma dijo...

Si no existiera la maldita corrección política, todos podríamos decir este tipo de pensamientos sin pedir disculpas ni sentirnos tremendamente culpables.
Coincido en casi todo, aunque nunca he pensado en mis padres de esa manera, la verdad, jeje
Y los chinos también huelen raro

FBlack dijo...

Siempre es un alivio creer que no crees al menos algunas de las cosas que piensas...supongo que todos en algún momento pensamos cosas así, yo mismo me he sorprendido con algún pensamiento del estilo, lo reconozco.
A veces creo que para tener una idea clara de algunas cosas primero hemos de partir de una idea equivocada para poder darnos cuenta del error o sorprendernos en algunas ocasiones al descubrir que lo que pretendiamos o todos pretenden disparatado realmente no lo es tanto, o incluso es todo un acierto...
Saludos Diana, se te echó de menos...

Anónimo dijo...

Diana por lo que se lee te gusta las sensaciones de cagar

Jose A. Pérez dijo...

No conzco una sola persona de humanidades que "pase" por más inteligente que una de ciencias.

Anónimo dijo...

Yo creo q lo q mola no es la sensación de tener ganas de cagar, más bien es la de tener esa sensación y tener el water cerca para descargar jajajjaja

Anónimo dijo...

Coincido con Jose, el comentario cuando alguien aparenta ser un poco "obtuso" es : "es que este es de letras".No veo en qué subrealidad pasan por más inteligentes o cultos los de letras...La prueba está en que hay grandes pensadores,escritores etc entre los arquitectos, ingenieros (muy ligados al arte y las letras antiguamente) y que yo sepa muy pocos filólogos o historiadores diseñando puentes...Y ya que somos políticamente incorrectos, en las excepcionales ocasiones en que gente con sindrome de down o retrasos mentales varios obtiene un título universitario es un hecho comprobado que será derecho,historia,filología etc...Por algo será!

Leónidas Kowalski de Arimatea dijo...

"Las mujeres son (somos) todas unas putas. No existe la amistad, sólo una suerte de "ley de la jungla", donde aprovecharnos de nuestra condición femenina, con alianzas y emblemas entre nosotras sólo en pro de nuestro objetivo: la caza del macho".

Yo estoy convencido de que eso es cierto.

Hans dijo...

Un hecho incuestionable: salvo que una persona de ciencias haya tenido padres humanistas y civilizados, o un/a novio/a-amante de la misma naturaleza, salvo que haya leido lo que hay que leer y escuchado lo que hay que escuchar, será, incuestionablemente, un inútil. Desde mi condición de hombre de letras de la vieja escuela, sé, como decía cierto catedrático de física (de Universidad), persona excelente, que hay que dedicar el tiempo hasta los 17 a las humanidades (filosofía, literatura, historia) Luego, ya, si eso, centrarse en las integrales y esas mierdas. Mi experiencia profesional ha consistido en ver cómo los acémilas científicos cagaban todo en su vida (personal, financiera, cultural, hasta sexualmente). Las excepciones a esa norma son escasísimas. Ah, y los ingenieros, en un 98%, son incompetentes vitales. Sobre todo porque les han contado la tontada de su inteligencia y justo les va para la gameboy.