miércoles, 15 de octubre de 2008

USTED ES LA MEDIDA DEL MUNDO


La anterior entrada me ha hecho recordar un desagradable suceso que padecí hace más de un año: Como tengo 2 pequeñas bocas que alimentar, y una hipoteca de 29 ó 30 años de nada, tuve que aceptar un trabajo en Antena3 por debajo de mi cualificación laboral (ningún problema) y de mi salario habitual. Lo producía BoomerangTV y era un programa de corazón. Perfecto. Me encanta el corazón, lo había hecho antes y creía que no tendría ningún problema... A los 3 días tenía una depresión estratosférica: el equipo era insolidario, se guardaban datos y teléfonos para apuntarse tantos, el engaño era la moneda habitual para tratar con los famosos o los jefes, y la ausencia de moral era la nota dominante. Además me veía (creo que todos los demás también) sometida a una presión gratuíta que no terminaba de entender. Así que, en cuanto tuve una oferta de Globomedia, vi el cielo abierto. Grandes amigos trabajaban allí, y las referencias no eran malas, aunque las perspectivas laborales sí parecían duras: en una primera etapa tendría que viajar por toda España haciendo cástings y ejerciendo de jurado, y en la segunda, en principio, haría guión de plató, aunque me dejaron bien claro que tendría el mismo contrato (y por supuesto el mismo sueldo) y que cualquier guionista "de la casa" entraría antes que yo. No me importaba. Hablé con el director varias veces y cuando tuve mi puesto asegurado -verbalmente nada más, qué incauta fui- dije en Antena3 que me iba. Me obligaron a firmar el contrato de alta y el de baja el mismo día, renunciando así al posible salario que yo hubiera generado y al derecho a tener paro. Entonces me llaman de Globo para comunicarme que va a ser muy difícil el trabajo para mí. Respondo que no, que puedo con todo. Y para mi sorpresa, mi interlocutora me dice que con dos niños pequeños no voy a poder estar viajando todo el día. Mientras pienso "¿Cómo sabe esta buena señora que tengo 2 niños?" le digo que no tengo ningún problema, que los niños estarían atendidos en mi ausencia. Y ella "Que no, que no, que a lo mejor en un mes no pisas Madrid". Y yo "Me da igual, quiero trabajar, y puedo asumirlo". Entonces me dice el sueldo: 400 euros menos de lo pactado con el director. Le respondo que me gustaría negociarlo y ella que es innegociable. Está bien, no me importa...

Y entonces, directamente, me dice "Es que no queremos que trabajes aquí". Me quedo blanca.

De pronto me veo en paro sin derecho a cobrar paro, sin sueldo por los días trabajados y sin posibilidad de trabajar. Y con dos niños y un hipotecón.

Globomedia pertenece (además de otros estamentos y personas) a Emilio Aragón. En esos días, la última entrada publicada en este blog era ésta; una teoría sin base empírica alguna. ¿Me googlearon? ¿Alguien se "chivó"? Nunca lo sabré. Entiendo que no me cogieran, pero, en ese momento aprendí que que quien salía ganando era yo y no ellos. De hecho, al día siguiente contacté con Teresa Colomina, y una nueva y fantástica etapa laboral se alzó ante mí. Me di cuenta de que yo sé lo que hago, de que soy joven, de que (muy a mi pesar) se me da muy bien trabajar y obedecer, de que tenía cierta experiencia... de que soy la trabajadora perfecta al fin y al cabo. Trabajo en un mercado en el que también soy usuario/consumidor potencial, y aunque no detento poder fáctico alguno, decido lo importante: qué ha de hacerse, cómo, dónde está el interés de cada cosa... Y eso, les pasa también a ustedes, queridos coetáneos. Tienen ustedes ya cierta experiencia y saben cómo manejarse en el mundo laboral, aunque sus sueldos no sean muy altos, no renuncian al consumo, hecho a su medida: dominan las nuevas tecnologías, pero han crecido sin ellas. Ustedes deciden qué grupos tocarán en Benicassim, si triunfará la coca-cola zero o si Zapatero revalidará título en las próximas elecciones. El mundo está hecho a su medida, y cuanto antes lo entiendan, mejor les irá. No es necesario vestirse de una determinada manera en una entrevista de trabajo: usted es como es, y además, es consciente de su valía: si otros no saben verla, es que no merecen la pena.

Una de las veces que me pillaron robando en el Corte Inglés, al guardar mis datos me decían que así nunca podría trabajar allí. Yo, respiraba aliviada, convencida de que me estaba labrando el porvenir brillante que hoy vivo (No soy millonaria y trabajo muchas horas, pero tengo una vida a mi medida, en la que doy lo que puedo dar y recibo más de lo que merezco).
Al anónimo que me previene de tener cerca dos malas personas, gracias, pero no doy crédito a lo malo. Puedo presumir de no haber hablado mal de nadie nunca en el trabajo: soy confiada por naturaleza, y aunque no me integre bien por no poner verde a nadie, acabo siendo muy productiva para las empresas que me contratan. Si alguien se porta mal conmigo, supongo que me acabaré dando cuenta, y si no... un disgusto que me ahorro.

Cuídense y quiéranse, que nadie les haga creer que no valen.

Lo dice Diana Aller

28 comentarios :

Astur dijo...

Cuando yo estudiaba producción audiovisual quería dedicarme al cine o a la tv poruqe creía que era donde más futuro tendría. Después de un tiempo y de ver qué compis mios (curiosamente en tv casi todo mujeres), los trepas, los capullos, los competitivos y faltos de solidaridad, querían trabajar en esos medios decidí jamás de los jamases trabajar ahí.

Así, por desgracia, os va a la poca gente con talento.

Besos

Peter Parker dijo...

Diana, el post anterior era bueno, pero este es realmente para guardar y leerlo en los momentos de duda.

También trabajo en los medios de comunicación, y cuando me agobio por temas laborales voy a un quiosco o una tienda de prensa, veo los miles de publicaciones que salen a diario en nuestro país y pienso que tan malo no seré como para no poder trabajar en alguna de ellas.

Un saludo desde Badajoz.

Peter Parker (de El Gallo Verde)

Anónimo dijo...

Si de verdad la gente decidiera quien toca en el FIB tocarían El Canto del Loco y Amaral y no todos esos grupos aburridos de viejetes y raritos, no?

Anónimo dijo...

Y como todo el mundo sabe uno de esos hijos de puta acabo en Boomerang. ¿por qué será que todos los cabronazos terminan haciendo piña? Suerte con lo que estes haciendo allá donde estes. Puede que al final si que exista la justicia

El justiciero

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en que es el público o el pueblo quien elige SIEMPRE. La gente no es consciente de esto. Decían en tu anterior post el de ayer) que por qué no nos dedicamos a otra cosa, pues bien, en mi caso es lo único que sé hacer. Sólo sé pensar y escribir. Es como si a un médico le pidieran que hiciera pasteles. Y lo hago cada día con toda la ilusión del mundo. Pero es duro el camino. Respecto al Festival de Benicasim, sólo puedo decir que sé de buena tinta que les va pero que muy bien llevando a los grupos que gustan al menos a 50.000 personas (y creo que a millones más), así que ¿para qué iban a llevar a los grupos que están hasta en la sopa?

FBlack dijo...

He de decir que probablemente este sea sino el mejor de los mejores post que le he leido a usted en los meses que hace que la descubrí. Estoy totalmente de acuerdo con usted en muchas cosas de las que comenta, que lamentablemente nos han ocurrido a todos y me parece que tiene usted no solo una buena actitud frente a la vida, sino la mejor y la única.
Enhorabuena!

Anónimo dijo...

QUE ABURRIDA ERES DIANA.

rai dijo...

ah el mundo laboral...
Lamento que te quedaras con el culo al aire en cuanto a trabajo. Un buen consejo que me dio alguien* es "haz como los monos, no sueltes una rama hasta que tengas la siguiente bien agarrada".
Por otra parte, no creo que nadie sea tan burro como para tomarse como ofensa lo de los payasos de la tele y las drogas. Es mas probable que te conocieran de otra cosa o que alguien te hiciera la pinza a tus espaldas. Ahora creo que el facebook es lo que se usa mas para espiar a los empleados...


*no era un consejo. En realidad la expresion se referia a lo que, supuestamente, hacen la mayoría de mujeres con sus relaciones sentimentales. Pero aquí vale igual.

Galahan dijo...

Vaya, pudimos haber coincidido trabajando. Qué casualidad.

Y sí, sí que "rastrean" la red. A mi y a un compañero nos pasó que, creo que la misma interlocutora de la que hablas, nos "descubrió" el blog y nos lo seguía intensamente para ver qué decíamos y qué no. E incluso nos lo seguían en TVE.

Y bueno, viniendo de la interlocutora que creo que hablas... en fin. Yo aún estoy esperando que de la cara para contestarme a una petición de revisión de contrato.

Por cosas así me fui. Por cosas así se está yendo muchísima gente de allí.

Saludos y muy bonito el post este (y divertido el de antes).

silvia dijo...

Estoy con peter parker... Yo salí del agujero en el que me metí cuando decidí dejar de seguir intentando trabajar de periodista y sobrevivir, y cambiar de profesión porque me habían hecho sentir tantas veces una mierda que al final me lo estaba creyendo. Mi posición es muy distinta porque no tengo ni hipoteca ni hijos, así que me alegro de que tires y animes a tirar "pa alante" sin hacer caso del rechazo-chantaje-mobbing etc. ajeno (sobre todo el laboral).

Bsss

Anónimo dijo...

Suscribo casi todo lo que he leído en los comentarios de este y el anterior post. Trabajo en televisión llevo años viendo (y sufriendo) las que vienen a ser las prácticas habituales en el medio. Tan habituales son que a veces se te olvida que muchas veces son abusivas, denigrantes, dictatoriales, propias de épocas de esclavitud y hasta ilegales.

Me pasa como a muchos compañeros de los que pasan por aquí. Aproximadamente diez veces al día pienso en dejar el curro y dedicarme a otra cosa. Pero primero, no sé hacer nada más. Y segundo, no sé qué tiene este mundo que crea una especie de síndrome de estocolmo que te incapacita para abandonarlo, por lo que además de humillado, explotado, vapuleado, robado y manipulado en muchas ocasiones te sientes gilipollas por no tener la capacidad de decir "hasta aquí".

Anónimo dijo...

buenísimo este post¡¡ Enhorabuena

Anónimo dijo...

Es genial ser tan buena persona. Tan maja, tan brillante y tan buena ¿guionista? En fin eres un ser humano envidiable. Leyendo tu blog, me extraña que no hayas criticado nunca a nadie en el trabajo. jaja.

Anónimo dijo...

Hola, sigo tu blog desde hace tiempo, a veces no comparto alguna opinión, otras me encanta como lo haces. Hoy me he sentido (és el mejor piropo que se le puede dar a un escritor/a, que alguien sienta con tus letras) muy representado. Vengo del mundo de la política...de hecho hoy lo dejé, después que el último gilipollas de turno, sin oficio ni beneficio, acabara trepando por encima mio, gracias a un puñal de última hora clavado en mi espalda, rota de tanto y tanto currar por unos mangoneantes. Tengo tantas heridas que he decidido volver a empezar de 0. Si vuestro mundo es un show, imagínate el nuestro. Un abrazo Diana Aller y sigue así, no sé si habrá una Justicia Cósmica, pero si que hay un reconocimiento ético para las personas buenas, y el mio, lo tienes.

Anónimo dijo...

Este post es belleza condensada!

Anónimo dijo...

desde luego los que curráis en audiovisual tenéis todo el derecho a quejaros de lo durísima que es vuestra vida y no esos quejicas mariquitas que trabajan de mineros, camioneros, cajeras de supermercado, obreros de la contrucción, policías, enfermeras y medicos que se pasan dias de guardia sin dormir, taxistas estibadores, descargardores de cajas, recolectores de la fresa, agricultores en general, prostitutas, basureros, jardineros, camareros,... que se pegan la gran vida!
..por cierto lo de 'los que son jefes son jefes porque son malas personas pero yo que valgo mucho mas no lo soy porque soy buena persona' no es la típica excusita de loser y muy de 'Médico de familia' y series de Emilio Aragón en general?

Anónimo dijo...

Para el último anónimo: yo me quejo de mi vida estresante y desagradecida. De las presiones y humillaciones psicológicas. del mobing y de llevarte a tus límites continuamente. Y tú ahí sin perder la calma, aparentemente. Muchos días se hacen cuesta arriba. Pero es necesario que alguien haga entretenimiento para todas esas personas que también tienen una vida difícil, incluso más difícil. A mucha gente la TV le hace compañía, le hace desconectar etc. Así que creo que es algo imprescindible en nuestra sociedad. Pero que me queje de las circunstancias que vivimos en el sector no quiere decir que sea insolidaria con el resto de profesiones. Cada una tiene sus inconvenientes. Y desde luego no es uno de los peores sectores. No soy tonta y sé que es muchísimo más duro ser camionero, obrero, médico, profesor etc. Pero también es muy duro a nivel psicólogico y los que aquí trabajamos bien lo sabemos. Es una carrera de resistencia, de aguante de gilipollas y prepotentes tiranos, no todos claro, de inestabilidad económica, inestabilidad laboral y un largo etc. No hay que ser radical. Y si tan guai te parece te invito a probarlo. Te invito un día a mi empresa a ver si aguantas un par de horas la presión jaja y las continuas zancadillas. También sé que para ser jefe hay que valer. Los he tenido muy buenos pero casualmente la mayoría muy malos. Al menos en mi trayectoria profesional.

Lo dice Diana Aller dijo...

Me he visto en la obligación de censurar un comentario. Lo siento, Jairo. Copio aquí lo que puedo publicar de él (y de paso te contesto en mayúsculas) Si quieres, en privado, te cuento el porqué de la censura, es básicamente por mi integridad física y psíquica.

No sé si habrás meditado (o eres una kamikaze o alguien muy valiente) acerca del hecho de que estos dos post no te van a granjear, precisamente, las simpatías una parte estadísticamente significativa de tu sector laboral.
ESTA ENTRADA HABLA PRECISAMENTE DE ESO: NO BUSCO LA SIMPATÍA DE QUIENES ME CONTRATAN, SOY LO SUFICIENTEMENTE PRODUCTIVA PARA SUS EMPRESAS COMO PARA QUE ME CONTRATEN POR MI VALÍA.

¿Has pensado cuántos de tus compañeros o jefes que leen tu blog (porque lo leen muchos más de los que piensas, seguro) se sentirán aludidos? Sí. Todos esos mediocres a los que, probablemente sin prestar demasiada atención, y siempre de un modo sutil y educado, desprecias y ninguneas con todo el merecimiento, estarán ahora mismo pensando en qué pueden hacer mañana para joderte el día.
NO TODOS SON MEDIOCRES, DE HECHO LA MAYORÍA (LEAN ESTE BLOG O NO) SON GENTE MUY TRABAJADORA E INUTILMENTE PRESIONADA.

En las futuras selecciones de personal a las que concurras ¿qué ocurrirá cuando te googleen el blog y lean lo que opinas del sector? Porque... si hicieras una selección de personal para tu empresa ¿buscarías información en internet o leerías el blog de un posible candidato?
YA LO HICIERON, Y NO ME HA IDO MAL.NO ME FÍO DE LO QUE ME CUENTEN OTROS, CONFÍO EN LA GENTE HASTA QUE ME DEMUESTREN QUE NO PUEDO CONFIAR, LA VIDA ES MUCHO MÁS SENCILLA Y BONITA ASÍ.

Y por último. Es arriesgadísimo lucir como cualidad propia el no poner verde a nadie. Primero porque es eso esencialmente lo que estás haciendo en esos dos post y, segundo, porque si buceas en tu blog, puedes encontrar ejemplos de ello.
YA HE EXPLICADO MUCHAS VECES QUE ESTE BLOG ES UN EJERCICIO DE LIBERTAD PARA MÍ. QUE LO AQUÍ EXPRESADO NO DEJA DE SER MERA OPINIÓN Y REITERO (Y CREO QUE CIENTOS DE COMPAÑEROS QUE HE TENIDO A LO LARGO DE MI VIDA LABORAL PUEDEN CONFIRMARLO) QUE NUNCA HE HABLADO MAL DE NADIE EN EL ÁMBITO DEL TRABAJO.
UN ABRAZO, JAIRO (Y TODOS LOS QUE DENUNCIÁIS LA EXPLOTACIÓN LABORAL A LA QUE SOIS SOMETIDOS)

Anónimo dijo...

Yo estoy (y he estado) muy cerca de Diana en el trabajo, y confirmo que nunca ha dicho nada malo de nadie. Eso sí, guapa, tienes unos cojones... Escribir todo esto... Te admiro.

ParraWoman dijo...

Sin tener nada que ver con la Televisión (Salvo como espectadora, claro, que no se puede estar siempre a salvo de todo), he descubierto tu blog.
Esta entrada me ha encantado, por lo que se puede extrapolar a la vida en general, y a los trabajos fuera de la TV.
Ayer mismo leía en el blog de una amiga que "La vida es un 10% lo que te pasa, y un 90% como te lo tomas"
Esa es la actitud!

L. Elliot dijo...

Es que lo de "no nombrarás a Dios en vano" es totalmente aplicable hoy en día a los jefes (o futuros jefes). La cuestión es ¿qué sucederá con nosotros, pobres usuarios de facebook, cuando querramos cambiar de trabajo?
:D

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo en que el mundo audiovisual es jodidísimo, las condiciones laborales infrahumanas y la explotación es la moneda de cambio habitual. Sin embargo, no me sorprende que no te cogieran en Globomedia con un post como el de los payasos. Quiero decir, que no teniendo la obligación de contratarte, no me extraña que no lo hiciesen leyendo algo tan sumamente despectivo como eso. No defiendo a Milikito (no me vaya usted a entender mal) pero no sé yo que habría hecho en su lugar si leo semejante estupidez sobre mi persona. Hay gente que no tiene demasiado sentido del humor pero no se les puede odiar por ello.

Anónimo dijo...

Expongo un caso, a ver si es útil respecto a la diferencia entre opinión personal y eficiencia en el trabajo:
Trabajo en temas de marketing. Un día, uno de mis compañeros, en su blog particular que leen 20 de sus amigos, expresó la opinión que le merecía una de las cuentas que llevaba. Era una crítica honesta y constructiva. Obviamente ni insultó ni despreció ni habló de intimidades. Sólo dio una opinión personal.
El resultado fue que el cliente lo leyó por casualidad (¿egosearch?) y quiso rescindir el contrato. Fue dura la discusión para hacer ver que la profesionalidad de mi compañero en el trabajo era máxima y que en su vida privada, si tenía cualquier opinión, mientras no expresara intimidades o secretos, la tendría que poder expresar.

Creo que la opinión personal que nos merezca una empresa o cliente NO tiene nada que ver con hacer bien el trabajo. Un trabajo, aunque sea artístico o creativo o de márketing, es un trabajo. La pasión o el compromiso total que nos quieren vender los jefes y directivos es absurda e inocente, aunque los putos cursos de motivación de personal lo nieguen. ¿O es que además de sentirnos explotados, tenemos que estar agradecidos?

Por eso, Diana, creo que si quieres expresar una opinión fuera de tu trabajo, lo tienes que hacer! Y si un futuro jefe te juzga por ello, es que no es un buen profesional. Eso sí. Si algún directivo nos quiere pagar por venerarle las 24h del día... Encontes ya veremos qué hacemos...

Mayte de la Iglesia dijo...

Que peligro tiene google....mas de uno hemos sufrido consecuencias laborales por ello.
Pero lo tuyo, es para caer de espaldas. Si no somos las mujeres (trabajadoras o no) quienes parimos a las futuras generaciones, quien lo va a hacer??
Que me lo expliquen los empresarios, por favor.

Anónimo dijo...

He leído los comentarios al artículo de los payasos al que alude este útimo post y todavía estoy un poco alucinada. Creo que el post es pura ironía y la verdad es que es bastante gracioso. Creo que te puede gustar o no lo que allí se dice y también creo que te puede hacer gracia o parecerte del todo estúpido, pero de ahí a ofenderse como parecen reflejar alguno de los comentarios hay un largo trecho. Creo que en estos temas no hay que exagerar ni tomarse tan en serio algo que solo pretende ser gracioso.Creo que las personas en general son bastante literales y no entienden la ironía. Te puede gustar o no, divertirte o no, parecerte una estupidez o algo muy divertido pero escribir un comentario que casi refleja odio porque hagan una broma sobre los payasos...

anonimo dijo...

No creo que fuera por el post, de hecho el contenido lo he oido a un comico de esos que abundan ahora, y este si ha salido en la sexta

Macarena dijo...

Y el abuelito de Heidi le daba tripis.Por qué si no Abuelito díme tú/que sonidos son los que oigo yo/abuelito díme tú/por qué yo en la nube voy/díme por qué huele el aire así/díme por qué yo soy tan feliz/abuelito,nunca yo de tí me alejaré.,Ya sabíamos que Milikito es numerario del Farlopus.

PEM dijo...

Precísamente uno de mis temores y uno de los peligros de este siglo es ese, que te googleen (o te facebookeen...). Ya no existe privacidad, ya es imposible ocultarnos!!! Así que hay que andarse con cuidado de lo que una escribe... aunque, después de todo, escribimos como somos y somos lo que escribimos y, al que no le guste, que no lo lea y punto.
Por cierto, la entrada de los payasos muy buena... No hubiera sacado esas asociaciones tan divertidas y locas en mi vida. jejeje. Sigue así, Diana.