miércoles, 22 de octubre de 2008

UN AGUJERITO DE NADA

(Esto es lo que aparece en google imágenes al buscar "trepanación". No termino de entender porqué)

En los años 20 (del pasado siglo, evidentemente) se encontro en Siberia, el craneo de un mamut de unos 12000 a 14000 años de antiguedad, con un orificio perfecto de unos 120 mms de diametro. Se pensó en principio que el animal había sido abatido por un disparo, pero investigaciones posteriores (que no alcanzo a entender) desvelaron que el orificio no era postmorten, así que... ¿Quién tenía armas de fuego hace 12000 años?.


Aun no se ha dado una explicacion que convenza de este hecho, pero este craneo esta expuesto en el museo de ciencias naturales de San Petesburgo. El agujero, sólo podría haberse hecho por una bala por su redondez y su entrada limpia. De ahí el misterio.

Hay quien dice que, científicamente es posible datar unos restos, pero no determinar si una lesión ósea fue post mortem o no (la sangre adherida a los huesos tiene un tiempo limitado, luego las bacterias consumen cualquier prueba comprobable). Sin embargo, hay quien apunta que el tejido óseo, es un tejido vivo, y se sabe cuando hay una fractura post mortem o antemortem, el hueso reacciona como la piel o cualquier otro organo...

De cualquier forma ¿Quién y cómo seccionó el cráneo del animal?

Se sabe que culturas ancestrales practicaban la trepanación por distintos motivos. Lo sorprendente es que en lugares muy distintos, separados en kilómetros y tiempo.

Parece probado que los antiguos pobladores de nuestro planeta tenían claro que cavar esta suerte de tercer ojo en el cráneo, suponía una limpieza de espíritu, un exorcismo de algún mal o la curación de alguna inexplicable locura.

El momento de mayor florecimiento de esta extraña técnica quirúrgica es el neolítico. Los datos de este período son escalofriantes. Solamente en Europa se conservan más de 500 cráneos trepanados, algunos de ellos con varias incisiones. En algunas regiones de Francia, en donde se conservan más de 250 cráneos trepanados, los enterramientos realizados en grutas y cuevas han ofrecido datos espectaculares. Por ejemplo, en Baumes-Chaudes, de los 350 cadáveres inhumados, 60 cráneos habían sufrido una o varias trepanaciones, es decir, un 17% de los pobladores. Otro dato interesante es que la gran mayoría de los trepanados, -y no solamente en este yacimiento arqueológico- pertenecen a varones.

En Perú, un tal Squier encontró en 1863 un cráneo trepanado. En este momento comienza el estudio sistemático de este tipo de arriesgadas operaciones quirúrgicas de varias culturas precolombinas y su comparación con los primeros cráneos descubiertos en Francia. Las herramientas empleadas eran muy primitivas. Cuchillos o cinceles de sílex para cortar y hacer de palanca para la extracción de un hueso, junto a medidas terriblemente precarias en lo que concierne a la higiene, debieron de ser los métodos empleados para trepanar a un desgraciado, quiero imaginar que drogado de alguna forma.

En el Egipto Antiguo también se estilaba esta bonita moda. A algunos faraones se les perforaba la cabeza cuando se creía que su muerte estaba cercana. Tal vez nunca se sepan los porqués de estas intervenciones.

Actualmente se practican trepanaciones, aunque de forma realativamente "controlada" para cierto tipo de tumores cerebrales. El proceder es bien diferente y con las medidas de asepsia y analgesia habituales en los centros sanitarios.

Ahora bien, he escuchado algo que me ha dejado preocupada. Al parecer en Holanda, se está poniendo "de moda", trepanarse el craneo. Jóvenes (supongo que drogados como sus ancestros o más) se perforan el cerebro con inusitada alegría. No he encontrado información fidedigna al respecto, por lo que puede ser una sórdida leyenda urbana. Sin embargo estas prácticas (junto con cortarse la lengua para hacerla bífida y atrocidades parecidas) parecen existir en el inconsciente colectivo, como un resquicio, una herencia residual de algún evidente remedio para nuestros males.

Si con el desplome bursátil y/o un pequeño "escape" del acelerador de partículas y/o las tremendas inclemencias climatológicas, acabáramos volviendo al salvajismo... ¿Creen ustedes que nuestra naturaleza, nuestra cultura dormida, nuestro instinto... nos llevaría a solventar ciertos males agujereando nuestras cabezas? No sé por qué, pero yo creo que sí.

Lo dice Diana Aller

10 comentarios :

Anónimo dijo...

Como sufridor de frecuentes e incapacitantes dolores de cabeza, siempre he pensado que la trepanación sería, cuando padezco palpitaciones en el cráneo, liberadora. En mas de una ocasión he deseado poder sacarme el cerebro, refrescarlo en agrua fría, masajearlo y volver a colocarlo seco y limpio en la cabeza para sentirme relajado.

Igual me trepano antes de la cena.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola! pues efectivamente, el tejido oseo, es decir, los huesos, están vivos, y tienen una increible historia como el resto de la anatomía del cuerpo humano. Bueno, es que a mí me parece fascinante que el cuerpo sea una máquina tan perfecta, cuanto más lo estudio, más me gusta.

Filias aparte por mi parte, tengo que decir que una vez recibí un mail de estos de reenvío en la que estaba la foto que ilustra tu texto de hoy con la frase siguiente: "personificación del perfecto gilipollas".

No puedo estar más de acuerdo.

bss

Anónimo dijo...

Genial Diana. Bueno corrijo,que si no parecemos una panda de bobos aduladores. Me ha gustado mucho tu post yo también creoque si fallan unas cuantas variables simultáneamente podemos romper el sistema

Anónimo dijo...

¿y no pudo por una penetración?, buscas enigmas donde a lo mejor no los hay.

Anónimo dijo...

Pues yo te sigo, me gustas y tu persona internauta me cae bien, pero a veces me da que tiras mucho de "Mondo Bruttos threats".

Anónimo dijo...

Que cosas cuentas... Al principio al leerlo la verdad, pense, pues vaya rollo a sacado, vaya expediente "E-kiss". Pero el ultimo parrafo me ha hecho verle el sentido... he descruzado la piernas, ahora si. Y me he dicho ante su pregunta: "Si; mas de uno se ha trepanado la cabeza a modo suicida e incluso la de su familia por verse atrapado economicamente, no quiero pensar cuando los riesgos (cada vez mas... generador de particulas, cambio climatico, centrales nucleares, mayor cantidad de bombas atomicas, cantidades mayores de gente pobre, etc, etc...), que asumimos se conviertan en verdaderos catastrofes... Me da miedo el apocalipsis, me temo que como ya profetizo un grupo musical extremeño, nos vamos a ir todos a tomar por el cul*. Espero no ser yo el ultimo, mas que nada, para no ver sufrir y no sufrirlo en mi.

-el chico de ayer-

Anónimo dijo...

Pues yo creo que de alguna manera ya lo estamos haciendo ¿no? (digo yo).
Viole.

Carlos Ynduráin dijo...

"Se pensó en principio que el animal había sido abatido por un disparo, pero investigaciones posteriores (que no alcanzo a entender) desvelaron que el orificio no era postmorten"

Anónimo dijo...

yo creo que... zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

esnerto dijo...

vaya, yo di con este blog buscando la palabra trepanación. interesante blog, diana aller.