martes, 14 de octubre de 2008

JUSTICIA CÓSMICA

Hace unas horas, estaba yo cenando con 3 amigas: C, N y M. Todas ellas trabajadoras de la televisión. Arremolinadas en torno a mi mesa de cenar, rememorábamos épocas pretéritas, cuando nos conocimos, 10 años más jóvenes y 10 años más inexpertas. Como siempre que nos vemos (una vez al año, no mucho más...) nos pusimos al día las unas a las otras: quién se ha pasado a qué productora, a quién han puesto de subdirector de tal programa o si cuál sigue en paro. Repasando andanzas individuales y gestas comunes en el desnaturalizado mundo de la tv, llegamos a la conclusión de que la justicia cósmica (por alguna razón que se me escapa, también llamada justicia poética) existe.
Al fin y al cabo a ninguna de las 4 nos ha faltado trabajo, hemos sacado programas de todo signo adelante, hemos hecho cientos de horas extra, hemos discutido por temas laborales con gente que ni lo merecía, y hemos puesto nuestro talento (les aseguro que mis amigas de eso, van sobradas) al servicio de los analfabetos funcionales que por costumbre, hemos tenido como superiores.
He dormido unas pocas horas nada más. Ha sonado la insidiosa melodía de mi despertador y lo primero que me ha venido a la cabeza, ha sido preguntarme ¿Eso es justicia cósmica? ¿Tener un puesto de trabajo digno? ¿Que todos los que nos han ninguneado, cuestionado, insultado, e incluso echado sin motivo, aun teniendo menos estudios y deficitaria inteligencia, sigan medrando laboralmente? ¿Que el amiguismo y las relaciones genitales determinen las labores que desempeña cada uno, o los salarios, o la categoría profesional?
Mis amigas merecen mucho más, se lo aseguro. Tener un puesto de trabajo y un sueldo digno es justicia, pero no tiene nada de cósmica ni mucho menos de poética.
Como sé que entre los lectores hay muchos trabajadores de TV, les invito a que (anónimamente, no vaya a ser que les echen), denuncien aquí las injusticias que hayan visto o vivido en este singular sector audiovisual.
A su disposición quedo.

Lo dice Diana Aller

20 comentarios :

Anónimo dijo...

A mi me obligaron a firmar una reducción salarial, a cambio de no echarme. Esto ocurrió en Grundy en 2007. Soy redactora.

Anónimo dijo...

Empecé trabajando en una televisión local en una pequeña ciudad. Trabajaba 12 horas seguidas, cuatro días al mes por 60 euros. Aprendí a editar, realizar y manejar una cámara. Usé programas de grafismo e infografía que por aquella época (1995) no estaban al alcance de todo el mundo. Evolucioné cual pokemon hasta que llegó un momento en el que todo se torció. Llegó una nueva dirección y todo el mundo quería hacer de todo para quedar bien ante los jefes. Compañeros que "modificaban" tus trabajos, operadores de cámara que pintaban platós y editaban programas quitando trabajo a quienes lo hacían antes. Y lo que es peor, llegó un momento en el que yo ya no solo no aprendía mas, si no que iba empeorando mi trabajo. Editar anuncios directamente desde los masters. Realizar informativos sin grafismo porque ya no me daba tiempo a hacerlo, y ni ganas. Directores insultándote porque les dices que hay cosas que no se pueden hacer; intenta explicar a tu jefe que con el Photoshop no se puede hacer una animación 3D. Comerciales pidiendo que en un faldón de publicidad aparezca una cantidad de texto similar al manual de vuelo de un DC16. Incluso presentadores que te piden que en su programa no aparezca la mosca porque no pega con el logo del magazine. He visto a redactores dándome un off de 25 segundos y una cinta con 90 minutos de imágenes de bruto y sin minutar diciéndome; -"Aquí tienes el guión del documental, tiene que durar 90 minutos". Imposible explicar que 90 minutos de bruto no es igual a 90 minutos de programa.

Y no digo esto por ser un tiquismiquis, que he editado en U-Matic y con Betacams sin las tapas porque se calentaban tanto que dejaban de funcionar. Digo esto porque llega un momento en el que ya no solo dejas de aprender, si no que vas hacia atras ya que las circunstancias hacen que NI TE ESFUERCES POR TU TRABAJO ya que nadie te lo llega a agradecer.

Cuando me marché dije, "A mi no me pagan por pensar, pensar lleva un plus" o al menos un agradecimiento.

Siento el texto tan largo pero me he sentido muy identificada con lo que has dicho. ah! y me gusta mucho tu blog.

Anónimo dijo...

Podría contar tantas... Empecé en TV con toda la ilusión del mundo porque soy comedora compulsiva de todo lo que acontece en este aparato. Como guionista comencé teniendo mis disgustos en una productora más conocida por Globomierda que por su verdadero nombre. Allí viví cosas que como periodista jamás había experimentado: comentarios como "esto es una mierda" cuando fuera te felicitaban por tu trabajo hasta desconocidos, marginación absoluta por comer con otra gente que no fuera de tu productora, escaletas del programa repartidas a todos menos a tí en tu propia cara y un largo etc. Luego descubrí que fuera también había trabajo, pero a qué precio. Me llamaron para firmar varios contratos que a la semana resulta que eran puestos ocupados por enchufados. Rechazar una propuesta fuera de mi ciudad me costó la enemistad con una superjefa de otra reconocida productora cuyo nombre empieza por C. Lo que ella no sabía es que me estaban encargando cosas a sus espaldas (por desconocimiento de nuestra enemistad). La muy simpática me puso verde delante de todos los trabajadores cuando fui a cobrar una factura. Está lista os la dedico a los amantes de las enumeraciones. Lo que he descubierto en el mundo de la tv es: que hay gente muy mal educada, que hay personas muy despiadadas, que la mayoría nunca o pocas veces saludan a las de la limpieza o a las cocineras, que casi todos se creen superiores a un abogado, panadero u otro profesional de cualquier tipo, que hay gente que debe follar muy poco o no lo hacen bien, que les gusta comer siempre juntos, y también salir a beber casi siempre juntos, que no les gusta que hagas amigos de otras productoras, que no les gustan los chistes de curas, ni las cosas originales (antes tienen que haberlo visto en otro programa o en la hoja de algún compañero), que los baños de las chicas en muchas productoras y cadenas huelen a caca y tienen caca en el wc, pero los de los chicos no, que siempre hay trabajo en algún sitio, que sólo hay que mirar hacia adelante y siepre habrá una empresa dispuesta a explotarte.

Anónimo dijo...

el talento también se demuestra no colaborando en programas basura, estómagos desagradecidos.

Verónica dijo...

ayyyyy cuánta razón llevas¡¡¡¡ Yo no trabajo en la tv, sino en la prensa, donde el guión es idéntico a lo que has contado en tu post de hoy.

bigshit dijo...

yo trabajaba en el progra,a TNT cuando lo producía ATLAS, por lo que tenía un sueldo y condiciones laborales reguladas según convenio. Nos echaron a la calle, y a los dos meses me volvieron a llamar para ocupar el MISMO PUESTO Y HACER EL MISMO PROGRAMA Y pero en esta ocasión producido por la Fábrica de la Tele, por lo que el sueldo se reducía en 600 euros y las vacaciones y festivos desaparecían automáticamente

Anónimo dijo...

yo tengo muchísimas también. En Magnolia me hicieron cosas muy feas: mobbing, acoso laboral, no dejaban a los demás hablar conmigo... y pusieron en mi lugar a alguien que, por vía genital como tú dices, se hizo valer más que yo con mi esfuerzo.
En Globomedia también sufrí lo mío: Me prometieron un sueldo que nunca fue, me insultaron y amenazaron bastante y no me pagaron las vacaciones que me correspondían... Lo malo es que estamos acostumbrados a este trato humillante, que damos por válidas cosas que en otros sectores se denunciarían.

Anónimo dijo...

yo creo que pasa en todos los sectores...ayer justo un amigo médico me contaba el chafardeismo de un hospital de Madrid y aquello parecía GH...¡¡¡ es el refranero español de a todo cerdo le llega su san martín, dios poroveera y demás...
Lo realmente preocupante es que los lameculos sigan copando por sus influencias y por su manera social de hacerse imprescindibles los puestos de responsabilidad... y es que hay dos clases de seres en nuestra sociedad los políticos y todos los demás...
C3vbon

Anónimo dijo...

Para el segundo anónimo:

"Imposible explicar que 90 minutos de bruto no es igual a 90 minutos de programa."

Unos cuantos ralentizados de la hostia y andando...jejeje

Anónimo dijo...

Lo peor es sin duda zeppelin y todos los qu han salido de la escuela.. mil horas y con el tuperware a cuestas.
Hay mucho bicho malo y como estoy como anónimo, diré nombres, como productoras.. creo q patricia orive (supermodelo, fama..) es de lo peor que me he encontrado en mi larga vida...

Anónimo dijo...

Qué filón! Buena idea esta de fomentar el escupitajo liberador. Muy bien Diana, una ventana para soltar improperios contra el bonito mundo de la tv, desde dentro, siempre es bienvenida. Es más, este apartado tuyo y el uso terapeútico de la marihuana van casi, casi de la mano.

Y no aporto nada más porque ya me quedé a gusto anoche en tu casa.

besox

Pensador Borroso dijo...

Yo soy matemático, profesor de matemáticas, y despues de leer esto ya me va pareciendo que pelear con las fieras de la ESO es, más que asumible, deseable.
Adoro este blog.

Anónimo dijo...

En todos los sectores hay mierda, a un pariente cercano mio que es medico lo despidieron sin decirle nada, se enteró cuando fue a quejarse de que su tarjeta de acceso al recinto no funcionaba.

Yo, por ejemplo, el curso pasado estuve currando de prácticas (sin cobrar) mientras hacia un master, en un laboratorio de un departamento de la universidad, donde trabajé cada dia hasta tarde -ocho de la tarde minimo- un año entero, sin cogerme vacaciones en todo el año, yendo a trabajar muchos fines de semana, aguantando impertinencias y comentarios mierdosos,... y cuando me fui no me dieron ni las gracias. Y se supone que los que hacen investigacion en las universidades son los buenos de la película, y los heroes de la sociedad. Y una mierda, son unos negreros que solo buscan explotar a sus becarios -muchos de ellos sin beca, en realidad.

Anónimo dijo...

si se hiciera una manifestación de becarios y mileuristas se pararía el país. es una utopía. pero algún día...

Anónimo dijo...

Siempre pensé que ciertamente existia algo así como justicia cómica o Divina o lo del famoso San Martin, pero nada más cierto. Cuánto más hijo de puta más lejos llegas. Si te tiras a tu jefa y das por culo a tu compañero pronto tendras su puesto, su sueldo y te felicitaran por sus dideas (que no las tuyas, pero como si lo fuesen) Ser buena persona en esta profesion te relega a ser un "pringao" y si encima eres de los que decide tener vida privada y no salir a meterte de todo con el resto de la secta es que, simplemente, no sabes trabajar en equipo. De mayor quiero ser hijo de puta y no tener principios ni moral alguna e irme a la cama cada dia sin remordimiento alguno por haber robado y pisoteado a mis compañeros con tal de terminar en un gran puesto... Diana que sepas que tienes una par de amigos de lo mas hijo de puta, pero puede que eso ya lo supieras y te guste arrimarte a ellos. Si por el contrario andas engañada, preguntame

manu dijo...

9 dias seguidos currando mas de 12 h sin parar... y luego me dicen que los dias de vacaciones que me cogi hace dos meses puede que no me los den...

Anónimo dijo...

Pues dedicaros a otra cosa,todo el mundo sabe que ese munda es una basura ,no hay que ver la gente que trabaja en determinados programas ...asi que me imagino lo que hay detras....

gongorrilla dijo...

Yo he llegado a firmar contratos de guionista en los que me arrebataban mis derechos de propiedad intelectual. Eso sí tenían puntos a favor para reconocer que lo que escribía era mío, me hacían responsable jurídico de lo que saliese de mi PC. Creo, Diana, que tú también conoces ese tipo de contrato. ¿Vacaciones? Se suele firmar en todo contrato que te convertirás en esclavo y deudor de la empresa que te contrata mientras dure la obra. Ya sea una semana, un mes, dos meses, (la media habitual) o dos años enteros.
¿Mobbing de los superiores que no tienen ni puta idea? Yo siempre pienso que soportar ese tipo de presión es parte de las labores propias de un profesional de la televisión.
¿Pagar costes de producción de tu bolsillo y luego mendigar para que te sean devueltos, por supuesto nunca recibiendo el montante de lo gastado? Es una práctica habitual en toda producción con caché que presuma de ello.
¿Tu móvil a servicio de la productora? No viene en los contratos, pero se da por hecho. Eso es así.
Lo de las horas en casa... la colaboración desinteresada de amigos y familiares... y el préstamo de bienes tuyos para que una producción salga adelante, también viene en muchos contratos lo que ocurre es que esos puntos están redactados con tinta invisible. Un truco que aprendí en un programa infantil era que pasando un poco de zumo de limón por ese papel, salía todo a la luz.
¡Buenas noches.... y buena suerte!

Anónimo dijo...

El año pasado trabajé en un sitio donde la jefa puso de jefecilla a su mejor amiga, que cobraba el doble que yo. Esta tipa, la jefecilla, no hacía un guión que no fuera a pachas. Se iba a las seis horas de jornada (cuando los demás hacíamos diez-doce horas), cobraba dietas, cuando los demás, ni la comida. Y cuando la cagaba, la bronca me la echaban a mí.

Hice un viaje de placer a Barcelona y me mandaron a hacer un reportajito (ya que estaba) en esos dos días cuyas dietas nunca cobré, y cuyo tiempo de elaboración nunca recuperé para mi uso personal.

Ha sido el peor año de mi vida laboral, pero me acabo de dar cuenta de que no quiero seguir escribiendo porque quiero pensar que lo que viene es mejor que aquella bazofia.

Anónimo dijo...

No me quise follar al dueño de la empresa (un tío casado, por cierto) y mi jefa dijo que era una antigua.