miércoles, 3 de septiembre de 2008

MARIO CONDE

Nunca me ha dado buena espina Mario Conde. En los 80 era lo más alejado de mis ídolos del momento, y ahora me indigna que le presenten (y se presente) como víctima de un complot, que creo que verdaderamente existió.

Repasemos: Mario Conde representaba a la perfección los valores ochenteros de triunfo: joven (para ser presidente de un banco, desde luego. Como estrella del rock ya se le había pasado el arroz...), carismático y sin escrúpulos.

Su imagen, fría y futurista, causaba admiración y envidia. Por lo visto en su época de estudiante (¡de derecho!) entre juerga y juerga, se entretenía calculando opas hostiles a distintas empresas según su capital, como quien hace sudokus.

Precisamente el freno a una inminente Opa a Banesto, fue lo que le encumbró hasta su presidencia. (Aclaro para el que no lo sepa, que una Opa es una cosa muy chunga que hace un inversor para acumular el máximo capital de una empresa, incuso en connivencia con el accionariado de la propia empresa -generalmente en horas bajas-, y hacerse con el poder de la misma).

Durante años, Mario Conde era el ejemplo del saber hacer: una gestión impecable, una economía eufórica, boyante e hiperbólica... Evidentemente, el señor Conde era -es- muy listo, y cuando se descubrió el -eufórico, boyante e hiperbólico- desvío de capital de Banesto y se le encarceló como responsable, no dijo ni pío. Asumió con estoicismo su pena (no sé cuántos años de cárcel).
Y tampoco fue él quien habló de complot. Dejó que lo hicieran otros.


Lo que sí parece probado es que se estaba preparando para el último gran salto en su escalada de poder: la política. De hecho, con un posicionamiento centrista, muy peligroso para el PP y el PSOE, que le habían cogido ya el gusto al bipartidismo y que no permitirían que nadie entrara a desbaratar su juego de policías y ladrones, o indios y vaqueros o rock y electrónica... (elijan el símil "yin-yan" que más les mole.)

Y digo que no sólo es creíble... supongo además verdadero este "complot", pero esto no exime de culpa al señor Conde por el agujero patrimonial de su banco.
Lo que ocurre es que, cumplida su pena (dudo que entera), Mario se ha vuelto más humano (qué eufemismo tan bárbaro, ¡por Dios!). Se ha hecho amiguito de los presos, ha leído mucho, y para colmo de desgracias, se muere de cáncer su mujer. Ahora habla de forma pausada, recita poesía y aparece cabizbajo y deprimido.

Ofrece unas cuantas entrevistas y se le trata mejor que a un monarca o un papa.
De verdad que no lo entiendo. ¿Porqué es un mártir un millonario en la carcel y no la cantidad de gente sin recursos que se pudre en ellas?
Lo siento, pero mi natural tendencia al comunismo, me impide calibrar a un ladrón de guante blanco con un rasante tan generoso. ¿Porqué este descarado peloteo a alguien que "desapareció" más de 400mil millones de pesetas (cuando valían la mitad que hoy!)?
No creo que sea tan fácil encarcelar a un rico inocente, la verdad...
Y otra cosa: su aspecto siempre me ha parecido grimoso y chungo.

Lo dice Diana Aller

14 comentarios :

Anónimo dijo...

¿tú comunista?, serás frívola...

Sara dijo...

Siempre somos muy magnánimos cuando los ricos roban.
Y estoy totalmente de acuerdo contigo, Mario Conde últimamente parece un cura predicando.... casi, casi un santo.

Parias del mundo dijo...

"Mi natural tendencia al comunismo"... jur, jur, jurrrr

Silvia dijo...

Creo que en su época universitaria su grupo se llamaba Los moscas cojoneras. La verdad es que ahora me recuerda un poco a Coto Matamoros, pero con pelo.

Anónimo dijo...

es cierto casi todo lo que dices, pero desvió mucho menos dinero del que apuntas. Y está claro: si no hubiera tenido intenciones de entrar en política nadie le hubiera tocado ni uno de sus engominados pelos

JDM dijo...

Es un tío muy culto y siempre me calló muy bien.

Y ahora con ese nivel de ascetismo que le da las lecturas budistas, el no va más.

Además es masonazo, con lo que mola eso.

Anónimo dijo...

qué bien escribes, hija de puta!

Anónimo dijo...

Momentazo de Mario Conde saliendo de la cárcel durante un permiso. Le persigue la prensa. Él impoluto (aunque casposo) como siempre y con su maletín de poderoso.
Periodista: ¿Dónde vas?
Mario Conde: ¿Dónde voy? A trabajar, claro.

Tan penoso y cínico como grande.

Anónimo dijo...

Mario Conde fue el más espectacular "caido" de los "tiroteos" durante creación del stablishment económico de la España contemporanea.

Tras la entrada en la UE y la llegada de capital extranjero se sentaron las bases de los grupos de poder empresariales, mediaticos, bancarios etc. que aun hoy tienen muchisima influencia en la sociedad.

Un tipo interesante que sabe mucho sobre un epoca fundamental para entender lo que ha pasado en España los últimos 20 años...

Gelsomina dijo...

A mí me impresionó cuando le entrevistó Quintero... está tocado del ala desde la muerte de su mujer, parece como sacado de una secta, como un "iluminado"... destila mal rollo ese señor.

Juan Carlos dijo...

Completamente de acuerdo.

Anónimo dijo...

como el aspecto de este blog, mira por dónde.

rafa dijo...

Que facil es hablar desde la ignorancia. Cuando la política entra por la puerta del juzgado la justicia sale por la ventana.

Anónimo dijo...

Si quieres saber por qué acabó en la cárcel, sólo tienes que mirar quien es el dueño del banesto. "Numerus clausus"