jueves, 26 de junio de 2008

LOS GUIONISTAS SOMOS GENTE HONRADA


Mi profesión es muy triste. Lo digo totalmente en serio. Está plagada de egos frustrados, de aspirantes a cineasta, de penurias económicas y tensiones innecesarias.
Abundan los cretinos que registran cada idea que tienen, pensando que es brillante sólo por haberla engendrado en su moderado cerebro.
Muchos detestan la televisión, pensando que es un medio pequeño para su imaginación. Estos mismos adoran el cine y últimamente las series americanas de alta factura que los que conciliamos eternas jornadas laborales y vida familiar no podemos seguir.
Algunos se niegan a desempeñar trabajos que no corresponden con su talla profesional. Son guionistas ¡por Dios! Es igual que la redactora (prácticamente siempre, mujer) que tienen al lado tenga dos carreras y un postgrado, hable tres idiomas y le supere hasta en cinco veces intelectualmente. Las labores más ingratas, han de ser para ella, por supuesto, por eso cobran menos ¿no?.

Parte de los guionistas se agarran con desespero a su profesión, porque es lo mejor que tienen, y aunque a menudo despotrican contra sus programas/series; se les llena la boca cuando les preguntan en qué trabajan.

Sin embargo, la mayoría de los guionistas son (somos) unos perdedores encantadores. Despistados, miopes e incapaces de conducir un coche.
Por suerte abundan los inadaptados que no ligaban nada en el instituto; las mentes ágiles que verbalizan sólo uno de cada 20 chistes que se les pasa por la cabeza; los que no terminan una novela fantástica (en todas las acepciones de “fantástica” que conozcan) que llevan media vida rumiando…

Aunque son (somos) piezas intercambiables en un competitivo juego de magnates audiovisuales, agachamos la cabeza con dignidad y lamemos el falo de quien nos paga (Por supuesto en un figurativísimo sentido). Transformamos una fría escaleta en verdaderas obras de arte consumibles, que ineptos presentadores destrozan sin penitencia alguna.

Regalamos horas extras, soportamos insultos de toda clase y toleramos que el éxito sea de otros. Como ya expliqué, los derechos más básicos de autoría se extinguen en pro de los ineptos poderes que gobiernan nuestros trabajos.

Los guionistas sueñan mundos audiovisuales que la maquinaria televisiva hace imposibles. Por definición, un guionista no es "trepa", si así lo fuera, es un impostor.

En un mundo ideal, los guionistas serían los autores de nuestra historia, de nuestras vidas incluso; pero en el mundo real, estamos en manos de descerebradas presiones económicas, y los guionistas son sólo eso: unos pobres incautos que como no militan en ningún partido (ni político ni de fútbol) vuelcan su ilusión en paraísos irrealizables y donan su energía creativa a innobles causas.

Lo dice Diana Aller

8 comentarios :

mal amigo dijo...

Me ha gustado esta entrada. =)

se podría cambiar guionistas por traductores y casi, casi colaría.

Supongo que ocurre lo mismo con muchas otras profesiones liberales de carrera de humanidades.

Anónimo dijo...

También se podría cambiar guionistas por periodistas...

nerea dijo...

Los guionistas siempre tienen como más crédito. Los redactores somos las verdaderas putas de esta profesión.

Breuil dijo...

Cambia también la profesión por la de profesores... un asco, chica.
Enhorabuena por la entrada. Disfruto mucho con tu blog. :)

suciopatan dijo...

yo lo unico que puedo decir es:gracias!
por las sonrisas, por las lagrimas, por esas frases ingeniosas de las que nos apropiamos en la vida real, por horas y horas en los que comportarse como un vegetal ante la tv sea algo que pase inadvertido, y asi podria seguir...
guionistas...hay de todo supongo, buenos y malos...
a los buenos, todo mi apoyo...
a los malos, os deseo una muerte lenta y dolorosa.

un saludo!

PD: diana aller, tu blog esta siendo altamente adictivo para mi escasa materia gris.debo preocuparme?

Anónimo dijo...

el nivel de respetabilidad de la profesión de periodista está al nivel de, pongamos, la de trilero.

rai dijo...

-no te me pongas llorona que todos somos muy desgraciados...

-cuál es tu sueño frustrado entonces?

-siguiendo el tema "periodistas" propuesto aquí, los periodistas son una caca. Son los típicos, como los médicos y los arquitectos, que justo el día en que les aceptan en la facultad ya cobran consciencia de profesión y hablan de "nosotros, los periodistas" y de cómo tienen la obligación de salvar el mundo -cuando nadie se lo ha pedido-.

-por curiosidad, y a lo mejor no viene a cuento pero ¿alguna vez has llamado de forma anónima a algun sitio para dar un (falso) aviso de bomba?

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Hoy en sé lo que hiciste los guionistas han dado un avuelta de tuerca. ellos mismos han confesado un chiste copiado literalmente de los Simpson que usaron en un programa anterior. Me parece muy sano ese autocarcajeo.