viernes, 4 de abril de 2008

UN DIA MÁS, UN DÍA MENOS

La entrada de hoy es, a modo de diario, un día en mi vida, desde el cutreobjetivo de mi móvil: Esto es lo primero que veo al abrir los ojos cada mañana: la pared de mi dormitorio.









El despertador suena a las 7.30 cuando no tengo a los niños, y a las 8.30 cuando están conmigo, que es el caso. Como soy un poco hippy para estas cosas, practico el colecho, pensando que son los niños los que deben decidir cuándo dormir en su propia cama; aunque empiezo a pensar que lo mismo hasta los 20 años no se deciden. Lo siguiente que veo es esto:









Normalmente, mi hijo pequeño lleva un buen rato mamando, no me despierto, y creo que él tampoco. Me aparta la ropa, se pega a mí y succiona dormido. Es muy agradable despertarse así... Por eso, él se despierta a la vez que yo. Esto es lo que veo mientras hago pis:










Después me lavo la cara: con agua y después tónico facial. Intento pintarme un poco todos los días. Es algo que aprendí en mi primer embarazo: es una cosa básica para la autoestima: añadir un pequeño detalle para verse bien. Normalmente me pinto la raya negra del ojo y me echo un poco de rimmel. Hoy no hay tiempo...





Preparo algo para que desayunen los niños.
Les gustan las galletas Lu de dinosaurios y los cereales (sin leche).









Preparo café, porque sino no rindo...









Esto es lo que veo desde mi habitación.










Polo sigue durmiendo, así que elijo qué ropa ponerme.









Casi siempre tengo crisis estética y acabo vistiéndome igual.









Hoy siento con cierta violencia que ya es primavera, así que decido prescindir de los calcetines.









Es uno de los acontecimientos anuales que presagian la época más feliz del año: me encanta el verano, el calor, el sol...









Sobre las 9, llega Janeth. Es boliviana, muy guapa y adora a mis hijos. A veces hablamos de lo injusta que es la vida: si yo hubiera nacido en Bolivia y ella en Madrid, yo trabajaría para ella, y cuidaría a su hija, mientras mis vástagos crecerían lejos de mi... Sin embargo, Janeth piensa cosas bastante alejadas de las que pienso yo: Ella cree que los varones tienen más derechos y las mujeres más obligaciones. Hace poco tuvo una discusión fuerte con Willson, y para recapacitar se quedó una semana viviendo conmigo. Es increíble el uso tan bonito que hace del castellano al hablar.








Los de la oficina de enfrente ya están trabajando.
Trabajan a todas horas, incluso sábados...












Polo abre los ojos, así que le ofrezco el desayuno mientras le empiezo a vestir:















Lo primero, echarle las cremas. Ahora tiene la piel bastante bien, sin embargo ha pasado mala noche, con asma y mucha tos.








Se enfada. Está de mal humor. No tiene término medio: o es el niño más encantador del mundo o es inaguantable.








Polo hace pis a medio vestir. Preparo los cola-cao complet, uno para que tome camino al cole, otro como merienda allí.









Es alérgico a los lacteos, y ha estado un tiempo sin tomar, pero no ha mejorado demasiado, así que los toma de nuevo, pero racionados. Le encanta el colacao complet, que es un mejunje con fruta y cereales...
Janeth termina de vestir a Lucas cuando Polo y yo nos vamos. Nos espera un duro día de trabajo.








Muchas veces, cuando me dice que no quiere ir al cole, me cuesta animarlo, porque no sé cómo explicarle, que hasta la jubilación esto es un no parar de absurdas obligaciones y rutinas. Lleva su espada pequeña, que le gusta porque es como la de Peter Pan, personaje con el que anda ahora obsesionado.









Me encanta cómo le sienta la primavera a Madrid.









Es un lujo pasar por aquí cada mañana.









Entramos en el Metro.









Como es comienzo de mes, compro el cupón del abono en una máquina expendedora ¡Más de 40 euros!









Esperamos el metro.









Que llega lleno.









Tenemos que ir de pie.









Nos bajamos 3 paradas después, si a Polo le gusta la música que tocan los músicos del metro me pide una moneda y se la echa.









Hoy le gusta, así que donamos 20 centimos a la noble causa musical. El señor, agradecido, grita ¡Gracias! Pasilleamos por el suburbano y llamamos al ascensor.









Al apretar el botón, hablamos de los números.









Polo sabe contar y conoce del 1 al 5, así que cuando me pregunta cuantos son cero, me cuesta horrores explicarle el concepto "cero" y me doy cuenta de que no es concepto matemático ni numérico, sino metafísico. Como respira con dificultad, voy a una farmacia y pido un ventolín, para que lo lleve al cole.









La farmaceútica me mira como si le estuviera pidiendo heroína. "¿Es para el niño?" "Si..." "Ah, no... No le puedes dar esto, sí... es muy fuerte. Se lo tienes que dar con una bomba para aerosoles" "Si, si yo se lo doy así habitualmente, pero es para que se lo de su profesora..." "Entonces que se lo de con una bomba para aerosoles" "¿Cuánto cuesta?" "Cincuentaysiete con treinta." "¡Buf!, no... No voy a comprar una bomba teniendo ya otra en casa..." Salimos de la farmacia y acompaño a Polo hasta su clase, para avisar a su profesora (él la llama "Plistina") que respira con dificultad y me llamen si empeora.








Vuelvo al metro. Ya hay menos gente.








Pienso en una canción obvia y evidente "Pongamos que hablo de Madrid", que es sin embargo muy descriptiva, y que define cómo esta ciudad nos vampiriza.



"...El sol es una estufa de butano, la vida un metro a punto de salir. Que me dejo la vida en sus rincones, pongamos que hablo de Madrid".


25 comentarios :

vanesa dijo...

Muchas mañanas, bueno cuando llego tarde, yo formo parte de tu rutina diaria en el metro... Me da vergüenza presentarme en plan fanisima...

Yo, la miss dijo...

Eres maravillosa, ¡qué entrada más bonita!. Me ha encantado, de verdad.

pd. quénvidiaquemedanlasmamáscomotú

Yo, la miss dijo...

(Perdona Diana por convertir tu blog en un minimessenger pero no puedo resistirme)

vanesa:
¿Trabajas allí?

vanesa dijo...

no... cojo el metro en sol, que vivo allí y me paro en Retiro... y algún día he visto a diana con su pequeño y a mí también me da mucha envidia verles a los dos... mi reloj va a tope!!!

no trabajo en ningún medio, trabajo en el mundo del trapo, perdón, en el mundo de la moda que queda mucho mejor...

malamigo dijo...

qué pasada de post.
Me he emocionado.

Anónimo dijo...

¡Qué bonito Diana!, me has enternecido.


Un beso.
Anonimus/i

Overload dijo...

Mu bueno diana...

Me ha encantado... Magnífico post...

oligoqueto dijo...

Vaya, eso es abrir las puertas...

Es un post muy íntimo, muy bonito. Y me ha hecho gracia reconocer tantos sitios por los que transitas diariamente, paradójicamente cercano.

Saludos.

Anónimo dijo...

Diana,
Qué bonito, que idea tan buena, has roto con el absurdo para adentrarte en el existencialismo...precioso!!!!!!
...yo soy campanilla!!!!!!!!!
Lo de Peter Pan me ha encantado ..tu hijo Polo si que sabe!!!!!

besos

Galahan dijo...

Me ha encantado esta entrada.
Bueno, soy un lector en el anonimato habitualmente, no sé si me descubrí alguna vez antes (creo que sí) pero bueno, eso, lo dicho.

Por cierto, creo adivinar donde vives y me ha hecho gracia porque estuve a punto una vez de vivir enfrente (sí, encima de las "oficinas" que ves). Lo malo es que se rajaron un par de "compañeros de piso" que iba a tener y no lo alquilamos nunca. Una pena, me gustaba la zona. Aunque en la que estoy ahora, estoy genial (calle Echegaray).

Ah y a mi un época también me dio por las galletas Lu, y por las espadas, así que me declaro un rato fan de tus nenes.

Saludos!

P.D: Y ya que la miss hace de esto un minimessenger, le mando saludos a ella también, je!

tu tocaya dijo...

Lo que no sabía es que te apañas tú sola con ellos. Yo también tengo uno, que no ha ido a la guarde pero que empieza el cole en septiembre.

Felicidades, admiraciones y etc. por todo lo que compaginas.

Lo dice Diana Aller dijo...

Vanesa ¡salúdame cuando nos crucemos!!! Gracias a todos por los comentarios... Me da un poco de vergüenza esta exposición vital, de hecho la intimidad de los blogs, suele ser lo que más me repugna... Pero me he propuesto que la temática de éste sea muy variada, así que...
Por cierto, Miss, hagamos planes... ¿la fiesta pijama?

MATEMATICO MARZAL dijo...

Sencillamente brutal.

MATEMATICO MARZAL dijo...

Por cierto, en la primera entrada de mi blog escribí que no me gustaban nada los blog rollo diarios. Me he dado cuenta que ese rechazo sólo me pasa con la gente que me la suda o que no conozco. Acompañarte durante un día ha molado mucho.

Anónimo dijo...

Y tu marido????? no estabas casada con Borja Prieto??? Es extraño q no le dediques ninguna foto, en el blog siempre ha aparecido.

Anónimo dijo...

y tu marido??? no estabas casada con Borja Prieto??? resulta extrano q no aparezca ninguna foto de él

vanesa dijo...

Muchas gracias Diana!!! No puedo parar de releer la entrada... Simplemente deliciosa.

A ver si algún día llego tarde a la ofi y te veo, aunque no te creas que me mola mucho hacerlo en el metro, porque pasa como en el DIA, que todo el mundo es feo y no quiero meternos en el mismo saco

Miss, hola para tí también!! A mis dos blogueras preferidas!!!

Guille dijo...

Tía, qué grande.

Nacho dijo...

Buf! Qué decirte, Diana: buenisisimo, tiernisisismo, sincerisisimo. Para mi este post es poesía pura, brillante cotidianeidad.

Anónimo dijo...

Bueno, si me permites Diana contestar al anónimo....
Se han separado, no hace un año aún, de mutuo acuerdo y de muy buen rollo.
No se si lo ha dicho abiertamente en algún post pero hay que leer entre líneas.

Un beso Diana, dentro de poco te abro un club de fans.

Fdo: Lola Lirola

Yo, la miss dijo...

¡Muchas ganas tienes tú de verme en pijama! Pues nada, cuando quieras.

pd. yo también devuelvo besos y saludos a vanesa y galahan.

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

Que chula la zona donde vives. despertarse y ver una fachada de Madrid.....pero de las de verdad..de las del centro... me gusta.

Solo conozco a una pareja que dormían todos en plan libre. Todo estupendo, excepto que la madre tiene mucha dependencia de los niñso y ahora (que ya no quieren dormir con ella porque son adolescentes) pues ella lo lleva un poco mal.

Anónimo dijo...

Gracias Lola, no supe leer entre lineas.
Algun dia nos deberia explicar como se hacen estas cosas para que todo sea de buen rollo. Aunque igual es demasiado personal.

Waldorf Histeria dijo...

Esto que has dicho de tu hijo "Muchas veces, cuando me dice que no quiere ir al cole, me cuesta animarlo, porque no sé cómo explicarle, que hasta la jubilación esto es un no parar de absurdas obligaciones y rutinas." es de lo más duro y verdadero que he oído en mucho tiempo. La verdadera revolución está en los niños.

Galahan dijo...

Hola Diana!
El otro día (el sábado a eso de la 1 o 2) paseaba justamente frente a tu casa y me acordé de esta entrada. La cosa es que le dije a mi chica (justo al pasar el "Día") "pues hay una tía (no es despectivo, lo uso hasta con mi hermana) que tiene un blog..." y JUSTO, apareciste tú, de frente, con tu perrita. ¡Juas!

En fin, me dió la sensación de que lo oíste y debiste flipar. Si no, da igual, yo me morí de vergüenza por el bocachanclerismo y la casualidad, porque anda que...

Así que nada, tanto si lo oíste como si no: era yo. Y que me hizo gracia el "cruce". Jeje.

Anda que...

Saludos y disculpas si perturbé el paseo con la perrita.

P.D: Sé que suena medio psicopático pero vamos, que a mi me ha pasado también y en mi blog entran 4. Hasta me reconocieron en un bar a las 5 de la mañana, unos tipos!