lunes, 21 de abril de 2008

NEREA COBOS Y NACHO BIS: EL DISCRETO ENCANTO DE LA VERDADERA AMISTAD

Nacho Bis (Apellidado en realidad García) y Nerea Cobos son ese tipo de personas excepcionales que, si la vida fuera una película, ellos serían los secundarios de lujo; por supuesto muy por encima de los caprichosos e inestables protagonistas.

Están casados, pero no el uno con la otra. Nacho con una mujer fascinante que cuando sonríe ilumina el mundo; y Nerea con Wally, el de "¿Dónde está Wally?" que en realidad se llama Quique.

Empiezo por Nacho Bis; así llamado porque cuando entablé amistad con él hizo un artículo sobre Bis (el grupo) para Yoyó, la afamada revista que creé con el aquí archinombrado Borja Prieto.

Este sujeto (me refiero a Nacho) fue cimentando su amistad con la calma y saber hacer que le acompaña siempre. ¿No les pasa a ustedes que desconfían de los amigos a primera vista -esos que un día desaparecen-? No recuerdo cuándo conocí a Don Ignacio García, sólo que estaba.
...En la Vía Láctea cuando Borja y yo pinchábamos allí, en las noches jóvenes, en los bares de Malasaña, en nuestros corazones...
Creo que fue cuando Nacho se fue a vivir a Barcelona... Recuerdo que un día, no sé bien porqué, acabamos en un karaoke y él interpretó una canción de Raphael. ¡Uf! ¡Qué raro es el talento y qué maravilla apreciarlo en un amigo! Todos los asistentes quedamos boquiabiertos. Para mí, Nacho cambió de status en mi parcelado y cuadriculado mundo. Ahora me siento orgullosa de tener un amigo artista. Es artista de verdad. A su lado, gente como su tocayo Vegas sólo puede hacer el ridículo... Lo que pasa es que Nacho Bis se dedica a la publicidad y no a la música: pero vuelca su arte en todo lo que hace: desde enamorarse de Natalia Posada, hasta organizar la boda más exquisita del mundo. Nacho es meticuloso, "personaje", detallista, emprendedor... es una joya.

Es una putada vivir en la urgencia, habitar un mundo embrutecido y desnaturalizado y no decir a los amigos que se les quiere. Y a Nacho le quiero muchísimo.
Como a Nerea. Nerea es especial.

Para empezar es de Pamplona, como Tonino Carotone, como Maya Nieto, como Iosu López... Es decir, apareció en mi vida con una especie de control de calidad y denominación de origen cuyas expectativas ha ido superando día a día.

Comimos juntas el día en que nos conocimos, en la primavera de 2003, y desde entonces es mi amiga. Parece una niña de 12 años, y sin embargo trabaja y funciona (desgraciadamente para ella, en el ingrato mundo de la TV) como una máquina de última generación. Es tan humilde, tiene tanto criterio e inteligencia que difícilmente ascenderá a estratos laborales de poder. Aunque no llega a los 48 kilos, ha desarrollado una tolerancia al alcohol propia de un halterofílico. Todo en ella es admirable. Incluso su marido, Quique Piñón, (el hermano de mi venerado Manu Piñón) todo un personaje, provisto de una cegadora cultura basura.

Nerea Cobos se merece un palacio, horas de risas y ser Ministra de Cultura. Si se la encuentran por ahí, sepan que están ante una mujer excepcional.

Lo dice Diana Aller

5 comentarios :

oligoqueto dijo...

Me acuerdo perfectamente de aquella entrevista en el Yoyo, tan bien pergeñada.
Y del día que Nacho os conoció en persona, que también yo andaba por allí, pues nos había "obligado" a asistir después de haber conocido a Meteosat en un concierto y pensar que erais grandes...
Y de su boda con Nati, de la que creo que has sacado la foto...
Incluso creo que sé de quién sacó Nacho lo de cantar a Raphael (y no soy yo)...

Te estoy vampirizando el post para confesarte que también creo que Nacho es un artista, y que, aunque apenas nos veamos, también le tengo mucho cariño (que viene a ser una forma menos embarazosa de decir que también le quiero un montón), después del tiempo que llevo conociéndole.

Me encantó el post, un abrazo.

P. dijo...

No conozco a Nacho tan a fondo como tú, pero tengo la suerte de conocerlo.
ES TALENTO

Anónimo dijo...

Hola Diana,
Soy Pati, la novia de Jaume el compañero de Nacho.
Creo que ya te dije en la fiesta en tu casa que solía leerte el blog, cotillear más bien porque nunca te dejo nada.
En fin, que un beso y hasta la próxima.

Bonito lo de Nacho y bonito lo de Natalia

oligoqueto dijo...

Desde aquí, una lanza a favor de Nerea Cobos, que no la conozco, pero seguro que es una persona encantadora...
Además, si seguimos hablando así de Nacho se lo va a acabar creyendo...

Felicis, en Madrid dijo...

También yo conozco a Nerea, y no puedo dejar de decir lo mismo. Una máquina de trabajar y una tía con más criterio que la mayor parte de la gente que normalmente la ha rodeado en el trabajo. Y sí, es verdad, la tele es un mundo de lobos en el que muchas veces sólo triunfan los mediocres. Mediocres que han obligado a la propia Nerea, que nos da cien mil vueltas a todos, a cambiar la forma de encarar un repor... Flipante. Pero bueno, eso es lo bueno de ella, esa humildad, ese saber estar combinado con ese otro lado tan divertido, descacharrante y destroyer. Y eso es lo que la hace grande!