jueves, 13 de marzo de 2008

DESTRUYENDO MITOS (1ª parte): LA BOLA DE CRISTAL




Trabajo en televisión, haciendo programación infantil. Para hacer tv para niños es básico utilizar el humor. Parece fácil, al fin y al cabo, todos hemos sido niños...

Pues no. Como todo, hacerlo es fácil, pero hacerlo bien es muy difícil. Primero porque hacer humor sin mentar la política, el sexo o la religión supone una traba narrativa importante. Y segundo, el manejo del tempo, el ritmo audiovisual, ha de estar adecuado a nociones eminentemente pedagógicas. Y encima no hay que ser didáctico, sino divertido. Empeñarse en que los niños aprendan algo es imposible, pero darles las armas para que escudriñen el mundo con imaginación, no.

Sin embargo, la tv infantil se hace para padres, no para niños: con lo que ha de cubrir una absurda función social que muestre valores positivos, consejos ecológicos e inmaculado humor. Y ser subordinad@ de productores ejecutivos sin criterio alguno, o directivos puteros y/o cocainómanos de cadenas impide muchas veces el tráfico libre de ideas.

Está muy extendida la idea de que La Bola de Cristal es lo más de la tv infantil (desgraciadamente, esto se cree también en la TV infantil).
Y no es así.
Lo que pasa es que no había elección. Veíamos "La Bola de Cristal", igual que veíamos "Más vale prevenir"... Porque era lo único que había.

España era cutre, y aquel programa era un reflejo más del cutrerío... Bienintencionado, sí, pero falto de las nociones más básicas del entretenimiento infantil, que tan bien han explotado británicos, japoneses y norteamericanos.

Los electroduendes siempre me dieron lástima, sus argumentos insípidos no inspiraban nada, el concepto "duende" (más si es "electro") da repelús persé; y hoy sigo pensando que el capital no es el mal.

Les conmino a que vean hoy un capítulo de la extinta serie. Comprobarán que es un truño de dimensiones estratosféricas. Es más, si tienen ocasión, póngasela a un niño: si tienen suerte, se cagará en ustedes.

La bola de cristal era un programa politizado, dirigido, coartado y descaradamente manipulado. La estética era fea tirando a horrorosa y los interminables sketches, sencillamente infumables. Por supuesto se le perdona, porque los referentes culturales e infantiles, a penas estaban desarrollados, porque nacían de la muy válida idea de no dar nada por sentado y partir de cero...
Recuerdo que me sentía especialmente ofendida cuando, de pequeña, aparecía en la pantalla de mi televisión ochentera una composición psicodélica y una irritante voz advertía "Tienes 10 segundos para imaginar algo" Sonaban 10 pitidos que me estresaban más aun, para concluir la misma voz en off "Si no has imaginado nada, a lo mejor deberías ver menos la tele".

Nunca imaginé absolutamente nada, y seguí consumiendo televisión de forma compulsiva hasta hoy. Tal vez por eso soy una desgraciada que cuenta aquí sus teorías... no lo sé.
Las series de La Bola de Cristal me gustaban en su día y me gustan hoy. Y las canciones, y cosas puntuales que enmascaraban talentosos destellos... Pero un visionado pormenorizado, o incluso una lectura general de aquel programa, se resume en un sin dios educativo, ilimitada pretenciosidad plástica y cerriles vericuetos narrativos.

Hacer bien televisión infantil es muy, muy difícil.

Una amiga, que por su profesión prefiere mantenerse en el anonimato, me alumbra, vía mail, además con este glosario al respecto:

1º Es el programa más sobrevalorado y mitificado de la historia.

2ºEl contenido era un rollo, daba ansiedad y te hacía sentir un imbécil.

3ºLos electroduendes eran feos y cutres.

4º Lolo Rico, su directora, lo más cerca que ha estado de un niño es a 3 kilómetros. Sólo hay que leer sus libros. De vergüenza ajena.

5º Panfleto adoctrinador del psoe.

Lo dice Diana Aller

20 comentarios :

Overload dijo...

bueno... siento no estar de acuerdo parcialmente. Reconozco que estaba politizado, pero yo lo entendía...

Me gustaba la Bola, y me sigue gustando... la tengo en DVD y la he visto, se la pongo a mi hijo... y la disfruta como yo lo hice...

Esto es como todo, sobre gustos no hay nada escrito, no tiene porque gustarnos todo a todos, sino que aburrido.

Ahora tenemos más parrilla, pero de pago, y no todo el mundo la tiene. Las emisiones en abierto de programas infantiles casi ni existen... Yo llegaba del cole, y despues de hacer los deberes, o antes, teniamos una rica y variada programación infantil, y eso que sólo teniamos la Primera y la Segunda...

Pero insisto, es sólo una opinion ;)

Over

Anónimo dijo...

Estoy casi al 100% de acuerdo contigo, yo tengo ahora 32 años asi que lo debi ver entre los 9 y los 11:
- Lo que molaba eran las series guiris, como siempre, Alfalfa y su pandilla, la familia Monster...
- A Santiago Auserón y a Kiko Veneno no los conocía de nada y me parecían un truño.
- La bruja Averia y los Electroduendes me daban miedo y no entendía prácticamente nada de lo que decían, o no pillaba el doble sentido.
- Alaska era muy rara para una niña de 10 años, yo no sabia lo que era el punk.
Está totalmente sobrevalorada La Bola de Cristal,y por desgracia con la reedición en video hace como 5 años se puso de moda entre los modernos y cualquiera dice que prefiere mil veces a Espinete y al panadero Chema(como es mi caso, estaba siempre deseando que se liara con Ana....

Besos
Agente 99

R. Sparrow dijo...

Pese a tu típico y aburrido discurso de "cómo mola ir contra corriente", en este caso te tengo que dar la razón. La bola de Cristal está sobrevalorada.

Me parecía y me sigue pareciendo mejor "Planeta imaginario", aunque un poco culturetilla, era un entretenimiento de mucho más nivel.

¿Qué tal tu fobia a los gordos cabrones?
¿Porque pretendes ser tan chic en tu forma de pensar, y tan hortera y vulgar en tu forma de vestir (por ejemplo ir en chandal con una bolsa del carrefour y una barra de pan al sonorama)? Ahora dime lo que mola ir en plan chari, y lo cool y guai que es, pero lo cierto es que ibas hecha una espantaja. (Destruyo, por lo tanto, el mito [en tu mente] de que eres cool).

Espero que hayas encontrado los tranchetes sin lactosa. Suerte con lo tuyo.

Anónimo dijo...

¿Diana en chandal? ¿Cuándo ha sido eso que me lo he perdido? I can´t believe it!

Anónimo dijo...

bastante de acuerdo con Agente 99 y R. Sparrow (excepto en lo del chandal, que no puedo confirmarlo). En lo que respecta a la bola de cristal, lo interesante era básicamente las series de fuera y algún que otro video casero, lo demás eran ganas de marear la perdiz, parecer modernos sin tener un criterio y una formación claras, una cosa como ochentera aperturista hecha con muy poca cabeza y que, efectivamente, ha envejecido tan mal como a muchos ya nos parecía entonces.
La Bola de Cristal está básicamente idealizada por los despistados que nunca la vivieron conscientemente, por los que jamás la vieron pero luego dicen que les encantaban y quieren dar la imagen de enrollados modernos de la movida que jamás fueron y por los nostálgicos de Felipe González y los fan-fatales de Alaska que se tragan hasta la última defecación de Olvido sin rechistar.

vanesa dijo...

Soy demasiado romántica y prefiero muchas veces no tener conciencia de la realidad. Prefiero recordar las mañanas de los sábados pegada a la tele viendo semejante hito televisivo... Aunque a decir verdad, a mí los electroduendes, los "pseudo actores movida madrileña" de turno y las canciones con mensaje me la traían bastante floja... A mí lo que me molaban eran las series, pero también otras muchas de esa época como 'Los problemas crecen', Alf y un sin fín que daría para un post entero.

Vamos Diana, que tienes más razón que un santo.

Yo, la miss dijo...

¡Por Saticón, Orticón y Plumbicón!,
programas infantiles fueron Cajón Desastre o La cometa blanca.

Para los niños de entonces, los que ahora tenemos entre 30 y 35 años, La Bola de Cristal no era un programa infantil básicamente porque no lo era.

Yo soy fan de La Bola pero ahora, de mayor, cuando alucinas con los ataques políticos y antisistema que vertían, las actuaciones musicales, la Cuarta Parte... Y soy fan porque soy consciente de que un programa así sería impensable hacerlo ahora mismo por mucho socialista que haya en el Gobierno.

Lo que sí me marcó mucho fueron aquellos mensajes que aún recuerdo en plan...

- "Voy a desaprender para desenseñar cómo se deshacen las cosas"

- "Solo no puedo, con amigos sí"

o...

"¡Haz deporte! ¡No eches tripa! ¡Juega limpio! ¡Participa!"

pd. soy una de las que tienen las 2 colecciones que han editado y sin duda, me quedo con los Electroduendes. Me encantan pero el resto del programa era el corralito de los colegas de Lolo Rico.

Renton dijo...

Que grandes los comentarios, más incluso que el post. Un día métete contigo misma un poco más y di que el disco que publicasteis y todo el tiempo que pasasteis en la radio pregonando es un absurdo y que a los que tenemos vuestro disco les devolveis el dinero + intereses (calculado como un microcrédito de Credial, por supuesto).

De acuerdo no obstante en que La Bola de Cristal era una puta mierda, como programa, como concepto y hasta como panfleto socialista. No me jodas, y que nos tuvieramos que tragar eso. Así pasa hoy en día, que en unas elecciones como las del 9-M el partido más votado es el PSOE y el segundo el PP, que las Converse pisamierdas que te joden los pies están de moda, la calle Fuencarral es un vivero de modernos y que con el primer sueldo pagamos la entrada del Renault Megane en vez de gastárnoslo en llevar a nuestros padres de vacaciones.

Anónimo dijo...

Cuando echaban La Bola de Cristal, la autora del blog estaba saliendo en El Kiosco cantando lo de la agilidad, no?

Yo recuerdo que veía La Bola de Cristal y me gustaba, aunque era consciente de que no me estaba enterando de nada. A día de hoy, el concepto me parece muy atractivo pero me aburre un montón: igual que cuando veo cualquier serie americana mitificada de los 80, claro.

Anónimo dijo...

La Bola de Cristal.....terribe!!! esos Sábados despues de trasnochar viendo 1, 2, 3...te levantas madalenas con Cacaulat y enciendes la tele para hacer tiempo hasta que se despiertan tus hermanos mayores para hacer cosas interesantes como montar a caballo o jugar a hockey hierba y te encuentras con semejante MIERDA de programa!!!!!!!!!!!!!!!!!Terrible todo aquello. Alaska jamás me ha gustado francamente prefiero Candy, Candy o Barrio Sesamo (Chema y Espinete y Epi y Blas)...La Bola de Cristal es la responsable de muchas pesadillas yde mis primeros ataques de ansiedad...que programa tan feo y tan mal hecho.....
LO PEOR
Nota: Viva el chandal !!!!!!El finde pasado vi a una chica de unos 39 años con un chandal azul aterciopelado, unas bambas nike muy chulas y un bolso de Louis Vuitton y estaba super sexy....le faltaba la barra de pan....

Anónimo dijo...

jajajajajaja¡¡ que buenos los comentarios. A mí la bola me gustaba, no sé, recuerdo pasar las mañanas del sábado como una boba delante de la tele. Bueno, no lo recuerdo yo, mi madre me lo cuenta, me dice que estaba obsesionada y sólo tenía cuatro años¡¡¡¡

ADM dijo...

Hola...

No estoy demasiado de acuerdo con tu amiga, la que prefiere mantenerse en el anonimato. Precisamente, considero de que fue uno de los primeros programas donde a los niños los trataban como a tales, no como a imbéciles.

Luego, también está el rollo político, donde precisamente en mas de una ocasión se podían apreciar severas críticas en contra del gobierno.

¿Sus pecados?... Duraba demasiado, el orden de los contenidos, a veces, carecía de criterio, y la estética.......... Juntar a Alaska, Auserón, Gurruchaga, Carbonell y a Reyes, era como desdender a la cámara de los horrores.

Pero no seamos tan puñeteros, que también tenía cosas buenas.

¿Crees que si en la época en la cual se emitía hubiera habido la oferta de cadenas de tv que hay hoy en día tendría la misma audiencia?...

Yo creo que si no la misma, bastante parecida. Se ha de tener en cuenta que las personas que están salían en la pantalla (los antes citados y algunos mas), tenían bastante peso en esa época.

En muchas ocasiones, oigo a los demás... Vamos a ver a "tal" o a "cual", en vez de... Vamos a ver el programa "XXXXX".

Un saludo.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo Diana. Los que estamos entre los 30 y los 40 llevamos muchos años mitificando una generación, que es igual de grande o de cutre que el resto.

Guille dijo...

Di, no me digas que fuiste en chandal, bolsa y pan al Sonorama. Y voy yo y me lo pierdo.

Anónimo dijo...

He tenido la oportunidad de volver a verlo, y me parece cutrísimo, pero hay que entender que es un producto de su época y, por mucho que se inventen una historia que no pasó los de la removida, los 80 fueron muy cutres, y esn España doblemente cutres.

Lo que me parece vergonzoso -y me he dado cuenta con la revisión, no en su momento-, es que es agitprop progre del PSOE, un instrumento descarado de adoctrinamiento político. Y digo progre del PSOE siendo benevolente, porque los guiones de los electroduendes podrían ser calificados marxistas sin forzar ni un ápice el término.

De todas maneras hay que reconocerles su eficacia. Yo conozco a gente que sigue defendiendo a capa y espada a ZParo y llamando facha y pepero a cualquiera que ponga en entredicho su más que dudosa aptitud. Esto tiene que reponder a un lavado de cerebro en edad temprana sí o sí.

Lombard dijo...

Saludos:
Pues es curioso, leo tu comentario y me han venido de golpe ideas encontradas.
Ese tonillo contracorriente contrasta con los laudatorios habituales. Pero debe haber variedad y libertad de expresión.
Nunca fui devoto de "La Bola de cristal", aunque no solía perdérmela. No me emociono con ella, como me ocurre con otros.
Tienes razón, si no había otra cosa el éxito es sencillo. O lo parece.
Personalmente no creo que haya sido demasiado buen programa infantil. Porque quedaba a medio camino de todo. Estética rompedora, pero no podía pasarse. Con todo era algo inteligente. Insuperable aquello de "Si eres joven y ya haces amor. ¿Qué harás cuando seas mayor?
Lo mismo, pero mejor". Al menos te hacía pensar.
Y la presentadora no parecía una histérica vociferante, hablando en jerga para cursis. Como luego ocurriría.
Claro que qué voy a opinar si me declaro en eso seguidor de los clásicos. "Dabadabadá", "Sabadabadá", "Barrio Sésamo", "Tres, Dos, Uno, Contacto", "El Kiosko", "El juego de los sabios", "En la naturaleza", "La Cometa Blanca". Programas para niños, que nos trataban como a niños y con los que podias aprender pero bastante, escuchar a Parchís o Regaliz, ver un documental o a alguien hacer experimentos con nitrógeno líquido. Ahí es nada, aprendí por ejemplo que el tetracloruro de carbono es más denso que el agua.
Eso he dicho, ya va siendo hora que los empollones seamos reivindicados.
Y en cuanto a la dichosa "Bola de Cristal" pues sí que me parece sobrevalorada, aunque tampoco un truño. Para gustos los colores, creo que se dice vulgarmente. Desde luego, en lo que a mí concierne, Alaska no puede competir con Sonia Martínez, ni los Electroduendes con Horacio Pinchadiscos, ni Gurruchaga con José Ramón.
Pero tenían su punto aspectos concretos. Allí aprendí La Ley de Newton, de parte de una rana. O el Principio de Arquímedes.
Lo mejor las series clásicas. Y tanto.
Un abrazo.

Annalammer dijo...

Pues sinceramente para mi fue y es un programa enriquecedor...siento chafaros! pero me gusta que me inciten a leer, me gusta que me enseñen el valor de trabajar en equipo y de la amistad, me gusta que me digan que soy niño pero no imbecil...A Arquímedes, Pascal, Newton y Pitágoras ya me los presentaban en el cole...y sí, Coco me enseñó la diferencia entre lejos y cerca, y arriba y abajo.. pero...la bola me enseño que sola no podía y con amigos sí, me quedo con la bola (que no es ni de dragon, ni z, que es lo que ultimamente se estila). Un saludo.

Quique dijo...

Pues yo soy de la generación Dragon Ball Z y te puedo asegurar que enseñan tanto o más de la amistad de lo que tú te puedas imaginar... Basta ya de hablar sin saber, de prejuicios y de "lo mío sí, pero lo tuyo no".

opalo dijo...

Seguramente la Bola de Cristal sea uno de los mejores programas infantiles/juveniles de la historia de la televisiòn española, gracias a opiniones como la de este blog. El programa podría ser una mierda, pero es que nadie ha demostrado saber hacerlo mejor.
La televisión de hoy en día es prácticamente en un 90% una auténtica basura.
La programación infantil no, directamente es que no hay. Solo dibujos animados.

Anónimo dijo...

pepera