lunes, 10 de marzo de 2008

COINCIDENCIAS


Están más que extendidas algunas coincidencias casi esotéricas entre los presidentes norteamericanos Abraham Lincoln y John F. Kennedy. Circulan por internet los siguientes datos:

Abraham Lincoln fue elegido al congreso en 1846.
Jon F.
Kennedy fue elegido al congreso en 1946.

Abraham
Lincoln fue electo presidente en 1860.
Jon F.
Kennedy fue elegido presidente en 1960.

Los apellidos
Lincoln y Kennedy tienen cada uno siete letras.

Ambos estaban estrechamente vinculados con los derechos humanos.

Las esposas de ambos Presidentes perdieron hijos viviendo en la Casa Blanca.

Ambos Presidentes fueron asesinados de disparos en la cabeza y en presencia de sus esposas.

Ambos Presidentes fueron asesinados en viernes.

El secretario de
Lincoln, que curiosamente, se llamaba Kennedy, le aconsejó con insistencia que no fuera esa noche al teatro.
El secretario de
Kennedy se también, curiosamente, se llamaba Lincoln, le aconsejó que no fuera de viaje a Dallas, Texas.

Ambos Presidentes fueron asesinados por sureños.

Ambos Presidentes fueron sucedidos por sureños.

Los nombres de ambos sucesores tenian seis letras y ambos se apellidaban Johnson.

Andrew Johnson, que sucedió a
Lincoln, nació en 1808.
Lyndon Johnson, que sucedió a
Kennedy, nació en 1908.

John Wilkes Booth, quien asesinó a
Lincoln
, nació en 1839.
Lee Harvey Oswald, quien asesinó a
Kennedy, nació en 1939.

Ambos asesinos eran conocidos por sus tres nombres.
Ambos nombres están compuestos por quince letras.

Lincoln fue muerto en un teatro llamado Kennedy.
Kennedy fue muerto en un auto llamado
Lincoln.

John Wilkes Booth corrió desde el teatro y fue capturado en un almacén.
Lee Harvey Oswald corrió desde un almacén y fue capturado en un teatro.

Booth y Oswald fueron asesinados antes de sus juicios por un vengador fanático....

En ambos casos se ignoran los verdaderos móviles del asesinato, permaneciendo los dos sin aclarar, pese al tiempo transcurrido.

Y lo más escalofriante de todo:
Una semana antes de ser asesinado,
Lincoln estuvo en Monroe, Maryland.
Una semana antes de ser asesinado,
parece probado que Kennedy estuvo con Marilyn Monroe.


Sin embargo, he encontrado una explicación y posicionamiento en contra (de un tal Luis Alfonso Gámez, a saber si el nieto de Celia), lean:


Abraham Lincoln -catorce letras, el nombre completo- nació en 1809 y murió en 1865. John Fitzgerald Kennedy -veintiún letras, el nombre completo- nació en 1917 y murió en 1963. Sus nombres completos no tienen el mismo número de letras, y tampoco hay un siglo de diferencia exacta entre sus nacimientos y muertes. Lincoln fundó el Partido Republicano; Kennedy era demócrata. Sí fueron elegidos con cien años de diferencia como congresistas y presidentes, pero mientras la carrera de Lincoln se contó por fracasos en las urnas entre 1846 -no 1847- y 1860, la de Kennedy fue ascendente desde 1946 -no 1947- hasta 1960. Lincoln, además, fue reelegido para el cargo, mientras que Kennedy no acabó su primer mandato en la Casa Blanca. Aunque Kennedy tuvo una secretaria llamada Evelyn Lincoln, no hubo secretaria de Lincoln que se apellidara Kennedy. Oswald se escondió en un cine, y no en un teatro, y asesinó al presidente a distancia, mientras que Booth lo hizo de cerca. Es falso que los dos magnicidas nacieran "también con un vínculo exacto de cien años", porque Booth lo hizo en 1838 y Oswald, en 1939. Que los vicepresidentes se apellidaran Johnson es tan sorprendente como que, dentro de cien años, haya habido dos González o Rodríguez como presidentes españoles. Y podíamos seguir recorriendo la vida de ambos mandatarios y encontrando algunas similitudes y muchas diferencias. Pasa lo mismo con todo el mundo: al comparar la vida de dos personas, si seleccionamos sólo en lo que coinciden, acaba creándose la sensación de que estamos ante algo sorprendente, cuando en realidad no es así.


Busque puntos en común entre usted y un vecino, y verá que hay muchos. Busque diferencias, y verá que hay muchas más. ¿Pero qué pasa si sólo se fija en las coincidencias? Es lo que hacen los defensores de la conexión entre Lincoln y Kennedy.


Qué difícil es contrastar con internet...

Lo dice Diana Aller

1 comentario :

MATEMATICO MARZAL dijo...

Estoy ultimando una entrada en mi blog que demuestra que Paquirri es nuestro JFK. Me servirá de gran ayuda la labor que has llevado a cabo en esta entrada. Gracias.