martes, 12 de febrero de 2008

MÁRQUETING

Hay más cosas que no sé, que cosas que sé. Del segundo grupo, la más útil y sutil de todas es la noción de márqueting, que en un inusitado alarde de generosidad, voy a compartir con ustedes. Es un regalo que bien usado tiene un incalculable valor...

Ya saben que vivimos en la era de la imagen, que ya no se venden libros por su contenido, ni tan siquiera por el título... Ahora el reclamo es el arte de la portada.

Este blog, aun partiendo de la sinceridad, es un ejemplo de márqueting. Llamar "Gord@s de mierda" a una entrada predispone al lector a un incómodo posicionamiento, lo suficientemente fuerte como para seguir leyendo. Aunque mi respeto hacia la gente con sobrepeso es mayor que el de cualquier lector, y en ningún momento he arremetido contra los gordos, en el inconsciente queda que mi queja no es hacia la sanidad pública, sino hacia los entrados en carnes (grupo social al que he pertenicido y que voy abandonando poco a poco, por cierto).
Pueden matricularse en una absurda academia de márqueting, tan esteril y triste como una de guión, pero sólo aprenderán terminología básica (anglicismos, casi todo) que pueden encontrar también en cualquier manual.

Las normas y "misiones" del márqueting son dos:
-1. Encontrar y atraer clientes, audiencia.
-2. Fidelizarlos engancharlos, mantenerlos.

Y eso es todo.

Desgraciadamente en este mundo desnaturalizado y falto de verdades, es más importante el packaging que el producto. Y si no, ya me dirán porqué triunfa Bustamante, el PP o tanta bazofia erroneamente etiquetada como cultural.

Para que el márqueting sea efectivo interfieren millones de variables, fundamentadas todas ellas en la psique humana y sus debilidades. Por eso, las mujeres y los gays están mejor dotados para la "venta de humo", porque pueden imaginarse siendo otro, porque practican la alteridad sin problemas...
Los varones heteros tienen grabado dentro de sí que ellos son la medida del mundo, el cliente potencial, y por eso gastan una seguridad no siempre merecida, que les impide posicionarse fuera de sí.

El secreto para engancharlos es hacerles creer que así es, que, en efecto, ellos son los exclusivos depositarios del mensaje.
Sin embargo,existe otra variable igualmente psicológica que modifica los resultados del márqueting: Un mensaje negativo, tiene, por lo general, más fuerza que uno positivo; es más fácil de retener y provocará una mayor reacción en el receptor. Volviendo al -torpe pero gráfico- ejemplo de "Gord@s de mierda": No sólo se ha de llamar la atención al pricipio, sino que si se hace de forma negativa, será más efectivo.

Ahora bien, la negatividad como leiv motiv funciona aun cuando no hay calidad que mostrar; el "mondobruttismo" gratuíto, ése que se practica en el programa "Sé lo que hicisteis..." consigue adeptos y admiradores que presuponen que "si hablan mal es que están por encima (intelectualmente)". La mente humana es así de insegura...

Y por último, influye muchísimo el marco cultural. Nuestra generación (treintañeros) y las inmediatamente venideras, estamos muy expuestos a demasiada información. Recibimos millones de impactos mediáticos para filtrar a nuestra memoria; así que para seleccionar, nuestro cerebro "elige" aquellos más evocadores, o más plásticos, o que más se asemejan a nuestros anhelos.

La publicidad está muy al día en este sentido y los spots hace ya mucho que no nos cuentan las bondades del producto que anuncian. Apelan directamente a nuestro ego. Así, "Porque tú lo vales" se acabó sustituyendo por "Porque yo lo valgo" o un anuncio de coca-coa obvia el sabor, la frescura o la cafeína para hurgar en nuestro pasado común, con Mayra Gómez Kemp y expresiones e iconografía que rememora simpaticonamente nuestra infancia.

Hay un spot especialmente duro, de Iberia, que va dirigido a los frustrados, trepas y permanentemente insatisfechos, cuyo slogan es "Con Iberia eres más". Con una ralentizada versión de "Caravane of love" de fondo, va enumerando situaciones en las que los necios se pueden ver reflejados: "Si te propusite llegar y llegaste; si has hecho algo grande por tu país; si no heredaste lo que tienes..." Y termina diciendo "Esta es tu clase; con Iberia eres más". Es un mensaje duro, clasista, que genera la frustración necesaria como para querer ser otra cosa distinta (y no mejor) a lo que se es. Lo gracioso es que viajar en Iberia es supercutre en realidad.... Fíjense en lo directo y agresivo que es el anuncio si tienen ocasión.

Creo que fue en los años 70 y en Manhattan, cuando el márqueting estaba aun en pañales: Unos desalmados publicistas contabilizaron los ingresos de un mendigo invidente, de esos que llevan un cartelito contando que tiene una familia que mantener, que está enfermo y toda esa mierda que cuentan los que piden... Le cambiaron su cartel por uno en el que se leía un escueto "Hoy es primavera, y yo no lo puedo ver". Imagínense el crecimiento de su economía. Esta anécdota es márqueting: sintetiza, apela a las emociones del sujeto universal, y da un mensaje en negativo.

El márqueting es aplicable a todo; y les recomiendo lo usen en el día a día. Primero delimiten sus objetivos: afectivos, laborales, sexuales, artísticos... lo que sea. Decidan después cómo acceder a ellos y estudien qué mensaje directo, visual y sugerente les acerca a su ansiado fin. Seleccionen una acción una frase, un medio... la mínima expresión; suéltenlo y dedíquense a otra cosa... los resultados acabarán llegando.

Lo dice Diana Aller

(Esto es un ejemplo de buen hacer sin necesidad de Márqueting: Araceli y yo -embarazada de 7 meses- cerrando un Primavera Sound)

2 comentarios :

álex dijo...

Para márqueting, el que me hace Simón y le hago yo a él. El chaval ya tiene blog: matematicomarzal.blogspot.com. Si lo he puesto mal, puedes entrar a él directamente desde mi página.

Pau dijo...

Joder, misma edad, mismos hijos, mismos años de hipoteca, mismo hartazgo de lo "politicamente correcto", distinto sexo. No tengo blog, ni página, asi que he estado pensando si no era yo el que escribia este blog en mis noches de insomnio bajo un seudonimo de mujer (ya se sabe el lado femenino, bla bla bla), pero cuando he visto tanto victimismo antisistémico (el sistema, ese ente abstracto que sirve para explicar todas las desgracias que nos ocurren) he rechazado esa teoria. En fin me alegro de haberte e-ncontrado.