martes, 20 de febrero de 2007

LA VOZ DE ENRIQUE Y ANA

En 1977 se daba a conocer un duo ciertamente extraño: Un joven de 19 años sin talento alguno pero con un desmesurado ansia de poder -Enrique- y una niña de apenas 4 años -Ana-. Unos magnates de la industria discográfica del momento (Sí, en los 70 eran magnates) les pusieron en contacto mediante un cásting, tal y como se formaban los "grupos infantiles" entoces, extinto género en nuestros días. Enrique del Pozo no tenía gracia alguna, pero Ana Anguita era una preciosidad que se movía fenomenal... Pero no sabía cantar.
Sí, lectores, Ana no sólo hacía playback... jamás nadie escuchó su voz; y es que la niña era muda. Sólo así se asegurarían sus pérfidos mentores de que la niña no contara como era explotada artísticamente. Interminables giras por latinoamérica; promociones eternas en las que Ana se quedaba dormida en cualquier rincón... con su obligado silencio.
¿Quién ponía la angelical voz de "Cocoguagua" entonces?
Es fácil saberlo: El propio Enrique del Pozo. Se puede comprobar con un vinilo de este duo, en un plato. Basta cambiar las revoluciones: La voz de Enrique, a 45 r.p.m se transforma en la de Ana. Es espeluznante. Para otro día dejo la singular biografía de estos 2 seres faltos de afectos y cultura, por larga y jugosa. Y también la de sus grandes adversarios: Parchís (http://www.putalocura.com/ocio/musica/2042.html )
Han existido más "Enrique y Ana" (Enrique Iglesias y Ana Kournikova , Enrique VIII y Ana Bolena...), pero ninguna pareja tan exótica y extraña como the real Enrique y Ana.

Lo dice Diana Aller

PROANA PROMIA

... Como todas las monstruosidades, la primera vez que oí hablar de Proana y Promia fue en tv. Decían que ahí las chicas se daban consejos para delinquir contra su propia salud a lomos de la Anorexia (Anas) y la Bulimia (Mías). Busqué en internet. Lo que no imaginé es que fuera tan fascinante, feminista, gótico y desquiciado.
Como adulta que soy, tengo plena consciencia de que esas niñas padecen un desequilibro. Ahora bien, se trata de un desequilibrio provocado por todos nosotros, con nuestra hipocresía, nuestras frases hechas de "lo importante es el interior" mientras seguimos juzgando (sobre todo a las mujeres) por su mera corporeidad.
Estas chicas se han declarado en rebeldía contra el mundo; han echado el freno y se han plantado con lo único que tienen, sus propias vidas. Y en un acto de coraje que ningún adulto posee, han hecho de su enfermedad su bandera, en un mundo más enfermo y enloquecido que ellas.
Cuando alguna incauta deja un post del tipo de "...quiero ser Ana durante unos meses, porque quiero perder peso", muchas se le echan encima con explicaciones como "¡Pero tú te crees que esto es una moda o qué? Esto es una forma de vida, puedes morir, vete a hacer dieta y dejanos en paz!" Según explican morir es "sólo" una consecuencia de ser Ana y/o Mía. Se les caen los dientes, no pueden (ni quieren) pensar en otra cosa que no sea ir desapareciendo cada vez un poco más. La mayoría viven desesperadas, pero renuncian voluntariamente a la vida que se les ofrece. Hay muchas españolas y mexicanas sobre todo, y aunque cierran cada web o foro que hacen, siempre consiguen contactarse. Su radio de acción es el mesenger: se agregan, hablan, y sobre todo se dan "tips" (consejos). En el ránking de los más fuertes, (tanto para Anas como para Mías)están:
5- Bebe agua helada. Es lo único que no engorda y si está muy fría te consumes más.
4-Compra bebidas en tetrabrik de boca ancha para la hora de comer. Vacía el envase y llévatelo a la mesa para hacer ver que bebes su contenido de vez en cuando. Con el cuchillo y tenedor desmenuza la comida y ve metiéndotela en la boca y masticando. Cuando este triturada, haz ver que bebes y aprovecha para escupir todo al tetrabrik.
3- Justo antes de la revisión (del médico; básicamente para pesarlas) ingiere 3 litros de agua. Moja papel higiénico e introducete todo el que puedas en la vagina. Puedes conseguir hasta 5 kgs más sin engordar!
2- Cuando haya pescado para comer guárdalo escondido hasta que se pudra. Cuando esté malo te lo comes muy rápido (no hace falta tragar!). Te provocará vómitos y diarrea.
1-Come nieve (!)
Habrá a quien le parezca mal que una persona al márgen de esta enfermedad publique estas cosas... Pero a fuerza de leer a estas niñas lo que han despertado en mí es admiración: tienen un precioso y enfermizo gusto por la estética del dolor, las imágenes góticas, el blanco y negro, las mariposas, princesas y demás iconografía onírico-femenina; obvian a los varones en sus vidas. Los hombres no son necesarios: Anas y Mías son seres "evolucionados" que como los gays, proyectan su inteligencia hacia cualquier dirección exceptuando el natural instinto de reproducción y conservación. Y se asocian, se revelan, hacen "carreras de kilos", se apoyan en su delirio... con apenas 14 ó 15 años.
Es imposible que funcione un tratamiento de psicología tradicional con estas chicas. Es el mundo el que se desvincula de su razón y no alrevés.
Hay anoréxicas y bulímicas "arrepentidas" (la mayoría, supongo), que escriben a las proanas y promías diciendo que esto es un infierno, que no se lo desean a nadie... Pero estas son víctimas circunstanciales, enfermas sin rebeldía...
Antes ser anoréxica era pertenecer a un "status": se trataban de niñas de clase alta, buenas estudiantes, guapas, con un alto nivel de exigencia... Hoy una chica excesivamente delgada es una chunga, una bakala sin gusto (¿han visto ustedes qué mal visten las anoréxicas? ¡Son unas paletas!) Hay incluso anoréxicas gitanas...
Sin embargo estas chicas "de la resistencia" son otra cosa; son conscientes de que buscan un ideal que consiste en la propia búsqueda; conforman una espiral infinita cuyo objetivo es llegar a ser sólo esencia y prescindir de la materia... es decir, ser Dios.

Lo dice Diana Aller

lunes, 19 de febrero de 2007

RECOMENDACIÓN LITERARIA

No soy mucho de recomendar lecturas, pero me acabo de leer un libro bien escrito, y eso ocurre pocas veces. Me da rabia no haber descubierto antes a su autora, porque en realidad "Tacones Urbanos", que es como se llama (Nombre antimárqueting total) es un compendio de columnas que Mariana Jara (a saber cómo se llama en realidad) escribió en el diario Metro.
A lo largo de sus páginas hay amistad, sexo y la búsqueda y necesidad del amor treintañero, con toda la inmadurez y valentía que conlleva.
Está narrado de una forma tan gráfica que asusta, aunque las connotaciones culturales (Diana Krall en la música, Custo en la ropa...) son un tanto "chachas"... Copio aquí un pasaje a modo de muestra (pág 69-70)

"En muchas ocasiones he sido consciente de que ella podría arrancarlo fácilmente de mi lado; sin embargo quise jugar con la posibilidad de que ella no lo intentase o que él tuviese tiempo suficiente para olvidarla. Fantaseé mil veces, con que se enamorase de mí.
Pero se cumplieron las peores previsiones de mis amigos y ahí estaba desnuda, poseída por su cuerpo, con el corazón desgarrado, intentando decirle adiós de la mejor manera posible. Pero ¿cómo despedirse de alguien a quien no se quiere dejar?¿Cómo decir adiós cuando se tiene la intuición de que podrían haber sido grandes momentos? Cómo explicarle todo lo que sentía, sino me cabía en palabras. Por eso, casi no articulé vocablo; fue mi cuerpo el que habló. Fueron mis manos las que recorrieron con una añoranza anticipada toda su piel, mi boca la que surcó cada pliegue para robarle su olor y mis besos los que inutilmente trataron de tocarle el alma. Todo rebosaba melancolía, y ese rompecabezas que formaba el acople perfecto de nuestros cuerpos se convirtió en una imagen sagrada, en un rito ancestral, porque a partir de ahora sólo lo encontraría en mi recuerdo, en el intento inconcluso de lo que pudimos ser.
Esta vez, aunque suene extraño en mí, quería arriesgarme, pero él ya había tomado una decisión.
En ese momento sentí una gran envidia por su ex mujer, no porque se lo llevara nuevamente a su lado, ya que quién sabe si la historia volvería a cuajar, sino por lo que sentía por ella. Me enterneció su decisión: a pesar de todo lo malo, volvía a su lado para rearmar una historia. No me atreví a interponerme en el amor, porque al fin y al cabo eso es amor, no los días felices ni los "te quiero" ni los sentimentalismos. Todo eso son solo buenas intenciones. El amor era ese hombre lleno de dudas, de miedos, que vuelve sabiendo que el camino más fácil sería partir. Un dolor me atravesó la barriga al recordar lo que alguna vez, hace mucho tiempo, por pura indecisión, perdí."

Lo dice Diana Aller (y Mariana Jara)

jueves, 1 de febrero de 2007

ANA MARÍA RÍOS LO PLANEÓ TODO

Ana María Ríos, la gallega detenida en Mexico y portada de Interviú es una avezada estratega del "self-marketing". Después de toda una vida en Arcade (su parroquia), con una vida gris como peluquera saltó a la fama. Llevaba planeándolo 26 años. Era un plan estudiado al milímetro. Aprovecharía su primera salida de España (y su luna de miel, aunque eso era lo de menos) para saltar a la fama con un maquiavélico plan: En Cancún se hizo con unas balas usadas, y por si no era suficiente, consiguió también un detonador. No es necesario explicar que en los Resorts de recien casados los trabajadores consiguen lo que pidas. (Inciso: Borja y yo, en aquella misma situación, al ver que nos procuraron marihuana sin problema, pedimos una tuneladora, y gustosos nos la trajeron).
Ana María introdujo habilmente aquello en su equipaje, y en el aeropuerto fue detenida. El plan hurdido tan meticulosamente comenzaba a funcionar. En octubre en España no suelen generarse muchas noticias, por eso Ana María eligió esa fecha para casarse. Recibió una desmedida cobertura mediática. Ella misma llegó a afirmar: "En el vuelo de vuelta, venía Paulina, pero al llegar, toda la prensa se ocupó sólo de mí".
Después de mezclar a su madre, al consul, a la policía Ana María desapareció... Dos días. Ana Rosa (su programa AR que viene a ser lo mismo) pagó por robarle la "exclusiva" a su rival Concha García Campoy... Ana María Ríos había triunfado.
Ya con manager cerró la portada de Interviú, suscitó una absurda polémica sobre si padecía o no anorexia y sobre los retoques fotográficos. Llegó a ser de las más vendidas, agotó tirada. Mientras tanto se daba a conocer el pasado delictivo de su marido. Tal y como lo planeó visitó los platós de Sábado Dolce Vita, Buenafuente y un poco antes de que nos olvidemos de ella tiene preparado su tercera incursión en nuestras vidas. ¡Un libro autobiográfico! Fuentes cercanas aseguran que su siguiente paso será cleptómana como la resucitada Cristina Blanco.

Lo dice Diana Aller.