viernes, 28 de diciembre de 2007

ELOGIO A LA CULTURA BASURA


(El dibujo de Hello Kitty no tiene nada que ver con el texto, es que me parece muy mona)
Ruego disculpen la gruesa expresión, pero resulta gráfico y veraz decir que estoy hasta el coño de los “concienciados”; la gente que dice “yo es que me como mucho la cabeza” o “odio lo que hace todo el mundo, el resto de la humanidad son unos borregos”...

Estos que necesitan reafirmar su singularidad suelen tener un gusto atrofiado, tendente al cutrerío.
Vayamos con mundanos ejemplos:

-Los que detestan Benidorm o Marina D´or como destino turístico. Lo repudian sin siquiera conocerlo, es simplemente porque va “todo el Mundo”. Pero no crean que ellos prefieren la sofisticación monegasca para veranear. No, por supuesto, un concienciado elegirá Rangún o Vietnam para sus vacaciones “porque no va nadie”. Joder, pues por algo no va nadie…

-Los que son incapaces de reconocer que Maná o Amaral (por poner casos muy extremos) pueden llegar a tener “su puntito”. No, ellos defienden que el mainstream es siempre malo, y que lo que no conoce nadie (¡hoy, en el globalizado mundo musical!) es lo que mola por principio.

-Los concienciados políticos. Siguen una borreguil tendencia izquierdista fundamentada en la bicefalia política estatal, pero pregúntenles si abrazarían el trotskysmo, o qué opinan de la influencia política de la socialdemocracia europea.

-Los que viajan a Marruecos y Ámsterdam. El país moro lo desaconsejo a cualquier ser civilizado, no así la excursión a los Países Bajos. Pero estos idiotizados seres que creen ser el cúlmen de la originalidad, son los que acaban en el hospital de la ciudad de los canales, por no saber siquiera fumar, tan contraculturales ellos.

-Los que rechazan la prensa rosa en todos sus ámbitos. No se dan cuenta de la riqueza cultural, el carácter evasivo y la natural satisfacción de morbo que provoca.

Toda esta gente no merece ni nuestro desprecio, son seres menores, que a falta de sufrimiento (han crecido en una acomodaticia sociedad del bienestar, y no lo han aprovechado) se creen que piensan más allá que los demás, cuando en realidad conforman una legión de borregos convencidos de ir a contracorriente.

Para ellos Paris Hilton representa lo peor de esta degradada sociedad en la que vivimos. Cuando ni se plantean que esta millonaria señorita les da mil vueltas intelectualmente (y si no ¿Cómo despilfarrando un fortunón familiar ha conseguido amasar tanta o más riqueza sin hacer absolutamente nada?).

Si por ellos fuera estaríamos viendo documentales de las favelas de Brasil, cine de autor y no conoceríamos “Love Actually”… y nos aburriríamos soberanamente, claro.

Por suerte el buen criterio tiende a aflorar y la cultura, más dispar y abierta cada vez, deja hueco para la basura: el cine basura, la comida basura y la tele basura; o lo que es lo mismo: evasión, diversión y monstruosidad para combatir los habituales sinsabores de la vida inteligente.

Lo dice Diana Aller

7 comentarios :

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

A ver, la diferenciación es algo que muchos hacen/hacemos en un misericordioso esfuerzo por no ser masa. Aunque el final hay tantos diferenciándose-nos que forman.mos una segunda clasificación.

Benidorm es terrible, seas del primer grupo o no. Es como unas vegas cutres. Vietanm mola, vaya o no vaya gente.

Creo que el truco está en compensar. Unas vacaicones en Vietanan con las fiestas del pueblo.

Un poco de Gran Hermano con un Jezabel de BEtte Davis.

La teorái dela compensación está muy bien. Te permite estar en los dos mundos.

JaJeJiJoJurl dijo...

¡Arriba la Esteban digo, la Aller!

oligoqueto dijo...

No creo que estar muy convencido de que algo es criticable sea malo, siempre que se pueda razonar la convicción y se conozca lo criticado.
Tu, por ejemplo, opinas con mucha convicción prestando tus argumentos.

El problema no esta en lo que uno rechaza o en lo que prefiere. Está en si se trata o no de una pose...

Carcayú dijo...

A mí Kitty no me gusta, es tan mona que me vuelve diabético (pero que, vamos, entiendo que te guste, es normal), y odio Benidorm (he estado, varias veces, y es un horror).
Odio Maná y Amaral, pero me sorprendo muchas veces tarareando sus canciones (si es que... tienen su puntituo, pero no puedo reconocerlo en público, se perdería mi estatus... jejeje).
Y odio a Paris Hilton, pero por envidia cochina, no me da vergüenza admitirlo, ojalá pudiese estar en su lugar, me cortaría un huevo por estar en su lugar, y mira que aprecio mis testículos, han estado toda la vida conmigo...
Respecto al tema del politiquea, hay mucha gente "del palo", como decían en Novecento: "socialistas con los bolsillos llenos"
Y me encantan las películas de Bruce Willis, es mi ídolo, mi héroe, desde que ví de chiquitín El Quinto Elemento. Larga vida a Bruce Willis.

Lo dice Diana Aller dijo...

Si el problema es que sea pose o no, amigo Oligoqueto, creo que tengo un problema. Lo mío es pose. En realidad no me importa lo más mínimo Benidorm, ni Serrat, ni la política, ni la superficialidad siquiera. Opino (y escribo) por pasar el rato. Feliz navidad.

oligoqueto dijo...

Feliz navidad, Diana Aller y resto de comentaristas.

Honestamente, y admitiendo mi desconocimiento casi total de su persona, no se si creerme que sea solo pose. Nunca lo pensé antes de conocer su blog, y menos después de leer muchas de sus entradas.

Saludos.

Anónimo dijo...

Al rechazar a las personas que rechazan lo que dicen te estás convirtiendo en lo mismo que ellos no? A mí no me gusta la prensa rosa, ni los programas rosas y, si me apuras, ni las Panteras Rosas (mejor el Tigretón), así que ¿por qué me tienen que gustar? (aunque siento una perversa atracción hacia Mujeres Hombres y Viveversa) Y me agobia Benidorm (jamás se me ocurriría meterme un sábado por la tarde en la Gran Vía). Eso sí, me parece genial que a la gente le guste.