sábado, 24 de noviembre de 2007

THINSPIRATION

Samantha y Michaela Kendall eran dos hermanas tan unidas como el Reino Unido, donde vivían. Tuvieron una infancia feliz; pero al llegar a la adolescencia sus cuerpos se ensancharon dramáticamente. Llegaron a superar los 80 kgs.
Y aquello les abrumaba, así que emprendieron una dieta conjunta, pero la cosa no terminaba de funcionar. Necesitaban "algo más". Y lo encontraron. Decidieron hacer una carrera de kilos, un sistema infalible para perder peso. Perdieron 13 kgs en 15 días.



Habían encontrado su modo de vida, la motivación, el motor, su pequeño Dios. Se entregaron durante años a una dieta de media manzana o un tomate al día. Daba igual el mundo, daba igual la gente, su obsesión era menguar, no ocupar espacio...
A mediados de los 80, para la gente normal, ni siquiera tenía nombre esta enfermedad, así que se fueron convirtiendo en una atracción de circo: Nadie comprendía que era una enfermedad mental.
Sus organismos se fueron deteriorando a medida que rotaban de una consulta a otra, de un tratamiento a otro. Mentían como mienten los yonkis, y fueron pioneras, sin saberlo de una represiva religión que hoy siguen miles de chicas.
Les hacían reportajes en revistas, en las que se publicaban estas fotos:




...Hasta que un día, ellas, unidas siempre, decidieron que no permitirían ser fotografiadas nunca más. No podían soportarlo, porque se veían gordas.
Michaela murió en el 94. Tenía 26 años. Su cuerpo no pudo aguantar más.
Samantha no sabía vivir sin su hermana. Murió poco después. No tenía sentido estar sola. Las hermanas Kendall consiguieron su objetivo: ser nada.
Como con el suicidio, la pedofilia o cualquier aberración contranatura, la repercusión mediática es abono para las mentes frágiles, que encuentran su inspiración en presupuestos nefastos.
Se silenció su historia, para limitar al máximo el efecto imitación. Hasta que llegó internet.

Hoy son veneradas como mártires, elogiadas, recordadas...



Lo dice Diana Aller

6 comentarios :

JaJeJiJoJurl dijo...

Ay pobres... que grimosillas...
espero que no acaben así las hermanas Olsen, de las que me declaro fan.

Dan Fan dijo...

Llevo ya tiempo leyéndote, y siempre he sabido que llegaría el día en que te escribiría este comentario, mail o lo que fuese. Desde Finlandia y con estas tardes noches tan frías, leer tu blog es una de las pocas cosas que consigo hacer con relativa frecuencia.
Me considero un gran fan tuyo, o fans, o admirador, o seguidor en todo caso.
Muchas de las veces que abro la pestaña que mi firefox y yo tenemos reservada para tu blog, no coincido con tu punto de vista u opinión, pero siempre consigues motivarme en algún tema, consigues entretenerme o intrigarme y todo ello con tu adictiva forma de escribir.
En lo que si que desafortunadamente no coincido contigo es en la posesión del don de saber escribir, pero aun así es algo que siempre me ha parecido (o yo lo he entendido como tal) entre otras muchas otras cosas terapéutico; y que hasta hace no mucho hacia regularmente.
Te escribo además de para felicitarte por tu blog ( evidente por lo de antes ) para decirte que en parte gracias a ti, he vuelto a escribir, y que hoy he reabierto mi blog, para empezar de nuevo, me he propuesto volver al hábito de escribir, por lo menos mientras siga viviendo en Finlandia.

Espero poder seguir leyéndote mucho tiempo y recibir algún comentario de vez en cuando.
Lo único que he subido al blog es mi presentación, pero tengo ya un par de textos preparados.
Todo un placer.

Mar dijo...

Me acuerdo perfectamente de este caso, que me impactó mucho en su momento porque no estábamos aún acostumbrados a los esqueletos andantes, que ahora parece estar hasta bien vistos.
Una penita comer un tomate al día... total, para acabar feas e idiotizadas no merece la pena el sacrificio

Fanmakimaki ファンマキマキ dijo...

horrible, mi hermana pasó por esto hae más de 30 años, cuando toda´via no tenái nombre. Se salvo por los pelos.

Anónimo dijo...

Te han fusilado la entrada.

http://luchacontraanaymia.blogspot.com/2007/11/las-hermanas-kendall.html

Llama a la SGAE. :)

Anónimo dijo...

Mira...me parece barbaro que quieran ser flacas y sean anorexicas y toda la bola...muy bien...yo fui anorexica tmb y aun queda algo...
Pero las hermanas Kendall se pasaron del limite!las minas era realmente unos monstruos!!mirale la cara a una de ellas...en mi opinion,tendrian que ponerse un punto de stop ni bien empiecen a verse asi...

Hagan dieta y adelgacen...perfecto...pero eso?ese cuerpo...no es nada lindo...y eso que amo a las chicas flacas!!bien flacas...

Besos!!