miércoles, 19 de septiembre de 2007

J VALENCIA


Si ya hablé de J Planetas, a quien reconozco que debo una disculpa, porque he cambiado parte de mi teoría (parte); hoy le toca a su homónimo y amigo J Valencia, también conocido como J gay.
Jose Luis de Andrés (que es su verdadero nombre) es encantador. Yo presumo mucho de ser su amiga, porque le lleves donde le lleves, siempre queda bien. Lo mismo se hace el rey en una fiesta de gitanos que es la estrella de una puesta de largo. Ayuda el que es muy guapo (ha sido incluso modelo de pasarela), pero es una persona con seguridad y fuerza, como me gustan a mí.
Ha tenido varias empresas, que cuando generan más dinero del necesario para vivir sin agobios, J cierra convenientemente. Es tal su talento que no quiere vivir a su servicio. Al llamar a su casa, una sugerente voz masculina dice "Jotateam ¿dígame?" Pertenece a uno de los 6 heterosexuales que trabajan para él. Se dedican a la comunicación y el diseño, aunque J bien podría haberse especializado en lingüística. Es rápido y hábil con los juegos de palabras, mucho más cuando está de marcha.
Porque ése es su gran problema. Como buen valenciano, no sabe dónde está el límite, así que no lo hay.
Después de 3 días seguidos de juerga estuvo hospitalizado porque el estómago, literalmente, se le dio la vuelta. No era la primera vez. Estábamos todos muy preocupados. Cuando por fin consigo hablar con él me dice que se va a cuidar, cosa que me tranquiliza, y al momento apostilla: "Ya no voy a tomar bebidas con gas". Esa es su noción de cuidarse.
Tiene una casa que es un palacio, donde acoge a todo el que lo necesita: lo mismo se monta una orgía, que un after de 50 personas o una cena de amigos, o acoge durante 15 días a un chapero rumano que le dio pena...
Una vez, en Barcelona, venía de marcha, vio a un peruano haciendo de Mickey Mouse por la calle, le hizo gracia y se lo subió a casa de unos colegas de after. Le pagó 20 euros (La foto la tenéis aquí a la derecha)
J quiere un novio millonario y que le adore; sin embargo siempre está con jóvenes de pocos recursos, porque se guía por el corazón. Y así le va... (de bien!)

Lo dice Diana Aller

1 comentario :

Mondo Gitane dijo...

joder qué tíos más feos