miércoles, 27 de junio de 2007

LA CASA DE ROCA

Juan Antonio Roca, asesor de Urbanismo en la Marbella del desfase económico ha demostrado no ser muy cauto en sus robos, pero lo que me admira de este hombre no es la ética de su trabajo, sino su excelso gusto. Lo digo sin ninguna ironía. La casa de Roca, incautada prácticamente entera me parece una preciosidad.
Pero en este país sienta tan mal que alguien se enriquezca de forma ilícita que hay que atacarle por el gusto, algo de lo que seguro andamos todos sobrados (y esto sí que es ironía).

Me ha sentado especialmente mal el verbo aliteante de Antonio Burgos (el hermano de Pilar, la zapatera prodigiosa) ensañado contra la casa de Roca y el estilo en la decoración (en cursiva):

"A la cárcel por hortera

CREÍA que Ambiciones, la finca de Jesulín de Ubrique, era lo máximo que se despachaba en horteridad de horteridades y todo horteridad. Hasta que he visto la casa de Roca, el de la mangoleta marbellera. La casa de tócame Roca que el virtuoso del urbanismo costasoleño se hizo con el por aquí te quiero ver de tú apaga la luz y no digas ná en la Plaza de los Naranjos. Me río de Ambiciones y me río de Janeiro viendo el puro estilo Lladró de la casa de Roca.(...)
Lo digo para significar las antípodas del buen gusto. En lo que este tío se ha gastado el dinero de la presunta mangoleta tiene cárcel. Pero no por la mordida, no: tiene cárcel por el mal gusto. A un tío que hace eso es para meterlo en la cárcel. No por corrupto, sino por hortera. Han dado por televisión la casa y es de dolor de cabeza. ¿Cómo se puede tener tanto dinero y tan mal gusto al mismo tiempo? Hay quienes creen que el dinero sirve para todo, que con dinero se compra todo: ahí tienen su imposibilidad, en la casa de las pieles de leopardo por alfombra, con los cuadros de Miró encima de las bañeras (con yacuzi, naturalmente), con las cabezas disecadas de piezas africanas de caza mayor por las paredes. Entre parador nacional espantoso de Fraga Iribarne y Ambiciones de Jesulín, tigre vivo incluido. No han sacado el jardín, pero seguro que en el jardín, este Roca que en absoluto es de Togores, fijo que tenía un enanito de piedra y quizás, quizás, con la máxima probabilidad de los quizases, una réplica en piedra (artificial también) de ese muñeco meón que tiene un nombre de cerveza salpicona, el Heineken Piss creo que se llama.
(...) la Capital de la Mangoleta pasó a este espanto de tener que pedir dos cajas de aspirinas para contemplar tanto mal gusto. La corrupción... del buen gusto.
Por todo lo cual creo que a Roca no lo ha metido en la cárcel por corrupto, sino por hortera. Aunque sea lícitamente ganado con el sudor de su frente, gastarse el dinero en esas horteridades de dolor de cabeza es de cárcel."


¿Porqué esa obsesión con Jesulín? ¿Qué ha estudiado este hombre para juzgar así a alguien al haber visto su casa en TV? ¿arquitectura de interiores? Yo me especialicé en estética (filosofía) por lo que creo, tengo un poco -poco, desde luego- de crédito en estas lides. Y reitero mi generoso veredicto hacia la decoración de la casa de Roca: Preciosa.

Lo que tiene Antonio Burgos y todos los que decían que qué esperpento de casa es envidia. De quien ha nacido en noble cuna no se atreve a cuestionar nada, (la duquesa de Alba ha sido siempre "transgresora", por ejemplo) pero los ricos advenedizos dan mucha rabia, sobre todo a los nacidos en camas plebeyas (como él.)

Qué manía les ha entrado a todos con que un Miró en el baño es hortera ¿Dónde se debería poner? Las texturas frías del pintor catalán sólo admiten fondos de cocina o baño. Ah, claro, el señor Burgos que es tan fino y distinguido lo pondría en el salón, para lucirlo bien, aunque se mate con los tonos madera... O peor, en la caja fuerte, para fardar más.

Y los animales disecados... qué maravilla, qué vanguardismo onírico... hay que decir que el señor Roca (no menos ladrón por decorar con estilo su morada)tuvo a bien atrezar el salón al más puro estilo "poblado Batusi" (pura tendencia, como habrán observado los visitantes de CasaDecor en sus 2 últimas ediciones), en tonos marrones, materiales naturales y muy acogedor. Pego aquí las fotos de la envidia.

Me gustaría saber en qué cultivadas aficiones gastaría Antonio Burgos (y los de su calaña) tales cantidades de dinero robado si las tuviera...







Lo dice Diana Aller

1 comentario :

Anónimo dijo...

Lo mejor de todo es el "Super Brilla" que hay al lado del Jacuzzi. Umm...jacuzzi-superbrilla...este roca tiene que ser amigo de Pedrojota fijo.