miércoles, 27 de junio de 2007

D.A.

En mi colegio había un niño con la piel mal, muy reseca, como rota. Se llamaba Antonio, pero le llamábamos "el leproso". Un día a un niño que estaba con él se le cayó un "boca-bits" de la bolsa que tenía en la mano y recuerdo que dije: "Antonio, se te ha caído la oreja".Cómo nos reímos mis amigas y yo...
El destino ha querido que mi hijo Leopoldo padezca la misma enfermedad; se llama Dermatitis Atópica, no es grave, pero sí muy dura y sin solución. Los atópicos son muy sensibles a todo, hay que extremar la higiene, sólo pueden usar prendas 100% algodón (incluyendo sábanas y todo...), hay que tener cuidado con los detergentes de la ropa, no usar suavizantes, utilizar cremas emolientes, no rascarse, lavarse con nada o muy poco jabón (por supuesto extragraso), agua no muy caliente... y mucha paciencia. A veces pasada la adolescencia la DA remite, pero no siempre. Hasta ese momento se sufren brotes muy agresivos en primavera, o cuando hay mucha contaminación o... simplemente se sufren. Es durísimo ver a un niño de 3 años pasar toda la noche llorando, sangrando de tanto rascarse. Yo no tengo argumentos que darle. Voy del dermatólogo al alergólogo, pasando por Urgencias, y de ahí a un homeópata, y si hace falta buscaré un hechicero... Encontré en internet a ADEA, la asociación de pacientes y familiares de dermatitis atópica, a la que por supuesto pertenezco. Ahí madres (muchas de ellas de niños de 3 años, habría que investigar por qué) se apoyan, ayudan y dan consejos. Es tal la desesperación de algunas que han llegado a atar a sus hijos para dormir sin que se rasquen. Menos mal que existe internet, y que las cosas avanzan tanto. La madre del pobre Antonio el leproso no lo tuvo tan fácil como yo. Tal vez la vida me haya devuelto algo, no lo sé.

Lo dice Diana Aller

9 comentarios :

Jairo dijo...

Los hinduistas lo llaman karma, los cristianos putada.

violeta alcocer dijo...

Me acuerdo perfectamente de Antonio "el leproso" y de su íntimo, Bruno "el mocoso".
La pera.

Anónimo dijo...

me alegra mucho lo que te ha pasado, pero espero que aun te pasen mas cosas, por q parece q aunque la vida trata de enseñar tu no aprendes nada, mala puta!!

Anónimo dijo...

Ohhh pobrecitoooooo

Espero que acabe dentro de muy poco comido por los gusanos. Eso sí, que ocurra en la adolescencia, cuando sea del todo consciente de su empeoramiento.

ASÚMELO. ERES TAN HIJA DE PUTA QUE LA VIDA TE LO ESTÁ DEVOLVIENDO

JÓDETE TÚ Y QUE SE JODA TU HIJO, QUE SEGURO QUE ES COMO TÚ DE DESPRECIABLE

Anónimo dijo...

He tenido que leer varias veces los comentarios, no podía acabar de creermelo. Me parece muy fuerte que la gente juzgue y condene sin más, y que encima parezcan de lo más inocentes, cuando somos niños a veces somos crueles o soportamos las crueldades de otros, no es justo pero es así, se supera y punto.
Diana, ten por seguro, que si a mi me insultan me los paso por donde tengo el "poderío" pero si le desean esas cosas a mi hijo, le arranco los ojos....
Un besazo wapa

Anónimo dijo...

Hola Diana, desgraciadamente yo también sufro la misma enfermedad que tu hijo, bueno, la sufrí. Comencé de niña (con 2 tiernos añitos) teniendo Dermatítis Atópica, la cual ha ido mutando y digo esto porque hoy en día (tengo 30) se ha convertido en Eccema Deshidrótica que es igualmente muy pero que muy desagradable. Sí que es cierto que la DA en algunos casos remite en la adolescencia pero yo no tuve esa suerte. Con el tiempo logras acostumbrarte a dar explicaciones a la gente que te mira de forma rara las manos y te dice: ¿Pero qué te ha pasadoooo!!???? y venga, a explicarlo una vez más. Pero de verdad que te acostumbras. Dale un beso muy pero que muy fuerte a tu hijo de mi parte y sobre todo otro para tí que, cómo mi madre aún sigue haciendo, cuidas tan bien de tu hijo. Mucho ánimo. Por cierto, tengo una seria adicción a tu blog, ¿Hay vacuna para esto??? porque un día me despiden del curro por tener siempre abierta la pagina rosa...ups!

Anónimo dijo...

Todas las enfermedades de la piel son muy duras. También un ser cercano a mí, una nena maravillosa, sufrió mucho por una enfermedad de la piel pero con la edad remitió casi del todo. Mucho ánimo y enhorabuena con por el blog.

José Gabriel dijo...

"la vida me ha devuelto algo".. No creo. Si eso fuese así, todos nuestros hijos y nietos serán africanos. No existe la justicia poética, y tampoco la revancha del azar. Sí existe el complejo de culpa,pero eso es a posteriori.

De todos modos, me ha emocionado el comentario, y creo que eso lo hace útil de alguna manera. Gracias por un blog que lo mismo te proporciona unas risas que te deja pensativo. Como la vida misma.

Rafa dijo...

Saludos Diana:
Ante todo lamento lo de tu hijo y te deseo lo mejor para él. Ya sé que suena, porque lo es, tópico. Aunque jamás hipócrita, realmente deseo que mejore. Y no sigo porque nada aportan las frases hechas.
Y con respecto a lo si la vida te ha devuelto algo, pues eso depende de la percepción de cada cual.
Personalmente (con el subsiguiente riesgo de meter la pata hasta el corvejón, que asumo), creo que lo que expresas tiene un nombre muy claro:
REMORDIMIENTOS.
Me disculparás la pedantería de contarte lo que ya conoces, sabes y sufres de sobra y encima en tema personal y doloroso
Aquel día de colegio fuiste (o te comportaste, tanto monta) una auténtica mala persona. Por ignorancia, maldad, estupidez o lo que fuere. No añado términos insultantes porque son innecesarios e incorrectos (una cosa no quita la otra) y aquí estamos hablando seriamente.
Como lo fueron las "amigas" (mucho me sorprendería que aún tomeis café) que lanzaron las carcajadas. Incluída/s la/s que hizo/hicieron coro a sabiendas de que aquello era una cabronada, pero por no verse inferiores ante las líderes.
Y hoy sabes de qué iba la cosa. Lo que se sufre. Lo que le significó escuchar algo así. Seguro que no se metía con nadie.
Yo también tengo algún fantasma de esos que te asaltan y evidencian algo que hiciste o no hiciste y que no hay quien lo arregle. Apostaría a que si Antonio, ese día, os hubiese partido la cara, el recuerdo sería más llevadero.
Por lo que veo en tu blog te encanta la crítica mordaz e irónica. Es tu estilo. Pero, ay, este te ha tocado de lleno la conciencia. No es lo mismo mandar a la mierda a un artista fracasado y hortera que enfrentarte a tus propios muertos en el armario.
Te honra que saques a la luz un tema desagradable y que no te deja en buen lugar. Nada te obligaba y nadie se habría enterado.
Estaría bien que te cruzaras con Antonio "El Leproso" (si ya ha ocurrido mis disculpas). Sería enfrentarte a tu propia obra (si, esto también lo es).
Un abrazo y que tu hijo se recupere por completo.