jueves, 24 de mayo de 2007

LA MALDICIÓN DE LOS PRIETO


Los de la foto son tres generaciones de Prietos: El padre, los hijos y los nietos, o lo que es lo mismo, mi suegro, mi marido, mis cuñados y mis hijos.
Los Prieto descienden de una noble familia coruñesa, que, como buenos gallegos, andan un poco desequilibrados.
Su bisabuelo Cesareo Valdés, era buen amigo de mi antepasado Ramón María Aller, el astrónomo. Desde siempre los Prieto han acarreado fama de excéntricos, y esto se debe sobre todo a las extrañas "dolencias" que padecen. He llegado a pensar que la película de los Gremlins está basada en la estirpe de los Prieto. No pueden comer después de medianoche, las consecuencias son casi tan catastróficas como con los pequeños gremlins: se pasan vomitando la jornada posterior y pierden el habla durante unas horas (esto último puede llegar a ser una bendición). No es que no se puedan mojar, sino al contrario, se duchan y lavan compulsivamente. He llegado a contabilizar 8 duchas en un día. Como efecto secundario la piel está muy deteriorada. Existen 2 tipos de Prieto: los que tienen buen pelo, que tienen auténtico pelazo, y los sin pelo, de cabello pobre y fosco. No existe el término medio.
Otra particularidad de los varones Prieto es su nula resistencia al alcohol: se les va de las manos con mucha facilidad, y asumen una segunda personalidad diferente en cada caso, y procedente de un universo desconocido para el resto de os humanos: uno transmuta a un Jenofonte Pasivo, otro a un Esdrújulo Follador... Sin que el resto del Mundo entendamos nada.
Y lo más inquietante de este clan: No pueden pronunciar la(s) palabra(s) "Papá Pitufo", nadie ha logrado averiguar porqué. Les enloquecen las patatas, cocinadas de cualquier manera y sienten verdadera aversión a las frutas tropicales. Tienen una suerte innata, una flor en el culo, que no he logrado descubrir aun. Será por el descomunal tamaño de su miembro, aunque eso, es otro cantar.

Lo dice Diana Aller

1 comentario :

Anónimo dijo...

Joder que vergüenza!! La hostia...

Los acentos gráficos (o tildes) son unas líneas diagonales que ponemos encima de las vocales. (´).
Las diéresis son dos puntitos que se sitúan encima de la vocal que queremos acentuar (¨).

Las teclas de diéresis y acentos se encuentran a la derecha del teclado alfabético.

Al igual que en las máquinas de escribir, los acentos y diéresis hay que ponerlos antes de la vocal que queremos acentuar.

1. Primero tecleamos el acento o la diéresis (no nos aparece ningún símbolo a la pantalla).
2. Después tecleamos la vocal que queramos acentuar (nos aparece la vocal acentuada).