lunes, 19 de febrero de 2007

RECOMENDACIÓN LITERARIA

No soy mucho de recomendar lecturas, pero me acabo de leer un libro bien escrito, y eso ocurre pocas veces. Me da rabia no haber descubierto antes a su autora, porque en realidad "Tacones Urbanos", que es como se llama (Nombre antimárqueting total) es un compendio de columnas que Mariana Jara (a saber cómo se llama en realidad) escribió en el diario Metro.
A lo largo de sus páginas hay amistad, sexo y la búsqueda y necesidad del amor treintañero, con toda la inmadurez y valentía que conlleva.
Está narrado de una forma tan gráfica que asusta, aunque las connotaciones culturales (Diana Krall en la música, Custo en la ropa...) son un tanto "chachas"... Copio aquí un pasaje a modo de muestra (pág 69-70)

"En muchas ocasiones he sido consciente de que ella podría arrancarlo fácilmente de mi lado; sin embargo quise jugar con la posibilidad de que ella no lo intentase o que él tuviese tiempo suficiente para olvidarla. Fantaseé mil veces, con que se enamorase de mí.
Pero se cumplieron las peores previsiones de mis amigos y ahí estaba desnuda, poseída por su cuerpo, con el corazón desgarrado, intentando decirle adiós de la mejor manera posible. Pero ¿cómo despedirse de alguien a quien no se quiere dejar?¿Cómo decir adiós cuando se tiene la intuición de que podrían haber sido grandes momentos? Cómo explicarle todo lo que sentía, sino me cabía en palabras. Por eso, casi no articulé vocablo; fue mi cuerpo el que habló. Fueron mis manos las que recorrieron con una añoranza anticipada toda su piel, mi boca la que surcó cada pliegue para robarle su olor y mis besos los que inutilmente trataron de tocarle el alma. Todo rebosaba melancolía, y ese rompecabezas que formaba el acople perfecto de nuestros cuerpos se convirtió en una imagen sagrada, en un rito ancestral, porque a partir de ahora sólo lo encontraría en mi recuerdo, en el intento inconcluso de lo que pudimos ser.
Esta vez, aunque suene extraño en mí, quería arriesgarme, pero él ya había tomado una decisión.
En ese momento sentí una gran envidia por su ex mujer, no porque se lo llevara nuevamente a su lado, ya que quién sabe si la historia volvería a cuajar, sino por lo que sentía por ella. Me enterneció su decisión: a pesar de todo lo malo, volvía a su lado para rearmar una historia. No me atreví a interponerme en el amor, porque al fin y al cabo eso es amor, no los días felices ni los "te quiero" ni los sentimentalismos. Todo eso son solo buenas intenciones. El amor era ese hombre lleno de dudas, de miedos, que vuelve sabiendo que el camino más fácil sería partir. Un dolor me atravesó la barriga al recordar lo que alguna vez, hace mucho tiempo, por pura indecisión, perdí."

Lo dice Diana Aller (y Mariana Jara)

1 comentario :

Anónimo dijo...

yo también lo leí y me parece un libro desgarrador y conmovedor,muy bien escrito.Narra demanera tan cercana sensaciones que todo sentimos que a veces pareciera que estuviera leyendo mi vida. ¿Tiene más libros?