jueves, 7 de noviembre de 2019

66 COSAS QUE NO ENTIENDO


Escribí hace un tiempo que no sabría definir como largo ni corto (vayan al último punto para entender la relatividad de mi percepción del tiempo) sobre cosas sinsentido y que no entendía. Bien, pues hoy listo unas cuantas más:

1-   Las Crocs con pelo/peluche/zorritos vivos dentro o lo que sea eso ¿Son de verano? ¿De invierno? ¿Acaso de ese concepto certero, distópico, sutil y romántico de “entretiempo”?

2-   Que España entera tenga que votar otra vez qué señoro nos gobierna.

3-   La pizza hawaiana.

4-   A quienes encuentran deplorable follar con los calcetines puestos. Dependiendo quién ¡puede ser muy sexy!

5-   La gente de “El libro era mejor”. ¡Il libri iri mijir!

6-   Los precios de COS.

7-   ¿Por qué la gente tiene en casa fotos de los que viven dentro? Si viniera, yo qué sé, una aborigen australiana, Sócrates o alguien ajeno a nuestra civilización ¡no entendería nada! Mis hijos hace poco se preguntaban para qué servían las banderas españolas que cuelga la gente en los balcones y ellos mismos convinieron que era por si se nos olvidaba en qué país estábamos. Pues lo mismo.

8-   Hugo Castejón.


9-   Que se intelectualice el fútbol.

10-              Que se intelectualicen las series.

11-              Que se intelectualice la gastronomía.

12-              Conozco a mil potenciales buenas amigas con las que me unen un montón de cosas, pero nos separa algo relativo a un tío. A veces es un simple comentario lo que impide que nos digamos lo que nos admiramos.

13-              El éxito de Joaquín Sabina.

14-              El pelo de Joaquín Sabina.

15-              Joaquín Sabina.

16-              Los “aliados” feministas. No necesitamos aliados. Nos bastaría con que fueran feministas.

17-              El departamento de peluquería de Mediaset. ¿Cayó un rayo en 1993 y se quedó el tiempo encapsulado? ¿Dónde compran la laca? ¿Hay algún otro sitio en el mundo donde se trabaje tan bien la mecha (que no “la mechá”)?

18-              Internet Explorer.

19-              A los argentinos en España, aunque lleven 57 años viviendo aquí, no se les va el acento.

20-              ¿Por qué me gusta tanto el concepto “juguete roto”? ¿Qué tipo de monstruo inmundo soy?

21-              El Ramen. Venga, matadme ya.

22-              Esas expresiones como “micromachismo” que minimizan un problema bien gordo. No es micro, no es un puto diminutivo. Nos están matando, joder. El otro día escuché a Paz Padilla diciendo “micromachismo” y un escalofrío me desencadenó una arcada.

23-              (Por cierto, el término micromachismo lo acuñó un señoro psicólogo que me trató en una ocasión. Salí de su consulta, pensando que lo tenía que haber tratado yo a él. Y por supuesto, no volví).

24-              A quien vive sin haber visto un “First Dates”.

25-              Las entrevistas de Antonio Banderas. Dice cosas muy ridículas ¿No tiene a nadie que se lo diga? (Dice mi amor platónico que “las mejores entrevistas son las de Morante de la Puebla, pero se prodiga poco”).



26-              El miedo infernal a pirarse de un grupo de Whatsapp tipo “Regalo Lorena” o “Cumple Rodri” sin decir nada, porque no interesa una mierda. (Y sin embargo permanecemos callados, silenciosos, sintiendo vergüenza, leyendo gilipolleces, alimentando el asesino serial que llevamos dentro)

27-              Por qué es tan importante Cataluña y por qué tan poco Extremadura.

28-              No entiendo como no estamos todos hincando la rodilla y comiéndole el coño (figurada y carnalmente) a Brigitte Vasallo, Henar Álvarez o Sabina Urraca.

29-              Los tíos que dicen “Estamos embarazados”. ¿Qué estás qué, chupacables?

30-              Que utilicen a una menor de 14 años como instrumento. Una menor convenientemente adoctrinada para sembrar crispación y no admitir cuestionamiento alguno. Basta ya de utilizar a la infanta Leonor para los fines que sean. Es una menor, déjenla en paz. #FreeLeonor

31-              Las tapas de váter con forma de herradura. Por más vueltas que le doy, no lo entiendo.

32-              Rosa Díez. O sea, Rosa Díez. (¿Cómo tiene que ser el camello de Rosa Díez?)


33-              El aparato respiratorio de animales y humanos ¡Cuán fascinante es!

34-              Tengo dudas sobre la maternidad de mis hijos ¿Cómo puedo saber si son míos? (¡Les encantan las matemáticas!)

35-              La depilación genital.

36-              En casa tengo un exprimidor pequeño y no uno como los de los supermercados. Todavía no sé por qué.

37-              Las acelgas ¿A qué saben las acelgas? ¿Son las acelgas el plato favorito de alguien? ¿De qué tipo de persona? ¿Sería el mundo un lugar muy diferente sin acelgas?

38-              Café descafeinado.

39-              Cerveza sin.

40-              Soñar con tener pareja, y cuando se tiene, desear a todo el mundo.

41-              Las zapatillas Buffalo.


42-              Esa gente pesada que te cuenta su vida a la mínima e invariablemente se queja de todo (pero nunca hace nada). En ese discurso, además, la culpa la tienen siempre los demás.

43-              ¿Por qué cuando se dan recetas de cocina por radio o televisión se utilizan tantos diminutivos: caldito, salsita, cebollita, toquecito? ¿Es cocina para jilgueros o qué?

44-              Que mis amigas, con lo talentosas y atractivas que son, sufran por algo.

45-              Que las mujeres que veo por todas partes, con lo talentosas y atractivas que son, sufran por algo.

46-              Me lo han explicado mil veces y no lo entiendo: ¿Por qué una mosca volando dentro de un coche que va a toda velocidad no se estrella contra el cristal?

47-              Lo de quedar para conocerse, “y ya si me mola, follamos”. Llámenme quisquillosa, pero yo prefiero quedar para follar “y ya si me mola, nos conocemos”.

48-              Lo bien que huelen las farmacias.

49-              Albert Rivera me parece atractivo.

50-              La función del champú anti caspa. La caspa, lo sé. Pero me refiero a esa idea perversa a la que hace referencia la publicidad que dice que al dejar de usar champú anti caspa, la caspa vuelve. Solución: No usar champú anticaspa jamás. Eso es como el caballo, que una vez que se entra cuesta muchísimo dejarlo.

51-              El acento de Alejandro Sanz, del barrio de Moratalaz, de Madrid.

52-              Esa gente que da tanta rabia, tanta rabia, que nos la follaríamos escupiéndola.

53-              Entiendo el éxito del Toblerone, del Kit-kat. Incluso del Bounty con su exótico sabor a coco o el Twix, con una textura suave y caramelizada. Pero… ¿El Mars? ¿El Mars qué? Ni puta gracia.

54-              Got Talent.

55-              Izal.

56-              Ken Follet.

57-              Por qué nos importa tanto lo que piensen los demás y la poca atención que prestamos a lo que pensamos nosotros.

58-              La sobreexposición de imanes en la nevera y cojines en los sofás. Una cosita les anuncio: No quedan bien.

59-              Que se llamen “misiones de paz” lo que hace el ejército.

60-              Todo lo que sale de cuerpo da gusto. Piénsenlo.

61-              Cada día tengo que salir a ganarme el pan teniendo una casa tan bonita como tengo. Lloro amargamente cada mañana.

62-              Que la gente más sosa sea la que más seguidores tiene en Instagram. El mundo está loco.

63-              La vida es complicada antes de vivirla. Después, nada fue para tanto.

64-              Porqué me gustan tanto las cosas inútiles: los cuadros, las corbatas, Gran Hermano…

65-              Las foto-pollas. La gracia es ver la cara que hay detrás (Vista una polla, vistas todas ¿no?)


66-              Mañana viernes celebro mi cumpleaños. No entiendo cómo he llegado a los 45 años. Les juro que no sé cómo ha sucedido. Yo estaba bebiendo calimotxo en un parque y de repente… esto. Están todos invitados, por cierto.

Lo dice Diana Aller

lunes, 28 de octubre de 2019

66 COSAS QUE DETESTO


1 -La gente que dice “restauran” (no del verbo “restaurar”, sino de “restaurante”).

2 -Christian Gálvez hablando de Da Vinci.
Christian Galvez hablando.
Christian Gálvez.

3 -Que “ver series” se considere una afición.

4 -Los codazos cómplices y risitas tontas cuando se habla de cocaína. ¿Qué tenéis? ¿12 años? ¿Parálisis cerebral?

5 -Quien cree que El Ganso es sixties o british.

6 -Dani Rovira. No me cae mal (al contrario, de hecho) pero a la vez NO PUEDO CON ÉL. ¿Se me entiende?

7 -Las botas marrones de media caña.

8 -La industria farmacéutica.

9 -La expresión “te lo compro” referido a una idea o algo inmaterial.

10 -La gente que juzga la maternidad, el lactivismo o la libertad en la crianza de cachorros humanos ¿Qué más os da, pedazo de bisoños?

11 -Las fotos de comida.

12 -El discurso vital de Maite Galdeano. El de Loles León. Hacer bandera de la ordinariez.

13 -Las pijas como yo, que consideran (consideramos) la ordinariez como algo negativo.

14 -“Los sueños se cumplen”. Poto.

15 - La gente que piensa que los pobres son pobres “porque no se esfuerzan”. (Esta idea, inconsciente y refinada como el azúcar, está más presente de lo que creemos).

16 -Los guapos sin gracia (que son la mayoría).

17 -Las personas en los afters que parecen tullidos medievales.

18 -La colonia Nenuco.

19 -Reírse de los influencers. Reiros de los gobernantes, joder. ¡Cobardes!

20 -No ser capaz de leer la palabra “¡Cobarde!” con un tono diferente al de Chiquito de la Calzada.


21 -Que se crean que porque llevo el pelo rosa y soy desinhibida y sociable, vivo en Sodoma y Gomera.

22 -Las maximonturas de gafas de hija de Kiko Matamoros. Un poquito hartazgo ya…

23 -Cualquier anuncio del Sabadell y cualquier anuncio de Loquillo.

24 -Las tetas de Rafa Mora.

25 -Quien detesta Desigual o la comic sans… en 2019.

26 -Decir “qué fantasía” a la mínima.

27 -Los grupos de amigas españolas de turismo en Londres. No las soporrrto. A los grupos de amigos españoles tampoco.

28 -Masturbarse para coger sueño y no dormirse.

29 -Los que con una impostada nostalgia se inventan “yo no estudiaba nada y luego aprobaba”. Yo soy más lista seguro y si estudiaba, abrobaba. Si no, pues no.

30 -El poster de Al final de la escapada o Mon oncle.

31 -Entiendo hace unos años eso de criticar a las mujeres mayores, tipo Ana Obregón por hacer de sus rostros una careta cerúlea e igualada. Pero hoy esas señoras son pioneras de una tribu urbana que tiene dos cosas maravillosas en esta absurda uniformidad estética: 1) Tienen una venerable edad y 2)son dueñas de sus cuerpos para agredirlos como quieren. Esto es punk, nihilismo, suicidio estético, rebelión. No me gusta que dependan del capital para ello. Y sobre todo, no me gusta nada que se las critique por intentar ajustarse a un canon que las excluye. Me encanta su locura, su artificio, su determinación por ser monstruosas. En serio, ME FLIPA que sean tan extremas. (Y me relamo esperando el paso de los años sobre la reina Letizia).

32 -Me molesta especialmente que se premie el artificio “que parezca natural”. Acabo de ver a Lara Dibildos, que tiene 2 años y algo más que yo, y me doy cuenta de que siempre ha parecido una señora operada. Me fascina que estas mujeres no parezcan más jóvenes ni más guapas. Simplemente son señoras con caras raras. Lo dicho, rebeldía total, aunque creo que inconsciente. Puro romanticismo adulto.



33 -París.

34 -Las sábanas con pelotillas.

35 -Que lo llamen co-living cuando quieren decir precariedad.

36 -La cocaína.

37 -Un domingo en ciudad pequeña.

38 -El pimiento rojo. (Pierde de largo frente al verde).

39 -El sospechoso trasfondo que hay tras los “locales de uñas” regentados por orientales. ¿Dónde radica el éxito? ¿Qué perversión soterrada y placentera hay en esa imagen de un o una migrante encorvado sobre nuestras cutículas? ¿Hay algo sexual? ¿Es el refinamiento máximo del clasismo que nos ciega? ¿Qué hay de hermoso en ponerse una suerte de cigalas incapacitantes en las manos?

40 -El 90% de los tatuajes.

45 -Defender RuPaul´s Drag Race, el trap o La Sexta, como si lo necesitaran.

46 -Que la gente no vote por desencanto. Por desencanto se vota, aunque sea como acto romántico de suicidio.

47 -El vino y el aliento caliente que deja en el paladar.

48 -Que todavía haya quien piense que el rock and roll o la guerra de las Galaxias es contracultural, o transgresor o friki. Son cosas viejunas, sin más. Aunque molen.

49 -Los de “no te puto pilles por mí”.

50 -Las playas más de 2 horas y/o no caribeñas.

51 -Eso de “50 cosas sobre mí”.


52 -Trump.

53 -El marketing.

54 -Los museos por dentro.

55 -Los entrenadores de fútbol, los militares, los actores y un poco los psicólogos. (Puestos a ser un flipado de una profesión, que sean bomberxs, investigadorxs, oncólogxs…)

56 -La legión.

57 -Los caracoles. Para comer y para ver.

58 -“El problema” catalán. Esta cortina de humo me aburre tannnntooo…

59 -La incompetencia. La ajena, pero sobre todo la propia.

60 -El café en vaso.

61 -Los monologuistas.

62 -Los señoros que se apropian del discurso feminista con altavoz público. Me da igual su motivación: están usurpando el lugar de una mujer.

63 -Perder mañanas de sábado de mala manera, pudiéndolas perder de muy buena forma.

64 -El picor de genitales en momentos incómodos. ¡Qué cosa más difícil de tramitar!

65- Las misas. Qué largas e inútiles son.

66- El miedo. El miedo es lo peor que puede pasar y pasa. En el cerebro, en lo privado, en lo doméstico, en lo público, en el mundo, en la vida.

Lo dice Diana Aller

miércoles, 23 de octubre de 2019

¡VIVA EL CAPITALISMO!


La economía y la política son los enemigos de los niños y los ancianos.
No distinguimos el ocio del comercio.
Pedimos comida a domicilio y hacemos dieta.
Cada discurso de disidencia, cada gesto de rebeldía, es asimilado por una maquinaria hambrienta.
En lugar de protestar, vemos series.
Estamos tan centrados en nuestra psique y nuestros propios stories, que el Amazonas es una cosa muy lejana.
Compartimos piso y compramos cosas que no necesitamos.
La culpa es de los demás, pero no soltamos nuestro privilegio, pequeño y abrillantado.

A veces me harto de todo. Otras veces me da igual. Menos mal que existe el arte y la música.

El sábado 26 voy a estar pinchando en el Weirdo (Calle 2 de Mayo, 6). De 23:00 a 02:30. Creo que voy a poner mucho punk de chicas.


Lo dice Diana Aller