lunes, 27 de octubre de 2014

SINIESTRA CASUALIDAD

De Birmingham eran Duran Duran, the Specials, Dexy´s Midnight Runners, la ELO, Judas Priest o Black Sabbath... Siempre ha sido una ciudad muy puntera y adelantada en todo. De hecho fue cuna de la revolución industrial, y la gente siempre ha sido allí muy "echada palante".


El 27 de mayo de 1817, María Ashford se tomaba algo en un baile organizado en un pub, el Tyburn House Inn.  (Sí, hace 200 años en Brirmingham, las mujeres salían casi como hoy).

Estrenaba un vestido que se puso en casa de su amiga. Allí le confesó a la madre de la amiga que tenía, "malos sentimientos" acerca del porvenir. Era un día festivo, y al finalizar la tarde, se retiró a casa. Sin embargo nunca llegó. Su cuerpo fue encontrado sumergido en una charca con síntomas de agresión sexual.

Un campesino -de nombre Abraham Thornton- fue detenido por su asesinato. Sin embargo, tras el juicio se consideró no culpable. Al parecer las pruebas no resultaron concluyentes.

María Ashford fue enterrada en el cementerio de Sutton Coldfield. En su epitafio se inscribió esta frase: "Como advertencia a la virtud de la mujer y un humilde monumento a la castidad femenina esta lápida señala la tumba de María Ashford que a los veinte años de edad, incauta y sin la protección adecuada fue brutalmente asesinada el 27 de mayo 1817. "

Justo 157 años después, y en la misma zona de la ciudad, el 27 de mayo de 1974, (también festivo) Barbara Forrest, de también veinte años de edad salía despreocupada. No debió haber reparado en la inscripción de la lápida de Ashford, aunque sí que tuvo la premonición de que algo malo sucedería. Al parecer le había dicho a una compañera de trabajo, "Este va a ser mi mes de mala suerte. No sé por qué, pero lo sé."

Bárbara, que estrenaba un vestido aquel mismo día, había estado con su novio y sus amigos en un baile por el centro. Se despidió de su novio con la intención de coger el bus 67, pero no se sabe si lo llegó a hacer.
El cuerpo semi-desnudo de Bárbara fue encontrado, a sólo 500 metros de su casa, en una zanja poco profunda bajo unos helechos. Todo indicaba que había sido víctima de abusos sexuales...

La investigación a cargo del detective superintendente Mick Lenehan, no pudo determinar si llegó a subir al autobús 67, porque no se encontraron testigos. Lo que sí sacó en claro (él y un equipo de más de 100 agentes dedicados al caso) fue que todo apuntaba a un hombre llamado Michael Thornton al que acusaron de asesinato.

Tras siete días de juicio, Thornton fue absuelto. El juez dictaminó que la evidencia contra él era sólo circunstancial.

¿Maldición? ¿Casualidad? ¿Reencarnación? Si tenemos en cuenta que tanto Barbara Forrest como María Ashford habían nacido y muerto en la misma fecha y con 157 años de diferencia, la cosa impresiona.

En breve vuelvo a mi intensidad, a mis listas y a mis heroínas. ¡Hasta más ver!

Lo dice Diana Aller

jueves, 23 de octubre de 2014

UNA CONVERSACIÓN CON VÍCTOR

En estos días se ha generado un pequeño revuelo. Discreto como una ventisca de mayo, y cercano como el tendedero del vecino. Mis contactos de facebook se han resentido; aunque dudo mucho de que la agitación llegue a mayores. (Aunque bien que me gustaría).
El periodista Víctor Lenore, al que considero amigo ha sacado un libro  que se llama "Indies, hipsters y gafapastas, crónica de una dominación cultural" (Capitan Swing) El nombrecito ya se las trae, y es una invitación a la polémica antes que a la reflexión.
Sin embargo el texto es sorprendentemente lúcido, y tan ágil como desinfectante. De hecho escuece un poquito.

El otro día el periodista Manu Piñón comentaba que las reacciones al libro en cuestión, le recordaban a la última cena de Jesucristo, donde todos se preguntan ¿seré yo, maestro?, ¿seré yo?... pensando si darse por aludidos o no en alguna de las decenas de anécdotas de la cultura independiente que rememora Lenore en el libro. Lo cierto es que es ameno, a ratos reiterativo, pero sobre todo, la tilde cojonera de nuestras conciencias. Y ya tocaba acentuar la cultura hipster (si es que es cultura, el conjunto de tendencias reinantes, que lo dudo). Y sí habla de éste, de aquél de usted y de mi.

Porque el libro trata de hipsters, de qué es la modernidad en realidad y bajo qué intereses está auspiciada. Y no dejan de ser disposiciones retrógradas, cerriles y pro imperialismo anglófono.
Un barbudo con camisa de cuadros y bicicleta en una tienda vintage, probablemente es una víctima de un sistema clasista y no una persona abierta, culta y relajada como pretende aparentar o él mismo se cree. Lo que viene a decir Lenore es que la modernidad ha ido mutando (hace un interesante repaso histórico) hacia una absurda necesidad snob de diferenciación. Dice "todos nos creemos inconformistas" (pág 120) y esa es la base, creo, del gran engaño de nuestra época. Esto, unido al pánico que nos produce la pobreza y los iconos que se asocian a ella (lo latino, tronistas, el folklore autóctono...) ha hecho de la modernidad un marasmo cutre de revistas, agencias, fotos, eventos, webs, modas y maneras hedonistas, vacías y complacientes con el clasismo más salvaje. (Y quien dice clasismo, dice sexismo y dice racismo, que viene a ser lo mismo, claro).



Lo primero que le pregunto a Lenore es por qué el prólogo de "Indies, hipsters y gafapastas" lo hace Nacho Vegas.

Lo decidí yo. Le tengo mucho respeto porque de las estrellas de rock que conozco es la que más se ha esforzado por cuestionar el narcisismo implícito en su profesión. Tiene un discurso humilde, empático y pendiente de los conflictos sociales...Sabía que coincidíamos en muchas cosas por algunas entrevistas previas y por las veces que  hablamos a través de la lista de correo de la Fundación Robo, un foro de discusión sobre música y política...

Oye, una pregunta ¿Has leido "La rebelión de las masas" de Ortega? ...porque tiene un discurso algo parecido al tuyo (vale, desde otra época y desde el antimarxismo, pero coincide en ciertas cosas)

No he leído "La rebelión de las masas", supongo que debería, pero sí leí este verano "La rebelión de las élites" de Christopher Lasch, que en parte es una réplica al discurso de Ortega y Gasset.  Nos preocupamos demasiado por distinguirnos de "las masas" y muy poco por cómo "las élites" nos exprimen y nos explotan. La mayoría de nuestros problemas materiales vienen de la revolución derechista que impulsaron Reagan, Thatcher y Felipe González... Y de cómo hemos interiorizado esos valores...

Nuestra generación, sobre todo... Hemos vivido el indie (y el actual hipsterismo) aprendiendo a diferenciarnos, a mirar por encima del hombro...

El indie es la consecuencia de que los padres de clase media o aspirantes a clase media nos mandaban en verano a estudiar a Inglaterra y volvíamos con el NME y los últimos discos de moda creyéndonos los más modernos de la clase...

Sin ánimo de ofender... pero tengo la impresión de que extrapolas tu caso particular o el de los de tu alrededor a toda una generación... Hablas de cultura, pero te refieres a música, un poco de cine, y de soslayo la moda pero no de arquitectura (y ahí si que hay política) o pintura.

No me ofende ninguna pregunta. Supongo que doy esa impresión que dices, pero en "el panfleto" hablo de lo que he vivido y de lo que he visto a mi alrededor.  De pintura y de arquitectura no tengo ni idea. Solo te puedo decir que hasta ahora no he visto a ningún movimiento social antagonista identificarse con ningún pintor, más allá de la simpatía que despierta algún artista plástico como Banksy, El Roto o Rogelio López Cuenca... Los zapatistas tienen esos murales tan bonitos que dan ganas de apuntarse a una revolución...

Yo vengo de esta clase media, o media alta, y pese a que iba a Inglaterra y USA, ni sentí deseos de desmarcarme (entonces, a lo mejor luego sí, pero por otras razones) ni nunca me gustaron los 90, culturalmente hablando -algo que remarcas bastante en tu "panfleto"-... ¿Soy un caso raro?

No creo que seas un caso raro, simplemente creo que las chicas son más inmunes a esas dinámicas de distinción por la compra de discos y la "sabiduría" musical...

Sí, puede ser. Bastantes inseguridades nos inoculan ya...

Los noventa gustan sobre todo a los hipsters más jóvenes, los que tienen "nostalgia de lo no vivido". Pero es un hecho objetivo que las reuniones más caras del Primavera Sound y Coachella son las de grupos que triunfaron en los noventa...

Me ha sorprendido mucho la "diferencia" entre Nacho y tú... y yo le entiendo más a él que a ti. Al hablar de la irrupción de la electrónica él cuenta muy bien la impresión que le daba la gente de "estar solos pero acompañados
Y tú hablas de la ruta como un sueño interclasista y buenrollero que a mi parecer, no era tal
(solo hice la ruta una vez, en sus estertores y yo tenía 17 años, así que, tampoco soy una experta) pero lo que viví me pareció un tanto sórdido y triste: gente sola, sudando al unísono y sin sonreír. Desde fuera se sigue viendo así en raves y festivales. Supongo que esa sensación de comunión y éxtasis se consigue con drogas y ritmos tribales: sean en Etiopía o en el Nitsa, tienen un efecto embriagador. Alguna vez en Barcelona tuve la impresión de que había algo más (aquello tan horrible de "cultura de club") pero que yo no lo entendía y bueno, sigo pensándolo... Creo que estoy más de acuerdo con la tesis de Nacho.

Nacho Vegas tiene razón en lo que describe. En realidad, de lo que yo hablo es de las raves autoorganizadas y de la ruta del bakalo. Lo primero fue un movimiento que devino en algo político por la extrema represión policial. Lo segundo fue la incorporación de la clase trabajadora española a un tipo de diversion que antes era patriomnio exclusivo de los señoritos. Por eso me parecen espacios más democráticos. 
En Jamaica los soundsystems son una estrategia de recuperación del espacio público, además de una forma de relación y diversión para los que son tan pobres que no tienen otras opciones...
Lo de Barcelona fue el yuppismo de toda la vida a ritmo de techno, house y ese catálogo de consumo cool llamado Abarna...

jajaja... Abarna...

Sí, Abarna es un flashback violento...

Oye... tu visión con respecto a la cultura ¿es pesimista?

Mi visión de la cultura es muy optimista: estamos tan mal y casi todo es tan aburrido que lo más probable es que la cosa se anime próximamente... En los tres o cuatro últimos años me he apuntado a foros de debate colectivo muy chulos como Ecos del gueto, Fundación Robo o Sras que hablan de música.... Se empiezan a cuestionar las dinámicas que eran dominantes hasta ahora...

Hay un momento (pág 149) que dices "No tengo nada en contra del hedonismo... Y yo aquí te pregunto "¿Seguro?"

De eso estoy 110% seguro. Soy partidario de la corrección política, pero eso no significa que sea un reprimido ni un puritano. Que no sepa divertirme del todo no significa que esté contra la diversión. Creo que  Nacho Vegas es un buen ejemplo de compatibilidad: tiene pinta de haberse tirado a media España, haberse drogado todo lo humanamente posible y aún así es un tío que intenta cuestionar su privilegios y ser respetuoso con los demás. 
Para mí la renta básica que propone Podemos y afiliarnos a un sindicato es el carril de aceleración más rápido hacia la reapropiación de tiempo y el hedonismo general...

Bueno, el caso Podemos, se queda demasiado fuera (por ahora) del tema del libro, que si me apuras, está anclado en una época muy determinada, y en un público relativamente pequeño.

También te quería preguntar sobre una cosa que no me queda muy clara en cuanto al humor y la corrección política... Reírse del que está por debajo está muy feo (yo personalmente, cada vez detesto más eso de mofarse del tonto del pueblo), pero reírse del de arriba ¿está bien? No sé... ¿No sería más fácil reírse de lo que nos haga gracia sin ofender? (todos deberíamos saber en qué contextos hacer una gracia u otra).
Oye ¿Te aburro? ¿Soy muy pesada? (Ya termino ¿eh?; me queda poco)

No me aburres nada...Me encantan las preguntas, que se salen de las que me están haciendo estos días... Esta tarde me estaba entrevistando un chico joven y me contaba que cuando estaba en un after él y sus amigos siempre se acababan riendo de chonis, canis , bakalas y concursantes del realities, pero nunca de pijos, banqueros o celebridades cool...
(Bueno, cuando estaba de after, más que en un after, porque no tiene mucha pasta...)

¿Qué dices? Si todo está lleno de chascarrillos y memes sobre bankias, pequeños Nicolases y el matrimonio Obama! La gente se ríe de todo.

Bueno, lo del after era el caso de este chico. Soy consciente de que abundan los chistes políticos, pero me parece que lo que hacen es darnos un sucedáneo de politización, sirven para demostrar que estamos a la última sin tejer ninguna red colectiva... Respecto a los chistes políticos nos reímos de las anomalías del sistema: las tarjetas black, las hijas góticas de zapatero, el pequeño Nicolás... Lo mismo hay que reírse menos y organizarse más...

[Yo aquí discrepo profundamente con Víctor. La corrección política, desgraciadamente consiste en llamar "negrito" o "gordita" a alguien para rebajar la carga emocional, que damos por hecho que es negativa ¿No es eso colocarnos instantáneamente por encima? ¿Constatar que ser blanco o delgada es lo normativo y correcto? Creo que no ofender con el lenguaje ni el humor es otra cosa diferente pero igualmente importante: es educación.

Para ilustrar las contradicciones en las que incurrimos todos (todos, todos, aquí no se salva nadie) les cuento una anécdota: Víctor Lenore dedica un porcentaje importante de sus tesis en el libro a mostrar como en la cultura imperante se excluye sistemáticamente a mujeres, a negros, a latinos, a lo que para el sistema -y en cierto modo para él- no son modelos a imitar. 

Sin embargo, en las páginas 83 y 84 explica cómo el modelo de Don Draper de Mad Men, es el clásico galán de telenovela, pero con un envoltorio cool. Y el propio Lenore escribe esto "¿No es una descripción idéntica al galán clásico de las novelas rosas tipo Corín Tellado? La diferencia es que uno es un producto que lee nuestra tía solterona y el otro nos lo envía Amazon, envuelto en un pack monísimo que queda perfecto en la estantería del salón". Pocas cosas hay tan hirientes, ofensivas y cosificadoras como juzgar de forma negativa a una mujer por su situación sexual: "Solterona" tiene una carga tan nociva e insalubre que no sé a ustedes, pero a mí me chirría una barbaridad, utilizar "solterona" como sinónimo de ignorante, indefensa, desgraciada e inmerecedora de afecto o cultura. Sustituyan "solterona" por "magrebí piojoso" o "gitano ladrón"... Sería perfecto para contraponer y remarcar la diferencia con el indecente consumidor de Mad Men ¿verdad? Pero, ni Víctor ni nadie lo haría. No es políticamente correcto. Sin embargo a muy pocos chirriará la frase. Ni ésta, ni tantas otras que cada día relegan a la mujer a un plano pasivo y la juzgan en tanto a mercancía sexual. 

He de decir que se lo hice notar a Lenore y me prometió que si había una segunda edición, lo cambiaría. Pero sirva esto como ejemplo de cómo estamos todavía, y de la imagen paternalista y piramidal que tenemos de los desfavorecidos. Ni las mujeres, ni los negros, ni los gitanos, ni nadie tiene una inferioridad implícita que debamos corregir ni salvar. Y termino esta disertación explicando que yo como mujer me siento una triunfadora, soy el modelo que deseo imitar; que percibo el mundo desde una posición privilegiada sin que esto signifique que hay alguien por debajo. Que yo no soy quién para legitimizar el victimismo de otras mujeres, ni de nadie; y que imponer por ejemplo, que alguien no lleve un velo, (y más, si lo exijo desde una sociedad occidental, blanca y medianamente rica) es exactamente igual que imponer que lo lleve.]

También me encanta que toques el tema de los argumentos cinematográficos de la cultura respetada, seria y supuestamente intelectual.
Mucha gente dice que Pretty Woman es una película muy machista, cuando es "lo normal" en Hollywood, ni más ni menos que cualquier otra (Si me apuras hasta mola que una prostituta=mujer que gestiona su cuerpo y su economía, sea protagonista) pero nadie se queja de Drive, una fábula de modelos de poder agresivos para los hombres, donde el papel femenino es similar al de una grapadora o un poste de telégrafo, es nulo... Y no solo a nadie le extraña, sino que es una peli muy celebrada... ¿Hemos perdido el horizonte como sociedad por culpa de este absurdo esnobismo?

El machismo es omnipresente. Yo estoy empezando a concienciarme ahora que he tenido una hija y me da miedo el mundo al que se enfrenta. Tampoco hay que ser un experto para darse cuenta. La cultura hipster nunca cuestiona ese machismo, sino que lo refuerza. Eso lo tengo claro. La inmensa mayoría de los iconos cool son tíos. En una revista de cine o una discográfica lo habitual es que el director sea tío y la secretaria tía. 


...Y en todas partes y todas las industrias. Los puestos directivos ocupados por mujeres son una minoría (aunque a mí eso hace tiempo que no me preocupa. Rechazo esos modelos de poder, así que, hasta tiene su parte positiva). No es que la mayoría de los iconos sean tíos... (de hecho en la cultura visual la mujer es la absoluta protagonista, como un producto más) lo que pasa es que los roles están más diferenciados que nunca. La mujer representa la oferta y el varón la demanda.

Total. Cuando digo iconos me refiero a referentes que duran: Bowie, David Lynch, Bob Dylan...Las mujeres van rotando y se suelen desechar cuando cumplen cuarenta o cincuenta...

Totalmente, cuando ya no se consideran sexualmente deseables (como productos para el consumo).

Pero para ir acabando, me da auténtico pavor la cantidad de planes y oferta hipster infantil.
No te haces una idea (soy una madre en Malasaña, imagínate) la vida tan absurda que hay al respecto: festivales infantiles (si, ¡festivales!) conciertos para niños que en realidad son para padres que quieren ostentar cierto estatus contracultural, moderno o lo que sea...

Respecto a los hijos, tengo una niña y voy a tener un crío en noviembre o diciembre. Eso me ha hecho darme cuenta de la importancia y el placer que da cuidar a alguien, que es algo que no había hecho mucho en mi vida. Me dan mucha grima esas actividades para hipsterizar críos desde pequeños...

Me ha hecho mucha gracia lo que comentas de las camisetas que dicen "El blog de mi madre es mejor que el de la tuya" o algo así ¡Cuánta maldad en un solo slogan!
No sabía lo del niño, qué guay, enhorabuena.

Gracias.  Lo de los "hipster parents" es de un artículo que escribío David Brooks para el New York Times.


(Aquí nos enzarzamos en una conversación personal en la que yo termino diciendo):
No sé, yo es que soy de natural muy positiva y alegre, no me gusta la gente ni las cosas tristes.

Lo de privilegiar la tristeza y la depresión es del núcleo duro del indie. 

Mientras leía tu libro, me acordaba de cuando, antes de tener hijos, me quedé en paro por primera vez. Tenía tiempo, un marido y dinero... ¿Y sabes lo que me propuse? Que me gustaran Sonic Youth. Me sentía un bicho raro porque no me gustaran (Mi grupo favorito de siempre, han sido Los Nikis, para que te hagas una idea) así que cada día me escuchaba un disco de Sonic Youth... Y nada, claro, no hubo manera.

Es buenísima esa anécdota sobre Sonic Youth....otra prueba de la hegemonía hipster...Son vacíos a rabiar... yo tardé bastante más en darme cuenta...

Después hablamos de algunos conocidos y quedamos en vernos en breve (tal vez mañana en la presentación del libro en el Patio Maravillas).

¿Mis conclusiones de esta conversación y del libro?

a) Tiene razón Araceli (como siempre) y obviar en "el panfleto" la cultura gay -hedonista por antonomasia- es imperdonable. (De hecho los grandes ofendidos aquí son los varones heterosexuales que se sienten guardianes del secreto de la cultura. Pobres, ven cómo les desmoronan el chiringuito y ya solo pueden competir por ver quién la tiene más grande. Y ahí ganan los negros, ya se lo digo).

b) Recomiendo el libro muy fuerte. Por supuesto que estar de acuerdo en todo es imposible. Pero la tesis principal no solo es buena. Es necesaria también. Y espero, de verdad que esto no se quede en un revuelo de cuatro heteruzos en facebook. Quiero que la burbuja hipster estalle y nos concienciemos de la precariedad y la cutrez en la que vivimos. Y que luchemos, y que disfrutemos de la vida. Eso es lo que quiero y me encantaría que "Indies, hipsters y gafapastas" contribuyera a ello.

c) Tanto Víctor como yo, abusamos de los puntos suspensivos en una conversación por facebook.

(*) Mientras termino esta entrada, se suceden conversaciones sobre estos mismos temas en mi whatsapp. Ahora mismo en un chat, mis amigas Araceli y Clara dicen que tantos prejuicios tienen los del Rockdelux como nosotras. No me funciona el teclado del móvil ahora mismo; pero que sepan ellas que yo estoy muy a favor de los prejuicios. Nada me hace más feliz que tenerlos para después derribarlos.

Lo dice Diana Aller

miércoles, 22 de octubre de 2014

NI MIL PALABRAS

Hay imágenes que no se pueden cuantificar.

Que no nos hablen de "devoluciones en caliente", ni de fronteras, ni de seguridad ciudadana. Señor Jorge Fernández, su "rechazo en frontera" es sencillamente vomitivo. Usted -que sí que es fronterizo- evidentemente merece mucho más que rechazo.

Esto no es más que una metáfora de cómo vivimos.



(Pido perdón al fotógrafo José Palazón y a El País por robar su foto, y doy las gracias a Pela del Álamo por mostrármela)

Lo dice Diana Aller


Diana Aller por Belén Cerviño