miércoles, 28 de septiembre de 2016

COSAS QUE PASAN DE VERDAD EN EL AMOR Y EN EL SEXO 11 ¡+ GAY EDITION!

Oído a una conocida "Yo me follé a Iván Ferreiro antes de que fuera Iván Ferreiro. Todavía era un simple pirata".

Tontear en un bar. Por facebook. Con el profesor. Con el profesor de tu hija. Tontear con humor. Mirando con deseo. Tontear haciendo la compra; tontear al hablar con el portero. Tontear porque sí; tontear... qué maravilla...

Follarse a un pepero asturiano por rencor. En principio por rencor hacia el que me mola y no me hace caso, pero en el fondo, creo que por rencor al PP.

"Y mira que apenas nos conocíamos y la vida urdía lo necesario para desencontrarnos minuciosamente" (Cortazar)



Venía escuchando música con mis cascos tan feliz, camino a la estación de autobuses. Al pasar por una calle y ver la carretera y la casa que hacía esquina he recordado aquel lugar: Aquí se la chupé por primera vez a uno que me gustó mucho. Pero muchísimo. He recordado aquella felación en su coche, escuchando una canción preciosa de Belle&Sebastian y me he puesto a llorar. Joder, soy una romántica.

Ser de dedo índice en lugar de dedo corazón.

Ver comedias románticas comiendo como una cerda. Creerse todas las mierdas de Hollywood y  encima disfrutar con ello. Así somos.

"¿Porqué vistes como una monja? En el fondo estás buena". Comentario de un treintañero poco antes de un coito. (Y casi se queda sin polvo, he de decir).

Obsesiones porno, búsquedas guardadas de las que echar mano con urgencia para el onanismo. Lo fácil, lo seguro, lo de siempre.

Soy bollera reprimida. Y no reprimida también.

Decálogo para no pillarse por alguien:
1. No verse más de una vez por semana.
2. No vivir pendiente del móvil.
3. Buscarse varios alicientes sexuales.
4. Comer y beber. Y disfrutar de ello.
5. Hablar con colegas sobre el asunto para que nos abran los ojos, que para eso están.
6. Bajo ningún concepto, intentar olvidar a la persona que nos obsesiona. Porque entonces, los retorcidos mecanismos represivos de nuestra mente, harán que nos guste más.
7. Imaginar a esa persona cagando.
8. No meterse de lleno en el drama latino. Vivir sin ataduras, sin entrar en los cambios pasionales del ser amado. Saber mantenerse al margen.
9. Darse cuenta de que siempre, absolutamente todo pasa, el tiempo borra y minimiza todo.
10. Saber que todo lo anterior es mentira y no sirve de nada, y aun y todo, ponerlo en práctica porque estamos enamoradxs.

¿Qué extraño y retorcido mecanismo nos lleva a que nos gusten los imposibles, los chungos, los drogadictos, los emparejados o simplemente los que pasan de nosotras? A los tíos también les ocurre ¿verdad?... ¿Verdad?

A ver, una cosita. Carmen Machi tiene novio y yo no. ¿Qué pasa aquí?

Aquí va una confesión, y de las gordas: Me flipa "Love Story".

Esa gente que decide vivir con los ojos cerrados, tirar de una pareja -a veces una familia ya- inerte y chunga. Que da la espalda a su pasado, a sus propios ideales, por no montar un escándalo, por no hacer sufrir... Y sin embargo sufre y promueve una mentira horrible y llena de dolor. Esa gente que vive conforme a lo que le dicen y no a lo que piensa, que padece una tortura interior y lo paga con los que tiene alrededor. Esa gente...

Los celos no son una consecuencia del romanticismo, tal y como he escuchado decir a un psicólogo (¡Madre mía!). Los celos, sépanlo todos, refieren a problemas de autoestima e inseguridad.

Bragas horrorosas y muy cómodas con las que nos encariñamos. Bragas sexys, pero antipáticas. (Me encanta el término "bragas de dormir" de mi amiga Alina).

Coitos mirándose a los ojos. Conexión. Tal vez amor.

Me he enrollado con mi quinta o sexta opción. Claro, que tal vez yo sea su novena o décima opción...

¿Por qué es tan desagradable el sabor a látex? ¡Hasta los condones de sabores saben mal!

¿Con cuantas parejas ideales nos cruzamos a la semana? ¿Al mes? ¿Al año? ¿Porqué no se ha inventado una alarma que salte cuando hay un match real, basado en nuestra psicología más íntima? ¿Porqué? ¿Eh? ¿Porqué?

Toda una vida consagrada al placer clitoridiano, y con más de 40 años y una penetración increíble, descubrir que se es vaginal. #Puedepasar

Recibo una nota de audio de mi gran amiga Sara. Y después una foto. Me encanta escuchar a Sara, tiene la risa más contagiosa del mundo. He aquí el audio.

Y aquí la foto:



¡Qué jodido es el amor, joder!

Harta de escuchar a los tíos que les molan las "pijitas". Y me temo que es verdad. Triunfan las chicas pavisosas, las necias que no tienen nada en el cerebro, las que van a la caza del rico, las madres de Las Rozas, las que llevan looks de aspirante a bloguera, las invisibles, las que son mercancía pasiva y callada. Eso sí, los tíos a los que les molan las mujeres fuertes y con carácter, son los que mejor follan y los mejores compañeros para convivir.

Casi muero de vergüenza cuando mi amiga D. me presentó a su novio. Me sabía ya su polla de memoria, como si la hubiera catado mil veces, gracias a la detenida y proustiana definición que me dio ella.

Listado de cosas ¿raras? que me ponen:
- Lesbianas con gorra
- Follar sin quitarme las bragas
- Ver a Meneo pinchar
- Los tíos que entienden de música
- Que P. me llame zorra en sus whatsapps
- Enrique Iglesias
- Las camisas azul clarito de Errejón
- Las axilas. Las ajenas y las propias.
- El alcohol
- Los chicos de pelo largo
- Decir -y escuchar- auténticas burradas
- Las erecciones masculinas que no bajan jamás
- Que me penetren dormida
- Gente que viste bien y a la que le queda bien la ropa
- Tíos feministas, veganos, inteligentes, divertidos
- Juegos de miradas nada sutiles
- Gente que sabe incorporar el ano como instrumento de placer
- Chonis que se pintan el rabillo del ojo de negro y tienen pinta de sudar mucho durante el coito
- Jóvenes a medio cocer
- Que me laman los pies, pero no tener que lamer yo nada
- Imaginar que me acuesto con el padre de una amiga
- Besos babeantes


Llegar a casa y no tener a quién contarle el día que se ha tenido. O peor, llegar a casa, tener a quién contarle las cosas, pero no hacerlo.

Acabar en la cama con alguien que no tiene aprobado ni primero de penetración. A ver, que yo no soy una diosa del sexo, pero unos mínimos, joder...

La adicción al sexo debe ser una cosa muy chunga...

Ligar con un tío majísimo en una discoteca, bar, after o botellón. Todo perfecto. Llevarlo a casa. Follarlo con dificultad por el ciego que se lleva encima. Incapacidad total de orgasmar. Despertar al día siguiente con la mayor de las resacas. Desear morir sin dar la lata a nadie. Mirar al lado. Observar un Orco de Mordor con el pelo sucio y roncando al lado. Desear morir estrepitosamente ya.

A veces es demasiado caro el precio que hay que pagar por la libertad. Ser mujer y ser libre es un binomio difícil, con excesivos peajes, mucha incomprensión y soledad. Pero ¿Saben qué? El saldo es positivo, y el camino de lo más estimulante. Pese a los momentos duros, pese a la momentánea frustración... Merece la pena. ¡Vaya si la merece!

En el top ten de cosas más asquerosas de la humanidad deberían estar las pollas olorosas y con requesón.

Esto es lo que me escribe mi amiga R. cuando le cuento mis penurias amorosas:
"Es un mediocre. Este tío era de un rollo que no es, en serio, no está a tu altura.
Tú eres una tía brillante y la putada es que es muy difícil encontrar heterosexuales que merezcan la pena. No hay ni un solo tío que llegue a tu nivel intelectual, solo son apaños (...) No merece la pena. Me está cabreando, me molesta, me está poniendo de mala hostia. Mira, no me cuentes estas cosas, le quiero reventar la cabeza. Eso no se hace, menudo mediocre. Tenemos que pasar el otoño de nuestras vidas"
...Joder, tengo las mejores amigas del mundo.

Hay una especie de radar -llámenlo atracción, o como quieran- que nos ata (pareciera que aleatoriamente) a determinada gente. Sabemos que gustamos a esa persona en concreto, lo notamos... Y eso a su vez hace que nos guste. Y mola un poco, la verdad.

Maestros de comer coños nivel Dios: técnicas refinadas que han debido aprender de un asceta en la montaña, de un saber milenario, de un libro en sánscrito...

Días de resaca en los que olemos a orín de viejo.

Hay una persona que me gusta. Muchísimo. Ni se lo imagina. Y sueño e imagino vidas paralelas alucinantes en las que paseamos de la mano y nos decimos que nos queremos, y es todo súper de verdad.

Hablar por facebook con alguien, porque mancillaría nuestra relación el hacerlo por whatsapp. ¡Eso sería una ordinariez!

Gente que tiene pinta de follar mal; y efectivamente, folla mal.

Ojito a las historias de mi -por ahora sólo virtual- amigo JV, de Valencia. Aviso que es largo, pero merece la pena ver cómo es la gente, no con derecho al voto, como de forma fascista se quejan muchos, sino la gente que folla suelta y en libertad. Atención:

Caso real. Hablando con una chica del Happn desde hace unos días. Anoche se queda en casa y me escribe. Que estaba cansada, pero iba a coger los libros para estudiar (se conoce que oposita para policía nacional). Yo le digo que si está cansada no coja esos libros, y que coja uno de verdad. Me contesta despollada y añade un "para q?". Nunca dos palabras hicieron tanto daño, y eso que no son palabras importantes: no son sustantivos ni verbos, ni esdrújulas ni polisilábicas. El caso es que la chica hasta entonces psé, había algo de conexión. Escribía con alguna falta de ortografía, algo que a mí me revienta; lo atribuí a la imbecilidad de la economía del lenguaje. Ahora veo que tenía mayor trasfondo. En cualquier caso, me decía, puede que si finalmente se hace pone-multas, cabría la posibilidad de que, eventualmente, pudiera recurrir la multa alegando que está escrito en un idioma ajeno al sistema jurídico-lingüístico del Estado. Bueno, al caso. Dada esa situación, ¿qué hubiera hecho usted, Diana?

a) Cortar inmediata y definitivamente toda comunicación, aplicando la famosa máxima de que si usted entra en casa ajena para tener sexo y en esa casa no hay libro alguno, debe abandonarla raudo y veloz (igual no ha quedado claro en la parrafada anterior: la chica, licenciada en Derecho, no había cogido un libro por placer en su vida).

b) Expresar desconcierto y desagrado de forma clara y contundente, pero no cesar tajantemente la correspondencia, tal vez llevando demasiado lejos la empatía que, precisamente, le da la lectura de novelas y que tan útil le sería a una aspirante a policía (¿en manos de quién estamos?).

c) Taparse la nariz al estilo Albert Rivera, incluso autojustificándose patéticamente como hace nuestro salvador de la patria Albert; hacer de tripas corazón, poner algún jajaja tonto, y pasar por alto semejante afrenta.

(Esto es de otro día):

Le contaré la última que, en este caso, es una experiencia Tinder (vamos a por el pleno - esto da para una serie digna de ser publicada). Ayer hablando con una chica, le propongo quedar a tomar unas cervezas, lo típico. Tras algo de mamoneo por su parte, va cediendo poco a poco. De repente, un "es q estoy jodida, no estoy bien". Me cuenta una historia ciertamente aburrida. Iba a quedar ella con otro tío para esa noche, por la tarde le dice él que al final no puede, para a las dos horas decirle de nuevo que ahora sí, citándole incluso en un bar de El Carmen. Ella le dice que ahora ya no, y la conversación acaba llamándole él "enferma" a ella.

Le digo a la chica que es intolerable, que jamás hay que pasar al insulto, uno no puede insultar a una chica, es intolerable. Lo sorprendente (aunque no tanto) viene ahora. Ella dice que no le falta razón, que está un poco volada, que tal. Yo me reitero en mi posición. En fin. Dice que no le apetece mucho salir de momento. A las dos horas volvemos a hablar y me dice que venga, va, que la recoja y vamos a tomar algo. Me dice entre jajas que podríamos ir al bar donde le había citado el anterior, a ver cómo es. Le digo que no me hace mucha gracia, evidentemente. Añade que qué le dirá cuando le vea, que le devolverá el insulto. Yo flipando, claro. Concluyo que no, que yo quiero salir con ella, no para ir a buscar a un anterior ligue tinder suyo (¿qué le pasa a la peña?). ¡Y va me da un ultimátum! "Estoy jodida, así que decídete. Vienes a por mí para ir al bar ése, ver cómo es el tío y decirle cuatro cosas, y luego vamos de copas". Le respondo que no, que en qué cabeza cabe. "Vale, pues entonces te borro. Ale". No pude reprimir una carcajada

Comentarios. 1) ¿Qué poca autoestima hay hoy en día en ciertas personas? 2) ¿Por qué esa necesidad de ser aceptados por el resto y no aceptarse a sí mismo? 3) ¿Dónde ha quedado el amor propio? 4) Cuánto egoísmo y falta de empatía.

Entiéndame. 1) No me he obsesionado sobre el tema como ella por el tío que le llama enferma. Recuerdo esta experiencia para reflexionar sobre las cuestiones anteriores, sin más. Soy medio gilipollas, así que no le veo una explicación razonable. 2) Por otra parte, soy un gran amante del fracaso como concepto. Me atraen estas historias, las busco y ellas me encuentran. Hallo una cierta satisfacción en ellas. Lo que me lleva a culminar la triangulación. Si ella, según el otro, es una enferma, y lo mi actitud hacia el fracaso no es normal, ¿seré también un enfermo para él?

La primera cita fue un horror, y aun así repetimos. La segunda fue la hostia. Y no hubo más, no sé muy bien por qué.

¿Y cuándo dicen ustedes que merman las ganas de follar? ¿A partir de los 60 o cuándo?

El día que me puse extensiones de pestañas y la esteticista me dijo que no llorara en 48 horas, mi futuro amor me escribió diciendo que fue guay el sueño mientras duró. Tragedia máxima.

Dolor al ovular. No es dolor exactamente, es una extraña conexión con el cuerpo.

Tengo la teoría de que la gente que se queja de todo y vive las relaciones como un drama (y lo que no son las relaciones) no saben lo que es sufrir de verdad.

A ver, sólo lo diré una vez: Slip no, bóxer sí.

Follar con confianza, conociendo el cuerpo ajeno y cada uno de sus resortes mejor que el propio. Esto hay que publicitario más, que mola un montón, claro que sí.

Demasiados casos de padres que se llevan a matar y abuelos que se quieren, hacen que nos planteemos muchas cosas, colegas.

Flujo que traspasa hasta los vaqueros. #sipasa

Tras un orgasmo es más fácil conciliar el sueño. En varones y en mujeres ¿eh?

Me flipa la testosterona. La disfruto un montón y quiero un camello ya.

Hasta aquí mi entrega de hoy. Les dejo con la formidable Edición Marica de un gran colaborador de esta casa. Gócenla.

Lo dice Diana Aller

_____________________________________________________________________________



Ligar con uno de fiesta pero que también te guste su amigo. Enrollarse con los dos. Que no pase nada y que nadie se enfade. Maravillas del mundo gay.

Se lo presentan a usted como "un chico bien" que potencialmente puede estar interesado en "algo más". Después de que todo avance a las mil maravillas y varios polvos le dice que no busca compromiso. Todo sería muchísimo más sencillo si su amigo se lo hubiera presentado diciendo: "Hola, este es fulanito y le gustas, pero sólo quiere un polvo". Mucho mejor para nuestra salud mental y sentimental.  

Hacerse un poco el remolón -un poco- cuando el tío comienza a insinuar que quiere practicar sexo anal. Hacerse el remolón -otro poco- y que él piense que es porque usted no hace eso en la primera cita. Hacerse el remolón y que en realidad sea porque no ha tenido tiempo de ducharse. 

Gays que hablan mal de las lesbianas. #asco

¿Qué pasa si por una vez el sexo no llega en la primera cita?. ¿Y si no llega ni en la segunda, ni en la tercera?. Que el tío comience a gustarle a usted muchísimo y se aterrorice pensando: ¿Seremos los dos pasivos?

Miradas en el gimnasio, miradas en los vestuarios, miradas mientras levantas pesas y mientras sudas en la cinta corriendo. Miradas en las duchas... Miradas, miradas, miradas...

Si me dice que no soy físicamente en absoluto como los tíos que le han gustado antes... Mi ego a tope pensando que le ha encantado mi apabullante personalidad. Bajón de ego acto seguido pensando: ¿le pareceré horrible?


Esa moda hortera que tienen los gays en 2016 de ir al campo todos juntos y documentarlo en Instagram en plan "somos sanos". (Moda horrible la de airearlo en redes sociales... ir al campo entre amigos en sí está muy bien). 

Tío que cobra un atractivo fascinante cuando alguien dice de él: "Tiene pollón".

Placer indescriptible al ocultar del newsfeed de Facebook a cualquier tío que enseñe abdominales. 

Ser homosexual perdido, y que de vez en cuando una chica le haga tilín. Qué descuadre.

Siempre le han gustado los hombretones de 45 años. Llega a los 30 y se empieza a interesar en chicos veinteañeros ¿Qué está pasando aquí?

Esa teoría de los siete grados de separación, ¿la conocen? Pues en el mundo gay puede hacerse tomando cada grado como una relación sexual. Y no son 7, son 3.


Parejas de gays que llevan juntos más de 10 años y dicen no ser pareja abierta. Quiero que los investiguen. Algo ocultan.

Comprar un dildo enorme online. Recibirlo y pensar: ¿Pero en qué coño estaba yo pensando?

Pantalones de rejilla, camisetas transparentes, arneses de cuero, complementos fetichistas... no haberlos usado nunca y todo guardadito en una caja en el armario. Pero ¿y el gustito que da saber que están ahí?, ¿eh?

¿A usted le ha pasado? Vuelve a casa de fiesta de madrugada, se cruza con un chico guapetón y se lanzan mutuas miradas. Le sigue hasta que entra en un portal y le hace una felación. Un clásico.

Descubrir muy requetetarde en su vida todo el mamoneo que hay en los servicios públicos en aeropuertos, estaciones de autobuses,etc. MUY-FUER-TE 

Nos encantan a todos los hombretones de cuerpo normal, con su barriguita y encanto. Y aun así nos sentimos como una mierda al vernos al espejo sin abdominales. Puto Instagram. 

De los 15 a los 25 el cúlmen en una discoteca gay es besarse con un tío en la pista de baile. De los 25 a los 35 es chuparle la polla en esa misma pista de baile. (Miedo me dan las apetencias a los 45).

Dudar si el tío le ve igual que antes una vez le ha dicho que usted es VIH+. Ay, esa duda no desaparece en mucho tiempo... Si desaparece. A veces el que desaparece antes es el tío.

Gays que no van a la manifestación del orgullo gay: OK. Gays que no van a la manifestación porque "no les gusta la imagen que dan", "no tienen que sentirse orgullosos", u otros etcéteras: PUAJ, puaj y doble puaj. 

Gays que hablan de sus amigos en femenino. ¿En serio? No puedo. Seré ultra de derechas pero  no puedo.

Descubrir que el tío que le gusta es un poco machista. Un gay machista. La gente es boba.


Lo dice Samuel Bouza

martes, 27 de septiembre de 2016

TEMAS INCONEXOS

Empecé este blog, porque no encontraba ninguna publicación física o digital que compendiara todas mis preocupaciones. Por eso, cuando me preguntan, no sé explicar de qué va esta web; por eso no puedo participar en ninguna categoría de premios de blogs, y por eso ESCRIBO LO QUE A MÍ ME GUSTARÍA LEER. Cosas como estas:

- Para la afonía, nada como los caramelos de propóleo. Soy experta (en afonía, no en botica natural).

- ¿Soy la única a la que los tomates cherry no le saben a nada?

- Cada vez leo más cosas sobre el hijo ilegítimo de Adolf Hitler. En el ABC hablaron en su día del "pregunto hijo" contando que el führer y Charlotte Lobjoie, la madre, se conocieron en un campo de heno.

-Todo cada vez me cansa antes, todo me parece gastado y dura menos.

- Omar Suárez, reportero de Sálvame diario acaba de iniciar un directo diciendo "Me encuentro en la urba de la topa rusa". Y el mundo sigue igual.

- Cuando era estudiante, apenas tenía intereses o curiosidades más allá de las netamente juveniles: música, chicos, ocio... Es ahora cuando soy una señora, señora, cuando me muero de rabia por tener tantas carencias culturales y no haber estudiado historia por ejemplo. Quiero aprender sobre todo de la prehistoria y el siglo XX, mis épocas favoritísimas.


- Una adivinanza. (No busquen el resultado en internet, que es muy triste): ¿Quién es algo y nada a la vez?

- Angelina Jolie nunca me ha parecido guapa. Me da como miedo.

- Tengo una duda ¿Cuándo se sabe si se es alcohólico? Es simple curiosidad...

- Intento no juzgar a los demás, ser muy zen y buena gente, pero leo que un tío compra ocho iPhone7 y se los regala a su perro, y de verdad, me vuelvo mala persona ¿Qué mierda es esta?

- Hay miles de nombres de chica que me encantan, y sin embargo muy pocos de chico. ¿A qué cree usted que se debe? ¿Le pasa lo mismo?

- La gente que dice que Corazón Partío de Alejandro Sanz es un temón, merece gota malaya.

- A lo largo de esta semana publicaré un nuevo capítulo de "Cosas que pasan de verdad en el amor y en el sexo". Lo digo por si alguien quiere hacer una aportación. Será muy bienvenida.

- Me cuesta horrores no hablar del caso Diana Quer. Tengo varias teorías y todas buenísimas. Estoy hechizada, pero no me parece de buen tono exponer nada.

- Se puede hacer una lectura fantástica sobre las enfermedades mentales, leves o graves. En cierto modo son el síntoma de que luchamos, de estar vivos, de ansiar y regular los estados de ánimo. Igual que la fiebre o los dolores musculares denotan una lucha interna de nuestras defensas, los problemas mentales, dan cuenta de una batalla que se está librando en nuestro cerebro. Y no gana quien no lucha. Ánimo para quién esté pasando por ello.

- Tres chorradas que me encantan: Ver fotos antiguas de lugares que conozco, perder el tiempo en Pinterest y beber cerveza al aire libre con gente maja.

- Tres chorradas que no soporto: El programa "La Voz", que en Cataluña digan "mercí" en lugar de "gracias", y la arena de la playa pegada sobre la piel.

- Trabajar en casa, junto con operarme la miopía y tener hijos, es la mejor decisión que he tomado en mi vida.

Lo dice Diana Aller

viernes, 23 de septiembre de 2016

ESTO NO HA OCURRIDO



Esto no ha ocurrido. No ha pasado, no.
No nos hemos deseado y seducido durante meses a través de la más fría de las tecnologías. No nos hemos sonreído mientras el alcohol nos recorre las arterias. No nos hemos besado con ganas de mil vidas. No ha ocurrido.
Tampoco has hecho temblar mis órganos, ni sentirme gigante y dueña del universo. No has desafiado mis ideas enquistadas desde 1998. Ni me has hecho olvidar las 200 pollas rosadas que te precedieron. 
Porque esto no ha pasado.

Es sólo un recuerdo inventado por mi mente calenturienta, que imagina narraciones paralelas en las que tú y yo conjuntamos nuestras cavidades carnales con poca luz y muchas ganas. Es una canción inexistente de un grupo de pop de ahora, de esos que me gustan a mí, con muchas influencias y voz femenina.


No te he atesorado entre mis brazos y mis piernas, no me he quedado sin aire al respirarte y de ninguna forma hemos yacido en una noche de calor y eternidad. No tenemos una relación prohibida. Ni nos vamos a querer como se quiere la gente en las películas.


Porque lo que no sucede, no puede ocurrir. Porque me levanto anhelándote y me doy cuenta de que esta fabulación va demasiado lejos. Y tengo que frenar.

Deseo morderte los hombros, despertar a tu lado, caminar de tu mano ante los demás... ¡Qué vulgaridad de sentimientos los míos, creyéndome la única que goza de una novedad henchida y clara!
Asumo mi vida, mis rutinas y tareas de pobre mujer contemporánea. Camino por las calles pardas y gastadas de Madrid. Contesto whatsapps. Friego los platos y hago la cama en la que nunca has estado. Escribo artículos que ni leo. Corre una brisa fresca y sin olores por mi casa. "La vida es esto" pienso. Y miro el Facebook y pongo una colada.

Encuentro algo tuyo por casa. No sé como ha ocurrido, porque tú no has estado aquí. Tal vez mi deseo y mi potentísima y enferma imaginación ha obrado el milagro. He atraído un objeto tuyo sólo por inventar miradas, hallazgos sexuales, conquistas, historias prohibidas y trofeos. Pero no ha existido. Nada de esto ha pasado.


No ha ocurrido, pero quédate en mí y conmigo, pequeño sol naciente.


Lo dice Diana Aller