jueves, 23 de febrero de 2017

COMUNICADO URGENTE

#DELUTO

Estamos de luto

En las últimas horas un baño de sangre feminicida ha cubierto España. 
En lo que va de año hay al menos 16 mujeres asesinadas a manos de hombres que fueron sus parejas. La trágica tendencia asesina es al alza y batimos fatídicos récords de terrorismo asesino contra las mujeres.

Esta violencia brutal es sólo la punta del iceberg de un sistema desigual que está podrido desde la base; una cultura que arrincona, silencia, explota y ningunea a la mitad de su población por el simple hecho de etiquetarla como mujeres.

Desde hace tiempo venimos pidiendo (a la sociedad, al estado) igualdad de derechos, políticas eficaces de emancipación femenina y garantías para que las mujeres sean ciudadanas respetables y no cuidadoras y objetos sexuales. Hasta ahora hemos pedido educación, dinámicas y vocación para cambiar un sistema injusto donde niñas y mujeres son mercancía sobre la que legislar, cuando no mano de obra gratuita.

Ya no lo vamos a pedir más. AHORA LO EXIGIMOS.


Gobernantes y legisladores: Es intolerable que no exista alarma social ni un protocolo de actuación ante el terrorismo machista que nos asola: Exigimos una revisión urgente de la ley de violencia de género. Exigimos un tratamiento digno de este feminicidio. Y exigimos un replanteamiento eficaz de las estructuras sexistas que lo promueven.

Queremos hacer un llamamiento a la sociedad para protestar y exigir estas necesarias proclamas. Queremos que te unas a nuestro luto.

Nuestras condolencias a las familias, a los huérfanos, a los amigos y al grueso de la sociedad española, que pierde a las mujeres y gana en terrorismo.


                 Firmado: Colectivo ZAS y todas quienes se sientan adheridas a este texto


Lo dice Diana Aller

miércoles, 22 de febrero de 2017

PELUCAS RÍGIDAS


Cada vez me interesa más el judaísmo. Últimamente ando a vueltas con el ortodoxo y el jasaidismo, que es difícil de definir pero fácil de vislumbrar. Pero tranquilos todos que no voy a hablar de religión, sino de las pintas que llevan.



Los varones portan una imagen icónica y muy reconocible por todos. Es como un hipster exagerado. Cada prenda tiene un nombre y una función, y el conjunto en general, resulta armónico y grácil. Al menos a mí me lo parece...



Sin embargo las judías ortodoxas tienen cierta disonancia estética si las comparamos con sus compañeros. Lo razonable sería una vestimenta más cercana a las primaverales Amish, con su mandil y su gorrito cuqui.
Pues no.
Tienen una imagen muy extraña, sobria, rara, inhumana.
A la hora de vestirse, tienen que seguir una sección de la ley judía conocida como "Tzniut", que en hebreo quiere decir "modestia". Su estilo debe ser neutro y conservador: falda y mejor cuanto más piel cubierta por la ropa, discreta, clásica y oscura. 



Lo desasosegante de su aspecto es la cabeza. Y es que las mujeres casadas, no pueden mostrar su pelo en público. Según la ley judía, "Halajá", una mujer casada debe cubrir su cabello en público. En teoría esto es para mostrar al mundo que los hombres no deben acercarse a ella porque está casada. 

Su religión les permite llevar pañuelos (determinado tipo de pañuelos) y pelucas. Y a esto se debe la desconfianza y la extrañeza que me produce su aspecto.




Sólo pueden ser pelucas de un tipo muy determinado: color castaño, y de media melena lisa.
Al verlas me asaltan sentimientos tenebrosos. Siento como si no estuvieran vivas, como si no fueran humanas... Hay algo pérfido, loco, irreal en su aspecto.
Hoy me he cruzado con una familia ortodoxa y el padre me ha parecido elegante, exótico y hasta habitual. Al fin y al cabo su imagen es reproducida en miles de escenarios: películas, aeropuertos o sinagogas. Pero ¿ella? La madre no parecía una habitante de la Tierra. Su cara era inexpresiva, y no sabría decir si era por la peluca rígida o por la mirada muerta de la pobre mujer. Pero he sentido miedo.





Sin embargo, como suele ocurrir con las atracciones más sutiles, lo que me espanta coincide demasiado con lo que me atrae, y esto me pasa con las judías ortodoxas y su aspecto. Siento un frío extraño al ver su aspecto, pero a la vez me encanta y me parece algo que de tan raro resulta armónico. Debo estar enferma, pero me apetece un montón vestirme así, con peluca y todo... Y bueno, lo cuento aquí, porque no sé muy bien con quién hablarlo...

Lo dice Diana Aller

lunes, 13 de febrero de 2017

¿COACH O INFLUENCER?

Igual que el irritante Pablo Motos tenía una sección llamada "culo o codo" o mis amigos juegan a "moderno o rumano", he decidido plantear aquí un juego a partir de la duda. Deben ustedes decidir
quién de esta lista es influencer, y quién coach.
Apunten y chequeen sus resultados:

1.


2.




3. 



4.



5.


6.


7.



8.




9.



10.





SOLUCIONES:

1. Coach
2. Coach
3. Influencer
4. Influencer
5. Coach
6. Influencer
7. Coach
8. Influencer
9. Influencer
10. Coach

*Demostrando un talante formidable y una exquisita educación, se ha puesto en contacto conmigo Raquel Sánchez Benito (fotos 1 y 5). Si es así con una completa desconocida que utiliza su imagen sin permiso, deduzco que es una excelente coach, capaz de empatizar y ayudar diligentemente. ¡Y está en Madrid! ¡Que gusto dar con gente tan maja!

Lo dice Diana Aller