domingo, 9 de julio de 2017

PLUTÓN VERBENERO

Siempre digo que no creo en los horóscopos. Y por supuesto, siempre miento. Racionalmente no creo en ello, pero incluso los ateos necesitamos de cuando en cuando un poso de superchería irracional. Todos. Siempre.
Yo soy una escorpión clásica: consciente del daño que puedo hacer, poseedora de una descomunal energía y adicta a la seducción. El signo escorpión está regido por Marte y por Plutón. La posible influencia plutoniana es algo fascinante. En realidad lo fascinante es Plutón en sí.

No sé si será herencia de mi tío abuelo, pero siempre me han interesado todas esas cosas suspendidas en la bóveda estelar. Toda la existencia, todas las explicaciones están ahí flotando y expandiéndose, y nosotros aquí, felices cuando abren un nuevo Mercadona, cuando nos quitamos el sujetador al llegar a casa o cuando al fin es viernes por la tarde. El espacio, más fascinante cuanto más lejano y desconocido, es en realidad mil preguntas y una sola respuesta inabarcable.

Sorprende que Plutón, perteneciendo al Sistema Solar, se considerara tan tarde parte de él... Hay varias razones. La principal es que es muy pequeño. Pero que muy, muy pequeño. De hecho técnicamente se le designa como "planeta enano". Les resumo cómo sucedió la cronología de la admisión de Plutón como planeta desde la Tierra:


En milochocientoscuarentaypico los astrónomos se rayaron fuertemente porque había una perturbación en la órbita de Urano que no sabían a qué se debía. Descartaron la incidencia de Neptuno, cuya órbita estaba más clara que la tez de Angel Garó. Sabían que ocurría algo, pero no acertaban a saber el qué. Un observatorio de Arizona, el Observatorio Lowel, intuía que había un planeta, al que en un alarde de originalidad nunca vista, le llamaron "Planeta X". La investigación sufrió parones y retrocesos, pero finalmente resurgió en 1929 (curiosamente, el año en el que se instauró el pesimismo en el mundo occidental). Le encargaron a un becario -aun no se llamaba becarios a los becarios- llamado Clyde William Tombaugh, examinar una a una cientos de fotografías del cielo. Su labor consistía en comprobar si había movimiento en alguna de ellas. El chico, de 23 años, se pasó días, horas, semanas y meses mirando fotos negras con pequeños destellos de luz, hasta que efectivamente, detectó un cambio de posición en un minúsculo punto blanco. Lo tenía. El planeta X existía. La noticia se telegrafió al Observatorio del Harvard College el 13 de Marzo de 1930. Ya sólo faltaba ponerle nombre, así que el Observatorio Lowel recibió gustoso más de mil propuestas de nombres para el nuevo planeta. La gente pedía llamarlo "John", o "Cantabria" o cosas muy locas. Fue una jovencita interesada en mitología la que finalmente puso el nombre. El suyo, Plutón, pasó a una votación final con los dos que más gustaban hasta entonces que eran "Minerva" y "Cronos". A todos les encantó Plutón, y Plutón se quedó.
(Plutón era el dios romano del inframundo, el equivalente latino de Hades, no me digan ustedes que no es precioso).

Hago un inciso aquí, a modo de alivio intelectual, ya que estoy hablando de planetas, para contarles que el último disco de Los Planetas, Zona temporalmente autónoma, gana con cada escucha. Es de esos productos sensuales y blandos, que se agarran a las emociones y disfrazan de ligereza su espesura: droga buena.


En fin, sigo: Plutón es muy diferente al resto de los planetas del sistema solar por varias cosas. Por ejemplo gira en una órbita diferente al resto. También es original su gran satélite (grande en comparación con la masa del planeta, claro) Caronte, descubierto en 1978, hace nada. Caronte está compuesto de hielo, (de hielo de agua ¿eh?) y no tiene atmósfera. Probablemente Plutón y Caronte fueron en su momento dos cuerpos que colisionaron, como hacemos los humanos cuando hay atracción entre nosotros. Y como tantas veces sucede, para bien y para mal quedaron ya siempre el uno frente al otro. Hay quien cataloga a Caronte como otro planeta enano (Su tamaño es aproximadamente la mitad que Plutón, y tiene -solo- 603 kms de radio). Pero Plutón esconde más. Plutón (y su amante Caronte) alberga 4 satélites pequeñitos, que tienen unos nombres preciosos, que si tuviera 4 hijos más (ojalá) los llamaría así: Nix, Hidra, Cerbero y Estigia.

En 2006 se creó una definición oficial de planeta, y se armó bien gorda, porque Plutón no se ajustaba a esa definición. Hubo un debate de esos encendidos de la comunidad científica, y jamás se pusieron de acuerdo.
Lo único que está claro es que Plutón es muy diferente a todo lo conocido. Un año plutoniano (lo que se conoce como periodo orbital sideral) dura 248 años, 197 días y 5 horas y media. Menos mal que no parece muy habitable, porque no da tiempo ni a disfrutar de una primavera entera... La rotación es de 6´9 días terrestres.


En la superficie de Plutón hay accidentes geográficos de lo más variado: Se sabe que hay montañas jóvenes, glaciares, icebergs y llanuras heladas. Probablemente son el producto de la formación del planeta (que seguro continúa en la actualidad). No se sabe cómo y por qué se formaron, y un bonito lago de nitrógeno helado decora la superficie calma y fría. ¿No les parece sugerente esa imagen gélida y tranquila del pequeño planeta?


Dos de las lunas de Plutón, Nix e Hidra presentan patrones de rotación extraños, que no se ajustan a ningún paradigma estudiado científicamente. Además giran demasiado rápido. Este dato me parece anárquicamente romántico y hermoso... Imagínense ese baile de satélites al ritmo de músicas celestiales... Es probable que esto se deba a que Plutón no es sólo Plutón, es un sistema binario del planeta con su satélite amado, Caronte. Al vivir juntos cara a cara, las órbitas de sus satélites enloquecen en una extraña parábola que los humanos no acertamos a comprender.

Y otra cosita igualmente extraña y apasionada: Plutón está cubierto por una neblina en forma de anillo. No se sabe por qué, pero a unos 150 kms sobre la superficie, flotan acetileno congelado y etileno además de otras moléculas que se transforman en una misteriosa niebla estilo Twin Peaks al recibir la radiación ultravioleta del sol.


Tal vez Plutón nos rige a los escorpio, pero yo creo que influye a todos los seres, vivos e inertes. El cosmos inabarcable en el que vivimos suspendidos con nuestras miserias y nuestros mundos pequeñitos, determina nuestra propia existencia. Lo que pasa en Plutón, no creo que se quede en Plutón.

A mí me da ternura un planeta enano, que orbita abrazado a un satélite formando una pareja estable por mucho tiempo. Hoy voy a salir como una posesa y pienso brindar por Plutón sin parar.  ¡Qué maravilla Plutón!

Lo dice Diana Aller

lunes, 26 de junio de 2017

ORGULLO, BIEN DE ORGULLO

He escrito tres textos distintos para esta entrada de tantas cosas que se me acumulaban con esto del Orgullo... Textos larguísimos, soporíferos, llenos de datos que igual a ustedes les importan entre poco y nada...

Así que les resumo:

1. Pese a lo que muchos creen, existe un preocupante retroceso en cuanto a los derechos LGTBIQ+, y todavía queda mucho -muchísimo- por exigir. En estos días que Madrid acoge el World Pride, viene pintiparado reflexionar un poco. No ya sobre el muy evidente monopolio capitalista de marcas que sustentan el Orgullo Gay como un negocio; sino qué Orgullo queremos, y qué orgullos sentimos.
El Corte Inglés ha puesto unos córners con gominolas y abanicos de arcoiris muy bonitos, pero yo aún no he visto a alguien trans trabajando ahí, por ejemplo.
(Por supuesto existe un Orgullo crítico super recomendable. No dejen de informarse sobre él, por favor)

2. Hay celebración, hay fiesta... porque es la mejor forma de defender la diversidad. Recomiendo luchar desde el éxito, desde la alegría, la cultura y la fiesta. Y ahora, en en el Orgullo, tenemos la opción de vivirlo de forma institucional y consumista, o aprovechar la fiesta -el fiestón- para hacer proselitismo (todo lo insano que queramos) de nuestras causas. Dentro del feminismo (la revolución más grande, bonita y necesaria de nuestra época), dentro de la lucha LGTBIQ+... Porque gracias a quienes nos precedieron en la batalla, se han conseguido muchas cosas. Pero yo quiero más, quiero todo.

3. Voy a estar pinchando en la Carroza de Podemos en la manifestación (Porque es una manifestación, por muy festiva que sea) del sábado 1. Les saludaré a todos...
Por la noche participaré en un fiestón increíble con buena gente (Ni más ni menos que El Cuerpo del Disco) y aire acondicionado. Ahí ya no sé si estaré para saludar.



4. He participado en la campaña #StopPlumofobia, que lucha contra la errada presunción de que lo considerado masculino es una categoría superior a lo femenino en los espacios LGTBIQ+. Hay maricas sin músculos, gritones, andróginos, esperpénticos, afeminados, locazas... y son precisamente los que en su día abrieron el camino de la visibilización y les debemos demasiado. Hay bolleras con melena, poses melancólicas, cursis, encaramadas a unos taconazos todo el día, divas... que son maravillosas exponentes de diversidad lesbiana. Esta campaña, con atinado criterio manda a la mierda los estereotipos, que tanto nos estigmatizan. Ole (Va a haber hasta una fiesta en Siroco que se va a petar, vayan pronto).

Les copio la nota de prensa a continuación:

Stop Plumofobia es una campaña sin ánimo de lucro del bufete creativo López Rekarte con el respaldo de la asociación Apoyo Positivo, Estudio Atlas y Afinco.

Stop Plumofobia pretende visibilizar y concienciar del daño de la homofobia dentro del propio colectivo LGTBIQ.
Porque la plumofobia, no es más que un comportamiento opresor dentro de un colectivo ya oprimido, a su vez, por el grueso de la sociedad. Son los mismos patrones de exclusión y odio - misoginia, clasismo, racismo, machismo- los que se dan también dentro de un colectivo que agrupa a realidades muy diferentes entre sí.

Nuestro objetivo es reconocer “la pluma” como todo aquello que se sale de la norma y que aporta diversidad a nuestra sociedad. Hacer de ella un grito de guerra, desde el colectivo para toda la sociedad, ser más tolerantes entre nosotrxs, aceptar la diversidad, la riqueza que aporta a nuestra realidad y no permitir que nadie tenga que ocultarse o reprimirse para poder encajar. Al fin y al cabo la pluma fue una abanderada de las libertades post franquistas y un sello de la apertura de España al mundo en los ochenta y noventa.



Expresiones como: “Eres muy guapa para ser bollera”, “Si quisiera follar con una mujer no sería gay”, “Si tienes pluma, sal volando”, “masc4masc”, “Afeminados=asco”, “Camioneras no, gracias”, “Estaba lleno de chochos”, “No chocolate, no rice”, “¿Es una tía o un tío?“, “Esa niña es un chicazo”, “¿No vas al gimnasio?”, "Si eres trans, fóllate a un hetero”, “¡¡Aclárate bisexual! ¡Que no me lo creo!” Son expresiones lamentablemente comunes en redes y apps sociales. Y nos demuestran que a pesar de estar dentro de un colectivo oprimido (que sólo mediante la unidad y apoyo entre minorías, logró ser visible y aceptado en la sociedad española) no logramos dejar atrás los prejuicios machistas, misóginos y de clase que tiene el resto de la sociedad. NO hemos logrado ser libres, sino hemos creado un nuevo armario del comportamiento. La discriminación hacia las personas que no encajan en el estereotipo gay, lesbiana, bisexual o transexual más aceptado y que bebe de la heteronormatividad y del binarismo del patriarcado, es más que real. Y, además, es transversal a razas y clases sociales, generando de este modo comportamientos muy peligrosos de odio y rechazo entre diferentes sectores LGTBIQ. Con lo valiente que fue tener pluma en el siglo XX...

El camino que el colectivo ha recorrido desde los setenta, no debe perderse, haciendo que miles de jóvenes LGTB puedan vivir con su personalidad intacta, orgullosos de verdad de su condición y personalidad y sin tener que caer en un nuevo ciclo de represión de uno mismo, para gustar al nuevo estereotipo de la propia comunidad.

¿Cómo visibilizaremos esta problemática de la plumofobia en la campaña?
#StopPlumofobia pretende denunciar esta opresión dentro del propio colectivo, mostrando la riqueza aportada a la sociedad heterosexual por la lucha de libertad del colectivo de antaño, mediante un gesto tan sencillo como pintarse una uña -la del dedo corazón-, hacer un corte de mangas a cámara y retratarlo para redes sociales usando nuestro hashtag #StopPlumofobia.


Tenemos que hacer un esfuerzo como colectivo (y como sociedad que tolera y apoya al colectivo) reconociendo que también podemos ser parte opresora e identificar esos comportamientos que desgraciadamente están muy arraigados. Está en nuestras manos el señalarlos y cambiarlos. Y querernos, tal y como somos cada uno, semejantes, aunque diferentes, diversos y respetuosos.
Para la campaña hemos realizado un rodaje de Call To Action con personalidades muy diversas de nuestra sociedad que han aportado su tiempo y dedicación para que este llamamiento se viralice y consigamos ser solidarixs entre nosotrxs.
Cita: Martes 28 Junio, 11:00AM
LUSH
Dirección: Calle del Carmen, 22, 28013 Madrid Teléfono: 915 32 76 67
Confirmación & materiales de campaña: manex@lopezrekarte.com


 page3image7552

*Una cosita a modo de apunte final: Una bandera de arcoiris puesta de pareo es un NO rotundo siempre. No la caguen, por favor.

Lo dice Diana Aller

miércoles, 21 de junio de 2017

TODAS LAS GUERRAS EMPIEZAN EN VERANO

(Bueno, casi todas)

Querida Diana,

Hoy empieza el verano, aunque térmicamente lleva un tiempo azotando nuestras pieles, la tuya tersa y aún fresca, la mía cada vez más ajada y suelta.
Cada verano desde tu edad hasta la mía -25 años nos separan- han ido mejorando como mejora una especie viva que se aclimata. Ya no sobrevivo llena de dudas y miedos como tú. Ahora la vida se abre generosa cada año. Cada verano.

Tú tienes fe en la propiedad privada, en la familia (las familias), en los estudios... las estructuras enfermas que te sustentan. Las principales aportaciones para esta felicidad estival a la que llegarás, vendrán de rendijas pequeñas que ya has visto abiertas, pero a las que todavía apenas has prestado atención:

*El feminismo: ¡Cuánto te va a dar! Respuestas que se convierten en preguntas, amigas (qué importantes son las amigas, joder). Pensar sin juzgar ni competir, errar, leer, admirar, luchar... Y sobre todo fe (esa fe irracional que necesita todo individuo) y libertad. La libertad, Diana del pasado, es la clave para extinguir miedos y crear sin ataduras.


*La maternidad: Hoy hace 13 años que me arrancaron un bebé de mis entrañas en una inne-cesárea. Un niño morenito, igualito que tú, con tu cara, tu seriedad, tu mundo interior... Bueno, a él le flipa el fútbol y es del Madrid, pero por lo demás, es un Dianito total. No hagas caso a todo ese desprestigio de la maternidad que nos asiste, demasiadas veces travestido de feminismo. Me podrán tildar de ñoña, de antigua, de ignorante... Pero será porque no comprenden la experiencia tan salvaje y alucinante que es ser madre. Mejor que cualquier droga que se haya sintetizado. Una experiencia más cercana a la muerte y a la religión que cualquier otro conocimiento sensible o imaginario. Además otorga una sabiduría y una templanza casi terapéutica. Por supuesto que está mal planteada en nuestra época, en nuestra latitud, pero la maternidad es lo más profundo e importante que puede ocurrir en la vida. Y no porque nos pasen pocas cosas, precisamente... Sé que no lo comprendes, que piensas que es un engorro mitificado por la literatura alienante y que te da igual vivirla o no. Mejor que lo veas así, mi querida yo, así la sorpresa será más eficaz y el efecto más bestia. Tendrás dos hijos y te arrepentirás de que no hayan sido más. Y vas a flipar...

*España: Si te lo cuento te va a parecer una película, no sé si de terror o una comedia romántica: PP y PSOE se siguen alternando el poder. Hay un atentado, un atentado cruel y masivo. El PP se apresura a decir que es ETA (Lo que ya ha quedado como sinónimo de maldad, el decir "Es ETA"). No fue ETA. Al día siguiente vamos a la sede del PP con cazuelas, protestamos... Frente a todo pronóstico gana el PSOE. Una crisis mucho más atroz de lo que se empeñan en admitir los políticos, se cierne sobre España. Es devastadora, tremenda, injusta y basada en el espolio de los ricos sobre la vida de los pobres. Por unos días la ciudadanía tuvimos el poder: En mayo de 2011 salimos a las calles, a nuestras calles y plazas, que son nuestras, a gritar y a recuperar nuestra dignidad... Como siempre, los poderes sofocaron el movimiento hasta pervertirlo del todo. Algún remanente quedó, alguna idea... menos mal. Pero pudimos ver como PODER era verbo y sustantivo, y como por un momento fue realidad.

*El trabajo: Esto tardarás más en aprenderlo: El trabajo y el dinero son variables que no tienen porqué transcurrir en paralelo. Llegará un día que abrirás los ojos y sentirás demasiado agradecimiento por lo que eres, que es mucho más que lo que tienes (y eso que tienes muchísimo). Confía más en ti y menos en la seguridad (en realidad es miedo, ya verás). En 2017 no sabes qué va a ser de ti mañana, y eso es maravilloso, créeme.

*Los afectos: Comprobarás que quien parece enemigo se terminará convirtiendo en aliado. (Creo que si lees esta frase, deberías cambiarla de género para que sea más veraz). Y también comprobarás que el hecho de que te destrocen el corazón una y otra vez, es el camino hasta llegar a quien amas de verdad. Te vas a casar conmigo. Sí, me casé hace dos años conmigo misma, contigo, y soy la mujer con la que quiero envejecer y pasar el resto de mi vida. Me quiero y me adoro como Aida Nízar. Y toda esa gente de vidas pequeñas, miedos enquistados y problemas de autoestima, se quedarán por el camino, con su frustración, sus ataduras buscadas, su baja tolerancia a la generosidad... Pero haber amado y ser amada, te dará fuerza y aumentará exponencialmente tu capacidad de disfrute. Y el amor romántico es una patrañita bioquímica sustentada por Hollywood. Afortunadamente el amor sin límites te asistirá siempre de mil maneras.

Querida Diana,

Todo se resume en ausencia de miedo, agradecimiento constante y compañía de gente maravillosa. Eso es la felicidad en la que vivirás.

La vida es una mierda, está llena de dolor e injusticia, de acaloradas guerras sin vencedores. Pero el único sentido que tiene estar aquí es intentar no dejar impacto negativo en nuestra existencia, y hacer felices a los demás. Sólo eso.

Adoro el verano. Todavía, sí.

Posdata: Menos mal que descubrirás la cerveza a los 35 años. Si no, tendría un problema muy gordo a estas alturas.

(Los collages no son míos -más quisiera- sino de Dangercollage)

Lo dice Diana Aller