martes, 23 de mayo de 2017

REVOLUCIÓN YA

Estamos perdiendo el norte. Nos está consumiendo un mercantilismo atroz, una corrosiva y letal enfermedad patrocinada por marcas y medios de comunicación también dependientes de emporios terroristas.

Y hay algunos poderosos, muy poderosos que se frotan las manos y se descojonan por nuestro ansia de status, por nuestro sistema pequeño y precario. Y sobre todo porque permite que nos insultemos, nos matemos, equivoquemos el foco de la lucha entre nosotros, para no combatirlos a ellos.
Basta ya de señalar a feministas, basta de defender causas que no entendemos, y basta ya de dejarnos manipular.

Lo que hace falta es una revolución. Una maravillosa, colorista, justiciera y crispada revolución.
Esto ha sido lo último:




Y las disculpas, casi que peor:


En mi Facebook no personal me he visto obligada a hacer una aclaración que me gustaría que no se perdiera, ya que, con mucho tino, alguien se ha cuestionado si el perdón no invalidaba el "linchamiento". Esta ha sido mi respuesta:

Voy a tratar de explicarlo de la forma más honesta posible. Primero: He ilustrado mi texto con dos capturas, aunque mis palabras eran mucho más genéricas que el expediente Telva, que he puesto a modo de ejemplo. Segundo: En efecto es un patinazo, una cagada de una revista que no es en absoluto de las peores (será opusina y mil cosas más, pero tiene un tono pelín menos alienante de lo que acostumbran a ser las revistas femeninas). Si usted me apura es una metedura de pata de una sola persona, probablemente hija de su tiempo, tan adocenada, que no filtra hasta qué punto vivimos presos de un capitalismo devorador y amoral. Eso lo entiendo perfectamente. Yo misma tuve hace unos días un patinazo muy hiriente contra los inmigrantes en uno de mis textos. Algo horroroso, de lo que en el momento ni siquiera me percaté (Y eso es lo preocupante, la normalización del clasismo, la fobia aprendida hacia el de abajo). Lo que no tiene disculpa es pedir perdón por "las personas que se hayan podido sentir ofendidas" y no por la ofensa en sí... Es una forma de diluir la culpa, de hacerla pesar sobre el público. Esto sin contar que el/la infeliz becaria (o quien sea) habrá sido reprendide cuando no expulsade fulminantemente. Ese "pido perdón, pero la culpa no es mía" no es asunción de responsabilidad alguna. Y de eso va mi texto: De como grupos mediáticos, empresariales y políticos se frotan las manos con nuestras diatribas de aspirantes a burgueses pobres, mientras se llenan los bolsillos a costa de nuestra ignorancia. Nos manejan perfectamente, y somos tan soberbios que caemos en la trampa, porque creemos situarnos por encima, porque comulgamos con los asesinados ricos, pero no con los menesterosos. Errar nos hace fuertes, pero cerrar los ojos nos envilece más.

Lo dice Diana Aller

lunes, 22 de mayo de 2017

COSAS QUE PASAN DE VERDAD EN EL AMOR Y EN EL SEXO 12 (¡Ojito: +Edición bollera!)

Me lo he pasado muy bien, me gustaría volver a quedar otro día... ¿Te importa que me vaya?
No, en absoluto.

Esa gente que viene con el rollo "Nunca me quisiste", o "Sé que no te importo"... Por ese camino, obviamente, no nos importa nadie.

Parir es como cagar. Aunque mejor todavía.

¿Creen ustedes que nos volvemos más exigentes o eso es una excusa para justificar que nos cuesta más encontrar la ilusión?

Llorar con canciones horribles.

¿Cómo son esos tíos que nos encantan, que nos vuelven locas, guapos, listos y con buen carácter que follan como si hubieran vivido en un búnker acorazado hasta ayer? ¿Como son? ¿Eh? Pues ya se lo digo yo: Una mierda seca, es o que son.


Hay bragas que tienden a arrugarse dentro de la raja del culo. Esto lo saben aquí y en China. Sobre todo en China.

Mola retomar las prácticas adolescentes de vez en cuando: Chupetones, irse a casa con el calentón, lamer las orejitas... Pruébenlo. De nada.

Tíos que me mandan entrevistas suyas, es decir, a ellos. ¿Pensarán que me importan?


Sensación de cagarla constantemente. Meter la pata, hacer daño, declarar sentimientos cuando no son correspondidos...

¿Les ha pasado eso de sentir asco por alguien que ha sido pareja?

Miedo previo a una cita. Pavor, arrepentimiento, mareos... Y después todo fluye como el Ebro.

Antes pensaba que los tíos que ponían fotos con sus hijos en Tinder eran unos desgraciados. Pero después de catar a alguno, me he dado cuenta de que si son capaces de reproducirse y encima lo lucen orgullosos, ya merecen un poco la pena ¿no?

Amar con rabia.

Listas de Spotify para follar. Los nombres de esas listas...

¿Por qué somos tan frágiles? Una frase que nos chirría se queda sobrevolando por encima, cual nubarrón ceniciento. Y resulta ciertamente incómoda esta vulnerabilidad que nos impide disfrutar de la luz. Pensamos que esa persona no nos importa. Y sin embargo es evidente que sí. Mucho. Demasiado.

No entiendo a los tíos. Ni a las tías. No me entiendo ni a mí.

Me gusta un chico. Me gusta muchísimo. Es listo, atento, capaz, con humor y sensibilidad... Guapísimo además, y viste con gracia, y utiliza bien las formas verbales imperativas. Pero le conozco en un entorno "serio", donde no sé cómo mostrar mi interés. Y he aquí el problema: ¿Sólo sé ligar con alcohol mediante? ¿Qué hago?

El otro día alguien me dijo "Me encanta tu cara de follar". (¡Tu cara de follar! Muero...)


Se hace urgente la edición de un "Manual para el manejo de situaciones sexoafectivamente anómalas" ¿Cómo sé yo qué hacer por ejemplo, cuando mi novia tiene marido, o cuando excreto por el coño una masilla grande y rosa frigopié? Hay cosas raras para las que ni Hollywood ni la industria farmacéutica oferta nada.

Tinder me dice que va a eliminar mi perfil si no consulto un poco la aplicación ¿Pero qué chantaje de mierda es éste?

Según una encuesta realizada por Durex, los 5 países que cuentan con un mayor porcentaje de población satisfecha con su vida sexual son: Nigeria (78%), México (73%), India (67%), Brasil (64%) y China (63%). Los que menos serían Australia (40%), Inglaterra (37%), Francia (35%), Hong Kong (32%) y Japón (10%).



Todo lo nuevo que pruebo, me gusta: tríos, sexo anal, dominación-sumisión... Tengo miedo de dónde voy a acabar...

Alguien debería advertir a los jóvenes que follar a cuatro patas puede producir pedos vaginales. Yo lo hubiera agradecido un montón.

Chicos lechositos, porcinos, blandos, con tetas...

Cada vez hago más mío el cartel que hizo Monstruo Espagueti para la marcha del 8M. Puso en letras gigantes: Todo mal. Me doy cuenta de que es la frase que mejor sintetiza la mayoría de las cosas, el mundo en el que vivimos, el machismo, la vida. TODO MAL. Me encanta.


¿Les ha pasado eso de sentirse insegurx ante alguien que les gusta de verdad? Replegarse hacia dentro, pasar vergüenza, ser poca cosa... Porque esa persona nos gusta mucho. Mucho, joder.

No hay gente tóxica. Hay ideas tóxicas. Una de las que más daño hace y está allá donde miremos, es la de "el amor de tu vida". "Has encontrado el amor" nos dicen, como si el amor fuera un absoluto, único y reconocible. El amor, los amores, van variando y el enamorarse de alguien no invalida amar o haber amado a otros. Aunque tengamos la sensación de que nuestrxs ex fueron ensayos hasta llegar a la actual pareja, hemos de recordar que por lxs anteriores también sentimos algo inmenso. Se perpetúa eso tan tonto de decir que una historia "salió mal" porque terminó, cuando probablemente que terminara, significa que "salió bien". Que vivimos conforme a lo que sentimos, y que somos honestxs. Hay una frase preciosa que dice que el amor es eterno mientras dura. Y no puedo estar más de acuerdo. Vamos a darnos del todo al amor. Hagámoslo, porque sólo habitamos el presente. Y eso del "amor de mi vida" si se cumple ahora, perfecto... Pero no estaremos acreditadxs para decirlo hasta el día de nuestra muerte ¿Han visto ustedes Los puentes de Madison? Pues eso.


Saltar de una secuencia porno a otra, porque se enturbia todo cuando nos vamos a correr. ¡Qué hartura!

En el último disco de Los Planetas (que cada vez me gusta más, por cierto) redundan en una idea muy retorcida y chunga del amor, que ya han tratado otras veces. Eso de "Como yo nadie te va a querer". En su día, Manu, de Rusos Blancos (una de las mentes más claras de nuestro tiempo) lo explicó muy bien aquí. Lean, lean...

Un piropo es una opinión sexual que nadie ha pedido. ¡Ah! y agrede (y reduce, y cosifica y de todo).

Hola, soy tu ex. Sé que me odias. Pero es que tú a mí me das igual ¡Chaíto!

Con la edad todo se calma (y en ciertos casos ¡Menos mal!)



En Europa del siglo XIV, los nobles más destacados tenían permitido exhibir públicamente sus genitales bajo una túnica corta, mientras que aquellos no tan bien dotados podían, si querían, usar un falsete de cuero que llamaban "bragueta".

Genitales con olor maravilloso... (para cada unx los suyos sobre todo).

Leer el horóscopo para saber si me enrollaré con esa persona.

Mi amiga Belén ha puesto en marcha un consultorio en su programa de radio, Música Automática. Arregla y aconseja sobre todo tipo de situaciones (no sólo sexuales o sentimentales, que también), pero lo mejor es que lo hace con música, es decir, ofrece una canción a cada problema. Para enviar consultas pueden hacerlo a musicaautomatica@m21radio.es 


Masturbación con glúteos, notar que la relación va en serio, sentarse en una cara, enamorarse en la primera cita, hacer un 69, besarse y sentir algo profundo, sexo oral moviendo la lengua y babeando mucho... son placenteras prácticas para todos, para todas, para todes.

La misoginia hace (también) infelices a los hombres.

No contestar rápido un whatsapp para hacernos valer.
No mirar un whatsapp al momento por no parecer desesperados.
Pensar 45 minutos cómo contestar un whatsapp.
Desesperarse al ver que no nos contestan.

Que confundan a su novix con la/el anterior.

¡Qué maravillosa sensación quedar doloridx de tanto follar!


Unas amigas plantearon hace poco que había 3 vértices indispensables para estar con alguien: Que nos atraiga físicamente, que tenga inteligencia y que mole su carácter. Se planteó la cuestión de prescindir de una de estas 3 variables y convinimos que todas podríamos pasar de la tercera. Podríamos estar con alguien insoportable, pero inteligente y atractivx.

¿Qué tienen las chonis, los profesores, los surfers, las actrices bolleras y los antidisturbios que nos ponen tanto?

Desconfíen de esa gente que dice "Soy buenx. De tan buenx, soy tontx". Salgan corriendo y no paren hasta llegar a Vigo. Esa gente es retorcida y peligrosa.

Redescubrir el ano. Estar de buen ano.

Tíos que no hace falta catar para saber que follan mal: Dani Rovira, Soto Ivars, Rafa Mora, Jesulín de Ubrique, Kiko Hernández, los Vetusta Morla.

Cada segundo, cerca de 28 mil personas están consumiendo porno, así que no se sienta especial, haga el favor.


Pensar en otro mientras usted está follando con uno. Pensar en otra. Pensar en otros y otras.

Es maravilloso encontrar gente que dice lo que pienso, y yo ni siquiera sabía que lo pensaba. Me ha ocurrido con este texto de Elena Rosillo a la que quiero conocer y con la que quiero comerme una pasti y hablar de los músicos que nos hemos follado.

Seré una maniática, pero no soporto que alguien folle bien y bese mal, ni al revés.

Ese chico que era soso y gris en el colegio y ahora tiene un morbo que no se tiene. Y el guay, el mayor, el guapo... hoy es un señor mal conservado.


Vulvas redondeadas e hinchadas, jóvenes, guarras, húmedas... Mmm...

Los dioses están to´locos. O eso, o la fortuna del amor es juguetona. Siempre opera esa maravillosa frase de "¡Quién me iba a decir a mí...!"

El verbo fornicar proviene de las fornices, una especie de celdas debajo de los puentes, donde las prostitutas recibían a sus clientes.

Alguien que prepara unas lentejas con algas y miso es alguien que merece la pena.

Gente no binaria, andrógina, sin la cárcel del género, gente muy guay.

¿Para qué quiere una polla quien no la sabe usar? Pregunto.

Lo dice Diana Aller

---------------------------------------------------------

¡ATENCIÓN! EDICIÓN BOLLERA:

Creo que mi estado natural es la soltería. Cuando tengo novia me vuelvo loca, me obsesiono, me pongo dependiente y ansiosa. Cuando estoy soltera descontrolo mi vida externamente y en ese caos vital encuentro una fortaleza maravillosa y una especie de paz loca super sanas. La putada es que soy una romántica que quiere ser anarquista (¿anarquista, anarca?) relacional pero no le sale.

Un día, Diana Aller me dijo que si quería participar en su sección Cosas que pasan (de verdad) en el amor y en el sexo. Acabo de recuperar un borrador que nunca le llegué a enviar. Es de hace unos meses así que casi todo habrá cambiado pero hoy, que tengo ansia de escribir así sin hilo de nada, he decidido copiarlo y pegarlo aquí:

Tontear con una chica, enrollarte con ella y descubrir, al día siguiente, que te gusta más su ex, bastante más: Prólogo del clásico bollodrama. 


Hacer match con una chica guapa en tinder y proyectar toda una vida juntas. Empezar a hablar con ella y que tus sueños futuribles se rompan en pedazos. 

Creerse (y saberse) la más guapa del wapa. 

Conocer a otra bollera y averiguar, al instante, las ex-amantes que tenéis en común.

Dejar de hablar con una chica porque abusa de anglicismos. 

Que te deje de gustar una chica porque lleva una vida sanísima y aburridora: fotos de perros, fotos haciendo running, fotos de ropa de marca, corte de pelo perfecto. No quiero más sosas en mi vida, solo bolleras entretenidas.
Desenamorarte del amor de tu vida porque hace ruido con la comida. Tengo misofonía y es una mierda, no lo puedo evitar, pero sale de mí un verdadero instinto asesino. 


Decirle a alguien "Me gustas", "Quiero pasar más rato contigo" o "Me apetece verte" y que te responda con un emoticono. A mí me jode especialmente el que manda un besito o el del pulgar hacia arriba. 

Bolleras a las que no les gustan las chicas que parecen bolleras. Mal. 

Enamorarse de una hetero, saber que tienes todas las de perder y no desistir.

"Heteros" que se ponen cachondísimas contigo. Qué bien sienta al ego.  

Medir el grado de obsesión por las veces que eliminas y vuelves a guardar el número de teléfono de la susodicha en cuestión.

Medir el grado de obsesión por el tiempo que tardas entre que te despiertas y empiezas a pensar en ella.


Poder guardar su número sin sentir la tentación de llamar o escribir aunque estés ciega y saber, por fin, que estás curada. 

Poder escuchar esa canción y saber, por fin, que estás curada. 

Cuando soy "la otra" en una relación me siento mucho más libre, mucho más yo. 

Echar de menos obscena y exageradamente a alguien con quien solo has compartido una noche (maravillosa, claro) y un café en un bar cutre.

¿Por qué me suelen gustar las chicas que viven en otra ciudad?

¿Por qué me gustan las tías que me sacan diez años o más y siempre están en otro ciclo vital?


Vivir un duelo cuando ni siquiera has vivido una relación. Cada vez me pasa más. 

Enviar un mensaje sensato y tirar todo por la borda después de tres cervezas. 

El otro día me gustó un chico. También me gustó (mucho más) su  novia. Como nunca me atraen los tíos vi la oportunidad perfecta de trío. Pero acabé enrollándome con el chico a espaldas de ella. Todo mal.  

Enamorarse en el metro, en el Condis, en la Rambla del Raval. Enamorarse todo el rato. 

Tontear sin ánimo de lucro. 

Conocer a una chica y, después del primer beso, querer más, quererlo todo y quererlo ya. 

Conocer a una chica y, después del primer beso, querer huir sin mirar atrás.


Me gustas pero me caes mal. 

Oler a alguien y saber que estás vendida. Joder, el puto olor, qué maravilla. O no. 

¿Es moral utilizar la misma lista de reproducción de spotify para follar con diferentes chicas?

Sé que tiene novia, novio y cuatro amantes. Sé que ni siquiera tiene claro si le gustan las mujeres. Sé que vive a 600 km y que tiene un cartel en la frente que dice, de forma muy clara: "Aléjate". Pero me gusta tanto...


Autoconvencerte de que eres poliamorosa o anarca relacional o ágama. Y que no te salga. 

Enamorarte de una chica que sabes que no, que no tiene muchos número de hacerte feliz pero jo, es tan mona.

Saberte sus fotos de Facebook de memoria.


La cara de felicidad, de bienfollada. Qué maravilla, cuánta belleza. 

Conocer a una bollera, saber que se ha follado a dos de tus exnovias y disimular. 

Ir a la boda de tu exnovia acompañada de tu pareja que es la exnovia de su novia (me ha pasado)

Correrte a la mínima, como un adolescente de pueblo pequeño.

O no correrte y que sea uno de los polvazos de tu vida.


Esos polvos tan maravillosos después de los que una no puede ni conciliar el sueño. Ay. 

Ser bollera nueva en una ciudad. Mola.

Desenamorarse de alguien que tiene mucho estilo es muy jodido. Porque a nadie le van a quedar tan bien esos pantalones amorfos como a ella. De hecho, el resto del mundo parecería un payaso y tú estás perfecta.

Buen carácter, inteligencia y atractivo sexual: Si tienes que prescindir de uno... ¿cuál descartas? Las que elegimos mal solemos prescindir del buen carácter. Y así nos va.
¿Cómo me la puedo quitar de la cabeza?

A veces quiero ser maricón y hacer cruising y que todo sea fácil, sin intensidades ni proyecciones románticas. 

Me gustan las chicas que parecen chicos, las chicas que parecen chicas y los chicos que parecen chicas.  

Las chicas guapas son más guapas con el pelo corto. 


Las lesbianas pecan de dramatismo, intensidad, inestabilidad y endogamia. Por lo menos, yo peco de todo eso.

Una amiga le decía a otra amiga que, para salir del armario, tenía que decir a sus padres: "Soy lo que parezco".


Quiero vivirlo todo pero no quiero sufrir. 

No te imaginas lo feliz que te voy a hacer. 

El momento más feliz es cuando veo Escribiendo...
Cuando estás cachonda TODO, pero TODO TODO es mucho mejor.


Lo dice Zaida Carmona

lunes, 24 de abril de 2017

DURERO, EL INVENTOR DEL SELFIE

Hoy es normal que un niño de 13 años se fotografíe a sí mismo.
Pero recién terminada la edad media, era una cosa muy rara, que sólo se le ocurriría a alguien con aptitudes artísticas (tenía que hacerlo dibujando, claro) y cierta egolatría.


Y eso es lo que hizo un niño alemán, de nombre Albrecht Dürer, hijo de un orfebre húngaro y de una pobre mujer que parió 18 hijos, de los que sólo sobrevivirían 3, entre ellos Albertito.
Y sí, este es el primer selfie autorretrato de un niño en la historia.
Lo cool en esa época era Italia, no Alemania, así que Durero que veía el arte renacentista guay e interesante, como ahora percibimos la electrónica, enfocó su vida y su hacer hacia lo más chachi del momento: la Italia efervescente y renacentista, que era como Londres y Nueva York ahora.
Pasó por los Países Bajos, por Suiza, pintó cuadros de todo tipo y se especializó en laboriosos grabados, que le relajaban una barbaridad. Tengan en cuenta que todavía la gente no coloreaba mandalas ni practicaba mindfulness.

Durero, además de tener buena mano para la pintura y admiración infinita hacia el arte renacentista italiano, era avispado, estudioso de la geometría y el empirismo y amante de la idealización y la mitología clásica. En Alemania, anclados en la imaginería medieval, Alberto era un bicho raro, un incomprendido...

El selfie autorretrato, es una práctica que aparece en el renacimiento a consecuencia del antropocentrismo, y que explotarán a lo largo de la historia, creadores como Rembrandt, Van Gogh, Goya o Frida Khalo... Y resulta muy interesante por cuanto transmiten y como lo hacen.

Pero supone ante todo una percepción del yo a la vez como sujeto y objeto. Ese gesto que hoy nos parece tan habitual (obsesivo para algunos) de extender el brazo y enmarcar el propio rostro, es en realidad una demoniaca mezcla de autor y modelo que ofrece matices alucinantes y dice muchísimo. A veces mucho más de lo que pretende.

En la época de Durero requería más tiempo y mayor preparación; pero sobre todo, era una cuestión de principios, un alegato en favor del arte. El autor, no es un artesano anónimo, es un artista, es el verdadero protagonista. Y el colocarse ante el propio foco es una forma de autoafirmación y de búsqueda consciente de reconocimiento.

Pero en el caso de Durero, que se dibuja con compulsión, encontramos además una evolución no sólo física, también de su dimensión psicológica.

Por ejemplo, en este "Selfie Autorretrato con almohada"de 1493, hay rasgos caricaturescos y desproporcionados, que nos retrotrae a la experimentación, al juego... Parece más el producto de un rato de aburrimiento que una obra con pretensiones.



En la parte superior, observamos el que será ya el logo de Durero, la A y la D, que me estoy planteando adoptar como firma (ya que se corresponde también con mis iniciales).

En este "Selfie Autorretrato con cardos" vislumbramos lo que será ya una constante: El pintor posando con su lado izquierdo a la vista, que como en el caso de Julio Iglesias, debía ser el bueno.




A la derecha del siguiente selfie autorretrato, podemos leer "Yo, Alberto Durero de Nuremberg, me pinté a mí mismo con mis propios colores".


De hecho, al escanear el cuadro se vislumbra el dibujo previo que hizo, probablemente frente a un espejo, que después coloreó:


Sólo Cristo y los Reyes se representaban mirando de frente, y él era muy consciente de que retratarse así era toda una provocación.
Se trata de una pintura realista, que capta cierta asimetría en el rostro, y que muestra un semblante serio, e incluso atemorizante.
Durero, sepan ustedes, conocía al dedillo las escrituras del Apocalipsis, y por aquella época existía la creencia de que el mundo podría terminar en el año 1500. Pero como ya se imaginarán ustedes, esto no ocurrió.
El caso es que el pintor mostraba en sus grabados la torsión, el movimiento y la violencia con absoluta maestría. (Vean aquí "Los 4 jinetes del Apocalipsis", como ejemplo):


En este siguiente selfie autorretrato,  de 1948 Durero se representa más refinado: Labios marcados, ropa patricia, guantes... No es un simple trabajador, es un señor al estilo italiano:


De fondo, se vislumbran Los Alpes que tan bien conocía.
En general, es un retrato vanidoso, muy para el Instagram. Se trata de fardar, de mostrar al mundo una idealización del entorno, tal y como sucede hoy desde las redes sociales.

Es a partir de este momento, que el renacentista alemán se viene arriba y se dedica a investigar sobre su propia imagen. A partir de este momento, podríamos decir que domina el arte de retratarse y ya no es mera experimentación. Se entretiene, compone, e incluso afea su propia imagen.
Aquí, se autorretrata como Ecce Homo, de una forma nada favorecida y si me apuran de un modo un tanto expresionista:


La tensión muscular del brazo, nos habla del profundo interés sobre la anatomía masculina del pintor. Sepan ustedes que Durero se casó con una mujer, pero varias anécdotas que han trascendido hasta nuestros días, nos hacen sospechar de su gusto homosexual: Por ejemplo, hay una frase en griego de su íntimo amigo Willibald Pirckheimer en un selfie autorretrato que Durero le regaló que dice "Mit dem erigierten Glied in den Anus des anderen" (Con el miembro erecto en el ano del otro).

La fisionomía humana le interesaba de forma artística y biológica, y sus selfies autorretratos se parecen en cierto modo a los dibujos que hacía de animales. Eran entretenidas disecciones de volúmenes, auténticos estudios sobre cuerpos vivos y una maravilla de fotos dibujos para los espectadores.
El realismo y la ausencia de fondo al dibujar este famoso conejo, resulta totalmente novedoso en pintura:


Hay algo curioso en este retrato conejil, que se repite en casi todos los retratos de Durero: Para dar viveza a la mirada, dibuja con maestría las pupilas. Aprendió, probablemente en su estudio, a dibujar un reflejo, que muy posiblemente sería de la ventana que allí tenía. Y repitió siempre que pudo esta fórmula maravillosa.



Cuando Durero se dibuja de esta guisa, ha perdido ya toda la vergüenza y se muestra sin pudor. Es un paso más allá en el selfie autorretrato, al que muchos llegan en seguida con sus teléfonos móviles, pero a la mayoría nos cuesta.... Mostrar los genitales, tiene algo de exhibición sexual, pero también mucho de valentía:



Alberto Durero fue uno de los artistas punteros del Renacimiento. Se salió con la suya: De hecho consiguió ser el más destacado artista alemán renacentista. Como era propio en su época, andaba intrigado por los animales, su espíritu y anatomía, y gustaba de estudiar composiciones complejas con ellos. En aquellos tiempos muchas de las especies animales eran un auténtico misterio, y Alberto, como tantos otros coetáneos, deseaba descubrir y estudiar todos cuanto se encontrara. Se cuenta que escuchó que ele los Países Bajos había una ballena encallada y decidió ir a verla.  Sin embargo durante ese viaje contrajo malaria y murió. Murió presa de su propia pasión.

Lo dice Diana Aller