lunes, 8 de agosto de 2016

LA POESÍA DE LOS FRACTALES


La vida, la realidad, lo concreto, y hasta la imaginación y los días que usted come guisantes, están sujetos a patrones que se repiten de forma constante.
Lo abstracto y lo sensible, queridos todos, está sometido a maravillosas armonías geométricas que se dan en diferentes escalas.

Hay una explicación para todo, un porqué de la realidad, y les adelanto que no es Dios, pero acaso sí es una religión. Si esperan que comente aquí naderías de celebrities, listados chungos, biografías de heroínas enterradas o explícitas experiencias sexuales, abandonen este lugar hasta mi próximo texto. Porque hoy, virtuales amigxs, me he levantado muy sensible a las matemáticas y sinestésica perdida con respecto a la física que embadurna nuestra mortal existencia.

La -sorprendentemente todavía escasa- literatura al respecto, define los fractales como entidades matemáticas que están por todas partes y que son diferentes entre sí. Son difíciles de definir porque no todos cumplen las mismas características, pero lo que tienen en común es que son el producto de la repetición de un proceso geométrico elemental que da lugar a una estructura final de una complicación extraordinaria. 

Resumiendo mucho, mucho: Un fractal sería un objeto cuya estructura se repite a diferentes escalas. Si nos acercamos o nos alejamos de ese objeto, vemos la misma forma, que no nos dice a qué distancia estamos del objeto. El ejemplo más claro de la naturaleza es el romanesco, esa estética verdura de aspecto lisérgico que se ramifica una y otra vez repitiendo su preciosa estructura. Viéndolo aunque sea en foto, se entiende perfectamente el concepto de geometría fractal:



La formulación matemática vendría a decir que un fractal se hace a partir de una figura que se va reproduciendo en versiones más pequeñas. 
Veamos algunos ejemplos:

El triángulo Sierpinski. Dibujamos un triángulo grande, colocamos otros tres triángulos en su interior a partir de sus esquinas, y así hasta que nos entre hambre, aburrimiento o lo que fuere:



La alfombra de Sierpinski:




El conjunto de Mandelbrot fue propuesto en los años setenta, pero no fue hasta más de una década después cuando pudo representarse gráficamente con un ordenador. Este conjunto, en los años 80 se consiguió formular convirtiéndose en el emblema de la geometría fractal y se define a partir de un número “c” cualquiera, que va operando en la siguiente sucesión:




Para diferentes valores de “c”, obtenemos distintas sucesiones. Si la sucesión es acotada, “c” pertenece al conjunto de Mandelbrot, y si no, queda fuera. Por ejemplo, para c=1 se obtiene: 0, 1, 2, 5, 26, 677, etc. (0, 1=02+1, 2=12+1, 5=22+1, etc.) Para c=-0.5 obtenemos 0, -0.5, -0.25, -0.4375, -0.30859375, -0.404769897, etc) De esta forma, c=-0.5 pertenece al conjunto y c=1 no.
Si además consideramos números complejos, obtenemos la siguiente figura del conjunto:





Esta imagen se convirtió en la puerta de salida de la geometría clásica, liderada por el círculo como forma básica. Este conjunto viene a ser el logotipo de la geometría fractal, y llegó a convertirse en un símbolo de libertad matemática e incluso cultural. Cuando nos acercamos a cualquier parte del borde, vemos que se reproduce el mismo conjunto y no sabemos si estamos cerca o lejos de la figura. Es un concepto muy de marihuana, muy de flipados, muy de orden en el caos.

Otro fractal interesante es la Curva del dragón. Mola ¿no?:







*La curva de Koch es además una paradoja: a simple vista es finita, pero en realidad no acabaría jamás; desde las medidas tradicionales resultaría imposible medirla, porque conforme se va reproduciendo, se alarga y engrandece hasta el infinito y más allá:




Eso sí, se solapa el concepto de fractal, con el de autosimilaridad, que es la propiedad de un objeto en el que el todo es exacta o aproximadamente similar a una parte de sí mismo. (Los triángulos de Sierpiński son también autosimilaridad exacta completa, por ejemplo) Y el caso de Mandelbrot tiene autosimilaridad exacta sólo alrededor de los llamados puntos de Misiurewicz. Aquí la imagen completa original en la que se ve que para que funcione el efecto han de ajustarse a un único punto:


Los fractales nos hablan de disonancias también. Un árbol que tiene ramas, que a su vez tienen ramas más estrechas y que a su vez tienen ramitas pequeñas, es geometría fractal.

Todo cuanto vivimos, vemos, conocemos y aprehendemos, es insultantemente irregular. Los fractales, en cierto modo, sirven para deshacer esa abstracción y acercarnos un poco más al objeto real. 
La preocupación por los fractales (que el corrector se empeña en cambiarme por “fracases”) comenzó en los años 60, y se suele poner el ejemplo de Benoit Mandelbrot de las costas de los países. Son líneas quebradas que siguen teniendo un aspecto parecido cuando cambiamos de escala. Precisamente estas dos propiedades son las que definen a un fractal: discontinuidad (rotura, fractura, de ahí su nombre) y autosemejanza con el cambio de escala. Medimos su grado de fractura e irregularidad con un simple número que llamamos dimensión fractal.

Les recuerdo lo que es la dimensión: un punto no tiene medida (dimensión cero); una recta la medimos en metros o kilómetros lineales, que viene a ser dimensión uno (una sola medida: largo); una superficie la medimos en metros o kilómetros cuadrados (dimensión dos: largo por ancho) y un volumen lo medimos en metros o kilómetros cúbicos (dimensión tres: largo por ancho por alto). Un fractal, generalmente, tendrá una dimensión (su dimensión fractal) que estará entre cero y uno, entre uno y dos o entre dos y tres.
Si en el ejemplo de la costa suponemos una dimensión fractal de 1,25 en España, y si la de Francia tiene una dimensión fractal de 1,35, la simple comparación de sus dimensiones fractales supone que la costa francesa es más escarpada que la española. La parte entera de la dimensión fractal (en este caso 1) nos está informando que el objeto con el que tratamos es una recta, y la parte fraccionaria mediría su grado de irregularidad.

Pero la dimensión fractal también nos explica la cantidad de espacio físico que ocuparía la costa de uno y otro país. Francia, con su dimensión fractal de 1,35 "llenaría" más que España con 1,25, lo cual no sé a priori si me gustaría o no. Si hubiera un tsunami -Diosa no lo quiera- la costa de uno y otro país se volvería más caprichosa y escarpada, más "rugosa", aumentando así su dimensión fractal -con más entrantes y salientes, de trocitos de tierra y rocas por los que limita el agua- que, imaginen por un momento que llega a 2. En tal caso se completaría una superficie entera con su costa. Una locura.

Llegados a este punto -lo siento si se me va la cabeza mucho- me doy cuenta de que tal vez debería haber introducido la historia del descubrimiento de los fractales, pero si les digo la verdad, me da una pereza horrorosa, porque lo interesante es el futuro, la cantidad de cosas que aun estando sometidas a la geometría fractal, no se han investigado todavía. Por eso, si desean saber cómo las matemáticas se empezaron a preocupar por los fractales (básicamente cuando la informática se pudo aplicar al estudio científico), estoy segura de que encontraran lugares interesantes para leer sobre ello (la Wikipedia sin ir más lejos).


Las nubes, las montañas, un queso gruyere, las raíces de un geranio (qué feos son los geranios, por cierto), la superficie lunar, las arterias que transportan nuestra sangre... no se ajustan a la geometría clásica, que habla de círculos perfectos, líneas rectas y un mundo reglado por matemáticas subnormales. El mundo que nos rodea, se rige por fractales, y lo hace con una delicada anarquía capaz de dar sentido al caos. Desde las matemáticas, de hecho, se llamaba a estos patrones "monstruos"; porque es lo que son: formas irregulares, raras, sin sujeción al aburrido universo euclidiano. 


Sé que todavía hay quien ve esto como una mera aplicación informática, como un pasatiempo para frikis de la geometría (que haberlos, haylos) pero yo cada vez tengo más claro que es un orden universal a medio explorar. Y que, como digo, lo más apasionante de los fractales (aparte de su estética rabiosa y fumeta) son las posibilidades técnicas, científicas y culturales que ofertan. Por lo visto en animaciones de cine se vienen utilizando desde hace un tiempo -en Star wars por ejemplo- . 

También hubo un tío, Nathan Cohen, que se dio cuenta de que diseñando antenas receptoras con patrones fractales, conseguía crear aparatos más pequeños, y como su casero no le dejaba poner una antena en casa de radioaficionado, estudió cómo diseñarla para que ocupara menos. Lo consiguió, y además se dio cuenta de que recibía más frecuencias, con un mayor ancho de banda ¿por qué? Porque la repetición de un patrón matemático multiplica su potencial porque contiene "más" de sí mismo en un espacio reducido. Este señor se flipó tanto que creó una empresa que se llama Fractal Antena Sistems Inc

Si esto ocurre con antenas y la recepción de frecuencias, imaginen ustedes qué podemos hacer con el WiFi, con la fibra óptica... Creo que hay demasiados avances tecnológicos pendientes de explorar en este sentido. La ingeniería al fin y al cabo no es más que una burda imitación de la naturaleza. Entonces ¿A qué esperamos para adaptar la geometría fractal en nuestros pequeños avances humanos?

Además, nosotros, estos seres ordinarios y antropocentristas sin parar, somos también un conjunto de fractales: Las fluctuaciones del latido del corazón (que en realidad no es ningún metrónomo constante y regular) sirven para diagnosticar patologías cardiológicas; los nervios ópticos se ramifican con una arquitectura fractal; muchos procesos fisiológicos se pueden explicar de forma fractal; e incluso la forma de reproducirse celularmente un tumor es fractal. Lo que pasa es que todavía está muy poco explorado el peso de esta geometría en nuestra salud.


Y donde veo yo un enfoque más hermoso es en el arte. Imaginen un estampado fractal en el que da igual si se está cerca o lejos: el efecto y la emoción producida se puede amplificar y reducir en una espiral de hermosa alucinación. Imaginen un ritmo de un bombo y una caja, que se repite y a su vez contiene ese mismo ritmo. Imaginen qué temazos de electrónica se podrían crear con una estructura que se repite dentro de sí misma, hacia dentro, hacia fuera... Mmmm...


En realidad, todo esto que he escrito aquí, es para decir una cosita al respecto: El universo, ese ente inaprensible y sin límite, tiene un funcionamiento en apariencia expansivo. Va hacia fuera, engorda en su propia infinitud. Se llena y se nutre de sí mismo. 
Mientras que la materia indivisible, obscenamente pequeña, celular, atómica, perfecta... reproduce en realidad el orden del cosmos. Se contrae, se niega a que la podamos siquiera ver: 

Una misma música coreografía ese extraño TODO, donde una misma figura, la del átomo, la de un sistema estelar... rige la existencia, la miremos desde donde la miremos. Curiosamente -ya les digo que resulta procaz entender todo desde el reducido punto de vista humano- el cerebro de nuestra especie, sería un punto intermedio de esta inteligencia fractal. Los humanos, tan obsesionados con su único punto de vista, han llegado a esta misma conclusión, pero sin saber mirar mucho más allá, sin abstraerse o excluirse de esta lectura. (Lean esto por ejemplo).


La existencia sólo puede ser leída desde nuestras deficitarias ciencias y medidas, desde nuestras dimensiones espaciales y temporales. Desde la geometría euclídea y desde la fractal. Pero estoy muy convencida de que un mismo patrón se repite concupiscentemente hacia dentro y hacia fuera. Es una canción colorida, un lugar en el tiempo, la llave del conocimiento a la que nosotros, pobres bestias a medio hornear, no sabemos acceder.

Pero no pasa nada, nos conformamos con respirar, comer romesco, pasear por las montañas o admirarnos de un río... sin ser conscientes de que sólo cambia un fractal en cada ecuación: todo es un continuo imperfecto y eterno.

Lo dice Diana Aller

martes, 2 de agosto de 2016

ESPAÑA TAMBIÉN ES MI VOZ

Hoy no voy a escribir. Hoy voy a hablar. (Y así podrán comprobar lo titubeante e insegura que soy en realidad).

Les presento mi programa, ESPAÑA, dentro de este extraño y placentero oasis llamado El Estado Mental.
  • España #1 | Diana Aller 
0:00
0:00


Lo dice Diana Aller

COSAS QUE PASAN (DE VERDAD) EN EL AMOR Y EN EL SEXO (10ª Entrega)

Amores que igual que vienen se van. (Como decían Los Secretos "Se fue como llegó, tal vez sea así el amor").

Quiero firmar una cláusula de amistad con mis allegados. Tienen que prometerme secuestrar mi móvil cuando estoy borracha. No puedo seguir escribiendo a ex, a obsesiones sexuales y a tíos que apenas conozco con esta impunidad. Hay que frenar esto, de verdad. Y creo que sólo mis amigxs pueden. Yo haré lo propio con ellxs.

¿De qué sirve follarse a un personaje mega conocido si no se puede contar?

Coloración marrón el último día de regla.

Los genitales no huelen mal. La falta de higiene sí. En cualquier caso, si a las mujeres nos venden geles, lubricantes, jabones y depilaciones, a los hombres les tendrían que vender impermeabilizaciones, alicatados y envasados al vacío, porque telita cómo huelen y saben algunos... (Lean sobre el tema, que es muy interesante).

A él le mola otra. Es evidente. ¡Qué mal se pasa! ¿no?



Se lo tengo dicho: La cocaína y el sexo son incompatibles. Sobre todo a largo plazo.

Me preguntan unos amigos "¿Te has hecho algo? Cada día tienes mejor cara, estás radiante". Mi respuesta es: Llevo demasiado tiempo sin pareja, sin preocupaciones absurdas, sentimentalmente plena, feliz.

Que un grafitero sevillano con profundo acento andaluz, le diga en el momento álgido "me corro, hiha de la gran puta" y repentinamente se convierta en lo más erótico que le ha pasado en lo que va de año.

Ligar por Wallapop, por Instagram, por LinkedIn... Por todas partes menos por Tinder.

Amigos novios que dejan de serlo después de años queriéndose mucho. Qué tragedia del primer mundo, qué repartición de amigos tan absurda, qué lástima, y sin embargo cómo me alegro por ellos. Amigas que merecían estar juntas y quererse y por fin son novias. Qué felicidad siento por ellas, cuánto amor les queda por darse y yo que lo vea... Al final todo es bueno.

Quiero aprender a controlar la regla sin tampax, copa o compresas, sólo con el cuerpo. Por lo visto es posible, pero no me atrevo. Me encantaría que alguien me enseñara...

Hablo mucho del orden simbólico y sus limitaciones a la hora de interpretar el mundo. No es que hable del tema, así, de cañas con los colegas... Pero ayer me dio por pensar en el porqué de regalar flores como un gesto romántico. Al parecer, cada flor tiene un significado, y regalar unas u otras se debe interpretar de forma diferente. Pero yendo a la matriz del significado ¿Por qué se regalan flores? Si lo pensamos, las flores son los órganos sexuales de nuestras hermanas las incomprendidas plantas. Imaginen un mundo paralelo, alienígena o lo que fuera... Un mundo dominado por vegetales que como muestra de amor, se regalan ramilletes de rosados chochos humanos, vulvas que mantienen frescas y lubricadas, o un bouquet de pollas. Raro ¿no? Regalar órganos sexuales muy vistosos (ramos de flores) es una explosión visual y sentimental muy evidente y cargada de intención. Pero son órganos amputados, muertos, meros trofeos sin vida... Si lo piensan, el significado es muy turbio. Si alguien se plantea regalarme flores, que no lo haga, que me dé la planta entera, bien viva y con maceta, o que me ofrezca sus propios genitales reventones y en flor, por favor.



Nota mental: No follar a cuatro patas cuando se tienen gases. Bueno, o sí.

Vivir convencida de que le gustamos a alguien, y resulta que no. Vale, sí, somos unas pringadas.

Me recordó hace poco un amigo que yo dije que tenía cara de delgada y coño de gorda sin ser ni lo uno ni lo otro. Pues es verdad.

Porno donde no se putea a la tías: guay.

Obsesión por esa persona. Obsesión de verdad. Obsesión máxima. Obsesión. Obsesión. Obsesión.

Conexión cósmica en la intimidad sexual y luego no saber de qué hablar. Y peor todavía al revés: fascinación intelectual máxima y a la hora de la verdad, que sea como follarse a una piedra pómez.

La oxitocina que se sintetiza de forma artificial en medicina para la dilatación del útero, se produce de forma natural en el cuerpo humano. Se utilizaba en las orgías eleusíacas por medio del hongo del cornezuelo de centeno. Se trata de la misma química: una aplicada en el parto con dolor forzado, la otra como afrodisíaco. De hecho se segrega de forma natural durante el parto no intervenido, para dilatar el cuello del útero, y también durante el orgasmo, por lo que se la conoce como "hormona del amor".

"Quien besa bien, folla bien" (Proverbio chino que me acabo de inventar).

¿Por qué extraño efecto óptico el bikini sienta mejor cuando se llevan las dos partes que cuando hay solo una? Cuando no está la parte de arriba, el cuerpo se ve más chaparrito y enjuto. ¿A qué sí?



Quiero irme de viaje contigo, despertar a tu lado muchas mañanas, decorar el salón. Quiero besarte bajo la lluvia, que me hagas un dibujo o una canción. Quiero acariciarte el pelo, perder el tiempo, descubrir canciones y vídeos de youtube... contigo. Quiero volver borrachos a casa y no poder ni follar. Quiero ponerme tus jerseys, intercambiar argumentos políticos, y reír. Reír mucho. Quiero que me des ánimos y asesorarte yo a ti; que nos enganchemos a varias series a la vez; buscar familias adoptantes para animalitos abandonados; hacer una compra en el super gourmet de El Corte Inglés; escarbar nuestros pliegues y epidermis con la lengua; compartir siesta en el sofá. Quiero que me inspires los textos más bonitos. Quiero hacerte fotos. Quiero envejecer junto a ti. Aunque primero tengo que conocerte, claro. Joder ¿Dónde te busco?

Los chicos que visten bien, y sobre todo que llevan calzado bien elegido, son una garantía de éxito.

¿Conocen la expresión "me suda el coño"?, a partir de 35 grados centígrados y con una humedad superior al 70% es del todo real.

Llegar al trabajo radiante y haber dormido solo 2 horas. Hay cosas que se notan en la forma de andar y de mirar. Sépanlo todos.



Las novias de mis amantes son encantadoras.

Queridas heteras, yo entiendo que nos encante gustar, seducir y follar a señores. Pero no tenemos que confundir esto con el perdón sistemático de su género en nuestra lucha feminista. Virginie Despentes ha hablado en una entrevista de "...mujeres heteras a quienes les cuesta hablar de feminismo sin pedir perdón: “Adoro a los hombres/me llevo súper bien con los chicos/hay tantos chicos que son de puta madre”. Imagina un movimiento obrero tomando tantas precauciones con los propietarios y jefes, y resulta ridículo. No hay que tener tan en cuenta a quien disfruta de tu estatus de inferioridad". Sabias palabras...

Tíos que me dicen "Oye, no hables de mí en tu blog". Tranquilos todos, no pensaba hacerlo.

Desear siempre tener pareja y acojonarse a lo grande en cuanto se empieza una relación.

La liberación sexual no consiste en que las mujeres estén predispuestas para los hombres. A veces se hace esta única lectura, cuando nos cuentan que la píldora anticonceptiva "liberó" a las mujeres, o que  el recato en la vestimenta o en la moda era "una cárcel". La revolución sexual, sépanlo, está por llegar. Y pasa por los derechos de los (y sobre todo las) asexuales, la acción libre de juicio, el disfrute y la consciencia de la sexualidad propia y la ajena. (Estos textos que escribo yo son un tímido intento por derribar estereotipos, reírnos y acercar la verdadera revolución, sépanlo).



El otro día un tío me dijo: "Tus tetas son algo numínico, sagrado". Todavía no sé si es un insulto o un halago.

Relaciones tóxicas que pesan demasiados años después. ¡Puagh!

Follar despacio no se lleva. Y es una lástima.

Quedarse con una sonrisa estúpida tras hablar por teléfono con quien nos gusta. Rememorar mentalmente la conversación entera.

¿Qué le digo a mi amiga H.? Está en una situación digamos "complicada", donde debería elegir entre un chico que le vuelve loca, le hace sudar con alegría y le envía whatsapps guarros de madrugada; y otro que, bueno... la adora. Un chico que cocina estupendamente, es fogoso, sí, pero sobre todo es estable, es majo... pero no le atrae salvajemente. Ella me pregunta qué es el amor, y yo, la verdad, no lo sé. ¿Es locura o es algo sosegado? ¿Se pierde algo siempre al elegir?


Cotillear su Instagram.

Imagine que le pone el padre de su amiga. Imagine, por favor ¿Qué haría? Masturbarse pensando en él es lo más práctico ¿no?

Chicos guapos, bien torneados, cincelados por los arcángeles, de mirada serena y cuerpo escultural. Chicos que no nos ponen una mierda. Chicos reales, de sonrisa sincera, con andares raros, cuajaditos de defectos, que nos vuelven locas y nos hacen chorrear.

Estoy convencida de que los votantes del PP follan mejor que los de Podemos. Supongo que porque lo que imaginamos siempre es mejor que lo que conocemos.



Cuando tengo la regla no puedo ver vídeos de animalitos. Anteayer lloré al ver cómo una orangután jugaba y acariciaba a un cachorro de perro.

Hay chicos que a la hora de elegir -porque, sépanlo, a cierta hora de la noche, hay que tomar una decisión- prefieren la fiesta al sexo. Es un error insano, y una pena para nuestros coños también.

Quiero montar una academia femenina de tigresas blancas. Busco financiación.

Si ustedes no han visto la película italiana "Perfectos desconocidos", véanla a la de ya. Una pandilla de amigos (solo uno soltero) se reúnen para cenar y deciden no guardarse ningún secreto: durante la cena están obligados a mostrar a los demás todas cuantas notificaciones o llamadas lleguen a sus móviles. Para mí resume perfectamente cómo entendemos en nuestra sociedad a la pareja, como mera institución de sujeción de normas... Porque, todos tenemos secretos, y nuestros móviles, son las cajas negras que los guardan.

El comienzo de una pareja, mientras se gesta el amor, supone siempre el clímax de los recuerdos sentimentales.



Echarse colonia en el chocho.

He preferido hacerme una super cena y ver una serie, a un polvo con un amante maravilloso. Es la primera vez que me pasa esto. ¿Me estaré haciendo mayor?

Una cana de vello púbico. ¡Sí, definitivamente me estoy haciendo mayor!

Clásicos de nuestro tiempo: Follar frente al espejo.

Dormir -sólo dormir- con alguien con quien se acostaría con gusto. Es una de las situaciones más placenteras que hay. Mucho más que el propio coito. ¡Viva la represión, joder!

Si tienen un rato, o muchos ratos, lean a Casilda Rodrigáñez. Es oro puro.

Ingles que sudan.



¿Qué les pasa a los tíos? En serio ¿Qué les pasa?

Quererse acostar con el vecino, desear una orgía con los compañeros de trabajo, mirar a una chica y pensar "la rebañaba entera", querer envejecer junto a uno que conocemos de Instagram y desear tener hijos... y todo por estar en la semana ovulatoria. Menos mal que se pasa...

Tíos con pollas pequeñas que se lo curran.

-"Me gustan tus hoyitos de la espalda"
-"¿Qué hoyitos?"
-"Estos de aquí para meter los pulgares"



¿De verdad que sacando al perro se liga? ¿Y como se hace? Porque mi perro tiene 16 años y medio, y por ahora nada...

Si existiera algún hombre que no le guste que se la chupen, me gustaría entrevistarlo.

Pelo en la espalda, no, nunca. Un chochete, así tipo felpudillo en el centro del pecho, sí, rotundo.

Lo peor del porno son las manicuras que llevan las actrices.

A los festivales de música hay que ir sin pareja. En los festivales de música no se folla. Los festivales de música sirven para un primer contacto, conocer gente y ligar.

Amantes que se convierten en amigos, y amigos que se convierten en amantes.

Por culpa de (o gracias a) la película de South Park, tuve que explicarles a mis hijos lo que era un clítoris y para qué servía. Pagaría por tener la grabación de ese momento y poder verla en unos años.

Que un día se practique sexo anal, no quiere decir que apetezca siempre. ¡No me seduce la idea de tener el culo como un bostezo!

Amamantar pertenece a la vida sexual de las mujeres, y es una actividad muy placentera ¿Por qué creen que da gustito que nos chupen los pezones?

Si me acuesto con un fan que se acerca a hablar conmigo ¿Soy un poco celebrity o una perdedora total?

A la cuarta cerveza me vuelvo bollera; a la quinta pierdo los papeles; y a la sexta ya no me acuerdo de nada al día siguiente. Por eso suelo beber tres.

Hay gente que me encanta que se reproduzca, pero no sé porqué, hay casos en los que me dan ganas de decir "¿Tener un hijo? ¿Pero qué estáis haciendo, inconscientes?"

No es una obligación estar guapa. No le debes estar a nadie, ni a tu novio, esposo pareja, ni a tus compañeros de trabajo, ni especialmente a ningún desconocido por la calle. No se lo debes a tu madre, ni a tus hijos, ni a la civilización en general. Estar guapa no es un peaje que tienes que pagar por ocupar ese espacio categorizado como `mujer´" (Erin McKean)



Tirones en sitios raros como ingles o empeines en pleno acto sexual.

Que nos seduzca un peinado, un tono de voz, la forma de pronunciar la letra "s", o una mirada. Es normal, sí.

Me alegro mucho por Laura Ponte; pero me alegro mucho más por Álvaro Naive.

La ropa amplia es más erótica que la ajustada.

Que todxs nuestrxs ex se parezcan entre sí. Que nosotras nos parezcamos a las ex de nuestra pareja. Mal rollo, Luis XV.

Leonardo Dantés siempre me pareció gran compositor y letrista. Compruébenlo ustedes mismxs:Nuestro idioma es muy rico; muy extenso nuestro vocabulario y el mismo objeto en varias ocasiones tiene nombres varios. Pero sin duda alguna el que mas nombres tiene es el falo, el pene. Rabo, nabo, picha, polla, tranca, pija, verga, chola, cola, porra, pito, mango, pilla, minga, cipote, carajo... Tiene nombres mil, tiene nombres mil, tiene nombres mil, el miembro viril. Los hay cortos, los hay largos, los hay gordos, y delgados. Los hay blancos y morenos, los hay bonitos y los hay feos. Pero con esas diferencias el nombre nada que ver tiene: cada uno lo llama como quiere.  

A mí me resultan muy eróticas las piernas con pelillos. Piernas de chicas.



Encontrar un puntito autocomplaciente, y recrearse en la tristeza tras una ruptura: escuchar "nuestra canción", o mirar fotos... Todxs necesitamos deleitarnos un pelín en nuestro dolor a veces. Lo suyo es no pasarse.

El sentido del humor es un buen afrodisíaco.

Masturbarse en el trabajo. Vale, no pasa nada, pero da cierto asquito pensar que el resto también lo ha hacho alguna vez.

Enamorarse mola demasiado. Nos pasamos la vida buscando esa sensación. Con experiencias, con drogas, con parejas... Y todo se reduce a un proceso bioquímico cerebral que afecta al llamado sistema de recompensa.

Gente que pregunta si puede quedar embarazada por masturbarse. Gente que contesta cosas dantescas. Gracias internet.

Darse un masaje y desear que el o la masajista se propase. Un poquito.

A la pregunta "Entonces ¿qué somos?" suelo contestar "Yo creo que humanos ¿no?"

La xenoglosifilia es eso tan común de que determinados acentos o lenguas nos pongan un montón. ¿Qué idiomas les resultan más eróticos? A mí el gallego y el catalán. Sobre todo susurrados.

Entiendo el éxito del programa First Dates (Cuatro). Lo tiene todo.

Se estima que en torno al 5% de las mujeres tiene alergia al semen.



Relaciones que molan, que van bien, que parece que tengan gran proyección... Y se cortan de repente sin saber muy bien cómo ni porqué. Un bajón.

Cargadores y móviles juntos. Ahí se está forjando una pareja.

Tener "chocho-mona" (enrojecido, abultado y escocido) después de varios polvos en un día.

El nudismo como idea es fantástica. Bañarse sin ropa es una experiencia muy placentera, por ejemplo. Pero ver gente desnuda sentada y comiendo en un chiringuito, como que no.

Excitarse (mucho) por chat.

Lo dice Diana Aller